Entradas

Diy: Pulseras de macramé

¡Buenos días!

Hoy os propongo un diy muy muy sencillo, para iniciados al macramé. He forrado unas pulseras doradas con hilos de bordar utilizando un nudo muy sencillo.



La única variación que he hecho del nudo ha sido añadir más o menos hilos para que fuera más grueso (y para tardar menos en forrar cada pulsera también ;))

Los hilos que he utilizado son de la mercería online de Cobián y son los siguientes:


Podéis hacer este mismo nudo en una pulsera similar a la mía o en cualquier otro tipo al que podáis darle vueltas 🙂

Primero hacemos un nudo doblando el hilo por la mitad y pasando entre él dejando la pulsera en medio como indico en la foto:



A continuación repetí el mismo nudo continuamente hacia un lado hasta cerrar la pulsera:


Lo ideal es coger hilo suficiente para forrar la pulsera de una vez, pero si os quedáis sin cordón a mitad podéis añadir más introduciendo el siguiente en el último nudo y continuar haciendo nudos. El hilo que se quede sobrante en medio se puede recortar y no se nota.


¡Ah! Acordaos de guardar un poco de hilo para un pequeño diy navideño que tengo en espera 😉

¡Que paseis un buen día!
¡Besos!

Lee el post original

¿Qué es el macramé?

Cómo empezar a hacer macramé

Macetero colgante de macramé
La palabra francesa macramé tiene su origen en el término persa mikrama, que siginifica nudo. Se denomina macramé al arte de hacer nudos decorativos. Es una forma de artesanía muy antigua, que se practicaba ya en el año 2.300 A.C.  por persas y asirios.  

Los artesanos que realizan objetos decorativos con macramé utilizan más de 50 nudos diferentes: mazorca, chevron,  nudo simple, la trenza, doble trenza, nudo plano, nudo espiral, nudo cuatro, nudo infinito…

En la actualidad el macramé vuelve con más fuerza que nunca, y es la última tendencia en decoración del hogar. Seguro que habéis visto en pinterest y en revistas de home decor muchísimas fotos de preciosos maceteros colgantes hechos con esta técnica ancestral. A mí me encantan, y creo que son una opción muy chic si queremos añadir unas plantas a la decoración de nuestro salón.

Esta nueva moda también ha cautivado a la famosa marca de kits para tejer We are knitters. Así que han creado un kit con todo lo necesario para que os lancéis a la fabricación de vuestro propio macetero colgante hecho a mano.

Macetero colgante de macramé tutorial
El kit de macramé de We are knitters contiene:
  • Un ovillo de algodón Pima del color elegido
  • 4 bolas de madera para decorar
  • Una anilla de madera para colgar el macetero
  • El patrón para hacer vuestro macetero
Si no sabéis, o no recordáis cómo hacer nudos de macramé, no os preocupéis, porque en la web de We are knitters encontraréis vídeo tutoriales para aprender a realizar nudos planos, trenzados, de sujeción y muchos otros.Podéis consultarlos aqui: Tutoriales de nudos de macramé.
¡Esta técnica no tendrá secretos para vosotros!

Espero que os haya gustado esta idea de decoración y que pronto tengáis vuestro macetero hecho a mano adornando vuestro hogar. Puede que también os interese este tutorial para hacer una pulsera de macramé para ir a la última moda.

Gracias por vuestra visita y comentarios. Recordad que podéis suscribiros a mi blog a través de Bloglovin, FacebookTwitterYoutube o Google+. ¡Hasta muy pronto!

Cómo hacer un macetero de macramé colgante moderno

Lee el post original

Un amanecer hecho macramé

Hace un tiempo se pusieron en contacto conmigo desde “el blog de DMC” para realizar una acción conjunta con sus hilos de Mouliné y muchos más blogs. Yo, of course, dije que sí al momento. Hace muchísimos años (madre mía ¡pero muchos!) me dediqué de forma obsesiva-compulsiva al punto de cruz. No paraba, la propina se me iba en telas y hacer una visita a la mercería, a por Mouliné, era una fiesta.

Me propusieron mandarme 100 madejas. Si ir a la mercería a por una, era una fiesta ¡100 es fin de año, la cabalgata de los reyes y carnaval juntos! Eso sí, de bordar nada, aquí la cosa va de darles otro uso.

Finalmente decidí probar a hacer macramé. Es algo que no dejaba de rondarme la cabeza, y creo que después de esto ¡no voy a parar!

Los hilos no dejaron de dar vueltas por mi mesa durante un buen tiempo. No conseguía dar con la combinación de colores… ¿Que conjuntaran con una estancia de mi casa? – dicho así ¡hasta parece que la tengo decente! – ¿Que combinaran con el blog?¿Con mi estudio?¿Con mi perro?¿Al tuntún? ¡Ay! La gama es tan amplia ¡que no conseguía decidirme!

Pero todo llega. Ahora amanece más tarde, un día me levanté temprano y salí al terreno. Me regocijé con la salida del sol, el canto de los pájaros, los rayos sesgados, las plantas húmedas… Muy idílico todo. Cuando entré en casa y vi los hilos, no tuve que pensar más: mis hilos van a ser un amanecer.

Realizar la pieza de macramé, fue muy laborioso ¡pero súper sencillo!

Corté una barra de madera al 55 cm y la traté con cera oscura (es mi nuevo acabado favorito para madera)

Las madejas son muy fáciles de deshacer. Las estiré una a una y las doble en 4 partes, para hacer una cuerda más gruesa de unos 2 metros.

A continuación las fui enganchando al palo de dos en dos, coloreando mi amanecer con hilos. A veces mezclando los colores y otras veces con las dos madejas del mismo color. En total lleva 68 madejas.

Para no alargar mucho, no voy a explicar cómo hacer los nudos de macramé. Si queréis que profundice un poco el el tema ¡decídmelo! Y preparo unos tutoriales. Eso sí, os cuento una cosa, al igual que en el ganchillo o el punto, con los nudos básicos y diferentes combinaciones ¡se consiguen resultados llenos de texturas! Aquí sólo he empleado tres nudos básicos.

Una cosa que tenía clara era que los hilos se tenían que ver. No quise hacer macramé hasta abajo, porque sólo colgados ya me parecían preciosos.

El hilo Mouliné se compone de 6 hebras que se separan fácilmente, así que para finalizar, separé la mayoría de los hilos. Otros decidí dejarlos tal cual, incluso con los bucles abajo, porque me parece que la riqueza de texturas y color es preciosa así.

En la siguiente foto, se ve la diferencia entre los hilos enteros (en el lado izquierdo) y las hebras ya separadas (en el lado derecho).

Si te gusta todo acabado y bien pulido, quizás prefieras recortar la parte inferior… Pero por aquí ¡adoramos lo imperfecto!

Ya lo tengo en su lugar de honor. Un amanecer que no acaba nunca, en la nueva parte de mi casa que esto adecentando… Pero eso, ya te lo contaré otro día.

¡Y te recuerdo que esto es una acción conjunta! Así que si te gustan los hilos tanto como a mi, pásate por el blog de DMC ¡dónde encontrarás muchísimas ideas más!

La entrada Un amanecer hecho macramé aparece primero en I am a Mess Blog.

Lee el post original

DIY… TELAR DE MACRAMÉ

¡Buenos días! Hoy os traigo un diy súper, súper, fácil. No es novedad que el macramé está más de moda que nunca, de hecho hace poquito vistes como os enseñaba a hacer un porta velas de macramé (lo puedes ver aquí) Así que se me ocurrió hacer un telar para el dormitorio, así de estilo rústico, ya que al lado de la ventana tengo un pequeño trozito de pared que siempre que la veía me pedía a gritos poner algo y hasta el momento no encontraba algo que me gustase.

Para hacer nuestro telar de macramé solo necesitamos:

  • Un palo. Puede ser una varilla de madera, o una rama seca, según el estilo que le quieras dar puedes elegir lo que más te guste.
  • Cordón de algodón. Si quieres un estilo rústico este es el cordón más bonito y sencillo, perfecto para este estilo. Pero puedes utilizar trapillo, por ejemplo, o otro tipo de cuerda.
  • Cuerda de sisal. Puedes elegir el mismo cordón que has utilizado para el macramé si quieres para poder colgarlo, pero quedará mejor un color neutro, sobretodo si vas a elegir el macramé de color.
  • Unas tijeras.

Lo primero que vamos hacer es cortar la cuerda con el largo que queramos para el telar con cuerda doble. Es decir mi telar lo quiero un metro de largo, por lo que tengo que hacer cortes de dos metros. Cortaremos tantos trozos según las filas que queramos, en este caso cinco. Luego en el punto medio de la rama anudaremos el primer trozo, y a partir de este los siguientes.

 

 

Una vez atados todos los trozos de cuerda a la rama haremos un nudo con las dos cuerdas.

 

Y una vez hecha nuestra base del telar ya podemos comenzarlo, atando una de las cuerdas de cada par atado a la rama con la cuerda mas cercana del siguiente par atado a la rama , creando asi tantas filas de rombos como queramos. Para que quede un telar más rústico y desenfadado haremos los nudos más o menos a las mismas distancias, pero sin tener una medición y cuidado.

 

 

 

Cuando tengamos todas las filas de rombos cortaremos los finales a diferentes alturas. Cada cuerda le haremos un nudo también a diferentes alturas y desharemos el resto para que nos queden como un flequitos. Y colocaremos la cuerda para poder colgarlo

 

 

¡Y listo!

 

 

 

 

¿Qué os parece? Creo que ha quedado muy chulo y queda perfecto con el estilo del cabezal y las mesitas. En un principio quería algo más elaborado, pero no calcule bien la cuerda (para que os hagáis una idea aquí hay 10 metros) y solo me daba para hacer algo sencillo, pero finalmente creo que ha sido lo mejor, me encanta esa sencillez. Perdonar el desastre de cama pero no tenía tiempo de planchar sábanas y dejarla perfecta para las fotos, y para que nos vamos a mentir, aunque hubiera tenido tiempo, me habría ganado la pereza, jajaja, pero así es la vida misma, camas desechas y sin tiempo, ni ganas de hacerlas.
 Espero que os haya gustado y nos vemos en el siguiente post.
Bss
Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original