Entradas

Decorando una jarrita + tutorial de forrar botones

“Si lo puedes romper, lo puedes reparar”. Es es el slogan de loctite y he tenido que probar muchas veces que por suerte, así es.
En una casa de familia numerosa las cosas se rompen, se rompen mucho por lo que siempre tenemos a mano un tubo de super glue-3 que nos ha salvado de mas de una.
Además cuando descubrí el mundillo del diy y de las manualidades, se convirtió también en un buen aliado, como pudistéis ver hace poco cuando hicimos la puerta del Ratoncito Pérez.
Así que, cuando me propusieron colaborar con Loctite en un reto para decorar una jarrita con todo lo que me mandaron acepte sin dudarlo pues confio en su eficacia.
El motivo es el relanzamiento del producto, con una nueva fórmula y un nuevo formato mucho más práctico y accesible.
Loctite tiene a nuestra disposición toda una gama de productos que se adaptan a [email protected] dependiendo de la manualidad o la reparación que queramos hacer.
Si quieres saber más te recomiendo entrar en youjustdo.es y entérate de todo.
El contenido del paquete era una jarrita lechera blanca, una cinta rija, otra de lunares, un retal de tela y botones varios. Ah!!! y, por supuesto, el superglue-3 en su versión pincel y con una nueva base que me ha encantado pues hace que se apoye mejor y facilita su practicidad.
Una vez pegué las cintas se me ocurrió que podía hacer una flor con el retal de tela tal y como os enseñé aquí pero para el botón del centro pensé en emplear un aparato para forrar botones que tengo hace lustros y que nunca había empleado.
Me sorprendió su sencillez, así que os he hecho un paso a paso:
El aparato es una especie de tapón de coca-cola con las dos piezas que forman un botón.
1- Primero hacemos un círculo de tela (bastante más pequeño del que hice yo).
2- Se introduce la parte metélica del botón junto con la tela en la pieza más gran del botón.
3- Se recorta los sobrantes.
4- Se mete dentro del tapón la otra pieza del botón, la que tiene la argolla para coser.
5- Se tapa con la pieza amarilla, que sirve para presionar las dos piezas del botón y que la tela quede en medio.
6- Cuando hemos acabado se saca el botón y está listo para usar.

 

Es el detalle perfecto para nuestra jarrita que ha quedado así:
Los brillantitos son de cosecha propia pero me gustaron más como quedaban en lugar de los botones, no?
La verdad es que estoy muy contenta con el resultado y ver que con cualquier cosa podemos darle una nueva vida a los objetos más cotidianos.

Os recuerdo que el tutorial de la flor podéis verlo aquí, por si queréis hacer una jarrita como la mía y poner a prueba la dureza de superglue-3

 

 

 

Lee el post original