Entradas

Winter Is Coming…

Bueno, más que acercarse, el invierno está aquí ya. Yijaaaaaaah!! Tenía yo ganas de jerseys y botas y sopitas para cenar. Y de empezar a pensar los regalos que les voy a hacer para navidades a los peques de la familia y a los no tan peques. Y de empezar a hacerlos y a subir tutoriales, claro. Todo se andará…

Por el momento comenzamos con una ronda de inspiración para ir cogiendo ideas y vestir la casa de Navidad sin gastar mucho, sin generar residuos y por supuesto sin matar ningún lindo arbolito 🙂

Como aún quedan varias semanas para que llegue, empezamos con algunas propuestas para hacer calendarios de adviento.

Esta tradición, yo no la recuerdo de mi infancia, la verdad. La primera vez que vi uno, fue en Alemania, hace tres o cuatro años, cuando fuimos a visitar a unos amigos de allí que tienen un par de pequeñajos. Pero es una manera de hacer la cuenta atrás para estas fechas más entretenida, haya o no niños en casa.

1.- El que no sea muy navideño, triunfa con el primero. Un híbrido entre árbol de navidad y calendario de adviento. Lo mismo vale para un roto que para un descosido, como dice mi abuela! Además introduce una idea bastante guay. En vez de que la sorpresa sea todos los días chocolates o dulces, lo que encontrarás en cada sobre es una propuesta para realizar actividades relacionadas con las fiestas, como “Hoy escribimos la carta a los Reyes Magos”, “Hoy salimos a ver las luces de Navidad por la Ciudad”, “Hoy hay chocolate pero está escondido por el salón, a ver si lo encuentras…”

2.- Quizás el menos adecuado para casas en las que hay niños, porque no hay mucho lugar para las sorpresitas, pero a mi me encanta. Además la temática es un poco ecléctica (triciclos, teteras, zorros y máquinas de coser…WTF??). Perfecto para los inconsecuentes como yo, a los que les guste la navidad a pesar de no ser católicos!!

3.- Genial para [email protected] más [email protected], porque MrandMissColors y La Fiesta de Olivia ya se han encargado de diseñarte y montarte el kit para que no tengas que comerte mucho el tarro 😛

4.-Bueno, este para familias numerosas o para quien se haya portado muy bien, porque en cada bolsa cabe media tableta de chocolate! También vale para hipsters que aún se están preguntando que demonios pinta una cornamenta en su salón si son pro derechos de los animales. You got it!

1.- ¿Cómo?¿Que no te va a dar tiempo a comerte 24 hamburguesas en McDonalds antes del fin de semana? No Worries, aquí una plantilla para que te fabriques las cajas y sigas vivo para ver el 2014. La idea de este blog. Yo metería adornos para decorar el arbol o el belén.

2.-Este mola porque puedes pasarte una de esas tardes de lluvia horneando y si tienes niños, los tienes super entretenidos y encima tendrás galletitas ricas y sanas para desayunar y merendar Ñaaaaam. En casa como no tomo gluten, las hago yo siempre, así que planeo subir alguna receta sanota para hacer galletas de genjibre en breve 🙂

3.-¿Quién no tiene en casa una percha y unos cuantos trozos de cuerda? Venga ya, más low cost no se puede ser. Es el McGyver de los calendarios de Adviento, que no?

4.- Bueno, ya sabemos que eres más sano que los pensamientos de Heidi, que te levantas todos los días al alba para ir al gimnasio y que no quieres oir hablar de coger un kilo en vacaciones. No te preocupes, también [email protected] vigoréxicos tienen su hueco en el mundo.

En breve, algunas ideas para poner un “árbol” la mar de navideño, sin deforestar.

Lee el post original

Etiquetas bonitas DIY

El lunes os enseñaba una idea para hacer un empaquetado bonito con banderines de tela (aquí) y hoy os dejo otras para hacer etiquetas con el nombre del suertud@ que recibe el regalo, que pocas cosas debe de haber tan buenas para la salud como recibir algo (esperado o no) de alguien, porque que otra persona piense en tí y encima lo materialice es buenísimo para los triglicéridos y sube el colesterol del bueno. Los regalos de compromiso también cuentan incluso si son feos o no han acertado con nuestros gustos ni de lejos porque tomarse la molestia de salir a comprarlo y gastar dinero tiene su valor, poquito, pero algo tiene.
Estoy convencida de que los regalos envueltos de una forma bonita gustan aún más si cabe y no estoy hablando de hacer una oda en papel al noble arte del embalaje, con que el papel no esté arrugado y las esquinas vayan marcadas ya es suficiente. Y si luego añades una etiqueta, por sencilla que sea con el nombre ya es para matrícula, si con el paquete quedabas bien con la etiqueta ni te cuento.
Las etiquetas que os traigo hoy son muy sencillas de hacer y he utilizado elementos que se pueden encontrar por casa a poco que busquéis seáis o no de hacer manualidades, como papel, tela, hilo, puntilla y cordel. Alguien puede decirme que no tiene ni un trocito de tela ni grande ni pequeño o un centímetro de cordel, pero no dejéis que ese pequeño detalle acabe con vuestra vena creativa, abrid el armario y seguro que hay una camisa o una camiseta o un pañuelo que no ponéis desde hace ni se sabe y que no os dará pena meterle tijera. Y lo mismo de ese jerséy gordo con coletas que alguien de la familia (porque si no ya lo habríais tirado) tejió con tanto cariño como con desprecio por las tendencias de moda. Quien dice cordel dice lana. Y respecto de la puntilla qué pasa si la inspiración os visita a una hora en que las mercerías han cerrado, en el cajón de la ropa interior seguro que algo os sirve.
Yo os enseño unas cuantas ideas que luego [email protected] podéis ampliar y enriquecer, no me canso de repetir que no hay límites y cualquier cosa que hagáis ya es bella con sólo salir de vuestras manos y si no mirad en mi Instagram estas etiquetas que hice por encargo de S.S.M.M. los Reyes Magos para sus regalos y que de puro simples son hasta majas (aquí).
He utilizado tres tipos de materiales, tela, cordel y puntilla y los he combinado entre sí. Esta la hice para acompañar el paquete con el envoltorio de banderines de tela del que os hablaba al principio. Sólo hay que recortar los triángulos (de tela o de papel) y pegarlos debajo de un hilo o un cordón.

La siguiente también lleva tela pero en este caso lo que hice fue recortar el dibujo de una que me gusta mucho y pegarlo directamente sobre la etiqueta:

Para esta simplifiqué el proceso y recorté un trozo de tela y lo rematé con un cordón:

Esta es muy sobria sólo con un cordón pero a la vez queda elegante y sencilla:

Las siguientes llevan puntilla y quedan muy románticas. A esta en concreto le añadí un washi tape que le va de maravilla:

Esta lleva una sola:

Lo mismo que esta con dos:
En esta otra combiné la puntilla con el cordel, una mezcla que siempre me ha gustado por el contraste entre la delicadeza de una y la rudeza del otro:

¿Qué os han parecido? ¿Os animáis a hacer alguna para el siguiente cumpleaños?
Un último apunte, en este caso para escribir los nombres. Si tenéis una buena caligrafía no lo dudéis pero si como es mi caso no os veis con valor una opción son los sellos.

¡Disfrutad del viernes!

Lee el post original

DIY: Noche de reyes

Yo soy más de reyes (los magos). Así lo digo, ese señor que va solo montado en un trineo no me ofrece confianza. Mucho más creíble es, que sean tres y que vayan en camello con pajes y toda la pompa. Y como no queda nada para las carrozas, limpiar los zapatos y esperar a que tres extraños entren en tu casa mientras duermes, ahí dejo el combo de DIY ¡dedicado a la noche de reyes!

8 DIY para la noche de reyes seen at "I am a mess"

1. Crea tu propio papel de regalo visto en “Lalole Blog”

2. Roscón de reinas y reyes vegano ¡Ay el roscón! Ya sólo por él debería haber un desfile en Madrid. Como recetas “normales” hay mil, os dejo este de “Dimensión Vegana” que tiene una pinta estupendísima.

3. Descargable para que te montes tu propio rey y les dejes una notita en el zapato, de “decopeques”

4. Sacos de regalos de “hadas y cuscus”.

5. Coronas para reyes y reinas de “Baballa”

6. ¿Dudas de si van a encontrar tus zapatos? ¡Zapatos con brilli brilli! y no se te resisten de “beauty peachiii”

7. Sabes que si te pillan despierta se van por donde han venido. Por si acaso te dejo cómo hacerte un antifaz para dormir y no te arriesgues. De “Mi low cost blog”

8. Amigurumis de los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar muy bien explicados por “Es un mundo Amigurumi”.

Entre nos: soy muy crédula. Hace años alguien me vino a contar milongas. Me dijo que tres señores muy elegantes y extranjeros habían estado preguntando por mi en el barrio. Uno negro, otro con rasgos nórdicos… Total que cuando estaba ensimismada (que esto es un resumen y me estuvo tomando el pelo un buen rato) ya me dijo hasta los nombres ¡y que me habían dejado algo! Me lo comí entero… ¡Y me encantó!

Archivado en: DIY

Lee el post original

Caja de vino reciclada con chalk paint y tela

La niña lleva dos meses escribiendo la carta a los Reyes Magos. Cada vez que sale un anuncio en la tele lo apunta, de momento van cuatro folios y eso que todavía no llegaron los catálogos de juguetes. Algunas veces me los enseña para que le diga lo aplicada que es y lo bien que escribe y yo además aprovecho para intentar (infructuosamente) meterle en la cabeza eso de que a los niños que piden muchas cosas les traen sólo una porque hay que acordarse de los demás niños del mundo. Ella me mira muy seria y luego mira las hojas y luego vuelve a mirarme a mí y me dice que no es tanto como parece porque es papel reciclado y sólo puede escribir por una cara.
He contado seis Barriguitas con sus correspondientes complementos (lo más pequeño que llevan es una autocaravana) y tres Nancys. Al final no sé cómo lo resolverán sus satánicas majestades pero por si acaso entre tanta galleta y tanto turrón y tanto chupito y tantas cosas que les dejan para reponer fuerzas se hacen un lío y acaban trayéndole semejante cacharrada, he preparado una caja grande y resistente para albergar a esa familia numerosa porque estoy segura de que en cuanto lleguen los nuevos los veteranos querrán irse a vivir con ellos, y si no, al tiempo.
La caja es de esas de madera que traen unas cuantas botellas de vino, si andáis atentos esta temporada seguro que veis muchas por ahí. Se me ocurrió pintar el interior con chalk paint y forrarla por fuera con una tela que me gustó mucho porque tiene el fondo color chocolate oscuro y círculos de diferentes tamaños en mint y eso crea un contraste muy llamativo, y este ha sido el resultado.

¿Qué os parece cómo ha quedado? A mí me gusta mucho sobre todo por el color, qué puedo decir de mi adorado mint. Ya veis qué segunda vida tan buena le hemos dado a una caja de madera y qué bonita ha quedado además.
¡Pasad un feliz día!

Lee el post original