Entradas

La corona de nuestra casa

Ay! que título para el post más sugerente, que diy os vamos a mostrar hoy: una corona de princesa, una corona de diamantes, una corona de flores… ¿qué será?, pues es, ni mas ni menos, que una sencilla corona de navidad, jajaja, pero mola la dualidad del título ¿verdad?.
El caso es que ya estamos con las decoraciones navideñas como no podía ser de otra manera y hemos hecho una corona de navidad para la puerta muy sencilla pero resultona, como a nosotras nos gustan las cosas.
Además es muy lowcost porque hemos utilizado dos cositas de nada que en cualquier chino encuentras por dos duros. ¿Quieres que lo veamos?, pues ya, sin más dilación… vamos que nos vamos.. ¿COMENZAMOS?
diy-corona-de-navidad

MATERIALES QUE NECESITAMOS

diy-corona-de-navidad

1. Corona de poliespan

2. Tela de arpillera

3. Decoraciones rojas de navidad

1-

Vamos a forrar la corona de poliespan con una tira de cinta de arpillera, ayudados con la pistola de silicona caliente vamos a fijar la arpillera a la corona, con mucho cuidado y tensando muy bien la arpillera en cada pasada, para que quede muy fija y sin ninguna arruga o doblez.

diy-corona-de-navidad

diy-corona-de-navidad

diy-corona-de-navidad

2-

Ahora tenemos una corona muy bonita pero algo sosa, para nuestro gusto, le falta algo, ¿verdad?. Pues vamos a ponerle un pequeño toque de rojo que es un color muy navideño.
Un par de frutos rojas de navidad de plástico serán perfectos para decorar y dar vida a esta corona, así que, ayudadas de nuevo por la pistola de silicona vamos a sujetarlos en la arpillera para que no se caigan.

diy-corona-de-navidad
¡voila! Ya tenemos nuestra corona lista para colocar en la puerta de casa.

diy-corona-de-navidad

Lee el post original

Diy nuestra puerta del ratoncito Pérez fácil

Hola de nuevo [email protected] ¿Qué tal? volvemos a al carga con una nueva fiesta de Diariodeco, y esta vez, queremos inspiraros para decorar las paredes ¿No os suele pasar que no sabéis cómo colocar los cuadros? ¿Dudáis sobre qué colores o tipos de pintura usar en las paredes? Y podríamos continuar haciéndonos preguntas, porque lo cierto es que las paredes son las grandes olvidadas…
Esta vez…

¿Quieres leer la entrada completa? ¡Te esperamos en el blog! ¡Gracias por formar parte de nuestra familia!

Lee el post original

Antes y después de nuestra terraza: Cómo embaldosar un suelo exterior

¡Qué ganas teníamos de enseñaros nuestra nueva terraza! Desde que empezamos con ella, allá por el mes de marzo, hemos hecho en ella muchas cosas… ¡Y es que falta le hacía! Es la terraza de la casa del pueblo de mis padres, una terraza en la que toda la familia hacemos vida la mayor parte del verano y los días en los que el sol viene a visitarnos 😉
La casa en la que está la terraza forma parte de una urbanización con piscina, por eso desde el 15 de junio cuando se inaugura la temporada de baño, hasta el inicio de las clases en septiembre, desayunamos, comemos, merendamos y cenamos en ella casi todos los días. ¡Desde ella casi, casi podríamos tirarnos de cabeza! jajaja! Y es, sin duda,  nuestro lugar favorito para disfrutar juntos de todas las comidas del día.
Por eso mismo, era necesario renovarla… ¡Cómo estaba el suelo de picado! Heladas, tormentas, lluvia, humedad, etc. Esta terraza ha sufrido durante casi 30 primaveras las inclemencias del tiempo atmosférico del norte ¡Y ya sabéis que aquí el invierno es muy largo! 

Cómo embaldosar un suelo exterior


¿Por dónde empezamos? Sabíamos que queríamos hacerlo nosotros mismos, pero también sabíamos que necesitábamos asesoramiento profesional. Por eso nos fuimos a Leroy Merlin, donde nos asesoraron acerca de todas las ventajas y desventajas de todas las opciones:
  1. Opción super profesional: Levantar la cerámica vieja, cambiar la tela asfáltica para sanearla y alicatar la terraza renovando todo. Ventajas: Garantía a largo plazo. Desventajas: Mucho más trabajo, pedir permiso de obra para los escombros, etc.
  2. Opción Diy: Pegar la baldosa  aplicando a posteriori Sikaguard, un  tratamiento para cerrar el poro de la nueva  baldosa así como del rejunteo, para ganar así en  impermeabilización. Ventajas: Trabajo más rápido, no hace falta pedir permiso de obra, se necesitan menos herramientas, etc. Desventajas: Los materiales no han sido renovados, y a medio plazo podrían surgir filtraciones, de ahí la importancia de aplicar Sikaguard.
Nos decidimos por la segunda opción, y de nuevo con la ayuda de los grandes profesionales de Leroy Merlin Artea, nos pusimos manos a la obra ¡Muchas gracias por toda vuestra ayuda! Sin vosotros no habría sido posible 😉

Paso 1: Materiales listos

Antes de empezar, es imprescindible tener todos los materiales, y estar seguros de que son los adecuados…  ¡Pedir ayuda! ¡Es una locura llegar a casa y darte cuenta de que te has olvidado de algo, o que no vale para el trabajo que vas a empezar! ¡Seamos prácticos!
  • Bolsa 5 kg de rejunteo color terracota
  • 3 sacos de 25 kg de cemento cola 
  • Paleta, llana, esponja de limpieza y peine
  • Cortador de cerámica
  • Mezclador de cemento
  • Bolsa de crucetas de 2mm
  • Capazo de plástico de 40l.
  • Amoladora
  • Cerámica antideslizante especial para exterior + rodapié a juego
  • Metro y lápiz
  • Seguridad: Guantes y gafas
  • Bote impermeabilizante Sika

Paso 2: Retirar el rodapié

No vamos a picar el suelo y retirar la vieja cerámica, pero sanear el rodapié nos ayudará a rematar mejor la nueva cerámica, y a comprobar el estado de la tela asfáltica… Parece que tenemos suerte, tiene muy buena pinta 😉 Retiramos los pocos escombros generados que llevamos al Garbigune y seguimos trabajando.

Paso 3: Presentar la cerámica

Antes de empezar a cortar azulejos, o mezclar el cemento cola es necesario presentar la cerámica, y dibujar con lápiz por dónde deberá ser cortada. Para ello nos ayudaremos de las crucetas, que deben ser colocadas entre las esquinas de los azulejos.

Paso 4: Preparar el cemento cola

Ha llegado el momento de preparar el cemento.  Sabéis que es un material que nos encanta con el que ya hemos hecho pequeños diy como los floreros de cemento, el joyero rama, etc. pero nunca habíamos tenido que preparar grandes cantidades. Por eso en este caso, disponer de un mezclador nos facilitó mucho el trabajo.

Paso 5: embaldosar el suelo

La técnica es bastante sencilla, pero como todo, hay que intentarlo, probar y seguir adelante: 
  1. Echamos el cemento cola en el suelo y con la ayuda de la llana lo extendemos dejando un capa de de alrededor medio centímetro de grosor.
  2. Usando la parte dentada de la llana, peinamos el suelo. Nos quedarán unos surcos o caminos.
  3. Pegamos el azulejo comprobando el nivel
  4. Hacemos presión para asegurarnos de que ha pegado bien, y continuamos el proceso
  5. Al acabar de alicatar el suelo, colocamos el rodapié

Paso 6: Cortar los azulejos

Usar el cortador de azulejos es muy sencillo… Tiene una cuchilla que se pasa por dónde se quiera hacer el corte, y haciendo fuerza con la palanca, el azulejo parte. ¡Engancha! jajaja! Para cortes más exactos usamos la amoladora. Ya sabéis, seguridad, guantes y gafas para evitar problemas.

Paso 7: Aplicar rejunteo

Una vez los azulejos hayan secado, hay que aplicar el rejunteo, que se deja secar y se limpia con la esponja. Nosotros usamos un color terracota que nos parece que la va bien al azulejo, y lo hicmos a la vez que acabar de instalar el rodapié… ¡Una de las ventajas de hacerlo en familia! ¡Mucha mano de obra! jajaja! 

Paso 7: Limpiar los azulejos

Tanto antes como después del paso 6, limpiamos bien los azulejos ayudándonos de una rasqueta y/o espátula. Cuanto más cuidado tengáis con la limpieza, menos costará limpiarlo todo bien, para aplicar el Sikaguard.

Paso 8: Rematar el trabajo

Esta terraza ya va teniendo otra pinta no? No podemos darla por acabada hasta que rematemos la fachada, sobretodo en las zonas en las que el cemento cola se hace más evidente, como en la zona del rodapié. Una mano de pintura del mismo color (cuyo RAL mi padre tenía bien apuntado ¡Qué apañado eres aita!) y ¡listo!

Otro día os enseñaremos como renovamos la barandilla, justo en este paso… Vimos que estaba muy oxidada, y no podíamos dejarla así… ¡Ahora si que tenemos todos los remates acabados!

Paso 9: Aplicar el impermeabilizante

Este tratamiento  es  recomendable aplicarlo cada dos o tres años para evitar filtraciones y es tan sencillo como pintar, ya que se aplica con rodillo, y con brocha para las zonas a las que el rodillo no puede acceder. Se aplica una capa, y entre 12 y 18 horas se aplica una segunda capa. ¡Ya lo tenemos!
¡Impresionante el brillo de los azulejos gracias a este impermeabilizante! 2×1: Evita filtraciones y le da un acabado espectacular 😉


Paso 10: Decorar la nueva terraza

En este último paso estamos, buscando ideas para decorar nuestra nueva terraza… tenemos claro que queremos añadir una zona de huerta, para colocar semilleros, y plantitas varias, y por supuesto, una gran mesa para todos ¿Qué os parece añadir una barbacoa portátil de carbón? ¿Y una guirnalda? ¡Bienvenidas todas vuestras ideas!
Queremos aprovechar todo lo que podamos de la terraza anterior, pero estamos deseando escaparnos a Leroy Merlin para traer color y vida a esta nueva terraza ¿Qué nos recomendáis? Esperamos poder enseñaros pronto el resultado final 😉
Y vosotros ¿Os atreveríais a embaldosar un suelo exterior? 
¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!

Lee el post original

Nuestra mesa de centro

Hola:

¡¡¡Por fin ha llegado el momento!!! hoy os vamos a contar como hicimos nuestra mesa de centro, si queréis conocer los motivos que nos llevaron a hacerla, pinchad aquí.

Se trata de un diy que nos dio muchísima faena, sobre todo a Sergio que fue el autor material de la obra. Quizá porque era nuestro primer trabajo de bricolaje e influyo en cierta medida, nuestra inexperiencia o quizá porque ya de por si era un trabajo de envergadura. Fuera como fuese, lo cierto es que a nosotros nos parece un trabajo precioso y que no nos cansamos de mirar ;-).


Materiales que necesitamos:

  • Tablero de madera de pino de 105 cm x 60 cm y un grosor de 2,5 cm para hacer el sobre de la mesa; lo compramos un poco más largo para hacer los laterales achaflanados.
  • 2 tablas de madera de pino de 150 cm x 10 cm para la estructura de la parte inferior de la mesa.
  • 4 patas de dos sillas viejas; nosotros necesitamos dos sillas porque solamente utilizamos las patas delanteras de las sillas (que eran diferentes de las traseras) porque eran las que mas nos gustaban.
  • Escuadras metálicas y tornillos para madera.
  • Cola para madera.
  • Pinturas (beig y negra).
  • Laca nitrocelulosica, barniz para madera y betún de judea.
  • Herramientas (sierra de calar, lijadora, taladro, formón, martillo, lijas, sargentos, nivel de agua, pinceles).

Allá vamos, que tenemos mucha faena por delante ;-D. Lo primero fue desmontar las sillas porque como os he adelantado solo íbamos a utilizar las patas delanteras. Quizá lo fácil hubiera sido cortar con la sierra de calar y utilizar solo las patas………….pero como ya nos vais conociendo decidimos desmontarla poco a poco e intentamos no romper mucho el resto de partes de la silla…………que nunca se sabe. Y siguiendo con nuestra filosofía de reciclarlo todo, además de las patas delanteras también reutilizamos tres de las patas traseras, los respaldos y los muelles, aunque eso os lo contaremos en sucesivos posts ;-).

Bueno a lo que íbamos que nos despistamos. Lo primero fue desmontar la tapicería, que estaba totalmente inservible y era bastante fea (era como de pelo sintético y los bordes naranjas, lástima no tener fotos de como eran) :-O.
Tras la tapicería, desmonte la estructura de madera de la silla, separando patas delanteras, laterales y respaldos de los que formaban parte las patas traseras. El siguiente paso fue lijar a conciencia por que tenían una infinidad de capas de pintura y barnices, tanto es así que la madera terminó con un jaspeado negro, al que terminamos viendo su encanto, no os vamos a engañar ;-P.
A las patas delanteras solo le dimos una pequeña lijadita , para conseguir un ligero desgaste, porque las queríamos negras, para que fueran iguales que las de la mesa de comedor.

A partir de este momento el grueso del trabajo correspondió a Sergio. Lo primero que hizo fue cortar los laterales del sobre de la mesa inclinados (como los de la de comedor) y aquí tuvimos algunos problemillas por que uno de los extremos quedo perfecto pero en el otro la sierra se nos fue mas de lo debido y quedo con una inclinación muy fea, así que no quedo otra solución que volver a cortar uno de los laterales inclinado, lo que supuso perder unos 5 cm en la longitud de la mesa…………pero bueno algo imperceptible para el resultado final.

El siguiente paso fue hacer la estructura inferior de la mesa para lo cual cortamos a la medida las tablas que formarán la base de la mesa, teniendo también en cuenta las dimensiones de las estructuras cuadradas de las patas, pues tablas y patas formarían toda la estructura conjuntamente.

Las patas delanteras, en la parte superior tenían una forma cuadrada, lo que nos serviría para unirlas mediante las tablas antes cortadas para formar la base de nuestra mesa.
Para conseguir que quedaran un poco inclinadas hacia fuera, cortamos el cuadrado de madera superior un poco inclinado. En los laterales mas largos se le dio un poco de forma curva, para que no quedara tan tosco y así parecerse un poco a la mesa de comedor.
Una vez cortados los elementos de la estructura, Sergio con la ayuda de un formón, realizó los encajes de las distintas partes de la estructura (esta es una parte muy laboriosa) y para que fueran mas robustas le puso unas escuadras metálicas en las esquinas; al igual que para sujetar el sobre de la mesa a la estructura.

En este momento la mesa ya estaba hecha, así que el trabajo paso de nuevo a mis manos pues ahora llegaba el momento de la pintura. Lo primero que hice fue pintar las partes de la mesa que iban de color negro como patas, laterales en chaflán, estructura de los laterales y después viendo que en la parte inferior de la mesa se verían las escuadras metálicas y quedaba un poco feo decidí pintar la parte interior de la estructura de la mesa, para unificarla con los laterales.

El siguiente paso fue oscurecer con un poco de betún de Judea y barniz la parte inferior del sobre para que se pareciera a la mesa de comedor. Por último pinte los laterales largos del sobre de la mesa y la parte superior del sobre, con pintura al agua color crema rebajada con agua porque queríamos que se vieran las vetas de la madera.
Aquí hubo un momento de bastante “pánico” porque como os hemos contado era nuestro primer proyecto y yo me las prometía muy felices y al pintar la parte superior del sobre de la mesa la pintura color crema no quedaba precisamente bien porque se notaban los brochazos y no se veía la veta (aún no la había rebajado con agua lo suficiente) y Sergio me lo decía pero yo reaccione pintando compulsivamente todo el sobre y dejándolo hecho un churro. De aquí creo que me viene la costumbre de no probar antes como va a quedar y lanzarme a la aventura. El pobre Sergio tuvo que lijar el sobre y tras hacer pruebas en otros trozos de madera hicimos el rebaje de la pintura con agua hasta encontrar el acabado que buscábamos ;-P
Para proteger la pintura aplicamos varias manos de laca nitrocelulosica, porque pensábamos que protegería la mesa mejor que un barniz.

 

En la última foto podéis ver el detalle de las patas, con esa placa metálica, que tanto nos gusta ;-D

En esa pared encima del sofá, que veis tan desangelada, tenemos previsto poner un par de trozos de malla de obra (que están tan de moda) y que conseguimos hace unas semanas  ¡por fin!…………lo que no os aseguro es que os lo podamos enseñar pronto en el blog, que estamos un poco saturados de proyectos y ahora que llega el veranito apetece menos ponerse a lijar 😉

Y bueno esto es todo ;-)………….así contado parece sencillo pero lo cierto es que requirió mucho trabajo, pero como os decíamos antes, no podemos estar mas contentos con el resultado.

Y con este trabajo nos marchamos al Finde Frugal de Marcela y Kate y os invitamos a que lo visitéis porque siempre se encuentran muy buenas propuestas e ideas.

Os dejamos hasta la próxima. Sed felices

Lee el post original

DIY: Nuestra nueva lámpara

Le he estado dando vueltas, y a partir de hoy la sección de DIY pasará a los lunes, así tendréis más tiempo durante la semana para ir a buscar algún material por si queréis hacerlo, dicho esto…. Hace muchísimo tiempo que voy detrás de una lámpara que me gustara para el comedor. He visto un montón y tengo una carpeta llena pero nunca acababa de encontrar una que me encajara cien por cien con mi gusto. Todas tenían que ser compradas, y esa idea, actualmente, no encaja demasiado bien en mi casa.

Así que después de enamorarme de la koushi lamp e intentar hacerla, vi que una vez colocada, no se, le fallaba algo y no me terminaba de gustar, así que de vuelta a la búsqueda. Al final encontré una que me gustó muchísimo pero que nunca la vi encendida, pero… mi gusanillo interior me dijo.. Hazla!, total, ¿Que puedes perder?
Así que empecé a buscar por casa para ver si tenía todo el material y no tenía que comprar nada, al final lo tenía casi todo menos la tela, así que fuí a comprarla. Al principio cogí una que no me terminaba de convencer, y al final decidí coger la típica tela de sábana blanca que fuera la más fina posible. 
Ahora, estoy contentísima con mi nueva lámpara y no la cambiaría por nada del mundo, hace luz y además es muy decorativa. Al principio me costó asimilarla porque el cambio fue muy radical pero ahora, me encanta. 
Y ahí va el tutorial para que vosotras también podáis hacerla:
Materiales:
– Rejilla metálica
– Un tronco
– Cuerda
– Alicates
– Tela blanca
– Cola blanca (opcional)
Instrucciones:
Lo primero que tenemos que hacer es cortar un rectángulo tan grande como queramos la lámpara, por un extremo hay que cortarlo recto y por el otro hay que dejarle las puntas, después con los alicates, vamos uniendo poco a poco los dos extremos.
Una vez tengamos los dos extremos unidos,  nos quedará un círculo más alto que ancho, así que ahora ya podremos coger nuestro palo y colocarlo encima para saber donde tenemos que hacer los agujeros por donde después introduciremos el palo. 
Ahora, poco a poco vamos cortando un cuadrado, en mi caso fueron cuatro cuadraditos por cuatro. Vosotros tendréis que mirar según el grueso de vuestro palo. 

Colocamos el palo y solo nos queda atar la cuerda a los dos extremos del palo. 

En cuanto lo tengamos todo listo, colocamos nuestra lámpara encima de algún sitio limpio para no manchar la tela y vamos a forrarla. 
Yo he cortado dos rectángulos y los he atado por la parte de arriba como se ve en la foto. 


Y por último hacemos un nudo en la parte inferior. 
Ahora ya solo nos queda colgarla. Yo antes de colgarla he decidido forrar el cable con la cuerda sobrante para que así quedara todo más camuflado pero vosotras si queréis omitir este paso, como queráis. 




Como véis, es muy fácil de hacer y además super económica. Ahora ya tenemos lámpara nueva y casi casi el salón terminado, aunque me faltan algunas cositas más que ya os iré enseñando. 

Y vosotras
¿Os habéis echo alguna vez una lámpara?
¿Os gustan este estilo de lámparas?

¡Sígueme y no te pierdas nada!


Comparte este post en:

var linkwithin_site_id = 2295907; Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lee el post original

DIY: Nuestra puerta árabe

En casa, como sabéis, hace mucho que le estamos dando vueltas a quitar todo lo industrializado y a apostar por lo handmade, es cierto que hay cosas que no se pueden cambiar, pero en cuanto a la mayoría y básicamente a los muebles si. Si os acordáis la semana pasada os enseñaba nuestra mesa de palet.  Así que desde hace poco, hemos empezando con los cambios y ahora pienso ¿Porque no lo habré hecho antes?

La verdad es que la idea de tener casi toda la casa hecha por ti misma, a nivel personal es una satisfacción muy grande y por otra parte, consigues tener algo que los demás no tienen y es, exclusividad. El saber que tu casa no es igual a la de ninguna otra, o si lo es, es gracias a que has podido ofrecer la inspiración para que otras personas también lo hagan. 
Hace mucho que voy detrás de una puerta decorativa árabe, pero entre tu y yo, primero es que el precio es muy elevado y segundo es que por aquí no hay, así la forma más fácil era hacerla desde cero. Me hubiera gustado hacerla de doble hoja, pero el espacio que tengo es muy reducido y al final la he tenido que adaptar a mis medidas.
Como veis hemos tenido que quitar un trocito de mueble, que a decir verdad, me gusta mucho más así que no con los cajones en el medio, ¿Os acordáis como era?, así que en su lugar, hemos juntado los otros dos trozos y le hemos dado un lavado de cara a ese rincón. Todavía no está del todo terminado porque quiero añadirle algunas láminas o marcos al lado del televisor y alguna que otra cosita más pero de momento ya va encaminado. 
Así que os dejo con lo que necesitáis para hacer vuestra puerta árabe:
Materiales:
– Tablero de madera. El nuestro mide 2 metros x 60cm de ancho
– Molduras de madera de dos tipos, una grande para el marco exterior y otra pequeña para el interior
– Rosetones de poliestileno
– Pintura blanca
– Metro, cutter, cola caliente, cola blanca
– Sierra de mano
– Yeso (opcional)
– Betún de judea (opcional)
Os enseño nuestras molduras y rosetones, eran estos:
Lo primero que tenemos que hacer es coger un trapo con un poco de betún de judea y marcar los bordes de nuestro roseton, hay que hecharle poca cantidad y repartirlo muy bien con el trapo, si podéis, es aconsejable que descarguéis un poco el trapo en un trozo de papel, así conseguireis que sea todo uniforme. 

Poco a poco lo vamos pasando por todo el rosetón y conseguiremos que nos quede así.
Mientras se seca el betún de judea, pintamos todas las otras molduras y el tablero de madera. Nosotros hemos decidido que sea blanco, pero vosotros podéis hacerlo del color que más os guste o que se ajuste a vuestra deco. 

Una vez pintado, volvemos a coger el roseton y lo pintamos de blanco por encima del betún, no hay que echar mucha pintura, y acto seguido le pasamos un trapo o una esponja para quitar el exceso de pintura y que se vea un poco la veta. 

Y este es el efecto deseado:

Una vez tengamos las molduras y la madera secas, es hora de empezar a cortar nuestros trozos. Es tan fácil como medir el ancho y el alto, e ir cortando y pegando con la cola blanca. 

Lo dejamos secar y después enganchamos la moldura de dentro. Una vez seca nuestra cola, con un poco de cola caliente pegamos los rosetones a la altura deseada. 
Uno dentro de cada trozo. En nuestro caso tres. 

Ahora, como a nosotros nos gustaba la idea de que pareciera que fueran tablones juntos, con un cutter marcamos unas líneas rectas y con mucho cuidado arrancamos unos trozitos de madera para hacer el agujero en la madera. 
Lo podríamos haber dejado así, pero aprovechando que tiempo atrás compré unos moldes para hacer figuras de yeso, cogí una forma que me gustara y las aproveché para terminar de decorar la puerta. 
Las pegué con un poquito de cola caliente para que se sujetaran bien y luego las pinté de blanco. 

La decoré un poco y listo!, ya tengo mi puerta árabe decorando el salón!. 

Como veis es muy fácil de hacer ya que podemos decir que casi todo es cortar y pegar, así que os invito a que os animéis a hacerla porque el resultado es espectacular y las fotos no hacen honra. A parte de esto, hicimos dos carritos para las revistas (y ahora estoy esperando encontrar unos cinturones viejos) y cambiamos la estantería de encima de la tele por otra de un trozo de madera recuperada y ya tenemos nuestra puerta gracias a  #ideasconvida 
Y vosotras
¿Os gusta este tipo de decoración?
¿O sois más de estilo clásico?




¡Sígueme y no te pierdas nada!


Comparte este post en:

var linkwithin_site_id = 2295907; Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lee el post original

DIY: Nuestra mesa de palet


Como ya sabéis en casa nos encanta cambiar la decoración, así que este año hemos apostado por cambiar todos los muebles que tenemos comprados por algunos hechos a mano o simplemente rescatados de los rastros. 

Esta vez le ha tocado a la mesa del sofá, y es que en cuanto la coloqué me encantó, pero después con el paso del tiempo la veía super industrializada y no se, no me acababa de encajar. Así que después de darle muchas vueltas, decidí hacerla yo con madera de palet.

Por el momento le hemos colocado cuatro ruedas ya que estamos a la espera de que nos lleguen las patas, en cuanto las tenga, os enseñaré el cambio para que lo veáis. Normalmente los tutoriales los publico los viernes, pero esta semana me va a ser imposible publicarlo ese día, y he preferido adelantado para el lunes, así, si os gusta, podéis ir recogiendo madera para hacerlo este fin de semana. 

Como veréis es muy fácil de hacer y además el resultado es increíble. Lo más costoso es encontrar las patas o las ruedas pero por lo demás… es un proceso muy fácil, así que ahí va la explicación. 

El material que necesitamos es:

– Madera de palet de 2 medidas
– 4 ruedas
– Una lijadora en nuestro caso una BLACK AND DECKER
– Una caladora
– Tornillos
– Un destornillador o máquina destornilladora
– Metro
– Pintura y pincel (opcional)
– Alicates y destornillador

Arrancamos!

Lo primero que tenemos que hacer es saber las medidas que queremos para nuestra mesa. Nosotros en nuestro caso hemos escogido un metro de largo por setenta de ancho. En cuanto sepamos las medidas, cortamos la madera necesaria para la superficie de la mesa con la ayuda de la caladora. Hay que cortar las normales y las dos un poco más gruesas. Recordad que las gruesas son el largo de la mesa. 

Una vez cortadas, con la ayuda de unos alicates y un destornillador, quitamos todos los clavos que pudiera tener la madera, de ese modo, no tendremos ningún peligro de clavárnoslos. 


Lo siguiente que tenemos que hacer es lijar toda la madera con la ayuda de nuestra lijadora. En nuestro caso, hemos optado por una BLACK AND DECKER debido a que lleva un pequeño filtro para que no haga polvo, así es perfecta para lijar en el interior de nuestra casa. 


Después, poco a poco, vamos atornillando los listones de palet a nuestras maderas traveseras (las que son un poco más gruesas)


Ahora solo nos queda darle la vuelta y atornillar las ruedas. Si os pasa como a nosotros que la base de la rueda es más ancha que la del palet, podéis cortar otro trozo y fijarlo al lado. De este modo, haremos la base de igual tamaño. 


Cuando la tengamos toda montada ahora toca lo más divertido y es pintarla a nuestro gusto!. Nosotros la queríamos blanca pero vosotros podéis escoger el color que más os guste o dejarla al natural.





Como veis, es muy fácil de hacer y bastante económica, aunque a decir verdad las ruedas o las patas es lo que más dinero cuesta, pero si queréis tener algo diferente, os animo a que inviertais un poco en eso y así tendréis algo único. 

Y vosotras,
¿Tenéis algún mueble hecho por vosotros?
¿Sois de más personalizado o preferís comprarlo?



¡Sígueme y no te pierdas nada!


Comparte este post en:

var linkwithin_site_id = 2295907; Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lee el post original

Anécdotas de nuestra boda segoviana

LittleAna se nos ha enamorado (no entraré en detalles, no vaya a ser que dentro de unos años lea esto y me deje de hablar o algo). El caso es que últimamente se muestra muy interesada en temas de, como lo llama ella, casamientos. Así que aprovecho y ya le hago un homenaje a los 10 años de casados que hemos hecho David y yo este año.
¡Ay qué jovenzuelos!
Allá por 2005, el 3 de septiembre juntamos en Segovia a un buen puñado de amigos y familia, nos lo pasamos fenomenal, fue una gran fiesta. Afortunadamente hace 10 años no existía Pinterest y el tema “decoración y diy varios” fue de lo más sencillo y nada estresante.
Como no quiero enrollarme mucho (que lo haré) me apetece contaros algunas anédotas sueltas ¡allá van!:
1.800 toneladas de piedra y tres monjas heridas
Nosotros nos casamos por la iglesia y por entonces, para conseguir fecha, tenias que reservarla con un año de antelación.
Queríamos casarnos en Segovia sin ser segovianos y eso nos dio algún que otro quebradero de cabeza pero finalmente conseguimos que en el Santuario de Nª Señora de la Fuencisla (Patrona de Segovia) nos confirmasen día.
Pasaron los meses, fuimos avanzando con los preparativos y en abril, coincidiendo con mi cumple me despierta David (que ya salía para trabajar) diciendo que le parece haber visto en la tele que se había derruido parte del santuario hiriendo a tres monjas.
Yo volví a quedarme frita (una sana costumbre que tenía antes de tener hijos) y como tres horas después, en la oficina, recordé que había soñado algo de que nuestra Iglesia se había caído.
Me llevé un disgusto (que ahora me parece una tontería) porque en todas las publicaciones de “cómo organizar una boda” te decían que o reservabas con un año de antelación o ¡hasta luego cocodrilo!.
Fuimos ese fin de semana a Segovia, nos dijeron que La Fuencisla quedaría apuntalada hasta que fuese revisada y que nos buscásemos otra Iglesia. Así pues nos fuimos David y yo de tourné con mi padre que, una vez más usó una frase muy suya: Ya verás como esto es para mejor. 
Y, bueno, nadie sabe si fue para mejor pero desde luego nuestra boda fue muy divertida y emocionante.
Foto original

Trucos de abuelas
Mi abuela es una mujer pícara e increíble de las que os tendré que hablar algún día . Cuando supo que nos casaríamos en Segovia por septiembre le preocupó que pudiese hacernos malo y que la lluvia desluciese a su blanca y radiante nieta.
¿Qué hacer? Tomad nota que aquí va el truco de la abuela Lola: -Tú no te preocupes Ruth (siempre me llama como a mi prima), yo me meto el paraguas en el bolso… que cuando una lleva paraguas no llueve-
¡Y funcionó, cómo pegaba el sol ese día!. En Casa Real no se saben estos truquis y la pobre Letizia no lució como servidora.
Vía (es un DiY que mola mucho, os lo recomiendo)

Sugar tinoninonino… oh honey honey!
A mi madre le encantaba fantasear sobre mi boda, ella se casó por el juzgado con jersey azul marino, falda de cuadros tableada y melena suelta (no he visto novia más guapa) pero con el tiempo se le quedó la espinita del vestido largo y blanco. La faena (por decirlo de alguna manera) es que no pudo estar a nuestro lado en nuestra boda así que ya os podéis imaginar la carga dramática.
Yo no quería llorar ese día, entre otras cosas porque no sé llorar manteniendo el tipo (envidio a esas personas que sabes que lloran porque simplemente les caen lágrimas y ya) y David, que me conoce como si me hubiese parido me dijo ¡tú no te preocupes, ya haremos algo!.
Así pues, allí en el altar, en cuanto el cura decía cosas del estilo “por aquellos que no están con nosotros” David me decía al oído: -¿oye, qué habíamos pedido de entrantes?- o me cantaba cosas ridículas: -sugar tinoninonino… oh honey honey!- y mano de santo, lo recuerdo con mucho cariño.

Hay más anécdotas pero no quiero aburriros así que sólo os daré titulares:

Padre e hija en busca del vestido de novia. De entre todos los catálogos, webs y tiendas elegimos el mismo, me lo probé y listo ¡eso es compenetración!
La chica que me maquilló fue también a casa de David a ponerle antiojeras, cuando llegó se encontró al novio jugando a la petanca ¡me iba a casar con un viejoven!.
En una de las pruebas de peinado una peluquera se empeñó en que era demasiado joven para casarme. que me lo pensase mejor (fue demasiado insistente).
En el restaurante pasaron de nuestro recopilatorio de música y abrieron el baile con el “Bailar pegados” Sergio Dalma ¡no lo soportamos!
Como fue una boda Segoviana David  y yo partimos el cochinillo a golpe de plato y lo lanzábamos al suelo (el plato). Es muy diver y descargas tensiones, más que recomendable.
Y hasta aquí el último post del año, me ha quedado como uno de esos capítulos que las series hacen por Navidad recopilando flashback de otros capítulos.
See you later alligator!

Lee el post original

Diy Nuestra ciudad Sinnerling

¡A por la navidad! Como ya os dijimos, hoy empezamos la cuenta atrás para la navidad en el blog, y estamos deseando enseñaros un montón de cosas bonitas, empezando por este diy que podéis hacer con un bote de cristal, como el regalo de este año de San Valentín, o el bote de chuches que los peques de casa prepararon para osaba ¡Regalos lowcost con botes de cristal!
Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling1
Para los que estéis  cerca de Bilbao, este viernes 4 a las 6 de la tarde daremos un taller en Ikea Barakaldo ¡¡Y estamos ecomocionados!! ¡¡Y espero veros a todos allí, que pasaremos lista! jajaja! Podéis apuntaros a este taller familiar AQUÍ. ¡Padres, hijos, aitites, tíos! ¡Decorar en familia mola! 😉
Decorar en familia: Taller navidad Ikea Diariodeco
Y para empezar, queremos enseñaros nuestra ciudad Sinnerling, un centro navideño que hemos hecho con el bote con tapa Sinnerlig de Ikea que también usaremos el viernes ¡Es super sencillo! ¿Empezamos?

Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling_Silueta navideña
Nosotros hemos usado esta plantilla, pero para las ventanas de la cuidad hemos usado un recorte más basto y grande… Si queréis un acabado más fino, no dudéis en hacer los recortes más precisos. ¡A descargar la plantilla!

Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling_descarga silueta

¿Ya la tenemos? Lo siguente es recortarla, y hacer lo mismo en una cartulina negra. ¡Cuidadín con dónde lo hacéis! Proteged la mesa, por ejemplo, poniendo una tabla de madera ¡Problema resuelto! 😉

Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling2

Como nuetro bote es bastante ancho, hemos usado dos siluetas de ciudad unidas. Y veréis que si recortáis dos, al unirlas os casarán perfectamente… Ya sólo tenéis que medir vustro bote y meterlo etro ocn cuidado 😉
Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling3
Para la tapa del bote, le hemos hecho unas estrellas colgadas con hilo y celo ¡Ya tenemos cielo para nuestra ciudad Sinnerling!
Y por último, sólo nos queda encender nuestra guirnalda de luces, y meterla dentro del bote ¡listo!
¡Un centro navideño, que es una ciudad y nos da una cálida luz! ¡Ole! ¿Os gusta?

Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling4

Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling5

Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling6
Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling7
Decorar en familia: Diy Nuestra ciudad Sinnerling8
¡Nos vemos el viernes! ¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!

Lee el post original

Nuestra habitación (casi 100%) DIYOur (almost 100%) DIY bedroom

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

¡Feliz viernes! Bueno, bueno, por fin os puedo enseñar algo de nuestra nueva casa, ¡¡no sabes las ganas que tenía!! La habitación ha sido mi obsesión durante las últimas semanas y he trabajado un montón para poder tenerla lista cuanto antes y compartir con vosotras un montón de trucos de decoración, DIYs y diversas formas de decorar por menos. Porque de eso se trata, de que puedas tener una casa fabulosa, personalizada, con la que te sientas identificada sin dejarte un dineral.

Primero, para que te hagas una idea del espacio he hecho este planito:

I’ve been working really hard on the bedroom for the past few weeks and I think it totally paid off. Mick and I are very happy with the result, which is the most important bit, right? My goal with this blog is to help you decorate your house for less, sharing DIY, tips and tricks, and right now I’m using my own house as an example starting with the bedroom. This is what it looked like:

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Básicamente la habitación es como una L, con un pasillo de entrada y una estancia principal donde está la cama. La pared frente a la cama, en vez de ser lisa, uniforme y hacerme la vida más fácil está como dividida en 3 volúmenes.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Como os comenté en un post anterior nuestro estilo tiene un toque rústico, un toque British, un poco glam rock y otro poco peculiar-distinto-desenfadado-o-como-queramos-llamarle. Buscando inspiración me encontré con esta foto:

We define our style as Brit quirky rustic boho glam. Catchy, innit? Looking for inspiration I found this photo of Damon Albarn (Blur are one of my all time favourite bands) and his then girlfriend Justine Frischmann.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Una foto de Damon Albarn (cantante de Blur, uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos) y su entonces novia Justine que me inspira imperfección, amor, mucha, mucha complicidad, nostalgia y también ilusión por las cosas que están por venir. ESO somos Mick y yo y eso quería reflejar en nuestra habitación. ¿Lo he conseguido?

To me this photo is love, imperfection, nostalgia, hope for the things to come and shared ideas and dreams. That’s what Mick and I have, and that’s the story I wanted our bedroom to tell.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

El Feng Shui dice que las mesillas y su contenido deben ser iguales, y también que no es conveniente meter más de una planta en la habitación… pues lo siento Feng Shui, pero no te he hecho ni caso. Nuestra lámparas son diferentes, Mick tiene una foto del mar, yo una de Brigitte Bardot y, en este momento, hay 16 plantas en la habitación. 13 minúsculas, 2 medianas, una gigante… y las que están por venir.

According to Feng Shui both bedside tables should look exactly the same and only one plant should be allowed in the bedroom. Well.. sorry Feng Shui but I just did what I felt like doing. Both lamps are different, Mick’s bedside table is styled with a photo of the sea and an eye-shaped tray and mine has a Brigitte Bardot portrait and a round tray, and right now there are 16 plants in the bedroom. 13 tiny ones, 2 mediums and one massive and with more to come.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

En ese hueco donde está el baúl iba a ir colocada esta cómoda pero tenía que modificar toda la habitación para hacer que encajara así que la desterré al salón. Además, si la cómoda estuviera en ese hueco, el baúl tendría que ir a los pies de la cama lo que hacía que la habitación pareciese mucho más pequeña. Los cojines que van sobre el baúl no son los definitivos. La estrella va en la cama y vendrán otros dos que en este momento se encuentran cada uno en una esquina del planeta, uno desde NY regalo de mi muy mejor amigo y otro desde China comprado en Etsy (lo que hay que hacer para encontrar cojines con personalidad…).

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

La idea es que la colección de espejos vintage de esta pared vaya creciendo, de momento es una pequeña familia de sólo dos miembros.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

He aprovechado el hueco detrás de la puerta para colocar un perchero para los abrigos, un zapatero y un perchero para las gorras, gorros, sombreros, boinas y demás variantes de Mick.

La parte principal de la habitación está decorada en tonos tierra, caramelo, tostados, dorados y azules a excepción de la alfombra que le da el toque de color. En el pasillito de entrada rompí un poco la paleta añadiendo toques rojos, ya sabeís cuaaaanto me gusta el color.

The main part of the bedroom is decorated in earthy tones, caramel, golden and blues, except for the rug. In the entrance corridor I used touches of red to break the colour palette and because I loooooove colour.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Me encanta la habitación porque tiene mucha luz y con los espejos se multiplica el efecto.

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

Nuestra habitación (casi 100%) DIY · Our (almost 100%) DIY bedroom | Blog DIY decoración

No está 100% acabada. Falta la lámpara de techo y esa capa de detalles que se adquiere con el tiempo: cositas que van apareciendo, nuevos DIY, recuerdos de viajes y baratijas de mercadillos.

Todavía no sé por dónde voy a seguir, ¿el pasillo? ¿el baño? ¿la cocina? Lo que tengo claro es que el salón se queda para el final porque va a ser un CURRAZO. Hasta entonces te voy a tener entretenida con un montón de posts, tutoriales y consejos, para que te hagas una idea en esta habitación hay:

  • Proyectos DIY: las dos lámparas, los platos decorativos azules, el cojín en forma de estrella, las bandejitas de las mesillas, los cojines de triángulos, la maceta de la planta grande, los estantes, el sujetalibros, el cojín de terciopelo, el soporte de la planta, el perchero de los gorros y el cabecero (a parte de otras cositas como cajas o marcos pintados).
  • Mueble recuperado/tuneado: el baúl, la mecedora, el espejo-puerta que podéis ver aquí y el cabecero.
  • Ikea hack: las mesillas, la cama y la manta.

A nosotros nos encanta la habitación así que supongo que se puede decir… ¡misión cumplida!

There are still some things to do/add like a light, for instance, as well as all those little details that come with time. I don’t know what I’ll do next. Bathroom? Corridor? Kitchen? What I do know is that I’ll leave the living room for last because it’s going to be a lot of work. Meanwhile there are tons of DIYs, furniture makeovers and Ikea hacks in this room (both lamps, bedside tables and trays, star-shaped cushion, headboard, rocking chair, plant stand, etc.) waiting to be shared with you all, so what are you waiting for? Sign up the newsletter, where I’ll keep you posted!

Si te gusta, ¡comparte!
If you like it, share it!

Lee el post original