Entradas

Aventuras en spray: Capítulo I

Te debía una. Hacia primeros de Octubre, en pleno veroño, preguntaba en Instagram quién quería un tutorial sobre marmolado en madera a lo DIY (Véase: casero, rápido, fácil y bonito).
Era el comienzo de una colaboración con Novasol a la que a partir de ahora me referiré como AVENTURAS EN SPRAY. No se me ha ido la pinza, no 😉 Lo de “aventuras” es el título de rigor después de varias estrujadas de neuronas, experimentos locos, descubrimientos curiosos tras mezclar varias disciplinas craft, reuniones con mi productor favorito y unos cuantos viajes a Els Encants a por especímenes que tunear.

El objetivo era compartir la cantidad de bonitismos que podemos conseguir trabajando con los sprays de Novasol, el fabricante español de la marca PintyPlus que seguramente habrás visto más de una vez en los típicos bazares chinos.

Poco a poco irán saliendo a la luz los 8 capítulos que componen la serie para que los disfrutes y te atrevas a pasar al equipo de los “sprayadores” with no limits. Yo ya lo he hecho y la verdad es que me viene de perlas eso del secado rápido y de no tener que limpiar brochas al acabar. ¡Independízate de ellas tú también!



Empecemos con el primer capítulo: Cómo marmolar madera, papel, cartón, lienzos, zapatos, bisutería y cualquier tipo de superficie rígida. Intro vídeo y te cuento más abajo un par de truquillos para que tus marmolados te salgan de rechupete a la primera.

¿¿Mola eh??? ¡¡Tienes que probarlo!! Ya ves lo rapidísimo que se consigue un efecto marmolado DIY de esta forma. Es divertido, apenas hay que comprar nada y va de lujo para currarnos unos packagings navideños la mar de modernosos si lo usamos sobre cajas de zapatos, latas o lo que sea que queramos reciclar para envolver nuestros regalos.

Tan solo unos apuntes antes de que empieces a darle al marmolado bien duro:

  • Con un dedito de agua en la bandeja o recipiente bastará.
  • Lo suyo es tirar el spray a unos 20cms.
  • Con una capa hay suficiente pero también puedes trabajar por colores sumergiendo la pieza una vez por cada tono escogido y así dominar más dónde caen las aguas de cada color.
  • Entre capa y capa o lado del objeto a pintar, sólo hay que dejar 1-2 minutos. ¡Por fin una técnica apta para impacientes!
  • Y lo más importante: Entre que tiras el spray y sumerges el objeto sólo pueden pasar unos segundos. Hay que ser rápido o la pintura no se adherirá
¿Mejor en foto quizá? Así lo puedes pinear
Si tienes cualquier duda aquí me tienes para resolverla y si te motivas a enviarme tus resultados, los compartiré encantada 🙂 Nos vemos en el próximo capítulo y gracias por estar siempre ahí.

Marta

SUSCRÍBETE

Lee el post original