Entradas

Reseña: probamos el huerto urbano de Seedbox Kids

¡Buenos días!

Hoy te quiero hablar de un super producto que hemos tenido la suerte de probar gracias a Madresfera. Se trata del huerto urbano Brotes de Seedbox Kids.

El modelo que recibimos es para niños, pero puedes encontrar más kits de cultivo en su tienda online.
Os explico un poco el concepto: es una pequeña mesa de cultivo que te permite tener una mini-plantación en cualquier lugar de tu casa. Puedes plantar tomates cherry, rabanitos, rúcula, pimientos del Padrón, Albahaca, menta, perejil, etc.

El huerto infantil que probamos permite a los niños convertirse en un pequeño jardinero y entender como crecen las cosas. Está dirigido a niños de entre 5 y 9 años
Se acompaña de un libro didáctico muy chulo con un personaje llamado Brotes que va explicando a los niños todo el paso a paso del montaje, siembra y cultivo del huerto.

Mi abuelo tenía un huerto inmenso, cultivaba de todo… Cuando pasaba mis vacaciones en el pueblo durante le verano, él madrugaba mucho para regar y cuidar el huerto y yo me acercaba sobre las 9h de la mañana… Ya había acabado toda la faena pero siempre me tocaba hacer algo: recoger unas zanahorias o unos pepinillos, y de paso me comía unas frambuesas.
Son recuerdos buenísimos
Me encantaría tener un huerto sobre todo para Diego y Chloé. Pero como vivimos en un piso, pues no es posible. Los huertos urbanos de SeedBox representan una buena oportunidad para acercarnos un poco más a la naturaleza.

Ahora te cuento nuestra experiencia Seedbox:

Recibimos la caja a principio de la semana pasada, pero no pudimos montar el huerto hasta el finde. Los niños estaban impacientes por abrir la caja, sobre todo Diego… Me lo estuvo pidiendo todo el día…

¿De qué se compone el huerto urbano?

  • Una mesa de cultivo plegada.
  • Un paquete de humus de lombriz.
  • Un bloque de fibra de coco.
  • 2 variedades de semillas. Nosotros recibimos tomates cherry y rúcula.
  • Pegatinas molonas para personalizar el huerto.
  • Un libro con toda la información para montar el huerto y hacer crecer las plantitas, hasta incluye recetas. Las ilustraciones son muy chulas.


Paso a paso del montaje:

Es relativamente sencillo. No hemos encontrado ningún problema en concreto. Hay que seguir bien las explicación e ir por partes
La misma caja que recibes se transforma en tu tabla de cultivo.

Primer paso:  

Montar las patas y la estructura de la mesa.
En este caso, tuve que ayudar a Diego para doblar los laterales de las patas, pero al final lo conseguimos:


Segundo paso:

Introducir la base de la caja que recibiste dentro de la estructura que acabas de montar. Será el fondo de la tabla de cultivo.  
Agujerear bien la base con la ayuda de un lápiz:

Tercer paso:

Te quedará otra parte de la caja que recibiste. Tienes que encajarla encima de la estructura y retirar la parte superior.

Cuarto paso:

Personalizar el mini-huerto con las pegatinas:

Quinto paso:

Después de esto ya viene la parte más diver para los niños: preparar el sustrato.
¡Es el momento de ensuciarse las manos!
Hay que echar 3 vasos de agua al bloque de fibra de coco y esperar un rato que se hinche. A Diego le hizo mucha gracia, es lo que más le ha gustado del montaje de huerto.
La fibra de coco cuadruplicó su volumen inicial.
Luego lo mezclas con el humus de lombriz.

Sexto paso:

Echar el sustrato en la mesa de cultivo y sembrar las semillas.
Hemos seguido las recomendaciones del libro y sembramos solo las semillas de rúcula (en un lado del huerto). Para Enero, ya sembraremos los tomates cherry.

Tenemos muchas ganas de ver los primeros brotes. En 3 o 4 semanas ya los podremos ir cosechando.

No sé lo que te parece a ti pero, personalmente como madre, me parece una idea genial y diferente. Además está muy bien de precio.
Permite a los niños responsabilizarse de una cosa en concreto. En definitiva, es su huerto y lo tienen que cuidar ellos.
Me parece que es muy curioso y entretenido ver como crecen las cosas.
El hecho de montar tu huerto DIY desde el principio me parece genial.

A ver si tengo suerte, y con este cultivo, Chloé empieza a comer algo “verde”. No hay forma humana que coma algo de este color. ¿Quizás como lo verá crecer, se animará a probarlo?
 
Conclusión: RECOMEDADO A 100%

Te recuerdo que lo puedes comprar aqui.

Ahora te toca a tí… ¿Qué te ha parecido nuestro huerto urbano?

Lee el post original

¿víctor o victoria?

Cuando la inspiración llega así, de esta manera… una no se da ni cuenta…

Así que si te pilla delante del ordenador, pues aprovechas y utilizas las herramientas tecnológicas a tu alcance que, a veces, resultan de mucha utilidad…

Eso fue lo que hicimos para tunear esta original caja de madera en forma de tetera.



Y como ya os habíamos comentado que empezamos a trastear con el Gymp, nos pusimos manos a la obra y nos salió una cosa tal que así.


No sabemos si fruto de la inspiración, o de la cerveza, pero… poco a poco fue tomando forma.

El siguiente paso era pintar la tetera. Probamos a pintar de color oro, para darle un poco de glamour, pero, ¡error! Horrible, vamos….

Así que no arriesgamos y fuimos a por los clásicos blanco, negro y rojo. Sobre seguro.


El proceso fue bien sencillo:
  1. Lijar
  2. Imprimar
  3. Pintar (acrílica satinada, para darle brillo)
  4. Dibujar el diseño (a mano alzada, no nos atrevimos a utilizar calco. Bueno, los ojos son monedas de 0.50 cts…) con rotulador permanente, de varios grosores
  5. Et voilà: Damas y Caballeros….



Todo el mundo tiene una parte de Víctor y Victoria, ¿no? Como nuestras teteras, uno por cada lado

¡Feliz fin de semana!

¿víctor o victoria?