Entradas

Pulseras de Madera

Con el buen tiempo a casi todos nos gusta más, decorar nuestro cuerpo con abalorios, adornos y ya no os digo a los más peques que se vuelven locos por los tatuajes esos que aunque dicen que no son permanentes…a veces, lo parecen 😉 las pulseras, colgantes….

Hoy vamos a hacer unas pulseras de colores, una manualidad muy curiosa y que tiene un resultado muy muy chulo.
Tenía palitos de helado que me habían sobrado de cuando hice las Piruletas de Sandía y busqué en la red algo para poder usarlos y…..Sorpresa! Se pueden hacer pulseras!!! Allá voy….
Necesitamos:
– Palitos de Helado
– Washi tapes (algún día tendré que hacer una entrada especial dedicada a este material que me da un juego….)
– o también podemos usar pinturas, hilos de colores…
Vamos allá, os explico el proceso con unas cuantas imágenes.
Hervir en agua los palitos durante unos minutos
Sacarlos y con cuidado de no quemarnos, atar los extremos con un brida, una goma o introducirlos en unos vasos para que adquieran esa forma redondeada, que es lo que hice yo.
Transcurridas 24 horas ya estarán completamente secos y con la forma deseada, con cuidado los sacamos de “nuestros moldes profesionales”
Hacemos 2 agujeritos en los extremos para introducir después una cuerdita, cordón..
Esto nos dará la posibilidad de ajustar las pulseras a la muñeca y cerrarlas más si es que hiciera falta…
Después ya sólo tenemos que pegar un toque a nuestra imaginación, creatividad o como le llaméis para que os eche un cable!
Es el momento de decorar nuestras pulseras, yo lo hice con trozos de washi tapes, aunque tengo ganas de repetir la tarea un día y dejar a los peques que decoren ellos sus propias pulseras con pinturas y pinceles, que creo que les va a encantar la idea!!
¿Qué os parecen?, a qué son originales? Y es un buena forma, divertida y creativa de pasar la tarde con los más pequeños y que se hagan sus propios abalorios.

Lee el post original

Saco de trigo para combatir dolores musculares

Hoy os voy a presentar un remedio casero para menguar nuestros dolores musculares. Se trata de un saquito que introduciremos en el microondas para calentarlo y a continuación poder ponerlo en la zona dolorida. Habitualmente se utiliza para combatir dolores cervicales, pero puede ser empleado para aplicar calor en cualquier otra parte del cuerpo.

¿Qué materiales necesito? Dale a “Seguir leyendo” y lo descubrirás.


Los materiales necesarios son:

Trigo

Un trozo de tela de pana.
Os enseño la foto del trozo de pana ya cosido. Tenemos que coser un rectángulo dejando una abertura para introducir los granos de trigo en su interior.


Máquina de coser (¡este es el primer DIY del blog en el que la utilizo!, ya estaba tardando…)

Veamos el proceso:

Introducimos los granos de trigo en el interior del saco.

Cosemos la abertura del saco para que no se nos salga el trigo de su interior.

Y os preguntaréis: ¿Cuál es el secreto de este saco para calmar mis dolores?. Pues bien, consiste en introducir el saco en el microondas un par de minutos y lo ponemos sobre la zona dolorida, et voilà.



Pero ojo, esto no es un remedio milagroso, se trata de menguar los dolores, ¡no eliminarlos!.

¿Te animas a probarlo?
Cristina ♥

Visita la entrada original AQUÍ