Entradas

DIY: Medidor infantil de madera

Hace tiempo que tenía pendiente hacer un medidor para la peque de la casa.
Parece una tontería, pero no quería marcarlo en la pared o en un vinilo, sino que quería algo que, a pesar de las vueltas que pueda dar la vida (mudanzas, cambios de decoración, etc…) pudiera poner en cualquier lado.
Lo que hemos hecho ha sido una especie de regla de madera gigante. No muy ancha, para que no se coma el poco espacio de la habitación.
Queréis saber como lo hemos hecho?
Ha sido muy fácil!

Compramos un tablón de madera del ancho que mas nos gustó, y usamos unos marcadores metálicos que teníamos.
También compramos en un bazar estas estrellitas de madera para poner a lo largo del tablón, pero finalmente no las pusimos. Nos pareció que quedaba mas infantil y la idea es que le guste ahora a la pequeña, pero también cuando crezca. Así que lo hemos hecho muy neutral.

Lo que hicimos fue marcar las distancias de centímetro en centímetro, y cada diez centímetros, marcamos con los números.
Primero lo hicimos a lápiz, y luego con cualquier objeto afilado que tengáis por casa, repasar las marcas y grabar los números con la ayuda de un martillo.

Una vez que lo hayáis marcado todo, podéis tintar la madera. Veréis que el tinte queda mas oscuro en las marcas y le da un toque muy especial.
Si no tenéis estos marcadores, podéis usar un rotulador permanente después de tintar la madera. No quedará con relieve, pero también queda bien.
Es lo que hemos hecho nosotros para marcar la evolución de crecimiento de la peque.

Y éste es el resultado:

¿Que os ha parecido?
¿Os animáis a hacer el vuestro?
Si os ha gustado no dejéis de seguirnos! Estamos en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Lee el post original

Receta: Galletas de mantequilla.

¡Hola!, parece que el invierno ha vuelto a mi tierra ¡qué frío hace! y que mejor con este tiempo que quedarse en casa y disfrutar de una tarde haciendo galletitas, mmmm…riquísimas. Ayer fue el cumple de mi madre, y para sorprenderla me coloqué el delantal y con toda mi buena voluntad me dispuse a hacer las típicas galletas de mantequilla que tan sabrosas son.
He de decir que es una receta bastante sencilla (para hacerlas yo, ya os digo que es lo más sencillo del mundo, soy un desastre en la cocina…), es perfecta si os queréis iniciar en el mundo de la repostería.

Ingredientes:
– 250 gr. de mantequilla con sal.
– 250 gr. de azúcar.
– 1 cucharadita de azúcar vainillado.
– 2 huevos.
– 600 gr. de harina.

Herramientas:
– Bol.
– Batidora.
– Rodillo.
– Medidor.
– Moldes varios.
– Papel de horno.

1. Se pone en el bol la mantequilla, la azúcar y se mezcla todo muy bien.

2. Se bate los dos huevos.

3. Se mezcla los huevos con la masa de la mantequilla y la azúcar y se bate. (para que os resulte más cómodo podéis utilizar la batidora).

4. Una vez que está todo bien batido se echa la cucharadita de la esencia de vainilla y removemos.

5. Ahora es el momento de la harina, se va echando poco a poco y con las manos vamos amasando hasta que quede una masa homogénea, sabremos que está lista cuando no se nos quede pegada en los dedos.

6. Se extiende bien con el rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro aproximadamente.

7. Se coloca entre dos papeles de horno y se deja reposar en la nevera una o dos horas. De esta forma la masa no se deformará cuando se corte con los moldes.

8. Se precalineta el horno a 180º, se coloca las galletas en en la bandeja del horno fría, y en esa misma temperatura se meten las galletas de 12 a 15 minutos. Cuando los bordes comiencen a dorarse es el momento de sacarlas ya que una vez que se enfrían se endurecerán un poco.

9. Una vez fuera del horno hay que dejar que se enfríen completamente sobre una rejilla. Y a continuación es el momento de decorar si se desea.

Las decoré con chocolate negro fundido. Para fundirlo metí en un bol pequeño varias onzas de chocolate negro y lo metí en el microondas durante 30 segundos a máxima potencia, lo saqué, lo removí y de nuevo lo introduje en el micro otros 30 segundos más, y quedó perfectamente fundido. Hay que hacerlo así, ya que si pones 1 minuto directamente sin hacer la pausa puede llegar a quemarse el chocolate y estropearse.

Para que se conserven mejor durante más tiempo, os aconsejo que la guardéis en una caja de lata.

¡Eá, habéis visto que sencilla! jamás pensé que pondría una receta en el blog, jejejeje ¡ya os digo que soy la peor aprendiz de cocinera del mundo!.

A mi me han encantado y a mi madre y sus invitados también que es lo más importante.

Ya sabéis si le teméis a la cocina tanto como yo, y queréis empezar por algo sencillito y sorprender a los tuyos no lo dudéis y poneros manos a la obra, ¡están de rechupete!.

¡Gracias!

Besos

Receta: Galletas de mantequilla.