Entradas

el trapillo: qué es y cómo hacerlo

El trapillo es un material que está a la orden del día en el tejido. Este material surge de la idea de algún erudito para aprovechar al máximo los sobrantes de tela, cortada en largas tiras y enrollada cuál ovillo de hilo o lana.
A partir de aquí se crean unos ganchillos y agujas de media de medidas inhumanas, hasta ahora inconcebibles (algo así como un ganchillo con una sobredosis de esteroides) conocidos como XL o XXL.
Dentro del mundo del trapillo, según pasa el tiempo van apareciendo más modalidades, puesto que el trapillo básico tiene un grosor, por lo general, para usar con ganchillo de 12mm o de 15 mm (en función de quién lo teja). La desventaja principal del trapillo es que es un material muy pesado, así que no es una buena opción para prendas de vestir o para bolsos un tanto grandes. Pero entonces salió una nueva versión llamada “trapillo extra” que es mucho más ligero y más fino, con lo que ya podemos tejer aquello que se nos antoje!
Otra desventaja del trapillo es que, al estar hecho con sobras de tela es muy difícil volver a encontrar una madeja con el mismo estampado o color, así que hay que aprovechar, si nos gusta un estampado, para ir a por él en cuanto lo veáis.
Otra opción, para trabajar con trapillo es crearlo un@ mism@. ¿Cómo? Pues ¡reciclando camisetas!
Las que ya me conocéis sabréis que sacarle el máximo partido a los materiales me encanta y en este caso aprovechar una camiseta que ya no usas ¡me parece la mejor excusa!
En este caso trabajar con trapillo casero también tiene sus desventajas: El grosor del “hilo” puede variar en función del corte. Además una camiseta no da mucho de sí, así que necesitaremos varias camisetas para tejer algo de tamaño considerable.
 
Aún y así…¿queréis probarlo? Pues, prestad atención:
Cortamos el extremo inferior de la camiseta, donde hay la costura, para que no nos moleste
Colocad la camiseta, doblandola por la mitad, dejando un margen. La doblaremos dos veces
Hacemos los cortes, hasta llegar al primer borde. Como mínimo deberá haber 2cm entre corte y corte.
 
 
Cuando llegamos a la altura de la manga cortaremos totalmente, puesto que, debido a las costuras, a partir de aquí ya no podremos aprovechar la camiseta.
 
 
Y, por ahora, queda una cosa así:
Una vez tenemos los cortes pasamos a hacer las tiras. Empezamos cortando lo que será el principio de la tira:
 
 
para cortar el resto de las tiras colocamos el trozo que no hemos cortado totalmente plano, tal que así:
 
 
Cortamos, en diagonal. El objetivo es que quede todo de una pieza, una sola tira. Para que os hagáis una idea, mirad aquí:
 
 
Y ya tenemos el ovillo!
 
 
 
Ahora solo falta el último toque. Estiramos, de trocito en trocito, toda la tira, para que los extremos se ricen:
 
 
Y ya podemos hacer el ovillo:
 
 
Y, lo que ya es el colmo del reciclaje: como aún quedaba mucha camiseta por aprovechar, quería provar otra manera de hacer el ovillo. Tengo que deciros que no queda demasiado bien…aún y así os muestro lo que he hecho:
 
 
Cogiendo el trozo de camiseta, en plano, he recortazo haciendo eses. Las esquinas no quedan demasiado bien. podrías cortarlas redondeándolas, pero queda mucho mejor cortandolo como hemos explicado antes.
¿Qué os parece?
Ahora, con el cambio de armario, ya podéis reciclar todas las camisetas y haceros, por ejemplo, una alfombra bien coloreada!

El trapillo: qué es y cómo hacerlo