Entradas

Para que el jengibre te dure años. DIY (hazlo tú)

Mi afición por el jengibre viene de lejos. De hecho, ya le he dedicado alguna que otra entrada en el blog (ver aquí y aquí). Sin embargo, hay una cosa que me mosquea un poco cuando lo compro: me cuesta mucho acabarlo. Por eso, estuve buscando la manera de secarlo y convertirlo en polvo, para que así pueda seguir utilizándolo sin necesidad de malgastarlo o plantarlo cada vez (que se me acaban las macetas…). Os dejo los pasos a seguir para que lo podáis repetir en casa:
Imagen: Organicus
*Lavad el jengibre con agua y secadlo con la ayuda de un trapo. También podéis pelarlo, pero a mí me gusta aprovecharlo todo.
*Cortad el jengibre en rodajas. Cuanto más finas, más rápido se secarán.
Imagen: Organicus
*Colocad el jengibre directamente sobre el plato del microondas. Y ahora caña: 4 minutos a máxima potencia. Pasado este tiempo girad las piezas para que se sequen también por el otro lado (cuidado no os queméis al voltearlas). Otros 4 minutos más a máxima potencia. También lo podéis hacer en el horno, y si tenéis más tiempo, por el método tradicional: colocad el jengibre en un paño limpio y dejad las piezas al sol durante al menos 2 días.
Imagen: Organicus
*Comprobad que el jengibre está bien seco; si no es el caso, alargad un poco más el tiempo en el microondas. Esto dependerá del tamaño de las rodajas que hayáis hecho. Este paso es clave para evitar que crezcan microorganismos. No debe quedar ni rastro de humedad.
*Una vez seco, directo a la trituradora. Cuando consigáis un polvo bien fino estará listo.
Imagen: Organicus
*Almacenadlo en un bote de cristal cerrado y listo para utilizar durante años.

Podéis añadirlo a pescados, verduras, arroces, galletas, infusiones o incluso utilizarlo como ingrediente en alguna mascarilla facial. Sus beneficios son múltiples. Ahora bien, siempre que podáis, optar por el fresco, dado que su aroma es incomparable. Y otra cosa más: en general, media cucharada de jengibre seco en polvo equivale a una entera de fresco, lo digo por si alguien necesita la conversión.

Lee el post original

Tintura de romero. DIY

Una tintura es el resultado de macerar una planta durante un largo periodo de tiempo en alcohol, glicerina o incluso vinagre, entre otros, obteniendo así extractos vegetales que pueden ser utilizados con fines terapéuticos. La tintura que hoy voy a preparar es alcohol de romero(Rosmarinus officinalis) y la voy a utilizar exclusivamente para uso externo, ya que voy a hacerla con alcohol de farmacia (no el comestible, ¡así que nada de gotas sublinguales!). Tradicionalmente, el alcohol de romero se ha utilizado externamente para tratar problemas circulatorios, varices o piernas cansadas. También es muy útil para aliviar dolores musculares, lumbalgias, tortícolis, contusiones o problemas en las articulaciones y reuma. Asimismo, parece ser eficaz para combatir la celulitis, la dermatitis seborreica e incluso la caída del cabello. Va bien tenerlo por casa, ¿verdad? Pues es muy sencillo prepararlo. Tomar nota:
Ingredientes


Instrucciones

*Para la tintura de romero es recomendable utilizar alcohol al 45%, por tanto, lo primero es preparar esta solución. Como el recipiente en el que voy a hacer la tintura es de 700 ml, en mi caso he utilizado 330 ml de alcohol de farmacia a 96º y 370 ml de agua destilada. Si no lo podéis medir con exactitud añadir aproximadamente una parte de alcohol por cada parte de agua (relación 1:1).
*Como voy a utilizar hojas de romero secas, la proporción ideal de la tintura es 1 parte (peso) de planta seca por 5 partes (volumen) de alcohol, por lo que teniendo en cuenta mi recipiente, necesitaré 140 g de hojas de romero secas.
*Una vez tenemos todo calculado, añadir las hojas de romero a un recipiente de cristal. Podéis reciclar un bote de cristal de comida siempre que esté limpio y seco.
*Añadir el alcohol al 45% cubriendo las hojas. Llenarlo hasta arriba del todo, invertirlo una o dos veces y dejarlo reposar un rato para que las burbujas de aire suban a la superficie.
*Cerrar el recipiente herméticamente y dejar en un sitio oscuro a temperatura ambiente durante 10-15 días.
*Pasado este tiempo, filtrar el preparado y guardarlo en un reciente de cristal oscuro. Para etiquetar tinturas se suele indicar la planta y la parte utilizada, la relación de planta (peso) por solvente utilizado (volumen) y el porcentaje de alcohol en agua. En este caso sería el siguiente:
Rosmarinus officinalis, hojas, 1:5, 45%
Por supuesto no os dejéis de apuntar la fecha de la receta.
Imágenes: Organicus

Pues esto es todo. Listo para utilizar externamente (¡jamás sobre heridas!) y como siempre vigilar si sois susceptibles a alguno de los componentes de la receta.

Visita la entrada original AQUÍ