Entradas

Regalos para profes handmade

Que levante la mano la que esté en pleno proceso del regalo del profe de su peque.

El final del curso está ya aquí y creo que casi todas las madres andamos ocupadas con lo mismo, qué regalamos?. Si estás falta de inspiración y el tiempo se te ha echado encima, hoy te traigo algunas socorridas ideas de última hora para salir airosa.
Regalos con una temática muy de cole pero requete molones, aunque me gustan todos muchísimo, la tote bag me tiene enamoraita, proyecto para el curso que viene.
Después de un año de intenso trabajo, nada mejor que un merecido descanso. Para ello, un canasto lleno de detalles para disfrutar de la playa o la piscina, un neceser con unas zapatillas y utensilios para hacerse una buena mani pedi, o una tarjeta regalo para un spa, un masaje…, presentada de una forma muy original.
Siempre podemos acertar con el regalo si sabemos los gustos del profe de nuestro peque y le regalamos algo con esa temática.
Para las mamis que les guste la repostería, mirad que galletas taaan cukis.
Si queréis más inspiración pasaros por nuestro tablero de Pinterest.
Os voy a contar un secretillo, pero no se lo contéis a nadie, vale 😉 yo le estoy terminando a la seño de Pelusa un paquete muy especial lleno de cositas chulas, la gran mayoría handmade y personalizadas, en cuanto pueda os lo enseño.
Espero que os haya gustado y si es así no os olvidéis de compartir 🙂

Lee el post original

WRAPPING O EL ARTE DE ENVOLVER REGALOS

Hola, ¿qué tal estás? Yo deseando que pase esta semana porque estaré oficialmente ¡de vacaciones! Sí, ya lo sé, voy tarde, pero es que soy de las que le gustan septiembre. Este año tengo ganas de tirarme a descansar y hacer nada o no mucho.
El viernes tendrás una nueva entrada, pero en las dos próximas semanas… no te prometo nada, depende de las ganas y el tiempo libre (parece una ironía, ¿verdad? pero es que estaré de vacaciones ¡por fin!).
Ayer estuve de bautizo. Pensaba que no iba a ir a ninguno, pero mira tú por dónde, bautizaron a mi nietiguay Víctor. Es una monada de niño, de aquellos que dan ganas de comérselos sin masticar. Además, las fotos se las hice yo, por lo que aún puedo constatar que más guapo y me quedo sin cámara (ahora empiezo a engordar, engordar…). El protocolo de los regalos y los bautizos yo no lo tengo claro. No sé si se tienen que hacer, si no, si el regalo se le entrega durante la comida, antes, después… (si sabes qué hay que hacer, por favor dímelo, así no quedaré mal en el próximo). Yo no le hecho regalo todavía, pero está por llegar (sorpresa, sorpresa).
Y después de ésto, tengo que confesar un secreto vergonzoso (redobles de tambores): soy una patata envolviendo regalos. Para empezar, siempre digo embolicar (castellanizo la forma catalana) y para terminar, no hay manera de que un regalo me quede bonito tras pasar por mis envueltos. De verdad, soy un desastre y mira que le pongo paciencia y cariño, pero no hay manera. Y si encima el regalo no es cuadrado o rectangular…¡con el desespero hemos topado! (nota mental-escrita: apúntarme a un taller de packaging). Así que para darme ánimos y ver que a veces menos es más, he recopilado unas cuantas fotos de wrapping/envolturas/packaging/ (porque embolicamiento, aunque yo lo diga, está mal dicho), que no pueden ser más sencillas.
Para acceder a su lugar de origen sólo tienes que clicar sobre la imagen.
papel scrapbook

Thelmas
Y tú, ¿tienes algún secreto inconfesable? ¿Se te da tan mal como a mí envolver regalos? ¿Tienes más ideas? Cuéntame, cuéntame.
Y si has llegado hasta aquí muchímas gracias, porque mira que me he enrrollado más que una persiana.
Te recuerdo que me puedes enviar/enseñar tu LO Reto abecedario para que la publique y si te apetece participar en el segundo reto, te diré que el tema es Belleza y si no sabes de qué te estoy hablando puedes ir a esta entrada.
Besos

Lee el post original

Diferenciar interruptores con Washi

En la casa los interruptores están un poco “alterados” (como los que vivimos en ella) y siempre nos volvemos locos apretándolos hasta acertar con la luz que queremos encender.
En mi despacho (que en realidad es un distribuidor) hay un montón de pulsadores y antes de convulsionar de rabia otra vez he decidido “Washitapear” los que correspondan a dicha estancia, dejando en blanco el resto (el que acciona las luces del pasillo, el de las escaleras que suben al dormitorio y el de las escaleras que bajan al comedor). He elegido el Washi verde ya que es el color predominante en la decoración de la estancia. No voy a perder el tiempo con un paso a paso, ya que las imágenes hablan por si solas.
 
 

 
 
 
 
 
 
 

 

Diferenciar interruptores con Washi