Entradas

Cómo restaurar un mueble viejo paso a paso

antes y después de restaurar un viejo mueble

¿Cuántas veces has visto muebles abandonados al lado de un contenedor? En muchas ocasiones, son muebles a los que todavía se les puede dar una segunda oportunidad. Si quieres saber cómo restaurar un mueble viejo, no te pierdas este tutorial paso a paso.

Nada más vi esta cómoda amontonada junto a otros muebles de derribo, pensé que todavía se le podía sacar bastante partido. A pesar de que le faltaban dos de los tres cajones, era posible darle una segunda oportunidad a este viejo mueble y utilizarlo para almacenar ropa de cama, o como mesita para la televisión.
mueble viejo para restaurar

Materiales y herramientas

Los materiales y herramientas que he empleado han sido los siguientes:

  • Tela con estampado personalizado para tapizar el interior. En este artículo podrás ver todo el proceso para crear una tela personalizada para tapizar.
  • Tiradores de cuero.
  • Imprimación universal en spray. Mejorará la adherencia y evitará que gastes más pintura de la necesaria.
  • Pintura en spray color Saphire Blue. Este tono azul marino no solo es tendencia, sino que además es muy elegante y realmente bonito.
  • Adhesivo en spray para fijar la tela al mueble.
  • Espátula
  • Lijadora, hojas de lija o esponja abrasiva.
  • Vaporeta o alcohol de quemar.

después de restaurar un mueble viejo

Restaurar un mueble viejo paso a paso

Antes de restaurar o tunear cualquier mueble hay que identificar de qué material está hecho. De esta forma, sabremos qué tipo de productos o tratamientos debemos aplicar. En este caso, la base y patas de la cómoda eran de madera y el resto de DM y melamina brillante.

También habrá que ver las partes que están muy deterioradas y sustituirlas por otras nuevas. Concretamente, la trasera de la cómoda estaba en muy mal estado y además, faltaban varios cajones. Por este motivo, opté por colocar un estante sobre el último cajón y crear una zona de almacenaje abierta.

restaurar un mueble de derribo paso a paso

Paso 1: limpiar el mueble

El mueble no solo tenía varias capas de polvo, sino que también contaba con restos de pegatinas y cinta aislante en uno de los laterales. Para realizar una limpieza profunda se puede utilizar la vaporeta. De esta manera, se despegan más fácilmente las pegatinas y la suciedad incrustada.

Una solución alternativa a la vaporeta es utilizar alcohol de quemar.

limpiar antes de restaurar un mueble

Paso 2: lijar la superficie

Después de quitar las capas de polvo y suciedad descubrí que el sobre estaba bastante deteriorado. Además de arañazos, se podían ver cercos y manchas.

restaurar un mueble abandonado paso a paso

Para eliminarlos y alisar la superficie, lijé la parte superior con una multilijadora. Para las molduras y patas resulta más conveniente usar una esponja abrasiva de grano medio, ya que se adapta mejor a superficies con relieve o torneadas.

lijar un mueble antiguo

Paso 3: aplicar imprimación

El siguiente paso consistió en aplicar imprimación. Aunque con el lijado se obtiene una superficie lo suficientemente porosa como para que la pintura tenga un buen agarre, con la imprimación se consigue:

  • Sellar la superficie y evitar problemas de sangrado o taninos en muebles de madera.
  • Gastar menos pintura.
  • Una base de color uniforme que resaltará el color final.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que se deben respetar los tiempos de secado entre la imprimación y la pintura, sobre todo cuando tienen distintas bases (agua y disolvente). En caso contrario, se puede producir un efecto craquelado.

aplicar imprimación a un mueble viejo

Paso 4: pintar

Transcurrido el tiempo de secado de la imprimación, se aplicará la pintura. Para la cajonera he utilizado pintura en spray de un tono zafiro y acabado brillo. Este color le aporta elegancia a un mueble de línea clásica como este, pero al mismo tiempo le proporciona un aspecto más actualizado.

Únicamente se pintó la parte exterior ya que el interior iba a ir tapizado.

pintar un mueble antiguo

Paso 5: tapizar

El último paso consistió en tapizar la parte interior del mueble que queda a la vista. Para ello, un estampado personalizado mediante impresión en tela. El diseño consta de un pequeño motivo en tonos azules, tostado y gris que le proporcionan al mueble un aspecto de interior de maleta o baúl.

Para tapizar seguí los siguientes pasos:

  1. Corté varias piezas de tela a medida para forrar los laterales internos del mueble, así como la parte superior del estante, el frente del cajón y la nueva trasera. Hay que tener en cuenta que se debe dejar un mínimo de 1 cm de margen.
  2. A continuación, rocié el reverso de la tela con spray adhesivo. La ventaja de este tipo de adhesivo es que no humedece la tela y además, permite rectificar. De esta forma, tienes un margen de tiempo para pegar y despegar hasta ajustar la pieza al mueble.
  3. Con la espátula se alisa la superficie para fijar bien la tela y eliminar cualquier burbuja.

tapizar un mueble restaurado

Finalmente, se puede aplicar un barniz a todo el mueble para protegerlo de los golpes y rayaduras, así como al tapizado de las manchas.

Antes y después de un mueble viejo

Tras seguir todos los pasos anteriores se ha conseguido transformar un mueble de derribo en un elegante mueble auxiliar.
después de restaurar un mueble viejo

Los tiradores de cuero le proporcionan un toque actual al mismo tiempo que refuerzan ese aspecto de interior de maleta que buscaba.

después de restaurar un mueble viejo

No cabe duda que el cambio es cuanto menos sorprendente ¿quién diría que es el mismo mueble? Creo que si volviera a verlo quien lo dejó abandonado, querría llevárselo de nuevo a casa.

restaurar mueble viejo antes y después

¿Qué te ha parecido la transformación tras restaurar un mueble viejo? No solo se le ha dado una segunda oportunidad, sino que además con la personalización de la tela se consigue un mueble exclusivo.

Si te ha gustado este artículo, podrás encontrar muchas más guías prácticas y proyectos DIY en www.bricoydeco.com ¡Gracias por comentar y compartir!

Esta entrada Cómo restaurar un mueble viejo paso a paso es un contenido original de Bricoydeco.com

Lee el post original

Un mueble, cinco ikea hacks

Buceando por internet, buscando inspiración para compartir con vosotros, me topé con un mueble básico y distintas maneras geniales de personalizarlo en el blog This old house.  Cinco de los llamados Ikea hacks (o cómo tunear mobiliario de Ikea) para un mismo mueble. Además, es uno de esos muebles prácticos, cien por cien personalizables y low cost. Aunque también puedes practicar estas ideas decorativas con otros muebles que ya tengas en casa… Apetece, verdad? Veamos cuál es tu opción favorita!

Un mueble, cinco Ikea hacks

Un mueble, cinco Ikea hacks

1 . Verde y dorado, todo tendencia

Dos elementos muy vistos últimamente en decoración son los metales y los tonos verdes. Si combinamos ambos, obtenemos un mueble de tendencia pero con apariencia retro. Perfecto para los amantes de las líneas rectas con colores llamativos.

Ikea hacks

2. Azul y dorado, elegancia y sofisticación.

El azul oscuro es un color que no pasa de moda y que aporta elegancia. En pequeñas cantidades no oscurece el ambiente, pero sí destaca sobre fondos neutros. Si le añadimos el extra de sofisticación que ofrecen los tiradores y detalles dorados, se convierte en la combinación ideal para casas llenas de gracia y distinción.

Un mueble, cinco Ikea hacks

3. Verde mint, pasteles y naturalidad.

El mint llegó hace unas temporadas a nuestras viviendas y parece no querer dejarnos. Con un toque envejecido se convierte en el perfecto aliado para una decoración natural y dulce.

Cinco Ikea hacks

4. Naranja y dorado, sólo para atrevidos.

Los tonos naranjas aportan vitalidad y quedan geniales en ambientes vibrantes y juveniles. Para mi gusto, no es un tono utilizable en exceso y, combinado con dorado, es sólo apto para las decoraciones con mucha vida… Y para gente con mucho ojo para las mezclas!

Un mueble, cinco Ikea hacks

5. Turquesa y negro, frescura con estilo

El negro prácticamente nos funciona con cualquier otro tono. En este caso, al añadir un color alegre como el turquesa, combinamos la sobriedad con la alegría… Para mí, una mezcla ganadora.

Ikea hacks

Aunque nos hemos centrado en los colores, la elección de las patas y tipos de tiradores también es crucial, no te olvides de ningún detalle para que el estilo conseguido sea el que buscas 😉

Fotos vía  This old house

¿Qué Ikea hack te gusta más para este mueble?

El artículo Un mueble, cinco ikea hacks es original de Decorar Mi Casa, blog de decoración – Blog de decoración de interiores. Ideas para decorar tu casa. DIY & inspiración

Lee el post original

MUEBLE CACTUS DIY

Este proyecto comenzó en el grupo de whatsapp de mis amigas, cuando Tania publicó una foto de una cómoda que buscaba dueño. creo que pasó 1 segundo cuando escribí que la quería yo.

Desde hace tiempo necesitaba un mueble para guardar mis pinturas, y como no podía ser de otra forma, había que darle un toque DIY.
En este DIY os enseño como pintar unos cactus de un modo muy sencillo pero muy resultones!



Necesitamos: Matt paint la pajarita, pinceles y un mueble
Para hacer los cactus, primero los dibujamos con un lápiz. Yo lo que hice es buscar por pinterest  diseños de cactus y reproducirlos.

Para dar volumen  a los cactus, lo mejor es no usar colores sólidos, sino con el pincel, coger varios tonos.

La pintura Matt paint no necesita lijar, así que la aplicaremos directamente, como veis, intentamos crear sombras con tonos más claros.
Para crear los pincho, usaremos un color más oscuro y daremos pequeñas pinceladas

Para este tipo de cactus, haremos unas rayas verticales.
Por último, añadiremos unas flores a algunos de los cactus, mezclando colores vivos y blancos, para crear volúmenes. 
Y listo, en muy poco tiempo hemos dado una nueva vida a un mueble que se  iba para la basura!!

Espero que os guste y gracias por los comentarios!!

Lee el post original

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

En la finca tenemos bastantes cajas de frutas antiguas. Se las regalaron a mi padre, y con ellas hemos hecho mesitas, un mueble que os enseñaré este verano, el supermercado y el puesto de limonada de Lucas. 
Otras las pinté de blanco y me las traje a Madrid, una la tengo en el salón con revistas, Lucas tiene otra en su habitación llena de juguetes y otra está en el taller, que supongo será para la bebé.
Pero al tenerlas allí tan a mano, siempre se me ocurren para ellas, diferentes usos. En este caso, tenía unas patas de madera que le sobraron a mi padre de hacerme una cómoda que tenemos en la entrada de casa y pensé en hacer un mueble.

Mueble con caja de fruta diy


Materiales: Caja de frutas, patas madera o listones, puntas, martillo, cola de carpintero y pintura.

Unimos la caja con las patas, o los listones de madera que harán de patas del mueble, con cola de carpintero y alguna punta o tornillo.

Una vez listo, lo pintamos, en este caso al ser la caja de tipo rústico, quería un color potente y vibrante, y opte por este fucsia.

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

Mueble con caja de fruta diy

Lee el post original

Pintar un mueble con chalk paint en spray

Hoy os quiero enseñar lo rápido que podemos cambiar el look a un mueble con la pintura en spray Chalk Paint.  Lo que antes nos llevaría una tarde a base de brochazos y goterones, podemos dejarlo terminado en media o una hora y con un acabado más liso y perfecto. 

pintar chalk paint spray antes y despuésSupongo que ya conoceréis las características de este tipo de pintura que está tan de moda. Una pintura a la tiza con base al agua que tiene unos colores mate con aspecto sedoso y que su mejor virtud es que normalmente no necesita lijar previamente la madera.

Otra de las ventajas de la pintura Chalk Paint es que seca en pocos minutos y se puede aplicar sobre cartón o poliespan ya que no lleva disolventes y no son tóxicas. Además a mi me encanta poder hacer degradados con dos colores muy fácilmente.

pintar con spray chalk paint

Pues bien, después de las aclaraciones e información sobre esta pintura os enseño el antes y el después de un mueble pintado con Chalk Paint en spray.

En este vídeo tutorial veréis más claro todos los pasos. En mi caso quise pintar solo la mitad para que vierais la diferencia por eso me llevo un poquito más al tener que delimitar las dos áreas. Esta mesilla de noche está expuesta en un escaparate como muestra.

RECOMENDACIONES

La única recomendación que os daría es que al ser una pintura a la tiza es recomendable rociar en exteriores, jardín o terraza, porque dejará un poquito de polvo blanco. Si estamos pintando algún objeto más pequeño lo podemos hacer dentro de una caja de cartón.

pintar con chalk paint spray

También es importante no acercar mucho la válvula al objeto. Y es preferible dar una pasada ligera, siempre moviendo el bote (no dejarlo fijo), esperar unos segundos y volver a pasar.pintar mueble con chalk paint

Si se trata de un mueble que tendrá mucho uso es mejor que le apliquéis después una capa de barniz en spray para que tenga mayor durabilidad frente a los roces. 

pintar mueble con spray chalk paint

Y esto es todo. ¿Habéis visto lo rápido que se consigue un mueble nuevo con solo un toque de pintura?
Y ahora ¡animaos a probar!. Mirad todos los colores que hay de la pintura Chalk Paint en spray aquí.

Coged una caja de la frutería, un marco, flores secas, un sombrero de paja…Pensad la cantidad de cosas que tenéis en casa y que os gustaría darle una nueva vida.

pintar mueble con chalk paint spray

Si queréis ver más proyectos con pintura en spray, aquí tenéis unos cuantos:

customizar sombrero de paja 

Palos decorativos estilo boho y perchero

Colgador de llaves

Cartel de madera

Silla transformada en 10 min

La entrada Pintar un mueble con chalk paint en spray aparece primero en Sra.Cricket.

Lee el post original

DIY Mueble pie de cama

¡Hola!
Hoy vuelvo después de mucho tiempo a restaurar un mueble basuril. No sé si sería una mesa de centro o un mueble de pie de cama pero yo lo he tuneado como lo segundo. 
Lee un poquito más y te enseño el proceso!

El mueble era éste. No se aprecia en la foto pero ya tenía muchas partes del lacado agrietadas, por lo que sí o sí le hacía falta un arreglo.
También rescaté del contenedor este tablero grande de madera…¡totalmente nuevo!. 
La espuma la compré a la medida y ya estaban las partes necesarias para empezar a ello.

Después de una limpieza a la madera le dí con cera en ciertas zonas para a la hora de desgastarlo hacer la tarea más sencilla. Sobretodo por los bordes y las zonas que más sufren de los roces.

La estructura la pinté con spray de chalk paint de Leroy Merlín, que encontré de oferta.
Elegí un tono gris claro para que al tapizarlo quedara bien con cualquier tela, lisa o estampada, y es un tono bastante neutro que me encanta para decorar.
Aunque no resulte tan económico el spray como el bote, cuando se tratan de objetos con muchos recovecos lo prefiero, para que quede mucho más limpio y sea más rápido.

Por suerte hasta el tablero que me encontré tenía el mismo ancho exacto que la estructura del mueble, así que solamente me tocó cortarlo de largo para dejarlo justo como la espuma.

Una lijadita para quitar astillas y base preparada para tapizar!

Y ya tenéis aquí el mueble todo pintadito. Unas lijaditas por ciertas zonas para desgastarlo y envejecerlo y estructura acabada.

Como ahora está la moda de los estampados tropicales y me encanta, a pesar de seguir en invierno, me arriesgué a hacerle un estampado a una tela blanca que tenía en casa, y darle vidilla para el verano. Elegí unas hojas de monstera, que imprimí y recorté para usarlas de plantilla.

Como siempre que hago estampados en tela, se utiliza pintura textil, la plantilla elegida y un pincel con punta plana.

Hice unas 10 hojas en dos tamaños y para fijar la pintura y alisar la tela la planché.
¡Lista la tela! Ya sólo quedaba tapizar y poner el asiento en la base.
Para eso, fui grapando tirando bien de la tela para dejarla bien tirante.

Trabajo terminado y ¡mueble recuperado!, (y tablero rescatado).
Aquí se ve con más detalle el desgastado y el estampado que le hice. 
Lo pinté dándole más claridad a ciertas zonas de las hojas con algunos difuminados para que no quedara tan uniforme como una plantilla.

Lo he colocado en los pies de la cama, que me viene ideal para dejar ahí las cosas por la noche a la hora de dormir! 
La cesta rosa también es algo que hice hace poquito con lana natural súper gordita, y para guardar cojines va perfecta 🙂

Y aquí habéis visto la transformación de este mueble, que espero que os haya gustado!!
Nos vemos en el próximo post y ¡¡feliz tarde!!

Lee el post original

DIY: Nueva vida a un mueble rast de ikea

Hola, llevo un tiempo con la idea de que esa cajonera rast de ikea que tengo en el pasillo no me hace el servicio que necesito, y tras mucho pensar y darle vueltas, he visto la luz. Y hoy te enseño su segunda vida, una vida en la que tiene utilidad de verdad.

mueble rast de ikea

Hay que reconocer que esta cajonera de ikea no es de las más útiles a la hora de almacenar, es pequeña, y no entra casi nada. Así, que un día tras ver este post de Carmen de Mi low cost, se me ocurrió darle una segunda vida, y renovar este mueble (que para mí era inútil), haciéndolo más útil para mis movidas…

cajonera rast de ikea

Así que manos a la obra… Lo primero desmontar los cajones, y ver si con las tablas resultantes podía hacer algo…

deshacer un mueble

Las tablas del fondo de los cajones me sirvieron para la balda de abajo del todo. Hace tiempo, le había puesto patas, para hacerlo un poco más alto, y esas patas me han servido de soporte para esas tablas.

convertir cajonera en estantería

Ahora me tocaba pensar como ponerle la otra balda, que con la tabla delantera de un cajón quedaba perfecta, y con unas escuadras pequeñas la coloqué seguida de esa tabla que puedes ver en la foto anterior.

balda con escuadras

Así que con el armazón de la cajonera, y 3 piezas de los cajones, ya tengo una estantería super útil. El siguiente paso es pintar y decorar. Me decidí por el Mint de Pinturas La Pajarita, y además en las baldas pegué papeles estampados, intentando imitar las baldosas hidráulicas.

pintura la pajarita mint
papeles decorativos

Y este es el resultado. Las fotos no dicen la verdad de lo bonito que quedó.

mueble rast convertido en estantería
baldas decoradas con papel

Una vez acabado, me puse a ordenar mis materiales y movidas, y aunque reconozco que me da mucha utilidad, se me quedó pequeño para todas mis cosas….

de cajonera a estantería

Así que tomé la decisión de comprar otra cajonera rast en ikea, y ampliar mi estantería.

cajonera rast de ikea se convierte en estantería

En este caso, no la cerré por abajo, ya que va a ir colocada encima de la otra. Y la balda, es igual que en la primera, con unas escuadras.

Quise ponerle una movida para poner papeles o libros… Esto está hecho con tablas de los cajones, que tuvimos que cortar a mano con sierra (gracias a mi manitas), y luego lijado con la radial.

transformando mueble
mueble modificado rast ikea

Y lo mismo, pintar y poner papeles decorados, en esta ocasión me moló ponerlos en el frontal…

doble estantería rast

Los uní con unas plaquitas, y ahora sí que tengo una estantería útil…

unión de muebles

Eso sí, ya la tengo petada, y todavía no muy colocada… Mis herramientas y materiales, los he distribuido en las cajas de fresa de mi carrito RÅSKOG casero, en la balda de arriba, quiero que sea para libros y encima del todo, quiero cositas de decoración, pero tengo que seguir pensando en la distribución y colocación del material…

mueble rast renovado

Con esta renovación he conseguido dar utilidad a un mueble que no me daba servicio, y deshacerme de un arcón que ocupaba mucho en casa y que tenía petado de material (ahora le daré una segunda vida a este arcón). Y ahora tengo todo el material en mi esquina craft… Estoy casi tan feliz, como cuando hice mi escritorio soñado…

Que te parece?? 

Saludines y buen día…

Lee el post original

Antes y después de un mueble de salón clásico

La cosa viene de lejos.
Verás, aunque con Jan,nos complementamos muy bien en casi todo,hay un punto en el que no coincidimos para nada.
Él es de blanco todo no,y yo, soy la versión opuesta, blanco todo, o casi todo sí.
Nuestra nueva vivienda, nueva para nosotros claro, porque la construcción es de 1950,nos conquistó por la amplitud del salón comedor.

Aunque desde un principio,ya dejé ir alto y claro, que el mueble, la chimenea, los arcos…quedarían perfectos en blanco, y aportarían más luminosidad.

Mi contrario, de estilo más clásico, o clásico absoluto,“ipso facto” expresó su negativa rotunda,se sentía muy cómodo en esa atmósfera.


Como había mucho trabajo que hacer,y sabía que no lo iba a convencer fácilmente,dejé correr el tema, pero fui maquinando una estrategiapara lograr salirme con la mía, jajaja.
El verano pasado, aprovechando unos días libresde cargas familiares, y laborales,como el que no quiere la cosa me presenté en casacon un buen cargamento de pintura.
Le dije: “Solo voy a probar, a ver qué tal lo ves,y si no te gusta, no tengo ningún inconveniente en quitarlo”(¡mentira!, jajaja).
A mi el cambio me enloqueció,(si te fijas pinté también el marco de la ventana).
¡Y por suerte a Jan también!,¡qué alivio, y qué pequeño triunfo!.
Ganada una pequeña parte,tocaba poder arrasar con el resto…..Elegir el color del mueble, para mi no suponía ningún dilema,ya sabes, blanco, y sin dudarlo, más blanco.
Pero ya que había logrado que Jan,aceptara empezar con los cambios,incluso motivarlo para que lo hiciéramos “fifty-fifty”,

lo más correcto y justo por mi parte, era ceder en ampliar mi gama cromática más allá del blanco.
Después de enfrentarnos con la extensa carta de colores,y ante la disyuntiva de acertar en la elección,el resultado fue “ni pa ti, ni pa mi, ni blanco, ni negro”, gris.
La pintura que usamos, es “pintura laca” con base agua,no necesita protección, ni cera, ni barniz.
No tenía ni idea de su existencia,hasta que este verano, fui a la tienda de manualidades y artesaníadonde trabaja Graciauna blogger encantadora y muy afable.


Al contrario que la chalkpaint, necesita una capa de imprimación,pero con tan solo una mano obtienes un resultado perfecto.

En la chimenea tampoco logré que el blanco fuerael ganador absoluto.
Y es que para el bien de una armoniosa,sosegada y serena convivencia,sí o sí, es necesario por ambas partes hacer concesiones, ¿no crees?.
Aunque sutilmente no pude dejar de poner mi punto y final.
Para muestra, el detalle del acabadocon pincel seco en blanco encima del gris.

Con el cambio, he logrado erradicar el desasosiegoque me producía a la vista tanto color oscuro.



Antes de editar el post, Jan, ha querido chafardearde qué iba ¿y a qué no sabes qué?,se ha quedado incrédulo de cómo podía gustarle el antes”,con lo bonito que lo ve ahora. 
Será cuestión de aprovechar hoy que está tan contento y orgulloso con nuestra redecoración, para ver si cede, y acabar de hacer unas cuantas cosillas másque llevo en mente, jijiji ¡seguiremos informando!.
Con este post participo en el Finde Frugal,de MarcelaCavaglieri.
¡Muy buen  finde!

Lee el post original

Como restaurar un mueble en sencillos pasos.

¡Buenos días!

Hoy quiero enseñarte a restaurar un mueble antiguo, que por el motivo que sea, ya sea por el color que tiene, o por el acabado…  No encaja en la decoración de la estancia donde lo quieres colocar.

Antes de todo, necesitas saber el estado del mueble, sí es un mueble de segunda mano o un mueble que ha estado bastante tiempo en un trastero. Lo mas seguro es que tenga carcoma. Yo te recomiendo que aunque no tenga carcoma, le des una capa de producto anti carcoma,ya que es muy importante que el mueble lo mantengas sano o que sí en el caso de que tenga carcoma lo arregles cuanto antes, ya que sino a la larga, tendrás problemas con él. Durante las próximas semanas tendréis un post mas extenso de este producto.

Para empezar a restaurar tu mueble, has de tener unas herramientas básicas:

  • Un juego de lijas de diferentes gramajes. También dentro de este apartado iría una orbital y esponjas de lija.
  • Harán falta también unas espátulas con su correspondiente masilla. Puedes utilizar una masilla especial para madera o masilla universal.
  • La pintura que yo he utilizado es la Chalky Finish de Xylazel y he acabado con una fina capa de Cera de acabado.
  • De herramientas básicas, harán falta un juego de destornilladores para quitar los tiradores de los cajones y también nos harán falta unos buenos rodillos y brochas. En mi caso, las herramientas que utilizo son de Nespoli Rulo Plumo para pintar nuestro mueble.

materiales

materiales-dos

Vamos ha empezar a restaurar el mueble. Primero de todo, lo que has de sacar son los tiradores de los cajones para poder trabajar bien durante toda la restauración. Una vez has quitado los tiradores, empieza a lijar todas las superficies.

sacar-los-tiradores

Lo bueno es lijar las superficies con lijas de diferentes gramajes, empezando por un gramaje bajo que son lijas mas agresivas e ir subiendo de gramaje para ir puliendo todas las partes del mueble. El proceso de lijado es la parte mas laboriosa y en la que seguramente estarás mas tiempo, junto con la espera de los tiempos de secado de la pintura.

lijar

lijar-y-pulir

Limpia bien todas las superficies para que no tenga polvo. Ahora es el momento de que utilices las espátulas y la masilla para arreglar todos los rasguños que pueda tener el mueble. Una vez tengas el mueble enmasillado, has de esperar a que seque bien y has de volver a pasar una lija de un gramaje  nº 180 aproximadamente.Es una lija de gramaje fino para que la superficie quede bien fina y preparada para la pintura, seguidamente pasa un trapo a todo el mueble para sacar el polvo del lijado y dejar la superficie preparada.

Ya tienes el mueble preparado para pasar a pintar,  en mi caso quería convertir esta pequeña cómoda en mi mesita de noche y quería que fuera blanca. La pintura Chalky Finish que he utilizado es de Xylazel y da muy buen resultados, deja un efecto empolvado con un acabado ultra-mate y es una pintura al agua que no desprende olor.  Esta pintura tiene un tiempo de secado de 1 hora y un secado total a las 4 horas. Tiene un gran poder de cubrición desde la primera capa, pero yo le he dado dos capas de pintura para que tuviera un color uniforme.

pintar-comoda-2

pintar-comoda

Para que la pintura quede bien, es importante utilizar una buena herramienta de pintado, las brochas y los rodillos es importante que sean de buena calidad para que el resultado sea perfecto. Lo bueno de estas brochas es que tienen las fibras sintéticas, eso hace que tengan una buena absorción de pintura y el resultado sea perfecto, ya que no deja marcas de pintado.

Ya queda muy poquito para tener el mueble restaurado. Cuando esté ya todo el mueble bien seco, lo mejor de todo es darle una fina capa de cera de acabado para darle una protección extra al mueble. Lo mejor para aplicar este producto es hacerlo con un paño limpio y seco. Primero has de dar una pequeña capa de cera de acabado, dejar secar durante 10 minutos y a continuación volver a frotar con el trapo para obtener un acabado brillante.

cera-de-acabado

Ya tienes el mueble listo, solo falta volver a poner los tiradores de los cajones.

poner-tiradores

Yo como tengo pensado seguir haciendo mas DIYs con esta cómoda y su entorno, os explicaré próximamente lo que tengo pensado hacer en los tiradores. Con la lámpara que hay encima (que la hice en un taller de Bauhaus en la feria de muestras de Girona de la mano de Yonolotiraria) y algún que otro DIY que tengo pensado!

Como puedes ver, mi cómoda es toda del mismo color, pero se pueden hacer mil y un efecto diferente. Sí ahora, tal y como la tengo, le paso una lija de un gramaje aproximado de nº 80 por las esquinas, le dará un toque mucho mas vintage y envejecido. Opción que no descarto hacer algún día! Sí lo haces, has de tener en cuenta que sí tu mueble tiene algún color de fondo, ese será el color que se verá al pasar la lija. Así que sí le quieres dar ese aspecto pero no te gusta el color que tiene, primero lo has de pintar del color que quieras que se vea por las zonas que lijaras y después darle la capa del color final. Así cuando lijes el color que aparecerá, será el primero que has pintado.

comoda-final-restaurada

comoda-final

Sí te ha gustado esta restauración, te animo a compartirlo en las diferentes redes sociales Facebook, Google+, Twitter.

 A mi me puedes encontrar en Facebook Instagram.

¡Muchas gracias por leerme un día mas!

Lee el post original

diy: una nueva vida a un mueble

¿Tienes por casa un mueble que ya no te gusta? ¡Dale una segunda oportunidad, sálvalo! Customizándolo y pensando nuevas maneras de utilizarlo le darás una nueva vida y a ti te hará el apaño. Eso hice yo con esta mesita de noche de Ikea, que como tal no me servía de mucho, pero como estantería en mi mesa de preparar pedidos ¡Es perfecta!
Todo empezó a raíz de #Salvemoslosmuebles, una iniciativa que ha lanzado Ikea, primero en tres de sus tiendas de Madrid pero con intención de implantarlo en todas las demás de España este año. En ellas podrás encontrar diferentes acciones: por ejemplo, la posibilidad de que tú vendas a Ikea muebles de su marca que ya no quieras. O máquinas de reciclaje bonificado, en las que, por depositar bombillas usadas, recibirás un beneficio. También puntos de donación. Y, por supuesto, el fomento de la customización como forma de darle una nueva oportunidad a un mueble. 
A raíz de esto, antes de las Navidades me enviaron un kit con un reto: darle una nueva vida a la mesita de noche Rast. Junto a ella, un buen lote de materiales: telas, pinturas, pinceles, rotuladores… Así que enseguida me puse a pensar qué podría hacer con ella. 
En un principio tenía pensado hacer una mesita auxiliar para el salón que sirviera de taburete cuando había invitados. Pero la monté sobre la mesa donde preparo los pedidos, justo delante de una pantalla de ordenador de mi chico (que nunca usa pero no quiere quitar de ahí, ejem, ejem) y se quedó unas cuantas semanas. ¿Y qué pasó? Pues que pronto empezó a llenarse de cosas: que si las tijeras, que si este paquete que tiene que recoger el mensajero, que si los cordeles… Así que dije: ¡pues ya tenemos nueva vida!
Pero claro, así, tal cual, no era demasiado práctica. Necesitaba algún compartimento más. ¡Un bolsillo lateral! Para el que solo utilicé la tela de Ikea, cartón pluma y pegamento de contacto. ¡Ya verás qué fácil es!
Primero decidí la medida y recorté dos cuadrados de cartón pluma con ésta y con ayuda de un cúter. Después, corté dos trozos de tela blanca, un pocos más grandes que el cartón pluma. Aproximadamente 2 cm más por cada lado. 
Forré los dos trozos de cartón con la tela. Para ello, utilicé una buena cola de contacto. Pegué primero un lado, lo dejé secar un par de minutos y pegué el siguiente. Así podía ir tensando bien la tela sin peligro de que se me despegara. Como veis, un proceso fácil y que no hace falta nada de costura (sabéis que yo en esta materia soy una negada). 
Cuando ya estén secos los dos cuadrados, vamos a poner los laterales. Para ello, utilicé una segunda tela, la de rayas que me envió Ikea, seleccionando solo las franjas negras. Recorté dos trozos un poco más largos que los cuadrados, para poder hacer un “dobladillo” y que no se viese el corte de la tela.
Como veis en la primera foto, yo puse la tela bastante hacia adentro, para que se sujetase bien. Las rayas me vinieron bien para utilizarlas como medida. En otro caso, tendría que haber usado la regla para que los dos laterales quedasen exactos. En el cuadrado que iría pegado al mueble, coloqué los laterales sobre la parte forrada. En el otro, sobre la parte de atrás. Dejamos secar unos minutos. 
 
Una vez seco, quedará como una especie de cuadrado, como veis en la foto. Doblamos un poco la tela de los laterales, para que quede hacia dentro y no haga bolsa hacia fuera, y le colocamos pegamento en la parte de abajo del que será nuestro bolsillo. Cuando ya esté seco, lo colocamos en el mueble con una buena cantidad de cola y, este sí, dejamos secar unas cuantas horas. Yo apoyé el mueble por ese lado contra la pared y lo dejé hasta el día siguiente. 
¡Y listo! Ya tenemos un compartimento, que hice con la medida exacta para que entrasen las cajitas y tenerlas a mano para los pedidos. ¡Ahora ha quedado todo perfectamente organizado en el mueble!
Iba a ponerle una tela blanca también en la parte trasera, para ocultar la pantalla, pero al final he puesto tantas cosas en el mueble que ni se ve. ¡Se queda así!
A mí me encanta el resultado y me está facilitando mucho la tarea. Antes tenía todo desperdigado por el taller, y ahora lo tengo todo junto. ¡Genial!
Y tú, ¿salvas los muebles que ya no usas?