Entradas

Cose conmigo: Neceser

¡Buenos días!

Para comenzar este mes con energía y poder sobrellevar el cambio radical de clima os propongo dos “cose conmigo” esta semana. El primero es este estuche-neceser. Os lo presento como estuche para clase en las fotos, aunque creo que lo usaré más como neceser.


El caso es que los dos compartimentos con cremallera me parecen súper prácticos y seguro que a cada uno se os ocurren mil usos para este tipo de estuche según vuestras necesidades.

Como os había comentado, a largamos el mes de los retales a: El Otoño de los Retales. Así que para este cose conmigo necesitaréis retales que tengáis por casa, no vale comprar más, que nos conocemos, que el objetivo es hacer espacio en casa 😉

Para este estuche necesitaremos, un cuadrado de 25×25 cm, dos tiras de 25×4 cm y un rectángulo de 25×38 cm. Este último rectángulo más grande es la parte exterior.

Además necesitaremos dos cremalleras de 20 cm, bies blanco de algodón y un automático. Todo lo podéis encontrar en la mercería online de Cobián.


Ya podemos ponernos manos a la obra:

Primero vamos a poner las cremalleras. Van sobre el lado largo de las tiras estrechas y el cuadrado. Estas tres piezas quedarán unidas por las cremalleras quedando las tiras extrechas en los extremos.

Para poner la cremallera cambiamos al prensatelas para cremalleras. Sujetamos la cremallera abierta con alfileres o un hilván del revés sobre la tela, como en la foto, cuidando que queden alineados los extremos, como en la foto. Y pasamos a máquina.


Una vez lo tenemos todo unido planchamos todo bien. En total de largo medirá unos 32 cm.

A continuación cogemos la pieza del exterior, que mide 6 cm más de ancho que el largo total de la parte de las cremalleras. Lo que vamos a hacer es un pliegue para que haga volumen y así nos quepan más cosas en nuestro estuche) e igualarlo de esta forma a los 32 centímetro de la pieza interior.

Para ello, como veis en la imagen, marcamos con alfileres desde cada extremo 16 cm. Nos queda un margen de 6 cm en el centro que doblaremos en ambos laterales. Primero juntamos los alfileres y después creamos un lomo.


Una vez tenemos igualados el exterior y el interior, los colocamos con la cara vista hacia afuera y cosemos por los laterales largos. Recortamos a medio centímetro de la costura para poder poner bien luego el bies.

Para separar los dos compartimentos trazamos una puntada con la máquina en el centro del estuche.

El bies se corta a la medida del contorno más 2 cm. Se une por los extremos del revés y se va sujetando por todo el lateral. Yo opté por recortar las esquinas y doblarlo cada vez que llegaba a una. Pero si en vez de hacer las esquinas en pica las hacéis redondeadas será más fácil ir sujetando el bies. Lo hilvanamos y después lo pasamos a máquina lo más pegado posible al borde.


Por último, para que cierre nuestro estuche, cosemos un automático centrado. Marcamos primero dónde lo queremos colocar y cosemos una parte en cada lado.


Con estas medidas, como veis, os queda un estuche que puede usarse perfectamente de neceser porque tiene bastante capacidad. Podéis variar las medidas y hacerlo más grande o más pequeño a vuestro antojo 🙂

Espero que os sirva y que se pueda entender. Si necesitáis alguna indicación más o alguna aclaración ya sabéis que me tenéis siempre disponible al mail o en los comentarios!
¡Feliz día!
¡Besos! 🙂

Lee el post original

Diy: mochila de tela

¡Buenos días!

He dicho que publicaba hoy y publico hoy, que tanto abandono me tiene con el alma en vilo. No me puedo quejar porque estar muy ocupado ahora mismo es un privilegio, pero espero volver a coger el ritmo del blog en estos días.

Por ahora tengo varias cositas preparadas y alguna cosa que os quiero enseñar y contar. Hoy, y visto el despliegue festivalero que ofrece el verano, os propongo un diy para llevaros con vosotros:


Una mochilita de tela con cierre corredizo para llevar vuestras cosas bien guardadas y tener las manos libres para disfrutar el momento.

Y para los que no podemos ir de festivales, también sirve para ir de excursión a la playita, para pasear en bici o para separar la ropa más delicada en la maleta.

Empezamos.
Vamos a necesitar 3 metros de cordón blanco, dos rectángulos de tela de vichy rosa de 45×35 cm y dos cuadrados de 6×6 cm. Los materiales los podéis encontrar en la mercería online de Cobián.


Los cuadraditos pequeños son para las trabillas de la mochila, para que pase la cuerda. Vamos a empezar por ellos, cosiéndolos doblados sobre sí mismo por la mitad. Primero uno y luego otro.

Les damos la vuelta para que la costura se quede por dentro y lo colocamos doblado por la mitad, como en la foto, entre las dos telas grandes.


Las dos telas grandes tiene que estar enfrentadas por la cara vista y la trabilla tiene que quedar por dentro. Lo sujetamos así con un alfiler y lo hilvanamos para pasar los laterales y la base de la bolsita a máquina.


Antes de llegar a la boca de la bolsa, por donde va a ir abierta nos detenemos y cerramos la puntada a unos 5-6cm del final. Esto es para que más adelante hagamos el dobladillo por donde pasará el cordón.
Cortamos un poco las esquinas para que no abulte mucho cuando le demos la vuelta, aunque esto no es necesario. A continuación remallamos los bordes con la overlock o con el zig zag de la máquina para que no salgan hilitos. Si lo remalláis junto, como yo, acordaros de remallar por separado los último centímetros que hemos dejado sin coser para que pueda salir el cordón.
Para terminar nuestra bolsita remallamos el borde de la apertura de la bolsa y doblamos los extremos para dentro y los cosemos así para que se vea bien acabado al cerrarlo.
Doblamos los bordes de la boca de la bolsa hacia afuera creando un carrilito/tubito para que pase el cordón. Cosemos al borde y le damos la vuelta a la mochila.


Ahora sólo queda pasar el cordón. Me costó lo mío averiguar cómo hacerlo corredizo, pero es más fácil de lo que pensaba:

Cortamos dos tramos de cuerda de 1,5 metros cada uno. Nos ayudamos de un imperdible para pasarlo a través del carrilito. Primero lo pasamos a través de un carrilito, de vuelta por el siguiente y a través de la trabilla. Atamos los extremos junto con un nudito y ya tenemos una de las asas.


Repetimos lo mismo pero en sentido contrario y por la otra trabilla con el otro cordón y ¡listo!

¿Qué os ha parecido?
Parecen muchos pasos pero en un momento lo tenéis hecho.
¿Quién se anima?
¡Besos! 🙂

Lee el post original

Cose conmigo: monedero

¡Buenos días!

Os traigo la segunda parte del Cose Conmigo de ayer: un monedero a juego para llevar las cosas importantes dentro de nuestra tote bag 🙂

Así aproveché el trocito de la cremallera de Coats que me sobró y los retales del set de tres fat quarters de la mercería online de Cobián.

Para un monedero como el mío de 15×20 cm aproximadamente utilicé:

  • Una pieza de la tela arena de 20×32 cm
  • De la tela verde 2 rectángulos de 7×20 cm (serán las vistas para el interior)
  • Para el asa una tira de 6×35 cm
  • 20 cm de cremallera decorativa

Comenzamos cosiendo las vistas a la tela arena. Colocamos las telas enfrentadas por el delantero y alineadas al borde y cosemos a un centímetro. Planchamos las costuras abiertas.

Planchamos la vista dos veces hacia adentro para que quede limpio.


Aprovechamos que estamos en la plancha y planchamos dos veces hacia adentro la tela morada que será el asa. Como cuando hacemos un biés. Para terminar el asa cerramos el lado que queda abierto pasando un pespunte con la máquina lo más cerca posible del borde.


Ahora vamos a poner la cremallera. Miramos que esté cerrada y la cosemos con el prensatelas para cremalleras desde el extremo opuesto a uno de los lados de lo que será la boca del monedero. Cuando tengamos cosido un lado le damos unas puntadas a lo que queramos que sea el tope de la cremallera y la abrimos. De esta forma el cursor de la cremallera no se saldrá.

Con la cremallera abierta es más fácil coser el otro lado.


Le damos la vuelta al monedero para que quede del revés. Colocamos el asa doblada hacia adentro y cosemos los laterales a un centímetro. Remallamos los bordes o pasamos una puntada en zig zag para que no se deshilache y listo. Ya tenemos el monedero a juego con un asa que os puede servir para colgarlo de las asas del bolso o llevarlo suelto dentro.


Yo ya he estrenado el monedero solo para ir a hacer recados en coche sin tener que ir cargando con el bolso 😉

¿Qué os parece?
¿Os animáis?
¡Besos! 🙂

Lee el post original

Diy: Headpiece

¡Buenos días!

El toque especial de mi look de Nochevieja tenía que ser diy 😉

Me he hecho un headpiece que tanto se han visto este verano para completar el conjunto de fiesta y aquí está el resultado:


¿Os gusta? Pues aquí va cómo lo hice yo para la que se anime a probar 😉

Yo utilicé dos tipos de cadenas. Una cadenada dorada de eslabones grandes y pequeños y otra cadena dorada con perlas que me pareció muy festiva. Ambas las podéis encontrar en la mercería online de Cobián.

De la cadena de perlas sólo necesité medio metro y de la otra 3 metros y medio.
Primero separé con ayuda de una tenaza de bisutería dos tramos de la cadena de eslabones un poco más largas que la de perlas. Una un centímetro más y la otra dos más.

Las uní todas por el mismo punto que será el centro de la frente.


Dividí el resto de la cadena en cinco partes iguales. Y cada parte a su vez en tres partes de medidas distintas para crear las “cascadas” de cadenas a los laterales.

Para colocarlas simétricamente coloqué las cadenas como en la foto y fui uniendo las cadenas laterales a la más larga de las arriba. Todas las “cascadas” van unidas a la misma cadena para que no se líen entre ellas cuando nos lo coloquemos.


Primero puse dos en los laterales y la de detrás. Después, cruzadas sobre ellas las otras dos. Conviene hacerlo con cuidados para que no se líen las cadenas y acabemos uniendo o desuniendo lo que no queremos.


¿Qué os parece el resultado?
Además, después de Nochevieja le pondré un cierre y se convertirá en un collar 😉
Lo que aparece detrás es lo que me he hecho para llevar en la despedida de Año. Mañana espero que me de tiempo a enseñároslo y aprovechar a desearos una feliz entrada y salida de Año 🙂


¡Besos! 🙂

Diy: Headpiece

DIY: Ya huele a regalines…!

¡Buenos días!

Como ya está la Navidad aquí (no hay más que echar un vistazo a nuestro alrededor) empiezo con algunos post más enfocados a las fiestas.

Por ejemplo hoy una forma sencilla y diferente para envolver regalos. Necesitamos:
Papel de seda (blanco en mi caso)
Podéis encontrar estos materiales en la mercería online de Cobián.

Yo envolví el regalo en papel de seda y le pasé la rafia como hacen en las paselerías con las bandejas de pastas 🙂
Y con los extremos libres, en vez de atarlos les pasé primer el botón y a continuación le hice un doble lazo y corté los extremos sobrantes.


Y además, hice algo parecido con la bolsa para que fueran a juego. Con una troqueladora le hice dos agujeros y pasé por ellos la rafia. Y después, de nuevo pasé el botón antes de atar, esta vez, con una lazo simple.



Sin más. Y habéis visto que mi bolsa es lo más sencillo del mundo en papel craft. Imaginad qué bonito puede quedar con combinaciones más llamativas de colores entre la bolsa y la rafia 😉

¡Besos! 🙂

DIY: Ya huele a regalines…!

DIY: Pulsera con cadenas

DIY:Pulsera con cadenas

Como viene siendo habitual cada miércoles os traemos un nuevo DIY. Esta vez se trata de una pulsera con material textil y cadenas muy sencilla de hacer!
Las tiras de trapillo son de una camiseta que reciclamos hace tiempo en otro de nuestros DIY y que podéis ver como hacer en esta entrada.
La cadena combinada, la cadena negra y el cierre son de la mercería online de Cobian
Los tapanudos y las anillas las teníamos por casa (siempre viene bien tener estas cosas básicas)

DIY:Pulsera con cadenas
El montaje es muy sencillo, primero se fija con pegamento las tiras de trapillo a los tapanudos. Después se fijan las cadenas a las tiras de trapillo mediante anillas y se “trenzan” o intercalan y finalmente se pone el cierre.
Pulsera lista en 5 minutos!!!
Por cierto os habéis fijado en nuestro nuevo modelo de manos? Os gusta? No se queja y encima siempre lleva la manicura perfecta!!

Visita la entrada original AQUÍ

DIY: Maxi collar

Los que me conocéis sabéis que no soy de llevar muchos complementos. Como dijo Mies Van Der Rohe, “menos es mas”. Sin embargo últimamente estoy cayendo en la tentación de los maxi collares. Me da la sensación de que visten muchísimo! Eso si hay que llevarlos con precaución de no recargar, al menos para mi gusto. Así que no me he podido resistir a hacer uno DIY.




Para hacer este collar lo que necesitáis es polipiel en dos colores, cadena con cierre y tachas y tachuelas al gusto.
La polipiel marron, la cadena, el cierre, las tachas y las tachuelas son de la mercería online de Cobian.

Visita la entrada original AQUÍ

DIY PARA TU CHICO: ESPARTEÑAS CON TACHUELAS

Hola! ¿Cómo va ese fin de semana? Yo hoy he parado un momento para poder publicar en el blog, y es que tenía este post pendiente desde hace tiempo.

No sé vosotras pero yo no encuentro muchos DIY para chicos, así que hice una customización de sus alpargatas de esparto. En realidad, más que para chicos es unisex, así que si os gusta para vosotras pues perfecto!

El material además es súper económico, y funciona encima de cualquier prenda textil, así que si en vez de esparteñas preferís customizar unas “Victoria” o unas “Superga” pues quedará genial.
Vienen en bolsitas de 50 unidades y para este DIY utilicé 100. Lo mejor es que sólo cuestan 3 euros, las puedes encontrar en la Mercería online de Cobián en el apartado de tachuelas termoadhesivas.

El resultado es muy rápido, ya que con pasarle la plancha un poco por encima quedan perfectamente fijadas, así que seguro que repetiré en alguna camiseta o jersey.

DIY CHICO UNISEX ALPARGATAS ESPARTEÑAS TACHUELAS

DIY PARA TU CHICO: ESPARTEÑAS CON TACHUELAS

DIY: Bolso-neceser

¡Buenos días!


Bolso, neceser, estuche… y lo que haga falta, oiga. Tenía muy claro cómo lo quería cuando vi este tapacosturas tan chulo en la mercería online de Cobián. Lo que no tenía tan claro era el uso, que creo que será bastante variado 🙂


Los materiales que utilicé podéis encontrarlos en la mercería online y son estos:

Primero corté un rectángulo de lona y sujeté con alfileres los pliegues según quería que quedasen. Dibujé la forma que quería que tuviera el bolso y la recorté dejando un centímetro de margen de costura.

Utilicé esta pieza como patrón para cortar una más de lona y dos de forro, que no llevan pliegue. En la foto veis que la parte superior queda curva, pero finalmente la hice recta para que quedase el tapacosturas mejor y completamente horizontal.


A continuación sujeté con alfileres el tapacosturas sobre la lona, donde iba a ir y lo cosí a máquina por el lado inferior.
Una vez hecho esto coloqué delantero con delantero y uní las dos partes por el contorno, recortando después el sobrante del margen de costura para que quedase lo mínimo. Lo bueno de estos tejidos es que no se deshilachan 😉


Con las piezas del forro me hice un poco de lío. Primero cosí cada parte de la cremallera a cada pieza de forro y después uní ambas partes de manera que la costura quedase vista por fuera y el interior no (porque la parte de fuera quedará dentro de la lona y no se verá, y así el interior del bolso queda limpio :))


Creo que habría sido menos lioso si primero hubiera unido las dos piezas del forro y después le hubiera puesto la cremallera. Eso sí, la cremallera hay que ponerla de manera que dejemos un sobrante de forro para unir después a la lona.

Para unir el forro a la lona sujetamos con alfileres el borde superior del tapacosturas con la base de los dientes de la cremallera. Yo lo cosí a mano por miedo a que mi pequeña máquina de coser se estropeara. Que si ya lo he pasado mal estando sin remalladora no me imagino sin máquina!!


Y ¡voilá! Ahí está esperando si salir conmigo este sábado o convertirse en mi estuche para la uni o a saber 😉
¿Para qué lo usaríais vosotros?
¡Besos! 🙂

DIY: Bolso-neceser