Entradas

Riñonera Handmade

A finales de esta semana me voy a hacer un trocito del camino de Santiago. Es algo que siempre he querido hacer y ¡por fin me he decidido!

Para llevar las cosas a mano e ir lo más cómoda posible pensé que lo mejor seria una riñonera y, ya que estabamos…¿por que no preparar un tutorial al respecto?

¡Pues aquí lo tenéis!


Empecemos con los MATERIALES:

Además de las telas, el cierre, la cremallera y los utensilios básicos de costura (y la máquina de coser, a ser posible) necesitaréis el patrón de la riñonera. Yo os propongo este y este, aunque podéis hacerlo [email protected] mismos si queréis.

Y, si ya lo tenéis todo, vamos a por el PASO A PASO:

Primero de todo vamos a calcar los patrones en la tela.

Según este patrón necesitaremos la pieza trasera de la riñonera, 2 piezas delanteras (separadas y con margen de costura para colocar la cremallera) y la cinta para atarla (esta no se incluye en el patrón de la riñonera porque no es más que

una tira que, junto a la riñonera, complete el contorno de cadera. El ancho de la tira lo marca la pieza del cierre que uséis. En mi caso son 3 centímetros).

Recordad de dejar margen de costura al cortar las piezas.

Empezamos uniendo las dos piezas delanteras, a partir de la cremallera.

Para darle un mejor acabado es recomendable añadir unas tiras, de la misma tela, en los extremos, pero es totalmente prescindible si no os convence como queda.

Cosemos la parte de abajo y la parte de arriba, con cuidado de colocar correctamente las piezas.

Unimos la parte de abajo y de arriba del trozo donde ya no hay cremallera.

Hacemos un pespunte alrededor de la cremallera para que quede bien fijada.

Unimos la parte trasera del patrón con la delantera cosiendo el contorno. Dejamos los laterales, de donde sale la cinta, sin coser.

Recortamos el margen y hacemos un sobrehilado. Os recomiendo que, antes, en la zona de la curba, hagáis unos pequeños cortes (vigilando no cortar la costura) y, a la hora de hacer el sobrehilado, coloquéis la tela como si fuera recta, aprovechando que los cortes nos dejan estirar más la tela.

Cosemos el contorno y uno de los extremos. Giramos la pieza (con paciencia…) y reseguimos el contorno para que quede lo más plano posible.

Casamos la cinta con la riñonera, lo fijamos y lo cosemos. Si no lo véis claro haced una embasta para que no se os mueva ni una pizca,

Colocamos los cierres procurando que nos quede a la medida exacta de nuestra cintura o cadera. (También podriamos ponerle un sistema regulable).

Hacemos un pespunte, mejor hacer varuas pasadas para que quede lo más fuerte posible.

Vamos a por el forro! cortamos tres piezas: trasera y delantera con la separación de la cremallera. No nos olbidamos de los márgenes de costura.

Cosemos el contorno, pero antes doblamos los margenes del centro de la parte delantera, donde va la cremallera.

Colocamos en el interior tal cual lo teniamos cuando lo hemos cosido. hacemos coincidir la costura de la cremallera con ésta y lo sujetamos con alfileres.

En mi caso lo he cosido a mano, porque me gusta más como queda, pero si os da pereza siempre podéis esperaros a este momento a hacer la costura alrededor de la cremallera.

Y, una vez rematados todos los hilos, ya la podemos estrenar!

Como me voy con mi amiga Zaira de camino he querido hacerle una riñonera para ella también y, como andava investigando sobre la mejor manera de hacer el patrón hice esta versión en la que la curba pertenece a la tira de la cintura y no a la riñonera. Personalmente creo que la mejor queda mejor (en esta, al sujetar más superfície de la riñonera tira más. En la otra caben mejor las cosas).

Lo único que cambia es el patrón (y la tela), pero el procedimiento para coserla es exactamente el mismo. Así que no tenéis una opción, sino dos y las múltiples personalizaciones que querráis darle.

Y ahora, si no tienes una riñonera handmade ¡es por que no quieres!

Lee el post original