Entradas

Mercados curiosos cerca de Bangkok (Tailandia)


Tailandia es conocida por sus numerosos mercados, algunos de ellos muy
curiosos, casi surrealistas, como dos de los que hoy muestro.

Se encuentran en la provincia de Bangkok, aproximadamente a una hora en
coche de la capital, y su visita es imprescindible si queremos hacernos una
idea de la forma de vida del pueblo tailandés.

El primero que nosotros visitamos fue el mercado sobre las vías del tren
en Mae Klong.

Se trata de un mercado de alimentos situado en un tramo de calle por la que
pasa el tren ocho veces al día.

Parte de los puestos ocupan la propia vía por lo que, cuando suena la bocina,
los vendedores retiran toldos y artículos de las vías lo justo para que el tren
pueda pasar.

Si a ello añadimos compradores y turistas la situación es realmente
alucinante.

Todo ocurre en cuestión de segundos y mejor si lo veis con vuestros
propios ojos en el vídeo que grabamos: ¡seguro que os quedáis con la
boca abierta!

Parece ser que las vías del tren fueron puestas a principios del siglo XX
en esta calle, dedicada desde siempre a mercado, y los vendedores se
negaron a cambiarlo de sitio.

En las calles aledañas, más anchas y sin tren, se han ido añadiendo 
puestos de comida, souvenirs… de manera que la población muestra
bastante bullicio y movimiento, como una pequeña Bangkok en miniatura
donde no podían faltar esas instalaciones de cableados imposibles típicas
de toda Tailandia.

Aquí los tuk tuk no están motorizados, son tipo bicicleta.


En todo este caos, una bellísima señora vendiendo flores y frutas en cestas.

Fijaos en ese inmenso ramo de flores de loto y en la mirada calma y elegante
de la vendedora.

Es la imagen que quiero guardar de este lugar.

Dejamos este curioso lugar para dirigirnos al mercado flotante de
Amphawa, aunque antes hicimos parada en una fábrica de cocos.

Allí pudimos ver el proceso para extraer del coco todo tipo de productos y
artículos: alimentarios, cosméticos y objetos de menaje como algunos de
los que compré y os mostré aquí.

También tenían un invernadero de orquídeas donde podría haberme
pasado toda la mañana.


Después nos dirigimos al mercado flotante de Amphawa.

Recorrimos los canales de este pueblo en una canoa motorizada, aunque
si llego a saberlo hubiéramos elegido una canoa de remos. Parece ser que
los turistas gustan de la velocidad y los “deportes de riesgo”, jaleando al
conductor de la canoa cuando toma algo de velocidad o apurando la
distancia con las orillas, de manera que éstos han convertido lo que
debía haber sido un relajante paseo zen en una incomodísima y
ridícula carrera.

Me molestó bastante porque no tenía sentido y porque el combustible de
malísima calidad ensuciaba el aire (tuvimos que ponernos un pañuelo en
algunas ocasiones) y, por supuesto, el agua.

Fue el único momento del viaje en el que me pillé un gran rebote con mis
amigos y Javier porque ellos también jaleaban. No entiendo que el turismo
acabe convirtiendo un espacio calmo en un parque de atracciones y encima
contamine el medio ambiente, destruyendo a la larga un espacio natural
tan maravilloso.

El paseo acababa al llegar al mercado y aquí la aglomeración es ya
inimaginable.

Este mercado flotante, que existe desde mediados del siglo XVIII, ha pasado
de ser un lugar donde comercializar frutas y verduras a convertirse en una
atracción turística como el resto de los mercados flotantes tailandeses,
aunque al menos Amphawa atrae también turismo local por lo que no
ha perdido del todo autenticidad. 

También aquí, además de la comida que los autóctonos cocinan en las propias
canoas, se venden souvenirs, imitaciones y muchas curiosidades. Es frecuente
incluso que te ofrezcan hacerte una fotografía con serpientes o lemures.

No sólo el entorno ambiental se ve afectado por el turismo masificado,
también la fauna parece ser utilizada y resulta penoso.

Pero aún existen pequeños espacios tranquilos y bellísimos donde
imaginar el país calmo que esperaba encontrar.

Frutas exóticas y de tamaño espectacular se encuentran por todos lados,
no sólo en los puestos del mercado, también en los árboles.

Disfrutar de un tentempié refrescante y saludable, como el agua de coco
verde o todo tipo de batidos naturales a precios más que asequibles es uno
de los placeres que este país ofrece en cualquier lugar y que echaré realmente
de menos.

Lee el post original

Cool Hunting en London

Día de crónica. En Agosto asistí al curso de Cool Hunting en la Saint Martins de Londres gracias al concurso que gané en el Salón Creativa en el que me liaron desde Handbox. Fue toda una experiencia que sé que a ti, cabezota creativa al otro lado de la pantalla, te va a interesar.
En portada estás viendo los souvenirs “físicos” con los que volví aunque en Instagram y Fb ya había adelantado alguno de los “gráficos”…
Prometí activar el modo esponja para absorber bien todo lo posible y compartirlo con todos los que formáis parte de 2nd Funniest Thing. Ahora que ya lo he digerido todo, aquí van las infos clave que no me gustaría que te perdieras:
¿QUÉ ES EL COOL HUNTING?
Una herramienta del mundo del Mk que sirve para predecir cambios y tendencias en la cultura del consumo. Básicamente consiste en observar, analizar, relacionar y cuestionar todos los ámbitos sociales presentes para ir un paso por delante y preveer cómo será la realidad futura. Interesantísimo si está en buenas manos.
¿POR QUÉ ESTUDIAR COOL HUNTING EN LONDRES?
Porque es allí donde nacen muchas tendencias. Y con esto no me refiero a fijarse únicamente en la moda, sino en el TODO que compone esta ciudad: Mercados, museos, street art, conciertos, historia…

Tiendas-taller para caer rendido a sus pies / Hablar de ciencia y tradición para vender cosmética

Street Art del que cuesta no robar / Mercados tan auténticos que parecen sacados de Pinterest


¿POR QUÉ ESTUDIARLO EN LA SAINT MARTINS?

Por dos razones como un templo:
– El centro en sí ya es una referencia a nivel mundial en cuestiones de diseño. Sólo te diré que desde que lo he incluido en mi LinkedIn el perfil de propuestas de trabajo ha cambiado radicalmente. (Es como si tuviera el “cromo” adecuado)
Además, tienen una biblioteca especializada en arte y diseño que debería ser declarada patrimonio de la humanidad. Aquí van unos cuantos robados con inspo para nuestros arranques DIY…
Cut out + biés

Al que vuelva a tirar una botella, lo rajo 😉

Todo producto tiene una historia y ofrecer la posibilidad de customizarlo, es Sumar

Paseíto por la ferreteria + recolecta en la obra

Sí, esta manta va a caer

Salir a pescar + currase un Mix & Match con partes de distintos muebles

Pues muy bien, ahora resulta que quiero un “sandi-obelisco” en casa.
– Y el segundo motivo para estudiar en la Saint Martins es por la gente que conocerás. Para muestra la barbaridad de grupo de profesionales que nos reunimos durante el curso. Desde Rusia hasta Brasil pasando por Cape Town, y desde Max Mara, hasta L’Oréal, pasando por Inditex.
El Spanish team
¿CHULETILLA POR FAVOR?
Hazme caso, la siguiente imagen es un Crtl P directo.
Lista de webs/blogs/revistas de referencia
¿QUIERES MÁS?
Pues marchando más inspo para tus DIY’s
Camisa y bolso ultraDIYizables

Ensanchar una falta lápiz con un trozo de una plisada / Falda collage para mi marciana favorita

Tunee usted su ropa clonando a Gaultier

Y obsesiones con Gaultier Vol II
Hasta aquí la crónica de la aventura. ¿Te gustaría vivirla a ti también? ¿Tienes un blog?
Pues únete al próximo concurso de bloggers que organiza el Salón Creativa y ¡¡Hazlo realidad!!!

Marta
SUSCRÍBETE

Lee el post original