Entradas

Cómo decorar unas macetas de terracota.

Decorar macetas de terracota
A pesar de haber empezado un nuevo año, hay cosas que no cambian (y menos mal), como es el caso del Reto Pinterest que mes a mes nos propone Marta de Scarlata y el Sr. Don Gato II en el que tenemos que hacer un diy a nuestro estilo con un tema común propuesto. El de este mes ha sido “decorar una maceta de terracota”.

Yo soy terriblemente mala para las plantas. Tengo algunas pero son de esas que ya no morirían ni a un ataque nuclear y que han desarrollado una capacidad misteriosa para autoabastecerse pues siempre se me olvida regarlas.
Por eso prefiero decorar mi casa con cactus de ganchillo como os enseñe aquí que tienen más posibilidades de supervivencia.

Pero lo de decorar las macetas si me apetecía, así que me fui al vivero de mi barrio y volví no solo con una sino con tres macetas (y sus respectivas plantitas).
Estuve dándole vueltas a cómo decorarlas. No quería hacer mucha cosa pues la verdad es que me gustaban tal cual, pero se me ocurrió darle un estilo nórdico minimalista que tanto se lleva ahora (y que no pega nada en mi casa, jajaja).

Así que me decidí por combinarlas con diferentes estampados en blanco para que quedaran conjuntadas.
Una de ellas a topos (ningún misterio en cuanto a su realización, simplemente le pinte los topitos con mucho pulso y mucha paciencia).
Para otra opté por unas franjas verticales que delimité con washitape y que retiré una vez seco.
Y para la última me decanté por pintar solo la parte de abajo de una manera irregular que también marqué previamente con washitape.

Al final estoy encantada con el resultado. Ahora solo me falta que las plantitas no se me mueran.
Si queréis ver que otras opciones se les han ocurrido a mis compañeras solo tenéis que pasaros por aquí.

Lee el post original

camarera vintage con rombos

Lo de TCT con esta camarera sí que fue amor a primera vista… Y vamos, vintage no, lo siguiente ¡la pila de años que tiene! Pero a pesar de ello, se conservaba así de bien…

Y aunque a algunas personas les pueda parecer un sacrilegio, no pudimos resistirnos a realizar una intervención tecetera. A nuestro estilo (es decir, sobre la marcha…).

Escoger el color no fue difícil, coincidimos en que debía ser blanca. Después ya decidiríamos cómo seguir… Lo podéis ver en este paso a paso:

(Ayyy, que hay un error… El paso 1 y 2 están cambiados… Bufff, repetir el collage otra vez noooo)


1- Desmontamos las piezas de la camarera
2- Lijamos la superficie (el cromado no, porque estaba en muy buenas condiciones)
3- Un buen fregado y pulido del cromado y las ruedas (sigue notándose el paso de los años, pero han quedado mucho mejor)
4- Dos capas de imprimación y dos de esmalte blanco, lijando entre capa y capa
5- Aquí viene lo bueno: pasamos de la obsesión por el chevron, a los rombos. Así que hicimos un diseño y cubrimos con cinta de pintar lo que no queríamos pintar. Pintamos con la maravillosa pintura de oro.
6- Peero cómo veis, no es oro todo lo que reluce… O muy mala es esta cinta de pintar, o no sabemos qué falló… El caso es que la pintura se coló por la cinta, así que tuvimos que retocar con pintura blanca.


Una vez pasadas 24 horas, dimos dos capas de barniz en spray, y por último, volvimos a montarla.

El resultado sigue conservando cierto aire retro…

Y muy útil como mueble auxiliar para un rincón de trabajo.

¡Hasta la próxima intervención!

camarera vintage con rombos