Entradas

Embossing para una lámina decorativa

Estoy segura de que muchas pensáis que el embossing está reservado a las locas del scrapbooking y la tarjetería, eeeeeh?
Pues no; el embossing es mucho más, es una técnica decorativa sorprendente, fácil de hacer y que en un minuto le da a cualquier proyecto un aspecto “pro” alucinante.
Aún recuerdo la primera vez que vi el polvo transformarse bajo el calor del secador… me pareció magia! (al final del post he puesto un pequeño vídeo para que veáis…)

¿qué he usado para esta lámina?

En primer lugar, marcamos con lápiz la medida de nuestra mini-lámina y recortamos con tijeras (esta lámina es tan gruesa que con la cizalla no se corta por completo):

Montamos el sello elegido en la base acrílica y preparamos los polvos; la primera parte del proceso de embossing debe ser muy rápida, mejor tenerlo todo preparado y a mano:

Entintamos generosamente, estampamos sobre nuestro soporte y, rápidamente, volcamos una buena cantidad de polvo de embossing sobre toda la zona estampada. No hay que preocuparse por echar demasiado, porque después vamos a recuperar todo el polvo que no quede adherido a la tinta; ahora se trata de asegurarse de que todo lo entintado quede cubierto, para que el efecto salga perfecto.

Una vez todo cubierto, volcamos sobre un folio y devolvemos al bote haciendo una “U” con él 😉

Si no hemos tardado mucho (por eso es fundamental que la tinta sea de secado lento), todo lo estampado quedará cubierto por una fina capa de polvo de embossing. Ahora ya podemos relajarnos.
Tranquilamente, cogemos nuestra pistola de aire caliente y empezamos a aplicarla sobre el motivo, a unos pocos cm de distancia, hasta que el polvo se funde y queda transformado en un relieve brillante.

Os lo enseño en un mini-vídeo:

NOTA: Os recomiendo que, si aplicáis esta técnica en cualquier tarjeta, cartulina, lámina o sobre, y si el tipo de papel lo permite, lo sujetéis con unos trocitos de celo de doble cara a la superficie de trabajo, porque con el calor tiende a combarse un poco.

Y así obtenemos esto: (precioso, eh?)

Ahora le añado un pequeño detalle, se me ocurren un montón, con acuarela, caligrafía, sellos acrílicos de alfabeto…, pero elijo poner la palabra “PARIS” en rojo con una maquinita de éstas…

Y ya está listo para colocarlo en su marco, que no es sino el marco floreado y recuperado del post sobre cómo hacer un cuelga-pendientes 😉

¿a que no pensabais que era tan sencillo? =)
Image Map

Lee el post original

DIY – SUJETA TARJETAS DE MADERA

Buenas coquetas!!
hoy vengo un diy muy fácil muy rápido, muy barato y muy útil. Lo tiene todo ¿verdad? Se trata de este sujeta tarjetas de cobre para poner en el escritorio y tener siempre a mano. ¿Qué os parece?

Los materiales que van a hacer falta son: un taco de madera en forma triangular, una sierra (no hace falta que sea buena, la mía costó menos de 3 euros en el chino), pincel y pintura (a mí me ha apetecido una en tono cobre, que ya sabéis que me encanta).
Los pasos a seguir son muy facilones:
– haz un corte en la esquina superior del triángulo con las sierra
– comprueba que te caben unas cuantas tarjetas y que el corte es lo suficientemente profundo para que no se caigan hacia los lados
– pinta las dos caras de cobre para darle un toque más chic.
Esperamos a que se seque la pintura y ya tenemos listo nuestro soporte para meter las tarjetas. Yo creo que este diy es útil tanto si tenemos una tarjeta personal tenerla siempre a mano en la mesa para entregarla o también sirve para poner las tarjetas que otras personas nos hayan facilitado.
¿Qué os ha parecido la idea? Espero que os resulte tan útil como a mí y que la pongáis en práctica pronto.
Ya queda menos para el #diymanicas de febrero así que no os olvidéis de ir preprando vuestro post. Toda la info aquí.
Que tengáis un buen comienzo de semana,

Lee el post original

>