Entradas

DIY: Tablón de corcho

Paseando por un supermercado, vi un día los típicos estantes donde te venden todo lo que les sobra a 1€, y allí vi esto: Packs de corchos redonditos. Se vendían como para poner bajo las superficies calientes (sartenes, potas, etc), pero yo les vi una utilidad más normal: mini corchos de pared. Así que esta mañana, me puse a decorar el más grande.

Yo os enseñaré como lo hice… pero claramente, ¡cada uno a su aire! Que pa gustos, colores, jejeje. Le he añadido pincitas “clavadas”, para poder tener más cosas… En fin, que empiezo a explicaros. Yo usé todo esto:

Lo primero de todo, pintar un carcho del corcho. En el límite entre pintura y corcho, una vez seco, eché un poco de cola con el pincel, y tras eso pegué la tripa de pollo (¿soy a la única a la que le hace gracia ese nombre? Y, ¿de dónde viene?). Tras eso dudé de si hacerle algo más, y al final agarré el permanente blanco, y me puse a hacerle dibujitos.

Como quería que además de para las chinchetas, hubiese espacio para más cosas, decidí “clavarle” unas pinzas. La idea es que fuesen de las pequeñas… pero al martillear el alfiler, se rompían, así que lo hice con las grandes. Las decoré (washi y esmalte de uñas), y le clavé a cada pinza una alfiler, y la martilleé hasta que sobresaliese lo suficiente para que se clavase al corcho, y luego con unos alicates, le corté lo sobrante (la cabeza del alfiler).

Un poquito de celo de doble cara y… ¡¡A la pared!! Listo para empezar a pincharle cosas y a llenarlo 🙂 ¡¡Espero que os haya gustado!!


DIY: Tablón de corcho