Entradas

DIY: personaliza tu bañador

Con el calor que está haciendo este verano no me ha quedado otra que apuntarme a una piscina para sobrellevar el bochorno de las tardes madrileñas. Y con la tontería me he reencontrado con un hobby de antaño: la natación.
De pequeña iba todos los veranos al club y me pasaba las tardes en el agua, a ratos haciendo el tonto con mis hermanos, y a ratos en las clases de natación. Ya se me había olvidado lo mucho que me gustaba nadar, porque los últimos años siempre he ido a playas y, claro, no es lo mismo.
Así que he decidido que me voy a comprar un bañador, porque el otro día di un par de brazadas con el bikini y ya te imaginas tú lo que pasó. En fin, que prefiero no arriesgarme. Por eso he estado mirando distintos bañadores en las tiendas, pero me parece que son todos o muy básicos o muy horteras.
Por lo que creo que al final me voy a comprar uno básico y personalizarlo. Ya he mirado unas cuantas ideas chulas para customizarlo a mi gusto, os las comparto por si a vosotras también os interesa.
Ya sabéis que yo no soy de costura, así que casi todo lo que he dado como posible diy son bañadores donde hay que pegar algo o añadir algo, sin necesidad de sacar la máquina de coser. Este bañador me ha parecido muy mono con la tira de volantitos en el escote. Muy discreto pero suficiente para darle un toque más dulce y personal.
Otra opción que me parece bastante asequible con mis aptitudes de costurera es pegar una cinta de estilo étnico en los tirantes. Parece una tontería, pero el bañador cambia por completo. Y cuanto más colorida encontréis la tira, más veraniego será el resultado.

Si al final me decanto por un bañador tipo banda, que no creo porque no son los más cómodos para nadar, no me disgusta la idea de hacer una tira para el cuello. Esta esta hecha con una trenza de tiras de trapillos de colores. Me parece muy original.

Hablando de trenzas, estas en la espalda me tienen enamorada, me parecen chulísimas. Lo que pasa que igual tendría que darle algunas puntadas en la base para que no se suelte la trenza. No sé si me animaría. Pero desde luego, es de mis favoritos.

Será que estoy obsesionada con las espaldas, pero también me tiene loquita este bañador. Yo creo que es de los más fáciles de conseguir, solo hay que pegar tiras en los laterales y el cuello. Ni siquiera hace falta que estén bien fijadas, porque mantienes el tirante del bañador y solo añades esta tira cruzada a modo decorativo. Y ya si añades dos colores diferentes, me enamoro del todo.

Otra opción es pegarle algún motivo en el escote en lugar de por la espalda. Una idea chula es ponerle una tira de flecos. Yo no soy muy fan de este estilo, pero aún así reconozco que es original, por si alguna le interesa.

Y como no, no podía faltar una propuesta con flores. Qué le vamos a hacer, nací así de cursi. Pero bueno, estas son muy pequeñitas y al ser del color del bañador quedan muy discretas.

¿Me ayudáis a decidir? ¿Cuál os gusta más? Yo creo que haré algún juego con las espaldas cruzadas o con la tira étnica. El resto son preciosos también pero los veo poco prácticos.
¿Y vosotras, sois de bañador o aunque os guste nadar sois fieles a los bikinis?

Lee el post original

Un loft en Amsterdam que no es lo que parece

Hoy os voy a enseñar un loft en el que a más de uno no le importaría nada vivir, pero no resultaría tan fácil. Y es que la decoración de éste tiene truco, ya que en realidad, aunque está tan bien ambientado que parece un hogar, sólo es un escaparate. La explicación es que la agencia de diseño de interiores The Loft convierte los espacios en “falsos hogares” con objetos que les gustan e inspiran. Por eso no os sorprendáis si veis la etiqueta en algún mueble de las fotografías, ya que están en venta.

La idea de esta experiencia decorativa me ha parecido muy buena, todos sabemos que no es lo mismo ver un objeto en un escaparate ligado con otros objetos que pueden tener relación, o no, que verlo dentro de un conjunto, cumpliendo una función en un espacio. Además los apartamentos que ambientan estos interioristas son impresionantes y quedan genial (podéis entrar en su revista Enter The Loft para ver el resto).  Se podría decir que es como el home staging (se decora un inmueble para su mejor venta o alquiler, ya hablaremos otro día de él) pero al revés, se prepara el espacio y en lugar de querer vender la casa, se quieren vender los muebles.

Sea como sea, es un gustazo ver cómo queda este increíble loft en Amsterdam, así que a disfrutarlo!

Loft en Amsterdam

Formas diferentes de vender decoración

Rincones en el loft

Espacio del loft

Detalles en la decoración

Formas de decorar un loft

Espacio decorado por The Loft

Vía Interior design travel trend spotter

¿Conocíais esta forma de vender?

¿Os han convencido para comprar algo con la puesta en escena? ?

El artículo Un loft en Amsterdam que no es lo que parece es original de Decorar Mi Casa – Blog de decoración – Blog de decoración de interiores. Ideas para decorar tu casa. DIY & inspiración

Lee el post original

Un loft en Amsterdam que no es lo que parece

Hoy os voy a enseñar un loft en el que a más de uno no le importaría nada vivir, pero no resultaría tan fácil. Y es que la decoración de éste tiene truco, ya que en realidad, aunque está tan bien ambientado que parece un hogar, sólo es un escaparate. La explicación es que la agencia de diseño de interiores The Loft convierte los espacios en “falsos hogares” con objetos que les gustan e inspiran. Por eso no os sorprendáis si veis la etiqueta en algún mueble de las fotografías, ya que están en venta.

La idea de esta experiencia decorativa me ha parecido muy buena, todos sabemos que no es lo mismo ver un objeto en un escaparate ligado con otros objetos que pueden tener relación, o no, que verlo dentro de un conjunto, cumpliendo una función en un espacio. Además los apartamentos que ambientan estos interioristas son impresionantes y quedan genial (podéis entrar en su revista Enter The Loft para ver el resto).  Se podría decir que es como el home staging (se decora un inmueble para su mejor venta o alquiler, ya hablaremos otro día de él) pero al revés, se prepara el espacio y en lugar de querer vender la casa, se quieren vender los muebles.

Sea como sea, es un gustazo ver cómo queda este increíble loft en Amsterdam, así que a disfrutarlo!

Loft en Amsterdam

Formas diferentes de vender decoración

Rincones en el loft

Espacio del loft

Detalles en la decoración

Formas de decorar un loft

Espacio decorado por The Loft

Vía Interior design travel trend spotter

¿Conocíais esta forma de vender?

¿Os han convencido para comprar algo con la puesta en escena? ?

El artículo Un loft en Amsterdam que no es lo que parece es original de Decorar Mi Casa – Blog de decoración – Blog de decoración de interiores. Ideas para decorar tu casa. DIY & inspiración

Lee el post original

A quick gift and a super #diy #bath essentials are always a good idea don”t you think? ? Un #regalo rápido y que puedes #hacerlotumismo . Qué os parece regalar mimitos para el #baño?

via Instagram http://ift.tt/2434mKc

Lee el post original

Nuestro tipi DIY

Buenos días!
Lo prometido es deuda. Hoy os dejo unas fotos de como quedó nuestro tipi DIY y mas abajo el tutorial que usamos de La chica de la casa de caramelo.
He de deciros que no nos lo tomamos muy en serio, e incluso hicimos trampa y nos saltamos algunos pasos, así que os aseguro que es fácil de hacer.


Como os decía, lo hicimos a lo rápido, en un arrebato de “necesitar” un tipi urgentemente… (neuras de una mamá que lo necesita ella mas que la peque..me pasa a menudo..si!).
Y ahora que mi urgencia de tipi está cubierta, quizá le haga uno mas a conciencia a la chiquitina mas adelante. O cuando éste le quede pequeño!

El nuestro lo hemos adornado con un par de alfombras, unas guirnaldas de arpillera (tela de saco) que usamos en nuestra boda, un par de caza-sueños, unos cuantos cojines nube, estella y corazón de nuestra tienda online, nuestra corona de plumas también de la tienda y la lámina “hacemos el indio”.

Bueno, pues éste es nuestro tipi!
Si quieres hacer el tuyo, estos son los pasos que nosotros hemos seguido:

Sólo necesitamos 6 palos de bambú o cañas, una pieza de tela de 1×2 metros, tijeras y cuerda.


Es conveniente que los palos no sean demasiado largos, para que no nos salga un tipi muy grande. Los nuestros los cortamos para que midieran 1,30 metros.
Colocamos tres de los palos y los atamos con un poco de cuerda. Luego ponemos los tres palos restantes y los fijamos bien con más cuerda.


Atamos la base hexagonal de nuestro tipi con cuerdas, dejando una separación de 54 cm. entre cada palo, para mantener el tipi estable y que no se abran las patas.


Luego cortamos la tela, según este dibujo. Para cortar las dos esquinas a la vez, doblamos la tela por la mitad, de manera que tenemos un cuadrado de tela de 1×1 metro. Entonces, desde la esquina que marca el dibujo, medimos 73 cm. hacia los lados y 38 cm. en diagonal.
Dibujamos las líneas sobre la tela y cortamos.


Después, en las 6 esquinas de la tela donde irán colocados los palos, cosemos un pequeño retal para que haga de sujeción y ayude a la tela a tensarse sobre el tipi.


Hacemos un corte semicircular en la parte superior de la tela y la colocamos sobre la estructura, metiendo los palos por las sujeciones que hemos cosido antes. Y, a continuación, colocamos los dos trozos de tela que nos habían sobrado de las esquinas sobre la parte superior del tipi, cubriendo las cuerdas y la parte delantera.


Para decorar el tipi, hicimos un banderín con tela de saco y cordón rústico, que colocamos en la parte de arriba.


Cubrimos la base de nuestro tipi con algunas alfombras y cojines para hacerlo más acogedor y ya está listo. Además, podemos adornarlo con luces por dentro para que los niños puedan usarlo también de noche.


Parece mucho mas complicado de lo que es. Si lo probáis veréis que en un ratito lo tenéis hecho.

Ésta medida a mi me ha servido muy bien porque la peque de la casa aún es pequeñita, pero si queréis un tipi mas grande solo debéis multiplicar las medidas.
Si lo queréis el doble por 2, si no queréis tando como el doble por 1.5, o si lo queréis mas grande aún por 3 por ejemplo.

¿Os animáis a hacer el vuestro?
Si te gusta 4teenFeelings no dejes de seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Lee el post original

DIY – GUIRNALDAS VERTICALES

Hola coquetas,
ya sabéis que soy muy fan de poner pequeños detalles decorativos en todos los eventos, ya sea una fiesta familiar, una reunión de amigos o un workshop. Así que os quiero enseñar una guirnalda que hice hace poco para decorar un evento en un local y que a diferencia de las que os he enseñado otras veces, es un conjunto de guirnaldas verticales. ¿Quieres aprender a hacerlas?

Este diy es muy facilito y no hacen falta muchos materiales. Solo necesitarás: cartilunas de colores, como no podía ser de otra forma, he escogido los colores blanco, negro y mint; tijeras o guillotina para cortarlas; y luego puedes usar hilo y celo o bien utilizar la máquina de coser.

Lo que tenemos que hacer es cortar las cartulinas de los distintos colores en franjas anchas. Yo he cogido de referencia el ancho de un folio y las bandas las he cortado de unos 6 cm de ancho.
Luego hay que colocar las cartulinas de forma que los colores estén alternos, aunque no te recomiendo que pongas siempre el mismo orden sino que vayas jugando. Por eso hay que hacer cartulinas de mínimo 3 colores diferentes.

Para unirlas mi idea inicial era coserlas directamente con la máquina pero tuve un fallito técnico y al final las hice poniendo una tira de hilo muy larga y un poco de celo en cada cartulina.

Al hacerlo de esta manera en lugar de cosiéndolo se tarda un poquitito más pero no te preocupes que quedan bien, luego no se nota el celo.

Lo último que queda hacer es colgarlas desde el techo. Para que este tipo de guirnaldas queden bien tienes que colocar muchas, yo puse unos 8 o 9, para que se note mucha densidad de colores. Te recomiendo que no las cuelgues siguiendo una linea sino repartidas un poco al azar para que queden mejor y se vean más.

Yo las colgué directamente con un poco de hilo que había dejado sobresaliendo de la última cartulina y un poco de celoy resisten bien (las mías llevan ya una semana colgadas y ahí siguen).

Lo bonito de estas guirnaldas es que al estar colgadas pueden girar sobre sí mismas según les vaya dando el viento y los colores se van rotando y el efecto es muy chulo, sobre todo si las miras desde abajo.

Los que me seguís en las redes ya sabéis para qué evento en concreto las hice (ya os iré contando más en los próximos días) y habiendo utilizado esos tres colores y con las fotos de fondo habréis podido adivinar que están colgadas en el estudio de handbox.

Parece que a la gente que pasa por el local le gustan las guirnaldas que se han puesto ¿y a ti? ¿Utilizas este tipo de decoración en las fiestas y reuniones o no sueles poner cosas por el techo?

Espero que os haya servido la idea para algún próximo evento que tengáis.

Muchos besos,

Lee el post original

>

DIY ABRIL

diy cemento, concrete diy, portavelas cemento, diy collar cemento, macetero cemento diy, manualidades con cemento, concrete coasters, concrete glass, jewellry concrete, reto pinterest

Parece que por fin hace mejor tiempo, mucho mejor que cuando publiqué los diy primeverales. Este mes me apetecería hacer algo con el cemento (o concrete en inglés por si buscáis inspiración en pinterest). Igual me animo, más aún después de ver que el reto pinterest que ha propuesto Marta este mes es hacer unos portavelas con cemento.

LEER MÁS

Lee el post original

{DIY} UNA PEQUEÑA ESTANTERÍA MUY COLORIDA CON CHALK PAINT

Teníamos muchísimas ganas de realizar esta entrada para el blog pero debido a las navidades no ha podido ser. Como ya sabéis el blog ha estado inmerso en la Navidad todo este tiempo. Pero ya se acabaron las fiestas y volvemos a la normalidad. Y que mejor que hacerlo con un súper tutorial DIY.

Como ya sabéis somos unas enamoradas de la pintura Chalk Paint y sabemos que por aquí pasa mucho fan declarado de este tipo de pintura. Por ello, nos moríamos por ponernos manos a la obra y realizar un nuevo proyecto utilizando la pintura pizarra.

Parece que nos habían estado leyendo la mente y la gente de Pinturas La Pajarita se puso en contacto con nosotras a razón de una nueva linea en su amplia gama de productos, ni más ni menos que la mágica pintura Chalk Paint. Les apetecía que la probáramos y que les diéramos la opinión sobre ella. Pues bien, como nos gusta más que comer con los dedos pintar con Chalk Paint y descubrir nuevos productos, les dijimos que si. Así, nos enviaron unos botes de su pintura acabado pizarra y dos productos auxiliares, la Cera Incolora y la Cola Decoupage. Como os imaginaréis cuando llegaron nos sentimos como niñas con zapatos nuevos. Además, tenemos que decir que lo que más nos sedujo de la propuesta de La Pajarita fue que nos daba la oportunidad de dar a los lectores de nuestro blog una ¡SORPRESAZA!. Pero de esta os hablaremos más tarde. Estamos seguras de que os va a gustar muuuuchooooo.
En un primer momento, teníamos pensado renovar un mueble que tenemos medio abandonado en casa y que necesita un cambio de imagen como el comer, pero el destino y las casualidades han hecho que acabemos realizando una colorida estantería para nuestro tallercito. Y es que caminando por Bilbao, nos dimos de bruces con unas cajas de madera muy interesantes. Como os imaginaréis, ni cortas ni perezosas nos llevamos para casa. Saber que este tipo de oportunidades no hay que desaprovecharlas ni por vergüenza ni por nada. Reciclar se ha dicho.

Además, nos dimos cuenta de que teníamos unos papeles Craft Asylum con el colorido de las pinturas que nos habían enviado y a los que les podríamos aplicar el Decoupage. Vamos, que se nos iluminó la bombilla y decidimos matar dos pájaros de un tiro, bueno más de dos, porque además de utilizar todos los tipos de productos nos íbamos a hacer una estantería súper molona.

Pero bueno, vamos al lío. Aquí podéis ver la caja que recogimos y que ha tomado nueva vida convirtiéndose en estantería y el material que hemos utilizado para su transformación.

Los colores que elegimos de la amplia carta de colores fueron: Blanco Nube, Rosa Capricho, Fresa Boho, Mint y Verde Hielo.

Para empezar con nuestro DIY, lo primero que hicimos, y que debéis hacer a la hora de aplicar cualquier pintura, fue limpiar bien la caja de madera. Este hecho es muy importante si queremos que el resultado sea óptimo. Es lo único que tenéis que hacer si utilizáis Chalk Paint, ya que es una pintura que por sus características no necesita lijado ni preparación previa alguna.

Mientras limpiábamos la caja fuimos dando forma en nuestras cabecitas al cómo queríamos la estantería. Y viendo la gama de colores que teníamos tanto de la Chalk Paint como de los papeles, decidimos que a rayas. Nos parecía que le podíamos dar un toque diferente y original. Como siempre… imaginación al poder.

Así, nos pusimos manos a la obra para marcar con cinta de pintor el margen de las rayas en la caja. Utilizándola, evitaríamos que los diferentes colores se mezclaran y conseguiríamos unas rayas bien hechas. Para ello, solo hay que colocar la cinta bien recta en el margen de la medida que queremos darle a la raya. En nuestro caso, las hemos hecho del mismo tamaño aunque podéis hacerlas de diferentes grosores.
Comenzamos con la brocha a aplicar los diferentes colores de la pintura.
Seca bastante rápido por lo que anduvimos pendientes para quitar la cinta de pintor antes de que se secara del todo. Este es un buen truco para que no se nos levante la pintura.
Una vez bien seca, nos faltaba casi lo más importante para conseguir un buen resultado a la hora de utilizar Chalk Paint, la Cera. Es esencial darle el acabado con cera, ya que con ella protegemos la pintura. La mejor manera para aplicar la cera es utilizando un paño limpio. Dando movimientos circulares cubrimos toda la superficie. En nuestro proyecto hemos utilizado la incolora.
Mientras se secaba del todo fuimos preparando los papeles…aquí haciendo pruebas.
Una vez que teníamos la superficie encerada totalmente seca, nos pusimos manos a la obra con la Cola Decoupage. Con la brocha fuimos aplicando la cola a los papeles para ir pegándolos al fondo de la caja. Los fuimos encajando y recortando a demanda hasta tener toda la superficie cubierta.
Aquí tenéis un detalle de cómo nos quedó la pintura. Como podéis ver, la aplicación queda muy uniforme y es muy cubriente ya que únicamente tuvimos que aplicar una sola capa de cada pintura. Uno de los aspectos que más nos ha gustado es que es de acabado ultramate… nosotras no somos de mucho brillo en las pinturas, así que perfecta en este aspecto.
Y este, es el resultado de nuestro DIY con Chalk Paint. Como veis, queda ideal. Ahora lo único que nos queda es decidir si la dejamos sobre nuestra mesa de trabajo o la colgamos de la pared. ¿Qué os parece?.

Solo podemos decir una vez más que la pintura Chalk Paint nos ha vuelto a conquistar. No podemos evitar engancharnos a una pintura tan fácil de aplicar y que da tan buenos resultados. El colorido nos encanta, y la combinación nos ha enamorado.

Como habéis podido ver a lo largo de toda la entrada, la Chalk Paint no tiene mucho misterio y podéis aplicarla en cualquier superficie. En resumen una AUTÉNTICA GOZADA.

Esperamos que este nuevo DIY os haya gustado. Nosotras desde luego lo hemos disfrutado muchísimo. Por cierto, no os olvidéis de que tenemos SORPRESAZA… solo os decimos que no os podéis perder el siguiente post. Os esperamos.

Lee el post original

Tutorial: 2 tarjetas de Navidad con una misma estructura

¡Hola [email protected]! Es domingo, un día ideal para estar calentito en casa debajo de la manta jiji, pero también es un momento estupendo para aprovechad y hacer esos Christmas o Tarjetas Navideñas que todavía no hemos enviado porque estamos perezosos. ¡Pues pongámonos manos a la obra que ya falta muy poquito para la Navidad!.
Hoy os traigo un tutorial bastante entretenido, en él que he troquelado algunas formitas Navideñas para dar vida a dos tarjetas distintas utilizando la misma estructura. Os mostraré como hice la primera y la segunda es prácticamente igual.

He combinado blanco y dorado, dos colores mas navideños que los del tutorial anterior, que además creo que le dan un toque elegante y sofisticado a la tarjeta. ¿Queréis saber como la hice? Parece complicada pero en realidad no tiene misterio, con tener tres o cuatro troqueladores básicos es suficiente pero… ¡vamos a ver de una vez lo que necesitamos y el paso a paso!.
1.) Cartulina blanca 2.) Cartulina Dorada. 3.) Tijeras o cutter. 4.) Lápiz y Cinta dorada 5.) Regla. 6.) Troquelador para redondear bordes y troqueladores pequeños de estrella, corazón y árbol de Navidad (este lo compre en un chino por sólo 3 euros jaja). 7.) Foam adhesivo 8.) Alfabeto adhesivo dorado.
Nota: Se me ha olvidado fotografiarlo (cosas que pasan jaja), pero faltaría Cinta de doble cara y un pegamento de contacto (en mi caso utilice Glossy Accents).

1.) Medimos la cartulina blanca a 27 cm de largo por 16,5 de ancho, la cortamos con las tijeras o el cutter, la doblamos a la mitad y con la troqueladora de bordes le redondeamos solo los bordes exteriores. 2.) Medimos la cartulina Dorada a 12 cm de largo por 11 de ancho. 3.) La recortamos. 4.) Posicionamos la cartulina dorada sobre la tarjeta para ver como quedaría y con la troqueladora redondeamos todos sus bordes.
5.) Sobre la cartulina blanca que nos ha sobrado troquelamos una de las formas y dibujamos a su alrededor un cuadrado de bordes redondeados, calculando mas o menos que la forma quede en el centro. Utilizaremos este primer cuadrado como plantilla para hacer el resto. 6.) Vamos posicionando sobre la cartulina dorada los cuadraditos alternando las 3 formas troqueladas para ver en que posición queremos que queden. 7 y 8.) Una vez que nos guste la posición de las formas, las pegamos sobre la cartulina dorada con el foam adhesivo.
9 y 10.)Pegamos la cartulina dorada con cinta de doble cara sobre la cartulina blanca. 11.) Pegamos con Glossy Accents la cinta dorada, debajo de la estructura que hemos hecho. 12.) Una vez pegada la cinta cortaremos los sobrantes con las tijeras y quemaremos con un mechero los bordes para que no se deshilache. (El mechero no lo puse en los materiales porque no es un material en sí, jajaja además todos tenemos uno en casa)
13.) Con el resto de la cinta haremos un lazo y lo pegaremos en el centro de la tarjeta. 14.) Por último con el alfabeto adhesivo pondremos el mensaje navideño que mas nos guste y ¡Lista! ya podemos escribir lo que nos apetezca en el interior y enviarla a nuestros seres queridos.
Y ahora os muestro la segunda tarjeta que hice usando la misma estructura, pero combinando papeles y colores diferentes.

En este caso he combinado colores super navideños, rojo, verde y color craft con lo que ha quedado una tarjeta super tradicional. Con esto os quiero mostrar que solo se trata de tener imaginación y combinar diferentes colores para obtener un resultado distinto. En este caso además solo he utilizado dos formas de troquel (la de estrella y la de árbol) con la diferencia de que en vez de troquelar la estrella sobre el cuadrado de cartulina, pues la he troquelado de otro color y la he pegado encima con foam adhesivo para darle volumen y que parezca que sale de la tarjeta.
No se que opinaréis vosotros pero yo estoy muy orgullosa de como han quedado estas tarjetas. Es un trabajo sencillo al fin y al cabo pero que queda muy vistoso y original.
¿Que os parecen? ¿Os animáis a hacerlas? ¡Ya sabéis que me encantaría recibir alguna foto con vuestros trabajos! Espero que aunque no lo pongáis en práctica, disfrutéis viendo el tutorial jeje
Una vez mas muchas gracias por invertir vuestro tiempo en leerme, ¡Disfrutad del domingo! ¡Un besazo!

Lee el post original

DIY Convierte tu reloj soso en uno súper molón

La verdad es que, de un tiempo a esta parte, me estoy dando cuenta de que tengo la casa plagada de cosas sosas. Y es que tengo que confesarme hoy con vosotras (no me matéis :P), soy minimalista o nórdica o cómo se llame al hecho de que me gusta que mi casa esté poco decorada, blanca, lineas simples, colores neutros con algún toque de color (excluyendo el taller que eso es el caos…) ¿Eso quiere decir que soy sosa? NOOOO, quiere decir que descubro que compro cosas sólo porque son blancas o porque son cuadradas… Bueeeeeno, vaaaaale… Parece que soy un poco sosilla y tengo cosas sosas, pero juro que intento cambiar, ya lo demostré cuando convertí mi lámpara sosa en una preciosura.

Hoy toca la secuela DIY de aquella súper producción: “Convierte tu reloj soso en uno súper molón”. A ver si es tan taquillera como la anterior y os gusta mucho, mucho! =)


¡¡¡Lo que da de sí un reloj de unos 0,80€ de Ikea y unos papeles de Tiger!!!! Ya tengo un toque de color para mi casita, alegre y molón. Además tiene el poder de hacerme ver que las horas pasan rápido y tengo que aprovecharlas, así que ¡A disfrutar!

El DIY es de lo más facilito, no digáis que no… Al subir las fotos me doy cuenta de que en ellas podéis ver el tiempo que tardé en hacerlo incluidas las fotos, ¡¡POQUÍSIMO!! Todo ventajas… =)


¡Contentísima estoy con mi reloj molón! ¿Y a tí? ¿Te ha gustado?

[email protected]

Twitter, Facebook, Pinterest



Lee el post original