Entradas

Mi primera labor a punto: Cuello a Trapillo

Hola de nuevo!!!
¿Qué tal el lunes? ¿Vaya tiempo verdad? Yo lo miro por el lado positivo, voy a poder estrenar mi cuello hecho a punto con trapillo antes del invierno que viene!! Facilísimo!


Hoy te cuento que en semana santa “aprendí” en un par de horas a tejer a punto. Maria José me enseñó los puntos básicos, a partir de ahí sabrás seguir perfectamente los tutoriales de Youtube.

Si no tienes una Maria José en tu vida o quieres avanzar por tu cuenta y aprender cosas nuevas, no panic, te recomiendo que consultes los tutoriales de Knitting Point y de We Are Knitters . Ambas se lo curran muchísimo y lo explican todo muy bien y muy despacito. Además de los tutoriales gratuitos, venden kits preparados para tejer una labor en concreto clasificados por niveles. El kit incluye todo lo necesario: lana, aguja y guía tutorial. Y por supuesto venden todo esto por separado, con lanas de gran calidad que cuidan el proceso natural y con los colores de moda.

Yo por el momento, al tratarse de mi primera labor lo hice todo a ojo. Os tengo que confesar que no pensaba realizar una labor en concreto, simplemente practicar, ya que de aquí al invierno que viene se me iba a olvidar. Vi un ovillo de trapillo del cuál me enamoré a primera vista debido a su color y me lancé, no me podía esperar.
Para realizar el cuello que yo he hecho debes de saber los siguientes conceptos básicos (todos ellos explicados estupendamente en las páginas que os he recomendado):
1. Montar puntos.
2. Tejer del derecho o punto bobo.
3. Saber hacer punto orillo.
4. Saber hacer ojales, esto parece dificilísimo al leerlo pero prometo que está chupado.
5. Cerrar.
6. Rematar hebras.
7. Coser botones, esto mejor o peor ya lo sabes hacer, a si que lánzate!

En mi caso he montado 12 puntos, pero va a depender de la lana que utilices, con trapillo va de sobra. Para ajustarlo a tu gusto, el número de puntos que montas se corresponde con la altura del cuello. Luego es ir tejiendo a punto derecho hasta que llegues más o menos al largo del cuello que desees. En ese momento haces la fila correspondiente a los ojales y sigues unas lineas más a punto derecho. Cierras y rematas las hebras. Finalmente coses los botones, yo he utilizado un par de botones XL que tenía de algún abrigo o chaqueta antigua.

Y ya lo tienes!
La experiencia me ha gustado, la verdad que si que relaja bastante. Espero seguir con esta afición, además el tiempo sigue invitando a hacer punto, ¿no te parece?

Un abrazo gordo y gracias por leerme. Recuerda que si has disfrutado con esta entrada puedes compartirla en tus redes sociales y que los tuyos también la disfruten 🙂
Sígueme en Facebook y Twitter para estar al día con las cosas que voy haciendo.

Visita la entrada original AQUÍ