Entradas

Fina la estufa de Parafina… y sus ruedas


El post de hoy es de esos de reciclaje máximo.
Pero antes de meterme en materia os quiero presentar a Fina, mi estufa de parafina:

Cuando decidimos pasar parte del invierno en el #apartamentitoyonolotiraria nos planteamos cómo narices calentarlo sin dejarnos una fortuna en ello.
Investigamos varias opciones, y pese a que nos llegamos a plantear una estufa de pellets estas se disparaban y requerían instalación.
Total, que al final topamos con este tipo de estufas que aunque no muy económicas tienen un alto poder calorífico. Tanto que son capaces de calentar hasta 30 metros cuadrados.
Tiene sus ventajas, como la rapidez con la que es capaz de calentar, su termostato, su apagado automático en cuanto detecta falta de oxígeno, etc.
Como inconveniente destacaría el consumo que no se acerca ni por asomo al que aparece en las especificaciones técnicas, sumándole a esto lo carísimo de la parafina (que ronda los 40€/garrafa de 20l). Podría decir que en la época más fría de este invierno llegué a gastar casi una garrafa por semana.


Pero bueno, no venía ha hablaros de Fina en sí, si no de cómo me las he ingeniado para poder moverla por la casa.
Fina pesa 8.6 kg, nada exagerado, pero tiene un sistema que si detecta un movimiento brusco se apaga, para evitar un accidente por derrame de combustible. Así que para moverla por la casa ha de ser suaaaave. Así es como se me ocurrió hacerle ruedas, parecidas a unas que vi en Leroy. No es que fueran caras para comprar unas echas, pero al precio que va la parafina había de hacer algo para compensar 😉

Total, que dispuesto ha hacer yo mismo las ruedas me puse a buscar los materiales.
Tenía una tabla de madera ya cortada por el taller que me venía genial en cuanto a medidas.
Misteriosamente aparecieron unas ruedas de tipo silla de escritorio, nadie sabe de dónde salieron ni cuanto tiempo llevaban guardadas, pero la cuestión es que eran perfectas!


Empecé tomando las medidas de la estufa y marcando por donde había que cortar la tabla.
Caladora en mano en un plis lo corté.
Lijé un poco para suavizar la madera, insistiendo donde había cortado con la caladora.
También redondeé los cantos, así si nunca choca con una pared o puerta evitamos marcas.

Preparé mi autosense y las brocas. Me encanta trabajar con esta herramienta!
Dibujé dónde irían colocadas las ruedas. Mi idea era hacer un agujero justo de la medida del eje de las ruedas para que estas quedaran encajadas a presión.
Y fui agujereando. Probaba de vez en cuando el tamaño para que quedaran justas.
Tan justas que alguna se resistía!


Finalmente lo pinté con spray negro, de ese que ya nunca falta en mi despensa!


Y ahora fina ya luce con sus ruedas y corre pasillo arriba, pasillo abajo dispuesta a trabajar duro por convertir un piso nevera en un lugar habitable!!!



Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

Tuneamos un taburete muy básico

Sigo con la resaca post Diy Show, quizás por ello veáis que llevo días sin publicar.

Para dar señales de vida os traigo un micro-post, en el que tuneo un pequeño taburete que tenía por casa y utilizaba como peana para una de mis miles de macetas.

En un rincón de la terraza tengo las aromáticas en macetas azules y para aprovechar más el espacio hace días compré un taburete básico para hacer 2 pisos.
Cantaba como Montserrat Caballé en el anuncio de la lotería de navidad, es decir, a grito pelao, así que pensé que un mini tuneo no le vendría nada mal.

Primero, reuní los materiales.
Aunque no se vea en el paso a paso lo primero que hice fue dar una suave lijada a toda la superficie para abrir poro en el barniz. Una imprimación en spray también me habría venido bien.
Lo siguiente fue pintar la parte que hace de “sobre” de nuestro taburete. La pinte en blanco para que el decoupage después luciera como es debido.
Recorté a medida una servilleta que me gusta mucho por lo divertido y sencillo de su estampado. Como siempre quité las capas que sobran, que son las 2 no impresas.
Con adhesivo en spray fijé la servilleta. Recordad que este tipo de adhesivos tienen 2 funciones:
-Aplicando una capa conseguiremos que sea removible, es decir, que se pueda retirar sin dejar restos.
-Aplicando 2, como en este caso, el adhesivo fija, y además con gran adherencia!.

Una vez listo la parte superior del taburete lo ponemos de cabeza abajo, para pintar las patas. Siempre digo que el mejor aliado del spray es la protección, así que no escatimamos en cinta de carrocero para evitar pintar el trabajo que hemos hecho con el decoupage.
En este caso opté por pintar las patas en azul, como las macetas de las cuales os hablaba antes.
Una vez dadas las 2 capas de rigor lo dejé secar y….
Tachán!!!!!


Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

El apartamento. 1. El dormitorio. (El armario empotrado)

Hoy toca otro “capítulo” de nuestro peculiar reto, en el que tuneamos un apartamento muy desfasado para adaptarlo a nuestro gusto, con un bajo presupuesto y muchas ganas de tunear.
Si recordáis llevamos hecho:

Así que hoy toca el punto 1.3, en el que tunearemos el armario empotrado.
Antes de meter mano a nada hice unas cuantas fotos de cómo estaba “antes” y aquí tenéis la pared del dormitorio que aún no había mostrado en el blog.
Además del armario empotrado tenía un tocador, y como habíamos optado por ganar espacio también hemos prescindido de él.
Además era un poco engorroso, ya que estaba justo nada más entrar en la habitación, disminuyendo el paso.

El armario… estoy seguro que en su día era precioso, tapizado con una especie de seda rosa, unos tiradores pintados con motivos florales y un remate granate ocultando las grapas del tapizado.
Si el acolchado hubiera estado bien quizás lo habría entelado de nuevo, pero al final opté por retirar el tapizado y pintar las puertas.
Fue un trabajo de chinos el retirar la espuma, que llevaría pegada décadas.
Además los tiradores tenía “huecos” a su alrededor, que tuvimos que tapar.
En la siguiente foto veréis un antes y después.
A la izquierda con solo imprimación.
A la derecha ya con 2 capas de esmalte.
Como con los cuadros del post anterior quedé tan satisfecho pensé que aplicar la misma técnica al armario podría ser algo divertido. Habéis visto nunca unos cuadros a juego de un armario? Pues en YONOLOTIRARIA cosas más raras se han visto, así que al lío:
Una vez seca la pintura blanca del armario encintamos “a saco” como hicimos con los cuadros.

Con la misma pintura que nos sobró lo pintamos. Al igual que hice con los cuadros solo le dí una capa, dejando adrede zonas más claras, ya que se busca un efecto “viejo”.
Antes de que seque la pintura azul retiramos con cuidado las cintas.
Cuando ya ha secado le damos sin piedad con la lijadora eléctrica (también se puede hacer a mano, pero requiere mucho más tiempo).
Dándole con la lijadora se envejece el resultado, y ya de paso se disimulan algunos pequeños errores.
El armario va tomando forma, y ya es una parte decorativa de la estancia, dándole un toque divertido a una pared que ahora está vacía.
Y aquí tenéis la nueva visión de la pared, con sus cortinas a juego.
Me quedo sin duda con el después del tuneo, ya que la seda rosa será muy bonita, pero la dejo para las galas de Miss España
Con este tuneo nuestro dormitorio, el principal, ya luce casi casi acabado.
Deciros que al final hemos movido de nuevo la cama de lugar y la hemos puesto donde estaba al principio, aprovechando así para poner un televisor (por el tema de las tomas de antena).
Me falta buscar detalles para las mesitas, quizás unas velas, marcos de fotos o algún detalle original. Intentaré que el próximo capítulo pueda ser una “conclusión” o “remember” de cómo tunear un dormitorio en un piso de alquiler, y dar por zanjada una estancia y atacar otra, como la entrada, el pasillo o el comedor.
Me siguen faltando las horas, así que iremos como siempre poco a poco, pero en buena dirección.

Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

Tunear aspirador con decoupage

En el ostro post de “guardar ropa sin ocupar espacio” os hablaba de mi descubrimiento con esas bolsas para hacer el vació a la ropa con un aspirador.
Os decía que no tenía aspirador, ya que la Roomba no sirve para esto, así que tenía que hacerme con uno.
En una visita a Miami Playa descubrí una tienda de esas que venden objetos de segunda mano y mi espíritu YONOLOTIRARIA me empujó hasta su interior. No iba con idea de comprar nada, de echo no llevaba ni dinero, pero por entrar a cotillear tampoco pasaría nada.
Enseguida vi en un rincón un aspirador y me acordé de las bolsas que había comprado en Ikea para envasar la ropa al vacío. Miré el precio… 5euros!!!! Rebusqué en el fondo del bolso y apareció la calderilla suficiente como para hacerme con él. El chico de la tienda lo probó y el único problema que tenía es que se quedaba enganchado el botón de encendido y apagado. Para lo que yo lo quería no suponía ningún problema. Así que me lo llevé!
Total, que aunque no lo tenga que utilizarlo mucho me apetecía darle un toque más personal, y en cuanto me fue posible me puse manos a la obra.
El aspirador en cuestión es este:
Empecé con una limpieza exterior a fondo con lavavajillas y lo acabé de desengrasar con amoniaco.
Probé si había sobrevivido a la exhaustiva limpieza y efectivamente lo hacía, pero se inundó todo de un olor…. rancio.
Con el ascazo en el cuerpo abrí su interior y tiré directamente la bolsa a la basura. Saqué los dos filtros y los lavé con agua y lejía. Quedaron blancos y desinfectados!
Una vez limpio, por dentro y por fuera, tapé las partes que no quería pintar con cinta de carrocero y le di con esprai blanco. Una capa fue suficiente.

Mientras secaba el espray fui a la ferretería a por bolsas. Tenía fe en encontrar las adecuadas.
Al preguntarme la chica la marca de mi aspirador sentí vergüenza y no me atrevía a contarle que no la sabía por que lo había pintado… Me llevé una bolsa universal y cola en espray.

En volver a casa el aspirador ya seco me esperaba así, blanco como un lienzo!

Con el pegamento, tijeras y servilletas empezó el reto. Hubo momentos de desesperación ya que la cola humedecía demasiado el aspirador y se rompían las servilletas, para este tipo de trabajos recomiendo la cola en espray de papelería.

En cuanto tuve todo forrado le dí un repaso con una lija al agua, para disimular arrugas indeseadas y “rematar” los cantos.
El botón de encendido y apagado tenía sus pestañas rotas, así que tenía que hacer algo. Hice una plantilla con papel y la dibujé en un plástico (es un trozo de una tabla de cortar que se rompió, reciclaje total!) Hice el agujerito para que saliera el pulsador y ya solo había de buscar algo que hiciera la vez de botón.
Aún no sé como me acordé de unos tiradores de madera natural que tenía en el taller. Con un tornillo lo puse en el “pichorro” o pulsador que salía y lo pegué con cola termoadhesiva. Pinté también la nueva pieza (la verde) con espray y le hice el mismo decoupage que al resto del aspirador. Al tirador simplemente le dí barniz.
Para rematar el trabajo y conseguir un acabado más duradero barnicé todo con barniz incoloro. Utilicé uno especial para parqué y la verdad es que me encantó el acabado brillante y suave.



Ahora ya tengo mi aspirador tuneado, y como veis todo “low cost” y además funciona perfectamente!!!
Tunearías tu aspirador???

Tunear aspirador con decoupage