Entradas

Libreta Kraft estampada con sello de mariposa y acuarelas

Qué bonito es hacer algo que sabes que es único, ¿no? Pues el tutorial de hoy va de eso y de combinar técnicas que no tienen nada que ver entre sí para conseguirlo. Vamos a carvar un sello, a estamparlo y a darle color con acuarelas:

Aquí tenéis la plantilla del sello de mariposa. Yo carvé la más pequeña, de unos 8 cm de ancho. Es el sello más difícil que he carvado hasta ahora, pero pensé que me costaría más, la verdad. Al final es cuestión de paciencia y tiempo. Si no corres, todo irá bien. En la plantilla he incluido un tamaño XL y uno XXL, porque creo que es un sello muy versátil y que alguien podría querer estamparlo en un soporte y tamaño mayor.
No pude hacer fotos del paso a paso del carvado, aunque en la sección “sellos” encontraréis más de un post con instrucciones (y en muy breve tengo una sorpresa sobre esto, casi está a punto!), pero os doy un par de apuntes:
❥ Éste es el aspecto de la goma justo antes de empezar a carvar, con el lápiz transferido a ella. Veis que tampoco he afinado mucho al seguir el contorno de la mariposa y sus detalles… (la plantilla que sale en la foto es una de prueba que hice… a vosotros os he hecho una más mona y en color claro, que se repasa mejor 😉
❥ Como era un sello complicadillo carvé primero la mitad e hice una prueba de estampado antes de seguir, porque me daba la sensación de que las “perforaciones” más pequeñas de las alas estaban quedando fatal, con forma de lágrima en lugar de ovaladas… pues nada, estampado queda perfecto… yo creo que le da realismo…
Ya tenemos la parte más laboriosa. Además del sello necesitaremos nuestro soporte (una libreta kraft, tinta, acuarelas y un pincel).
Estampamos sobre la libreta kraft con cuidado. Si es posible usar una tinta al aceite, porque eso impide que cuando pintas con acuarela el agua “corra” el trazo negro. Si vuestra tinta es al agua sólo tendréis que tener más precaución de no tocar las partes negras al pintar para que no se tiñan de oscuro…

Y ahora lo más divertido: vamos a darle color 😉

Estas acuarelas son estupendas para empezar, son de Tiger, apilables y muy baratas! Los pinceles también los compré allí. Vienen en pack con algunos ralmente finos que resultan muy útiles para proyectos como éste.
No recuerdo haber pintado con acuarela desde que era pequeña… pero practicando antes un poco en una mariposa de prueba te haces más o menos una idea de cuánto tienes que mojar el pincel y cómo variar la intensidad de los colores…
Al final le añadí un mensaje con sellos acrílicos:
Aquí podéis ver hasta qué punto el acabado puede ser más suave o más intenso según hagáis uso del agua; en la etiqueta (bonita, eh?) los colores están mucho más diluidos:
Y ya está lista para llenarla de notas y pensamientos (yo es que pienso genial cuando me tomo un té y algo dulce 😉

Image Map

Lee el post original

WASHIDEA DIY: QUÉ HACER CON UN WASHI AL QUE NO DAMOS USO

Lo se, estoy un poco perrángana con el blog y se me acumula el trabajo, tengo pendientes los posts del #planlilu aún (siento ser tan lentorra) e incluso el post de mis recomendaciones vacacionales, al final a este paso lo haré en invierno y ya ni vendrá a cuento, pero mientras tanto traigo un mini post.
¿No os pasa que tenéis cosas en casa y no sabéis qué uso darle? a veces pasa (y me consta que a menudo) con los washi tapes, son tantos que no sabes ni cuáles tienes ni donde usarlos. Algo así me pasa con este que os enseño, no se por qué lo compré, de hecho no recuerdo haber pedido ese modelo, no se si se equivocaron al mandármelo, di al botón equivocado o qué pero creo que nunca lo habría comprado, pero ahí está y hay que hacer algo con él.

Estoy haciendo algunos cambios y reformitas de dormitorio y lo típico, este cajón está deteriorado por aquí pero lo quiero conservar, esto roza por acá… así que se me ocurrió una idea:

Estaría bien poner washi tape en los bordes de los cajones para que no rocen unos con otros y así de paso los decoro de un modo guay para cuando se abran, y mato dos pájaros de un tiro, le doy un uso útil, decoro los cajones y de paso utilizo un washi al que normalmente no se qué uso darle (bueno, en realidad son tres pájaros).
¿Qué os parece la idea? ¿queda resultona verdad? y rocen o no los cajones siempre se puede usar para decorar.



¿Qué os parece? ¿Os animáis?
Besos gatunos.

Visita la entrada original AQUÍ