Entradas

HOY COSEMOS UNA CHAQUETA KIMONO con telas japonesas

El kimono (着物) según la wikipedia es el vestido tradicional japonés, que fue la prenda de uso común hasta los primeros años de la posguerra. El término mono significa “cosa” y ki proviene de kiru, “llevar”. Asi de sencillo, se traduce como llevar una cosa puesta” aunque ha evolucionado bastante y esa simpleza ha quedado atrás.

Antiguamente, el kimono se confeccionaba con un material rústico pero cuando Japon fue influenciando por la cultura china y coreana, se introdujo la seda, haciendo de esta prenda un traje suntuoso.

Los kimonos son usados por hombres, mujeres y niños, y el corte, el color, la tela y las decoraciones varían de acuerdo al sexo, la edad, incluso al estado marital, la época del año y la ocasión.

Los japoneses lo utilizan unicamente en ocasiones especiales como bodas, ceremonias o festivales tradicionales. No confundais con los Yukatas que son un estilo de kimono pero mucho mas sencillo hecho de algodón y que es típico entre jóvenes y adultos para lucir en los festivales de verano. Aquí os dejo algunas fotos de posados (robados)


Esta influencia oriental ha llegado a posicionarse como una tendencia las últimas temporadas en vestidos, abrigos y sobre todo en chaquetas.
Tras mi última escapada a Japón no he podido resistirme a confeccionar mi propia chaqueta kimono siguiendo el siguiente patrón:




El tejido que he utilizado lo compré allí, no solo el patrón tiene origenes japoneses, puedo presumir que el tejido es 100% made in Japan! 🙂





Este tipo de kimonos se han puesto de moda durante el verano pero en la temporada otoño/invierno 2014 que comenzamos no podrás quitártelos de encima. Los habras visto de todas las formas, colores y combinados con apliques como por ejemplo los flecos. Aquí os traigo un diseño sencillo que podeis adaptar al gusto, comenzamos!




Ingredientes
1,5m de tela
Metro de costura
Hilo, aguja, alfileres y tijeras
Cinta de raso


Estiende bien la tela en una superficie plana y toma las medidas indicadas en el patrón para cortar los 5 rectángulos que componen la chaqueta. Uno para la espalda (66×70), dos para los pliegues delanteros (25×66) y otros dos para las mangas (25×66)





Coloca los trozos de tela según el patrón en forma de T con el derecho de la tela enfrentada. Pasamos un hilván para unir la espalda con las partes delanteras y las mangas, y antes de pasar a máquina pruebatelo para comprobar que se ajusta a tus medidas.





Una vez que has cosido a máquina las costuras, pasa un zigzag para rematar los bordes y no se deshilache la tela. Si tienes una remalladora este paso te será mucho más fácil. Siempre que me toca hacer estos dos pasos pienso en comprarme una remalladora y creo que de esta vez no pasa porque se ahorra mucho tiempo. Si me recomendais alguna no dudeis en decirme!

Para acabar la parte delantera de la chaqueta podeis hacer un dobladillo sencillo si no quereis complicaros mucho. En mi caso he doblado en forma de solapa y he incluido una cinta de raso negra. Primero marca con alfileres teniendo cuidado de doblar las dos solapas iguales y después pasa a máquina junto con la cinta.

Solo falta rematar las mangas y el bajo. Esta vez he añadido un puño sencillo de unos 5 cm de largo a las mangas. Y para el bajo recuerda como en el patrón la forma redondeada por los laterales quedando la espalda mas larga que los pliegues delanteros.

Este es el resultado de mi chaqueta kimono.
No olvides seguirme en Facebook, Twitter e Instragram

Lee el post original

Creando: Pulseras con botones

¡Hola de nuevo!
Tras el
descanso veraniego y con el curso ya empezado, ¡vamos a la carga con un nuevo
tutorial!
Como con cada nuevo
pantalón, camisa o chaqueta que compramos viene un sobre con botones y muchos
de esos botones tienen una vida más larga que la propia chaqueta, os propongo
darles uso. Con uno par de metros de cordón y esos botones podemos hacernos…
¡una pulsera diferente!
Los materiales que necesitaremos son:

* Botones
sueltos de pantalones, camisas, chaquetas…
* Cordón de
algodón (o cuero) de colores.
* Tijeras.
* Alambre
maleable (o un clip).
* Alicates.
* Pegamento tipo
Superglue (opcional).

PASO 1: cogemos trozos de
cordón un poco más largo que el perímetro de nuestra muñeca y los vamos
metiendo por los agujeros de los botones, ya sea como veis en la foto o
cruzándolos de un agujero al opuesto.

PASO 2: repetimos el PASO
1 tantas veces como botones queramos que lleve nuestra pulsera. Yo os recomiendo
que no queden siempre en la mitad exacta, para poder jugar con su distribución
a lo largo de la muñeca.

PASO 3: colocamos los
cordones con los botones como queramos que queden en la pulsera y juntamos los
cabos de los extremos con ayuda del alambre y los alicates. En uno de los
extremos engancharemos un botón y en el otro haremos un ojal con otro trozo de
cordón, para hacer el cierre de la pulsera. Podemos fortalecer la unión del
alambre con unas gotas de Superglue, es opcional pero favorece que no se
deshaga la pulsera.

PASO 4: con otro cordón
(mejor si hace contraste) cubrimos la unión de los cabos por encima del alambre
para que no se vea… ¡y listo!

Ya veis que ha sido muy
sencillo y que permite tantas posibilidades como combinaciones de botones y
colores de cordones tengáis a mano.

¡Nos vemos en el
siguiente tutorial!

Samu

Visita la entrada original AQUÍ