Entradas

Posavasos con piedras DIY

El post de hoy se lo debo al esposo por ser buena persona y por todo lo que me aguanta y por su paciencia infinita y por no ponerse a dar voces como un loco desatado cada vez que entra en casa y me pilla con las manos en la masa y no de croquetas precisamente. Es digno de admiración este esposo metódico y ordenado que tiene un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio que es capaz de convivir con un mueble despanzurrado en una esquina del salón esperando una mano de chalk paint que nunca llega o con una mochilita de cuando la niña era pequeña llena de piedras.
Cada vez que lo veo me muero de amor y hago propósito de enmienda y me pongo a utilizar las cosas que tengo por ahí para hacer lo que había pensado cuando las ví. Esta vez les ha tocado a las piedras que recogí en la playa. Los que me seguís por Instagram (@picapecosa) ya sabéis cómo las pasa el esposo conmigo y con mi manía por las piedras porque en lugar de limitarme a recoger conchas como hace todo el mundo yo lleno bolsas del supermercado. Precisamente cuando recogí unas pequeñitas y redondeadas se me ocurrió que podrían convertirse en posavasos.
Es muy fácil de hacer porque sólo hay que pegarlas a un trozo de fieltro con el único cuidado de que tengan todas más o menos el mismo grosor para que el vaso o lo que pongáis encima esté nivelado y no se caiga. Calculáis el diámetro y ya lo tenéis.
Esta es la base de la que partí, preciosas piedras redondeadas por la fuerza de las mareas.
Debajo podéis ver el fieltro al que van pegadas. Podéis hacer cualquier combinación de color y de forma que se os ocurra solamente teniendo en cuenta lo que os comentaba del grosor.
¿Veis qué efecto más bonito con el vaso encima?

Para éste utilicé piedras oscuras alrededor y en el centro puse dos más claritas.

¡Pasad un feliz jueves y disfrutad del día a pesar del mal tiempo!


Lee el post original