Entradas

DIY Cómo hacer bolso panera para el carrito del bebe (patrones gratis)

DIY bolso panera

Hola!!!! Siento no haber podido compartir nada durante la semana pasada, pero ha sido imposible, en Madrid estamos sufriendo dos olas de calor seguidas y tengo que decir, que no me están sentando precisamente bien. Eso unido, a que salir a la calle es una odisea, y que para terminar los tutoriales tengo que comprar los materiales… Vaya, que no había forma de salir a la mercería a comprar lo que me faltaba para terminar!!!!!!

En esta ocasión os traigo un bolso tipo panera para el carrito del bebé. Después de ver mil formas de bolsos para el carrito, me decidí por este porque para el Bugaboo, y los primeros meses que van en el capazo tumbaditos, es el único que me cabía y quedaba bien. De todas formas, a medida que vayamos avanzando en el tiempo, haré más bolsos de más tipos, telas y estilos… 😀

Hacer este bolso no es complicado, lo único difícil lo podéis encontrar seguramente en la confección con tela plastificada. Por si tenéis complicaciones al coser la tela de plástico, utilizar estos sencillos trucos:
  1. Colocar una hoja de papel sobre el derecho de la tela, y coser con el papel encima. Luego se retira el papel rompiéndolo o como veas. El pespunte quedará perfecto.
  2. Con un algodón mojado en aceite (jhonson o de oliva) pasar por dónde vayamos a realizar el pespunte.
  3. Hidratar la zona de costura con un poco de crema hidratante.

COMO HACER BOLSO PANERA PARA EL CARRITO PASO A PASO


MATERIALES

DIY bolso panera
  • Patron bolso panera
  • 75 cm de piqué acolchado o aguatado plastificado. 
  • Un trocito de tela de algodón.
  • 2 metros de lazo de raso de ancho 2,5 cm aproximadamente.
  • 4 pares de botones de click o presión.
  • Un trocito de velcro.
  • Un rectángulo de cartón.
  • Hilo del color de la tela.
  • Materiales habituales: máquina de coser, plancha, tijeras, jabón de sastre, alfileres…

TELAS

El tipo de tela que os aconsejo utilizar es piqué acolchado, plastificado si lo vais a hacer para el invierno y no plastificado si lo haréis para el verano… El piqué acolchado plastificado tiene el cuerpo y la rigidez suficiente como para que el bolso diy además de más sencillo quede perfecto!!!!!

Además este tipo de acolchado o aguatado no requiere de forro, lo que os facilitará la labor enormemente!!!!

BOLSO PANERA

DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera
DIY bolso panera

UN BESAZO ENORME 😀

SÍGUEME EN 

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ Siguenos en YouTube Siguenos en Blogger Follow on Bloglovin

Lee el post original

Panera tuneada con pintura tiza

panera tuneada con pintura de tiza tipo chalk paint

Síiii! sois muy avispaos algunos que enseguida reconocistéis que es lo que iba a tunear cuando os reté por instagram!!! (aún no me sigues? clicka aquí)
 
El post de hoy será un mix:
-Historietas de las mías.
-Tuneo-manualidad.
-Prueba de un produto.
-Regalo para una amiga.
 
Para empezar os hablaré de mi “extraña adicción”. SOY ADICTO AL WASSAP (o como narices se escriba).
 
Todo empezó de una manera un tanto peculiar:
 
Josep creó un grupo y nos metió a varios personajes, algunos ni se conocían entre ellos:
1. Una amiga de su madre (podrás pensar: oh Dios, un grupo con una amiga de la suegra!).
2. Una contra-prima suya (vamos, que no son ni primos, pero pal caso como si lo fueran).
3. Su hermano (este no falta en ningún grupo).
4. A mí (como su hermano, tampoco falto en ningún sarao de estos).
 
Total, que los principios fueron tímidos pero poco a poco se fueron estrechando lazos e incluso nos juntamos de vez en cuando para echar unas risas. Tenemos récord en escritura de Wasaps, pero no voy a desvelar la cantidad semanal de mensajes para que no me tachéis de tarao.
 
Ahora quizás pienses que se me está yendo la olla escribiendo acerca de cosas que no son tuneos, pero la cosa va relacionada. Nos tomamos muy a pecho cada uno de los miles de mensajes que escribimos (podrás no entender esta filosofía de vida) pero un día la amiga de la suegra, a la cual llamaremos Carme dijo:
-Me encantaría tener una panera de esas que se veían antes por las casas.
 
En ese momento anoté en mi cabezón: si nunca encuentras una se la tuneas y punto. Se lo merece. Además… es panadera!!! (pero de las buenas, que hay de muy malotas sueltas).
 
Ahora viene la segunda parte de la historia:
Situémonos. Es carnaval y he quedado con mi amiga Tania para coger el tren rumbo a Sitges. Nos disfrazamos y tomamos unas copas en su casa para ir animando el asunto. Salimos del portal y…. UNA PANERA JUNTO AL CONTENEDOR!!! no me lo puedo creer!
 
-Tania, la tengo que coger. – Le digo.
– Tú lo que estás chalao! pa que quieres eso? Vamos a perder el tren!
 
Solución?
La escondo bajo mi coche que está ahí aparcado y nos vamos.
 
Horas más tarde volvemos y alguien me ha quitado la panera de debajo de mi coche! (quién narices se dedica a mirar ahí?).
Aparece de nuevo ante mis ojos unos metros más arriba de la calle, junto a una farola.
Esta vez no te escapas!
 
Corriendo subo a casa de Tania a por mi mochila y las llaves del coche, cojo la panera y la guardo en el maletero, donde estuvo cerca de 2 meses dando vueltas (no sé que pensaría el agente que me registró en una de mis muchas paradas en controles antidroga cuando la vio).
 
Total, que uniendo estas 2 historias sacamos una conclusión:
—–> Carme quiere una panera.
—–>Javi encuentra una panera.
 
Ya como colofón a todo esto desde pinturas “la pajarita” me ofrecen probar un nuevo producto; pintura efecto tiza!!!
Vendría a ser como el famoso “chalk paint” pero a la española.
 
Te voy a argumentar los pros de esta pintura:
1. Se aplica sobre la superficie sin tener que lijar ni dar imprimación.
2. Cubre de PM, con una sola capa ya queda listo.
3. Seca en minutos.
4. Se lava con agua.
5. No huele.
6. El acabado es genial, como su nombre dice queda como “empolvado”, pero tras dar la cera suave al tacto y con un ligero brillo.
 
Me mandaron unos pequeños botes, no tenía para tunear alguna pieza grande, pero me moría por probarlos, así que enseguida me vino la panera a la cabeza!
 
 
 
 
Como sabéis soy muy de no tirar nada, y tenía aún un paquete con algunas servilletas que me sobraron del tuneo de un aparador muy retro que encontré hace mucho en un container (ese también tuvo su historia propia).
Así que probé la combinación de azul con esas servilletas y me gustó su sintonía.
 
 
 
Empecé desmontando la persiana que cierra la panera y limpiando a fondo con lejía y desengrasante. También la lijé un poco (después de hacer la foto) para sanear madera y quitar las letras de “pan”.
 
 
Una vez lista la superficie era momento de pintar la estructura. Ni rodillo ni nada, una simple brocha para dejar “brochazos” que simularan un efecto antiguo. Ese toque se complementa genial con esta pintura.
 
 
 
 
 
 
 
Lo dejé al sol un rato, diría que en menos de una hora ya estaba más que seco.
Después apliqué una generosa capa de cera, utilizando la misma brocha. Esto lo dejé secar toda la tarde y por la noche abrillanté con una paño de algodón. Quedó un aspecto brillante y muy suave al tacto!!!!
 

 
 
 
 
 
 
 
En este punto debo decir que una vez ya pulida la cera lo veía demasiado “nuevo” y le dí un golpe de lija para desgastar cantos y crear arañazos, así que al día siguiente tras lijarlo le dí de nuevo cera, todo un acierto, ya que con la segunda capa aún quedo mejor el acabado!
 
 
Volviendo a las lamas de las persianas. Lo que quería era hacerles un decoupage con las servilletas, así que les tenia que dar una base blanca para que se viera bien el estampado.
 

 
 
 
Una vez pintadas y secas les dí cola en espray y coloqué una servilleta encima, presionando bien para que no hicieran burbujas.
 
 
 
 
 
 
Cuando secó la cola las separé con ayuda de una cuchilla. Les dí 2 capas de barniz, lo cual plastifica la servilleta y amarillea los blancos (quedando más rollo antiguo).
Con el barniz ya seco pude lijar la superficie de las servilletas sin miedo, envejeciendo el dibujo.
 
Lo último fue montar de nuevo las lamas grapándolas a una cuerda de persiana nueva, ya que la que había estaba bastante roñosa. Así es como quedó la dichosa panera, que tiene más historia que la biblioteca nacional.
 
 
Y como homenaje al “pantumaca” o pa amb tomàquet aquí tenéis a la panera 2.0 posando junto a los inseparables del pan en esta casa.
 
A Carme la panadera más dicharachera le encantó, y la dejó en su tienda de exposición, espero que el día que nos invite a comer a su casa (toma indirecta) la vea ya en la cocina!
 
No es mi estilo, quizás yo habría optado por blanco y madera envejecida, pero en ocasiones hemos de probar nuevas técnicas y la verdad es que he disfrutado mucho con este trabajo.
 
Y a tí… te ha gustado?
Tienes panera?
La tendrías?
Tienes algún grupo de wassap tan peculiar como el mío?
Hay algo que te inquieta, atormenta o perturba? No esperes más y llama, digooo escribe en los comentarios.
 

Image and video hosting by TinyPic

 

Lee el post original