Entradas

Cómo Presentar un Currículum Vitae

Una forma handmade de presentar bonito un currículum vitae.

Hoy os traigo uno de esos post que dudo hasta el último minuto si publicar o no. Si os gustará y os resultará práctico, o todo lo contrario. En fin, ya está hecho y solo queda esperar que, al menos, a alguien le pueda venir bien la idea de presentación que os enseño hoy.
Cómo presentar un currículum vitae.
Hace un tiempo, para una colaboración que me pidieron, necesité presentar el currículo. Y, bueno, ya me conocéis, como podéis imaginar, la opción de la carpeta de plástico no fue la elegida. ¿Quieres ver cómo lo hice? 😉


En cuanto me surgió la necesidad de entregar éste currículo, lo primero que me plantee fue cómo hacerle la presentación. En mi cabeza ya lo vi: cartulina blanca y baker twine blanco y negro eran los dos materiales que quería utilizar. El resto, vendría después… una vez te pones manos a la obra.


Lo primero que necesitamos es imprimir nuestro currículum en papel de buena calidad. En internet podéis encontrar infinidad de plantillas para hacerlo.
MATERIALES QUE NECESITAS:

Los materiales que he utilizado son de lo más sencillo: cartulina blanca (tamaño A3) y negra, cordel de baker twine blanco y negro, tijeras, perforadora pequeña (o punzón), y cinta adhesiva de doble cara.

Mi idea era utilizar una subcarpeta de color blanco, pero por increíble que parezca, no la encontré!!! Y os aseguro que me recorrí más de 4 papelerías. En momentos como esos, te das cuenta de la grandeza de las ciudades 🙁
De modo que, tuve que recurrir al plan b, que no era otro que hacerla yo misma. Con una cartulina blanca, en tamaño A3, se dobla por la mitad con la ayuda de una plegadera de papel o el dorso de una cuchara. Señalamos donde queremos los agujeros y perforamos (con troqueladora o punzón). Os recomiendo comprobar primero las medidas de vuestro currículum (yo los perforé juntos), aunque tuve que cortarle con la guillotina un par de milímetros de ancho para que quedara bien.
El paso siguiente es aún más fácil. Solo hay que pasar el cordel de baker twine por los agujeros que hemos hecho para que queden sujetas las hojas del currículum y la carpeta de cartulina.

Se corta lo suficiente de cinta o cordel para que podamos hacer el nudo y la lazada.

Por último, para identificar el currículum que vamos a presentar, hice una etiqueta con cartulina de color negro (aprox. 11×7 cms.) Después, imprimí el nombre y el título del documento. Lo recorté y lo pegué encima con cinta adhesiva de doble cara.

Éste es el resultado. Queda elegante pero, a la vez, tiene ese toque personal diferente que le aporta el uso del baker twine.
A mi me gustó mucho como quedó y seguro que repetiré. Además, se me ocurre, que depende de que sea una cosa más o menos formal, se pueden utilizar otros colores, o el cordel natural, que me da que quedará fantástico… =)

El post de hoy, seguramente, habrá a quien le resulte un poco extraño. Sin embargo, los que me seguís desde hace tiempo ya sabéis que aquí comparto los Diy y manualidades que hago. Tal y como os explicaba en mi presentación. De ahí, que podáis ver ideas y trabajos muy variados. Por eso, cuando me escribís un e-mail, o me dejáis un comentario diciéndome lo útil que os resulta, y que os ha venido fenomenal, yo ya me doy por satisfecha =)
Y, ahora es vuestro turno: ¿Qué os parece la idea de hoy para presentar bien bonito vuestro CV? 😉

Lee el post original

Inspiración DECO: despacho de Titalamancu (III): iluminación

Diferentes opciones a barajar para la iluminación. Cada una tiene sus pros y contras.

Lámpara desde el techo. Queda bonito pero el punto de luz no cuadra….lo digo yo antes de que ella me lo diga. Pero es una idea chula.

Home office
El flexo, para mí lo más práctico y particularmente me gustan mucho. Opciones de los que se encanchan al tablero y no ocupan espacio en la superficie de la mesa o los que van sobre ella.
...under the table
desk
Éste es el que yo tengo de IKEA…
Desde la pared uno o dos puntos de luz.

desk area
Office
Pie de lámpara tradicional con pantalla. Muy decorativo pero ya que sea práctico…
Office space
Si no habeis visto el proceso de este proyecto podeis ver las anteriores entregas (I) ó (II) de este proyecto de deco diy de un despacho.

Lee el post original

diy: pegatinas de washi tape

¡Hola hola! En mi intento por buscar nuevos usos a los rollos de washi tape, hoy os traigo un sencillo tutorial para crear con ellos pegatinas y vinilos para la pared. Es súper fácil y tendremos muchísimas opciones y aplicaciones. ¡Ya veréis!

Para llevarlo a cabo, solo necesitamos una portada de revista y un rollo de washi tape. Lo de la portada es porque, como tienen un acabado brillante y resbaladizo, será mucho más fácil de despegar luego que si lo hiciéramos, por ejemplo, en un folio.

Cortamos un trozo de la portada de un tamaño aproximado a la forma que queremos cortar. A continuación, lo cubrimos de washi tape, poniendo cada una de las tiras un poco superpuesta con respecto a la anterior. Esto es lo esencial para hacer las pegatinas, porque si no, no saldrá de un tirón cuando la despeguemos.

Una vez lo tenemos, podemos dibujar por detrás la forma que queremos recortar. Y claro, el siguiente paso es meterle la tijera. También podríamos usar una troqueladora para hacer una forma, digamos, más “perfecta”. Acto seguido, apretamos un poco los washis con las yemas de las manos o contra una superficie plana, para asegurarnos de que están bien pegados.

Una vez lo tengamos, buscamos el lado donde pegamos el primer washi tape (el que está, digamos, más debajo de los demás) y comenzamos a despegar. Hacedlo con calma, paciencia y lentito para no despegar de más y para que no se nos desmorone.

¡Y listo! Ya tenemos nuestra estrellita (o la forma que sea) para pegarla donde queramos: en la pared a modo de vinilo, sobre una postal o carta, para envolver un regalo, para decorar una libreta… ¡Lo que queramos!

Si nuestra forma es más compleja, podemos dibujarla antes de pegar los washis, y luego cortar la portada de la revista con una forma aproximada, así no tendremos que desperdiciar demasiado celo japonés.

Queda mejor si nuestro washi tape es liso o tiene un estampado no demasiado complicado. Además, si es geométrico, podemos intentar que encaje al superponerlo, como yo hice con el conejito.

Fácil, ¿no?
¡Tiene tantas opciones como estampados de washis y formas!

Yo los he colocado para las fotografías sobre este armario de mi taller. No es definitivo, pero sí que me convence la idea de hacer alguna de estas pegatinas para darle un poco de color. ¡Ya os enseñaré cómo queda!

¿Qué os parece?
¿Os animáis a hacer pegatinas de washi tape? 🙂
¡Besitos!

Lee el post original

Bote de cocina reciclado con chalk paint y tela

Allá por el verano os enseñaba un bote de cocina de esos de guardar legumbres que había reciclado con chalk paint y tela aquí. Entonces os contaba que había salido de la casa del #pueblitobueno que sigue guardando tesoros en forma de juegos de café con dibujos de parejitas que parecen sacadas de la corte de Luis XVI, platos de duralex y tazas de desayuno con diseños psicodélicos. Hay un crucifijo de madera regalo de boda de mis padres tan grande que el Jesucristo parece un Nenuco con un rosario a juego con las bolas del tamaño de pelotas de tenis, que porque todavía no he sido capaz de convencer al esposo que si no ya lo tenía colgado en la entrada o estaba presidiendo el comedor. Palabra.
Yo cuando voy por allí controlo las ganas de llevármelo todo poniendo por delante el criterio de que tenga una funcionalidad pero estoy planeando una remodelación en casa sólo para traer todas esas cosas que hay muchas que son guapas de puro feas que son.
Y doy gracias mientras que esto no vaya a mayores (en tamaño, se entiende) que hay una mesita que cada vez que la veo me pone ojitos y no hago más que visualizarla pintada con chalk paint en la habitación de la niña y una cómoda con espejo que ya he desarmado y pintado mil veces en mi cabeza, el mueble para escritorio de la niña y el espejo para nuestra habitación que hasta los colores les tengo decidido, oliva para el mueble y gris francés para el espejo.
Mientras, aplaco mis ansias restauradoras con cosas menos aparatosas o al menos más fáciles de disimular entre el equipaje que traemos de vuelta de esas visitas, como este bote de cocina.
La base es el gemelo del que os enseñaba en julio y os prometo que ya no se hacen cosas como las de antes, porque estos botes deben de datar de la época de recién casados de mis padres (…) y ni una grieta ni una falta ni nada de nada, impecables como el primer día excepto el dibujo pero yo creo que ahí lo mismo que pasó fueron los años de exceso de celo de mi madre con el estropajo más que la calidad de la pintura y si no juzgad [email protected] [email protected]
Para éste escogí una tela de fondo gris con estrellitas blancas que nada más verla la compré aunque no sabía en qué iba a emplearla porque me enamoró al primer vistazo. La tapa quería coordinarla con la tela y la pinté con chalk paint gris claro.

Queda taaan bonito y es tan práctico para meter mis cosas de manuales. ¿A [email protected] cómo os parece que ha quedado?

¡Feliz comienzo de semana y que la tengáis muy buena!


Lee el post original

Envoltorio con un Tarro de cristal – DIY: Creative Bag Packaging

Un modo creativo y ecológico de envolver pequeños regalos con tarros de cristal.


Es bastante normal y, hasta frecuente, utilizar un tarro de cristal para regalar mermelada, miel, caramelos o, incluso, algunas galletas o algún producto de higiene casero, tipo mascarilla, peeling, etc. Regalar cualquier otra cosa dentro de un tarro de cristal, ya es menos habitual o, al menos, a mi me lo parece 😉 .


Envoltorio con un tarro de cristal. DIY: Creative Bag Packaging

¿Queréis saber para qué lo utilicé yo? 😉

MATERIALES QUE VAS A NECESITAR:

Yo he utilizado los materiales que veis en la foto para hacer estos envoltorios, aunque no son imprescindibles, y se pueden sustituir por otros adornos que tengáis por casa. Además, he reciclado unos botes de mermelada, que son el elemento principal de éste diy.


Un tarro de mermelada, cuerda natural, cuerda de yute en rojo, lazo de raso rojo, lazo de rafia natural, etiquetas de cartulina kraft, troquel y sellos.
Y estas bolsas para la merienda, que me encargó mi cuñada para sus compañeros de trabajo, son el regalo que iba en el interior del tarro de cristal. Son bolsas de tela personalizadas, tipo tote bag, pero en pequeño.
Así que, éste es el paso a paso:
  • Con la primera bolsa, lo hice así: Colocar el regalo en el interior. Yo sólo tuve que doblarlo muy bien, procurando que se viera un poquito el adorno.
Primero, coloqué el lazo rojo y, después, el cordón natural. Estampé con sellos el nombre y perforé la etiqueta con el troquel. La etiqueta la sujeté con el mismo cordón natural. Facilísimo y rapidísimo!!!
  • Con la segunda bolsa, utilicé el cordón rojo. La etiqueta se la hice igual con la troqueladora y los sellos para personalizarla.
En éste caso, añadí una pequeña pegatina para sujetar la cuerda con el texto: “Handmade with love”.

El lazo de rafia natural lo pegué a la tapa con la pistola de silicona caliente. Queda perfecto y súper-rápido.

Aquí tenéis el resultado final… A sus dueños les gustó mucho. Y, a vosotros, ¿os gusta?

Hacía mucho tiempo que no publicaba nada sobre packaging, que es una de las etiquetas que aparecen en el lateral del Blog, precisamente, porque es una de las cosas que más me gustan.

Envolver bien bonito cualquier regalo o detalle que tengamos que hacer, por pequeño que éste sea, os aseguro que le dará más valor, demostrará vuestro cariño a la hora de hacer ese regalo y, por supuesto, aumentará las posibilidades de agradar a quien lo va a recibir. No es poco, ¿no? 😉
Espero que os guste la idea y la pongáis en práctica, haciendo algún envoltorio bonito con un tarro de cristal. Es un 2×1: el regalo del interior y el tarro que es reciclable y se le pueden dar muchos otros usos… ¿Qué más se puede pedir? 😉

Besines y ¡Hasta pronto!

Lee el post original

diy: perchas de trapillo

A mi madre le ha dado por el trapillo. Y, aunque reconozco que la mayoría de cosas que veo por la red con este material no me gusta nada (véase bolsos, zapatillas, collares y otras muchas cosas), mi madre siempre ha tenido muy buen gusto y ha sido muy mañosa (de ahí me viene a mí) y está haciendo cosas bastante monas. Primero fueron alfombras, luego cestas, y el otro día inventó algo nuevo: perchas. Como me encantó el resultado y creo que es algo poco visto, le dedico hoy el post a mi mami y su trapillo.

Yo de tejer no sé nada de nada (bueno, miento, aprendí de peque, pero ya ha caído en el olvido), así que os dejo con la explicación tal cual ella me la ha dado. Para realizarlo, solo necesitaremos una percha de alambre (da igual el color, no se verá), y trapillo.

Para hacerlas, se empieza por el gancho de la percha, liando el trapillo alrededor con las manos. Al llegar al cruce, se hace punto bajo de ganchillo rodeando el alambre siguiendo la forma de la percha. Mirad, mirad las magníficas manos de mi madre en directo:

Una vez terminado, hacemos el nudo y ya tenemos lista la percha. Mi madre tarda, como mucho mucho, 10 minutos.

¿No es una monada? Queda genial en colores pastel y en burdeos, aunque seguro que también los colores vivos son una buena opción para la habitación de los niños.

¿Qué os parece?
¿Practicáis el ganchillo, el croché o algo parecido?

¡Besitos!

diy: perchas de trapillo

DIY: Adorno Corona de Cascabeles

Buenos días!

Que poquito queda ya para la navidad!! Ummmm ya se puede oler, el turron, los mazapanes y polvorones… que ganitas verdad? Esos días en familia, de alegría y buen humor!

Pues para amenizar esos días, hoy os traemos un DIY súper fácil, que sirve de adorno para el árbol, y también para hacer ruido, jejeje (algo que a los peques les encanta y a los papis no tanto…)


La culpa de este DIY lo tiene Amelia de Lola y el Caracol Verde, que colgó una parecida que vende en su web, y me recordó que hace meses que teníamos un montonazo de cascabeles sin utilizar en la caja de materiales!

La verdad, es que es una actividad muy cuqui para hacer con los peques, pero por el precio, el de Amelia es más económico y mucho más rápido, jejeje.

Pero para las que os gusta hacerlo vosotras mismas, ahí vamos!


Y ahora vamos con el paso a paso, que es sencillo, sencillo!


Y ya tenemos listo nuestro adorno, ahora solo queda engalanarlo un poquito con un lacito y una cintita para colgar


¿Qué os ha parecido? ¿Queda bonito verdad?

Un besote y feliz fin de semana! Y suerte con la lotería a los que jugáis!

Visita la entrada original AQUÍ

DIY… servilletero floral ( floral napkin ring)

Es ver un tutorial con flores bien escogidas y me pierdo, no lo puedo evitar. Así que me he puesto manos a la obra y me he hecho este bonito servilletero floral en un ratito, de hecho me ha llevado más hacer las fotos que el propio servilletero 😛

Necesitamos:
– algo circular que sirva de base para el servilletero. En mi caso, una arandela de una cortina que estaba en casa cuando entramos y que la de la inmobiliaria iba a tirar ( reciclaje activo del bueno).
– un poco de washi tape.
– florecitas y ramitas escogidas. Las mías son de las plantitas de casa: buganvilla, calandiva kalanchoe y una nueva adquisición de la que todavía no sé el nombre ( la de las ramitas de la izquierda, si alguien sabe qué plantita es que me lo diga please).

Vamos al lío:

1. Lo primero es quitar el gancho a la arandela de madera.

2. Seleccionamos las flores y vamos probando a ver qué composición nos gusta. Primero un lateral.

3. Cuando la tengamos la emplazamos en el aro de madera y pegamos con washi tape. Y hacemos lo mismo con el otro lado, para que quede más o menos armonioso.

4. Terminamos de pegarlo todo con washi tape.

5. Como no me gustaba el acabado con el washi tape, he “forrado” la arandela con cordón rústico, tapando de este modo todo lo que se veía con washi.

6. Al llegar a la última vuelta, anudamos y pegamos con una gotita de pegamento el cabo final.

¡ Y ya lo tenemos! Ahora sólo queda sorprender a los invitados ^_^

Queda dicho, esta Navidad, si viene la madre de Enrique tendremos servilleteros de flores ^_^

DIY… servilletero floral ( floral napkin ring)

Cuello de lana a punto de arroz

Hace unos días fui a hacer mi primera compra de lanas/hilos de la temporada. La verdad es que estuvo bien porque iba con las ideas claras para mis próximos proyectos, así que lo de “comprar por comprar” casi no se dió. Y digo casi porque cayó un ovillo de más al cesto…se trata de Artico, de Katia. Es un hilo sintético de invierno muy grueso. Se teje con aguja del 12 ¡y tiene colores preciosos!
La sorpresa no fue solo esta, sino que, supongo que a modo de propaganda, han ideado 3 patrones de cuellos para que puedas tejer, con un solo ovillo (¡un ovillo de 200gr!).
Yo tenía que probarlo..y tenía que ser ¡YA! para que os diera tiempo a hacerlo a [email protected] y estrenarlo este invierno, que, por cierto, cada vez está más cerca.
En mi caso opté por el patrón del cuello con punto de arroz. Según el patrón tenia que hacer 24 puntos de ancho (que hagan 34 cm aprox.) y 60 cm de largo (o, lo que es lo mismo…hasta que se acabe el ovillo).
Si nunca habéis tejido el punto de arroz a dos agujas es tan sencillo como tejer un punto al derecho, un punto al revés y a la vuelta siguiente al contrario (donde he hecho derecho revés y donde he hecho revés, derecho). Seria una cosa así:

Por si no recordáis, o no sabéis como se tejen, así seria el punto derecho:

Es el primer punto que se aprende, el que usamos para tejer en “Punto bobo”. Se teje con la hebra por detrás.
Y así es como se teje el punto al revés:

Con la hebra por delante (Veréis que, en mi caso cojo la lazada de detrás, y muchas veces veréis coger la de delante, pero a mi me resulta más cómodo así).
En este caso agarro la hebra con la mano izquierda, al estilo continental. Para tejer con agujas circulares encuentro que es más cómodo.
Lo primero que hay que tener en cuenta, si os animáis a probar alguno de los tres patrones que nos dan, es que están diseñados para tejer en recto, y no en circular.
Yo decidí usar las agujas circulares, pues encuentro que son más cómodas y ¡te ahorras la costura!
Lo que cambia es la dirección de los puntos (lo que en recto se ve en horizontal en circular se vería en vertical. Lo podéis comprobar con el patrón con trenza).
En mi caso, con el patrón a punto de arroz lo único que hay que tener en cuenta es que el número de números, al tejer en circular, tiene que ser impar. (En cambio, i lo tejéis en recto, tiene que ser par).
Y una vez explicado todo el rollo…¿os enseño como me ha quedado?
Teniendo en cuenta las medidas, podríamos hacernos una idea (34 de ancho x 60 de largo)…mirad:

Si comparáis con la foto del patrón…

¿No os parece que queda un poquitín ajustado? Por eso es que miré las medidas…

…y en mi cuello eran de 22cm (que en recto serian 44cm) por 49cm (me quedó más corto…lo que la lana dio de sí).

Después de la prueba creo que, en otra ocasión , probaría de hacerlo más ancho, por ejemplo de 30cm de ancho. En caso de hacerlo más corto, de 30-40cm de alto, creo que podría quedar bien con ese ancho.

Así que…apliqué uno de lo principios de una “buena tejedora” que consiste en deshacer sin resentimientos…
Y ahora, después de mi aventura con el patrón de katia…decidí hacer el MI PROPIO PATRÓN y, como cualquier patrón de “la coru” os lo narro, ¡paso a paso!
MATERIALES:

  • Hilo sintético, en este caso Ártico de katia.
  • Agujas de punto, del número 12. En mi caso circulares.
A tener en cuenta que se trata de un cuello de dos vueltas (es decir, que el diámetro es muuuy ancho, y hay que darle otra vuelta alrededor del cuello para que quede ajustado a éste).

PASO A PASO:

Montamos los puntos de manera que queden unos 114 centímetros, que en mi caso son 79 puntos (recordad que es impar porque tejo en circular, si lo hacéis con las rectas, deberán ser 80 puntos). Para ello lo ideal es que tejiérais una muestra de 10cm x 10cm para comprobar si apretáis más o menos y haceros una idea.
Cuando tengáis todos los puntos montados podéis empezar a tejer, vigilando (en las circulares) que todos los puntos estén colocados en la misma dirección, sino el tejido os quedaria girado. (Yo lo hice expresamente en un cuello, ¡y también tiene su gracia).

El primer par de puntos los tejemos con las dos hebras (la del final y la que viene del ovillo). Para que quede más fuerte. (Dependiendo de cómo montéis los puntos os quedará una hebra en cada extremos, así no os quedará más remedio que tejer con solo una hebra, la del ovillo).
Des de un principio ya vamos haciendo “punto derecho-punto revés”, y así hasta el final
Os puedo decir que, la primera vez que me aventuré a probar de tejer punto de arroz “perdía la cuenta” y no fui capaz de ello hasta que me acostumbré a no ir contando, sino mirar los puntos.
Nos daremos cuenta que unos puntos quedan “alargados“(como en el punto jersey) y otros en cambio quedan “abultados(como en el punto bobo).
  • Cuando veamos que el puntos que vamos a tejer, en la vuelta anterior tiene un bulto, tejeremos del derecho.
  • Cuando veamos que el punto que vamos a tejer, en la vuelta anterior es alargado, tejeremos del revés.

Así continuamos hasta que hacemos unos 17cm de alto, o lo que en mi caso es lo mismo, 20 vueltas. (No contando el montado de puntos ni el cerrado).


Y…así es como queda puesto:


Mucho mejor, ¿no? Queda ajustado, ¡pero no aprieta!


¡Ahora a esperar que llegue el frío para estrenarlo! Y…[email protected]…ya podéis poneos manos a la obra, ¡que ya falta poco!

Cuello de lana a punto de arroz

Bolsas de chuches de Hello kitty

Queda muy poco para que sea el cumple de Emma, 3 años ya!
Y al igual que el año pasado, podemos llevar a la guarde chuches y tarta.
Os acordáis de las zanahorias?
Bueno pues este año, pregunté a Emma que como quería las bolsas y me dijo que quería que fueran de Hello Kitty.
Así qué compre unas bolsas blancas de papel en Holamama, les pinte la cara de Kitty ( que es de lo más sencillo , por cierto), les pegue unas orejitas hechas de papel y un lazo rosa de papel de seda.
La verdad que me gusta mucho como han quedado!
Y además son muy muy fáciles de hacer.
Espero que os gusten, a Emma le han encantado!

Bolsas de chuches de Hello kitty