Entradas

Colour Hunting en México

Con 14 años me enamoré de México hasta la médula. ¿El motivo? Un proyecto de intercambio cultural con Iberoamérica para adolescentes llamado “La ruta Quetzal”, conducido por el reportero-explorador más bigotudo. Para participar, debías presentar un trabajo sobre el país de acogida del año en cuestión y cruzar los dedos para que te seleccionaran. 

México era el destino del año que lo intenté. En aquella época, olvídese usted de Wikipedias & Co, recabar información para el trabajo consistió en varios viajes a bibliotecas, librerías especializadas, consultar enciclopedias e incluso un par de visitas a la embajada mexicana. ¡Menuda motivada! No me seleccionaron pero descubrí una cultura que me fascina.

Este Verano, 20 años más tarde, por fin he viajado a este tesoro de país. Ha sido casi un mes recorriendo su interior, la costa pacífica y la atlántica. México es impresionante. ¡Allí todo es en tecnicolor! Las ropas de la gente, las fachadas, la luz, las artesanías… hasta sus platillos participan de ese desfile interminable de colores.
Como sujeto “residente en Pinterest” acostumbrada a la actual tendencia del blanco absoluto que parece estar convirtiendo nuestra realidad en asépticas salas blancas, empapar mis retinas con el potente cromatismo mexicano, ha sido toda una revolución. Imposible no querer llevarse un pedacito ni que fuera en forma de paletas de color como fuente de inspiración.
Valga este post como medio de compartir las más atípicas, para tenerlas en cuenta al combinar colores en nuestros próximos inventos DIY, diseños, decoración en casa, looks, etc… 
Fotografía de una puerta de San Miguel de Allende junto con la paleta de color correspondiente y su aplicación para verificar como actúa al descontextualizarla. 
Por experiencia, vale la pena probar varias veces cualquier fórmula si quieres asegurarte de que siempre va a funcionar.
Ventana de Guanajuato, paleta y aplicación.
Guanajuato again, esta vez el fragmento de una pared ¡Leonsita, va por ti!
Pared del jardín de Don Francisco de Cuervo y Valdés, fundador la casa José Cuervo, en la localidad de Tequila.
La pared de una lavandería de Tulum. Atención al hand lettering y la pintura a 3 colores de la parte inferior ¡Puro magnetismo visual!
Paleta de color robada en una playa caribeña.
Rótulo de un local de alquiler de motos en Sayulita, con una paleta tan arriesgada como triunfante 🙂
Los colores impactan en nuestro estado de ánimo evocando sensaciones ¡Usémoslos de forma estratégica! Yo ya estoy deseando atacar el próximo mueble que encuentre en la calle con la primera propuesta.

Cuando la imaginación cae en dique seco en cuestión de colores, otra herramienta para inspirarnos serían las predicciones de Mr Pantone. Eso sí, pienso que al tratarse de una fuente tan global al final parece que todo se acaba homogeneizando ….. ¡Con lo bonita que es la diversidad!

Hasta aquí la vueltecita por México en plan safari Colour Hunting. Y si te apetece seguir viajando, ¿Te vienes a un Cool Hunting en Londres a golpe de click?

Gracias por pasar, seguiré pensando en más historias para la galería de DIY”sFacebook e Instagram.
Marta

SUSCRÍBETE

Lee el post original