Entradas

Mesa Dulce en Azul – Wedding Candy Bar

Cómo montar una mesa dulce para una boda o cualquier otro evento.

Hoy os voy a enseñar la mesa dulce que preparé para la boda de mis amigos. Ni que decir tiene, que fue la guinda de todo lo que me encargaron para ese día tan especial… fue una gran mesa dulce, con muchas cositas y detalles diferentes.

¿Me acompañáis? 😉


Aquí tenéis una vista general de la mesa dulce. Cuando vi el salón en el que se iba a celebrar la comida, lo tuve claro: ¿qué mejor fondo para la mesa dulce que esa pared de piedra original del Convento? Observaréis, además, que usé los mismos macetones de paniculata colocados en la ceremonia…, ya que los teníamos, había que aprovecharlos 😉

Ahora, vamos a ver con un poquito más de detalle cómo hice la composición de la mesa y cuál fue todo su contenido.
VESTIR LA MESA:
Sobre unas faldas de color tostado -que el propio Hotel Convento La Magdalena nos prestó-, coloqué un mantel blanco y un camino de mesa estampado damasco en gris plateado de A Loja do Gato Preto (en algunas fotos lo podéis ver un poquito).
LA DECORACIÓN DE LA MESA:
Sobre el mantel, decorando el frontal de la mesa, una guirnalda de corazones realizada con cartulina en exclusiva para ellos. Se alternan corazones de dos tamaños distintos.
La guirnalda va sujeta a la mesa con un broche que hice con cartulina plateada y azul.
Pero, sin duda, el elemento principal de la decoración fue la pizarra con su historia de amor… un detalle que aporta calidez y personalización al 100%. Además, los novios quisieron incluir algunos guiños divertidos, como fueron las gafas de natación que cuelgan de la pizarra…
… o esta simpática oveja negra que conseguimos adosar en el lateral… (si leéis el texto lo entenderéis, jeje ).
Para decorar el rincón izquierdo de la mesa, aprovechamos también los pequeños jarrones con paniculata con la palabra “Love”, que fueron los protagonistas de la mesa de la ceremonia. Para darle altura, los coloqué sobre una caja forrada con papel metalizado en color azul.
Otros elementos decorativos sobre la mesa fueron los marcos con fotos de la pareja y sus iniciales, situadas a cada lado de la pizarra y decoradas con cinta azul de corazones que compre en Con idea de. Las letras son de la tienda Casa y los marcos de ikea.

En el poquito espacio que quedaba por el filo de la mesa, puse confeti de corazones. Lo hice con papel metalizado azul y un troquel de 1″. En las fotos no se aprecia, pero os aseguro que el brillo de los corazones quedaba fantástico.
Y, por último, como elemento decorativo, coloqué los distintos carteles y etiquetas para identificar la comida. Son prácticos, porque a la gente le gusta saber qué se está comiendo y, a la vez, decoran mucho.
EL CONTENIDO DE LA MESA:

Como la boda se celebró el 16 de agosto a la 1 de la tarde, no nos quisimos arriesgar y optamos por dulces que aguantaran bien el calor. Eligieron algunas pastas árabes, de almendra, cookies de chocolate y frutos secos… (todos dulces artesanos de un comercio local). Los situé en los dos extremos de la mesa, para que fueran de fácil acceso para los invitados.
También hubo unas pastas especiales para la novia, de centeno y frutos secos, que doy fe que están riquísimas.
En el centro de la mesa, hubo distintos tipos de frutos secos para la hora de las copas y los cócteles. Los serví en cuencos de cristal azul y en dos cestas de madera que forré con cartulina azul para que sirvieran para la ocasión.
Y, también, hubo un rincón dedicado a las golosinas. Varios tipos de chuches hicieron las delicias de grandes y, sobretodo, pequeños 😉
Las coloqué en botes de cristal con tapa de ikea, porque de ese modo se pueden quedar puestas con antelación sin peligro de que se resequen. Cuando llegó el momento de disfrutar de las viandas de la mesa dulce, tan sólo hubo que abrir las tapas y listo.
Hasta aquí el post de hoy con la mesa dulce que preparé en color azul para la boda de mis amigos. Para acabar con ésta serie de post dedicados a la boda, ya sólo me quedaría enseñaros la papelería con mas detalle, aunque os confieso que ni siquiera tengo las fotos hechas 🙁 Guardamos casi de todo como recuerdo, eso si, porque algunos carteles y etiquetas se los quedaron los propios invitados.
Por eso hoy, antes de despedirme, me gustaría mostrar mi profundo agradecimiento a esta pareja. Por confiar en mi para organizar uno de los momentos más especiales de sus vidas, y permitirme ser partícipe del mismo. No encuentro palabras para describir la emoción y satisfacción que se siente al ver materializadas las ideas, que primero estuvieron en mi cabeza, y después en una hoja de libreta, esperando el gran día… En todos los detalles que he realizado, me han dejado plasmar mi gusto y mi manera de hacer… Y, os podrán gustar más o menos, pero os aseguro que lo he hecho con el corazón.
Mil gracias por seguir ahí y, ¡hasta pronto!


P.D. Si quieres ver toda la decoración de la boda, aquí te dejo los enlaces 😉

Lee el post original