Entradas

Mi rutina noctura y por qué es tan importante dormir lo necesario

Mi rutina nocturna y la importancia de descansar lo necesario

Soy fan total de las rutinas. El proceso de convertir algunos actos diarios en algo predecible y establecido me proporciona una tranquilidad inmensa. Y ojo, no confundamos rutina con monotonía, porque son dos cosas absolutamente distintas. Las rutinas son necesarias para crear hábitos en nuestra vida, y consiguen que tengamos más tiempo libre para dedicar a otras cosas y que no tengamos que preocuparnos por las pequeñas acciones que llevamos a cabo cada día. La monotonía simplemente es aburrimiento. Veo tener rutinas como una herramienta más para poder hacer las cosas que me gustan.

Sin embargo, a pesar de disfrutar repitiendo cada día ciertas cosas, cuando algo altera ese orden (llámese vacaciones, viajes o un imprevisto), no siento que me trastoque nada aunque tenga que abandonar mis hábitos temporalmente. Y creo que eso también es gracias a ese “orden” diario. Mi cuerpo sabe que todo está bien, que pueden pasar muchos días sin hacer lo que suele hacer, y que cuando vuelva a mi hogar volverá a las buenas costumbres. Así que no importa si me voy fuera y no puedo merendar un té cada tarde, no es un drama 🙂

Esto lo he querido explicar porque obviamente no puedo seguir mi rutina nocturna (todo el proceso que sigo para irme a la cama a mi hora diariamente) al 100% todos los días. Pero eso no significa que no debas crear tu propia rutina de sueño, acostumbrar al cuerpo a entender las señales de que es hora de dormir es importantísimo.

El sueño está infravalorado. Lo veo todos los días: gente que cada día se acuesta a horas muy distintas (y con ello me refiero a quien un día se acuesta a las 23h y al otro a las 2h y así siempre), gente que no duerme el tiempo suficiente, gente que ha cambiado su ciclo de sueño a horas donde no corresponde… Seamos honestos: parece que dormir es de vagos. Y en un mundo en el que la mayoría se acuesta tardísimo navegando por la red, dormir tiene peor fama todavía. “Ya dormirás cuando estés muerto” o “Dormir es perder el tiempo, hay que dormir lo imprescindible”, ¿quién no ha escuchado eso?

Pero el sueño es mucho más importante de lo que pensamos. Si duermes las horas necesarias tu cerebro funciona mejor (y da igual lo que digan esos que no duermen nunca), tu piel está mejor, tu tensión está mejor y tu corazón trabaja mucho mejor. ¿Sabías que no dormir bien ni lo suficiente hace que tu cuerpo no pueda regular su temperatura y que también influye directamente en el apetito? Pues sí. Había preparado un montón de artículos sobre el tema, pero creo que no es necesario. Basta con que hagáis una pequeña búsqueda y os daréis cuenta de por qué es tan importante dormir lo suficiente.

Hace años yo también pensaba que todo eso era una tontería. Que por supuestísimo podía acostarme cada día a las tres de la mañana y levantarme a las siete y trabajar como si nada. Y es cierto que durante un tiempo funciona. Pero luego, o te acostumbras a vivir permanentemente con falta de sueño, como mucha gente, o te das cuenta de que tienes que ponerle remedio. Tu sueño es importante. Hay que cuidarlo como se cuida a un bebé. Y ahora me tomo lo de dormir muy en serio. Defiendo mis horas de sueño y mis hábitos de higiene del sueño con uñas y dientes si hace falta. Estoy en ese punto en que dormir dentro de mis horas es más importante que todo, exceptuando urgencias. ¿Quiere decir eso que nunca salgo por la noche o me acuesto tarde? No, claro que no, lo hago de vez en cuando, pero he procurado que eso no sea rutina 😛

La verdad es que el minimalismo y su filosofía de vida han tenido un impacto directo en mi rutina de sueño. Casi desde un principio fue como si mi mente cambiara el chip y me dijera que tenía que crear un buen hábito a la hora de irme a dormir. Y no quiero olvidarme de decir que tener la mente tranquila también es importante (obviamente cuando tuve ansiedad y depresión mis ritmos de sueño eran un desastre absoluto). Así es como me voy yo a dormir cada día…

Mi rutina nocturna

19:00 ¡Sorpresa! Mis buenos hábitos nocturnos empiezan así de temprano. A esta hora dejo de trabajar (intento no tener que trabajar más tarde de esta hora) y me voy con los perros a dar un largo paseo por el parque. No miro el móvil, no pienso en nada, solo disfruto de ellos y de la naturaleza y voy preparando a mi mente, modo desconexión.

20:00 Llegamos de vuelta a casa y me cambio de ropa (me pongo cómoda o me pongo el pijama). Recojo cualquier cosa que haya dejado fuera de su sitio, leo, escribo en mi bullet journal tareas para el día siguiente o cualquier cosa que necesite anotar. Aprovecho para “poner a punto” a Vader (que necesita limpieza de hocico y oídos diaria) y a Romeo.

20:30-20:45 Pienso en la cena. Si es algo que haya requiera bastante tiempo de preparación, me pongo a cocinar. Si no, me aseguro de que tenemos todos los ingredientes que hacen falta y descanso unos minutos más.

21:20 Ahora sí que hacemos la cena, siempre tardas un poco más de lo que prevees, así que terminamos cenando a la misma hora aproximadamente. Y nada de cenar en el sofá utilizando la mesa de café, no, aquí todas las comidas se hacen en la mesa grande. No ponemos la mesa de ninguna forma especial, pero hay diferencia entre comer bien sentado en una posición correcta, o cenar en una postura rara y forzada (en la digestión se nota mucho, probad un día y me contáis).

21:45 Sobre esta hora estoy cenando. No voy a engañaros, hay días que ceno muy sano y días que ceno normal. No me paso con las cantidades pero ceno lo que me apetece porque si no ceno bien, a las tres de la mañana me despierto muerta de hambre. El único momento en que se ve la tele en esta casa es a la hora de la cena, no por mi elección, pero no me quejaré porque a veces nos reímos mucho y nos hace iniciar un montón de temas de conversación.

22:20 Recogemos lo de la cena y me hago un vaso de leche (vegetal). Es una tontería, pero tengo la costumbre desde hace mil años y solo me lo salto si he cenado mucho o si ese día ya he tomado otro vaso. En verano me la tomo fría y en invierno calentita 😛

22:20-23:30 Tiempo libre de relax. Aprovecho para tejer, bocetar, escribir o buscar algo en el ordenador (aunque procuro no usarlo después de la cena, hay días que mi tiempo libre es relajarme en internet). Nada de estrés en este tiempo, nada de cosas que me preocupen. A veces aprovecho y veo una película o una serie, sobre todo si estoy tejiendo.

23:30 Me limpio la cara utilizando aceite de coco, me lavo los dientes y me meto en la cama. Y leo. Es el único momento del día en el que puedo leer con tranquilidad y sin interrupciones, además, me ayuda a relajarme y hace que me entre el sueño. Ah, el móvil, la tele y demás aparatos están prohibidos en la cama, no los uso jamás (lo de dormirse mirando redes sociales… mal).

00:20 Es mi hora límite para apagar la luz y dormir si no lo he hecho antes. La Fitbit me avisa con una notificación por si las moscas. Si me duermo como muy tarde a esta hora, tendré suficiente para dormir lo que necesito antes de que suene la alarma al día siguiente.

Esto no es algo que haya conseguido de un día para otro, y evidentemente depende mucho del tipo de vida de cada persona, pero sea cual sea la tuya, es muy importante que crees una rutina nocturna que se adapte a ti. Porque en muy poquito tiempo se nota la diferencia. Puedo decir claramente que desde que duermo lo que necesito y tengo una rutina, soy más eficaz durante el día. Hasta me he dado cuenta de que pienso con más claridad y no tengo esos bajones de energía a ciertas horas.

Por supuesto, soy una gran defensora de las siestas, pero eso ya lo dejamos para otro día 😉

Entradas relacionadas:

Lee el post original

Save the date: Primer aniversario Habitació1418!

Uno de esos planes que nadie debería perderse… Performances, Taller de estampación con ceras Carnival Edition, Dj’s y desfase carnavalesco. TODO GRATIS, que corra la voz! Ya tienes plan para el 21 de Febrero 😉

CCCB y MACBA junto con los “roomers” de la Habitació1418 organizan esta fiesta abierta a todo el público. Nos encontraremos en pleno centro del Raval para celebrar que es Carnaval (así, a nuestra manera) con una programación variada y singular.

La excusa perfecta para celebrar el primer aniversario de la Habitació 1418!”

En la Habitació 1418 se cuecen muchas cosas interesantes y la verdad es que siempre es un lujazo trabajar con ellos. En esta ocasión el Taller de Estampación con plastidecors se reinventa para mostrar su lado más carnavalero y tropical.

¡Pásate con la pieza de ropa que quieras customizar y alucina con lo que puedes llegar a hacer! Repito: Por la cara, es gratis!!

Ayer retransmitía vía Instagram la preparación del modelo para el taller pero lo que quiero es que seas tú quien luzca de creación!!! No dejo de sorprenderme con la versatilidad de este tipo de estampación textil casera, cada día soy más fan.

Este es el plan para el fiestorro del día 21:

  • 17.30h: Hola, hola, qué tal, llegada de los roomers de la Habitació 1418
  • 18-18.30h: Performance colaborativa “Once Upon a Time” en colaboración con Tarantana. Danza, movimiento, sonido y audiovisuales en directo. Un baile de máscaras y muchas otras cosas a la vez
  • 18.30-19h: Merienda y bebidas para recuperarnos. Parece evidente que lo necesitaremos..
  • 19,30h aprox: Taller de Estampación con Plastidecors CARNAVAL PRINT a cargo de 2nd Funniest Thing. Obligatorio ensuciarse, ni que sea sólo un poco…
  • 20h: ¡A bailar! Pump up the volume, llegan los Dj’s! Para cerrar la tarde, sesión a cargo del dueto artístico MAREV

Y esto un par de infos que te gustará saber:
  • Entrada gratuita (Nos gusta)
  • Sin inscripción previa ( También muy últil. Sólo hay que presentarse con actitud carnavalera)
  • Aforo limitado (Importante!)
Can’t wait, muchas muchas ganas de este evento ¡¡Y si a ti también te motiva el plan, compártelo para que llegue a más gente!!
Marta

SUSCRÍBETE

Lee el post original

Cómo forrar una caja de fruta y convertirla en revistero, caja trastero…, ¡sin saber coser!

Hoy os traigo un tutorial para forrar una caja de cosechar y convertirla en un estiloso revistero, en una caja para trabajos sin terminar, contenedor para juguetes, o para  guardar materiales sin que tu estudio parezca una nave industrial enana abandonada. En el último momento también se me ocurrió que puede ser la casita de tu gato, ¿si?

De nuevo se trata de una tarea sencilla, de las de “sin saber coser”, eso si, hace falta una máquina de coser.

Y además de la máquina, el resto de los materiales son (más de los que se ven en la imagen):

  • Una caja de cosechar
  • Tela para la base y para el exterior de la caja. Pueden ser distintas o iguales
  • Tijeras, aguja de coser a mano gruesa, hilo de cáñamo
  • Cinta métrica, alfileres, aguja de coser, hilos coordinados con las telas
  • Asas de cuero o cualquier otro material que te guste, incluso de tela
  • Imperdibles y gomas elásticas
  • Punzón o similar. Un buen sustituto es una aguja de coser muy gruesa y unos alicates: se marca y atraviesa con la aguja y se estira y con unos alicates se saca

materiales forrar caja pangala

1. Mide el interior de la caja y corta una pieza de tela de 1.5 cms de más por cada lado. Remalla o pasa zig zag por los cuatro costados

* Yo elegí esta más oscura que el resto para que no se notaran hilillos, pelusillas, etc, pues pienso guardar en ella materiales y bolsos en proceso

2. Mide y corta otra pieza de tela con las siguientes características: medirá de largo todo el perímetro de la caja + 3 cms extra; y de ancho medirá el alto de la caja en su parte más alta (mira cómo al menos esta tiene la parte central más bajita), multiplica esta cifra por dos, y súmale 6 cms

ancho = perímetro + 3 cms

largo = (alto x 2) + 6 cms

También hay que pulir sus cuatro lados

poner la base en caja forrada pangala

3. Corta la punta de cada una de las cuatro esquinas de la tela de la base, la del paso 1 y pasa un zig zag para que quede bien terminadito y seguro. Esto lo hacemos para que las dos telas encajen mejor al coser y también en la propia caja

4. Une con alfileres ambas piezas del siguiente modo: toma las dos telas por su cara derecha y enfrentalas uniéndolas con alfileres. Necesitamos que la tela gris quede bordeada en sus cuatro lados por la parte larga de la tela beig. Empieza por una de las esquinas dejando un margen de 1,5 cms aprox y continúa hasta llegar al punto en el que habías empezado.

5. Cose a máquina todo el perímetro de la tela gris a la que has unido la beig, y te quedará un lado abierto. Ese lado abierto es el principio y el final de la tela beig, ¿me sigues?

unir ambas piezas caja forrada

6. Ahora que ya está cosido coloca la pieza que has obtenido dentro de la caja, dejando la cara del derecho hacia tí. Si todo ha ido bien, la tela beig se abrirá por un lado, como ves en esta imagen en la parte derecha, y además será suficiente para tapar la caja por dentro y por fuera, y aún quedará un poquito más de tela.

* En mi funda la tela gris hacía bolsas porque quedaba un algo grande. Lo solucioné pasando otra costura más un poquito más hacia dentro para que quedara más pequeño y así ajustara mejor. De todas formas esto es cuestión de acabado, si estás empezando a coser puedes prescindir de este detalle.

ver como queda y en su caso corregir

7. Esta es la abertura de la que te hablaba antes. Para cerrarla, hay que colocar la tela en relación a la esquina de la tela gris en la que se encuentra y poner alfileres para que quede unida en el punto en el que toque. En condiciones normales te sobrarán unos centímetros de tela, estaba calculado porque más vale que sobre que que falte, imagina que con toda esta pieza tan grande aún nos falta tela, ¿un añadido?, nooooooo

queda uno de los lados abiertos

8. Vale, entonces sacamos la funda de la caja, y teniéndolo con la cara del revés hacia nuestra cara, coseremos con la máquina una costura recta partiendo de la esquina en la que ambos extremos de la tela beig coinciden. Yo lo tenía fácil porque mi tela llevaba unas líneas, pero si la tuya no es así, simplemente teniendo claro el punto de encuentro de los dos extremos de la tela beig en la esquina de la gris, puedes coser en línea recta tomando como referencia las marcas que te da la máquina de coser. Me estoy refiriendo a las líneas y cuadritos que ves en esa plaquita metálica que queda a la derecha, ¿si?

tomar referencia de linea con la máquina de coser

9. Ahora ya está cosida la funda entera, sólo queda volverla a colocar en la caja y tensarla bien. Una vez que lo has hecho, para girar hacia dentro el trozo que queda de más, y que está pensado para que no se vea el plástico feote de la caja, vamos a usar aguja, hilo, imperdibles, y gomas.

10. Daremos unas puntaditas en las esquinas de la tela doblándolas como cuando forramos un libro. Que no sean muy fuertes para así quitarla fácilmente cuando queramos lavar la tela sacándola de la caja. Además con unos impredibles y gomas tensaremos también esta parte de la tela, así siempre permanecerá en su sitio.

esconder bordes de tela

11. Ahora viene el momento asas. Vamos a fijar las dos tiras de cuero o de tela si lo prefieres, mira aquí cómo hacer unas asas de tela. Para ello marca cuatro puntos en forma de cuadrado en cada extremo de las asas. Si son de cuero hazlo con un punzón o con una aguja gorda. Si son de tela, las cuatro marquitas con boli son suficientes

preparar asas

12. Atraviesa el cuero con el punzón o bien con  aguja gruesa ayudándote de alicates como te contaba en la lista de materiales. Así dejamos bien marcados y visibles los agujeros en las asas y los podemos coser en forma de aspa a la funda que ya forra nuestra caja con mayor comodidad.

agujerear previamente las asas

Aquí ya las ves cosidas. Yo tomé como referencias los huecos que la caja tiene para que me quedaran equidistantes respecto a los lados.


Diy para convertir una caja de plástico de verdulería en un estilosísimo revistero
Click To Tweet


asas ya cosidas

Y ya está lista para albergar todas tus revistas y libros que lleves entre manos

caja de cosechar forrada convertida en revistero

Si eliges una tela que te vaya bien al lado de tu rincón de lectura, los libros y revistas ya no formarán pilas imposibles

de caja de cosechar a revistero

En un taller como el mío es ideal para guardar las piezas que llevo entre manos sin ocupar espacio en la mesa mientras no trabajo en ellas

caja de cosechar tuneada para guardar materiales

Y también va bien para materiales que tienden a desmadrarse, que me gusta tener a la vista porque son fuente de inspiración creativa…

tutorial caja cosechar forrada

… pero sea como sea, una cosa no debes olvidar: las asas son decorativas, no van a soportar el peso de libros, revistas, incluso macetas, y toda la diversidad de objetos que puede llegar a contener.

En mi caso particular ya te digo que voy a necesitar lavarla de vez en cuando: la tengo en el suelo, en un taller en el que caen muchos hilos y otros materiales, y nada la protege en la base. Mi plan es lavar a mano la parte de abajo cada vez que sea necesario o ya me de penita verla, y en caso necesario quitaré las asas para lavarla en profundidad. Habrá que volverlas a coser, pero para una caja tan chula y fiel a mis necesidades, ¡todo es poco!.

sin-título-1-2

¿Te animarías con una caja así?, yo elegí esta pero realmente con cualquiera se puede hacer, la ventaja de las de fruta es que tienen agujeros, así que coser las asas de marras es infinitamente más sencillo que si la caja fuera maciza.

Y ya te digo, es una buen opción para iniciarse con la máquina de coser, es un tutorial de resultados prometedores, y que puedes acoplar a cualquier ambiente, todo depende de la tela que decidas utilizar.

Y esto es todo, mi tutorial del lunes ya ha llegado, mi parte ya está hecha, ahora falta la tuya 😉

La entrada Cómo forrar una caja de fruta y convertirla en revistero, caja trastero…, ¡sin saber coser! aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Lee el post original

Cómo pintar un paraguas aburrido y animar un día de lluvia

Llevaba un tiempo pensando en pintar un paraguas. Y es que de verdad que no puedo comprender por qué existen los paraguas negros más allá de los entierros de mafiosos en Nueva York, sinceramente, otra utilidad no les encuentro. ¿No es ya oscuro un día de lluvia como para además “animarlo” de esa manera?. Por esa razón decidí matar tres pájaros de un tiro:

  1. Experimentar con un paraguas que no me había costado nada
  2. Animar una anodina lona negra
  3. Retarme a tapar la publicidad que contenía de una forma creativa

El resultado: si llego a saber que estaría tan contenta con el resultado, y que me iba a tomar tanto tiempo, lo hago con un paraguas de calidad. Este era de los baratillos, de esos que tienen mil arruguillas que lo afean.

El Sr. Pángala está muy contento de ser el Sr Pángala porque le encanta esta nueva creación, ya os lo conté el lunes pasado cuando os enseñaba la bolsa decorada con calcetines.

paraguas pintado pangala

Técnicamente no tiene absolutamente ningún misterio, para esta decoración, tan sumamente redundante con un día de lluvia, no son necesarias nociones de dibujo ni pintura, al menos para un resultado como este. De siempre he deseado saber dibujar y pintar, de niña mi mayor deseo, antes que ir a Disney World, era ser Sorolla, ningún otro me valía. Ninguno de los dos deseos se cumplieron, el primero era más factible, improbable pero factible.

Los materiales que utilicé fueron los siguientes:

  • Pinturas textiles de color azul y blanco. Yo creo que con pinturas acrílicas queda igual o mejor, y además da menos trabajo, no sería necesario fijar la pintura con calor
  • Un paraguas aburrido
  • Pincel fino y brocha de espuma
  • Un frasco con agua
  • Un trapo para absorber el agua del pincel y la brocha
  • Secador del pelo para fijar la pintura. El secador y el siguiente objeto no son necesarios si utilizas pintura acrílica
  • Clips o ganchos del pelo si no aplicamos del calor del secador en una sola sesión, es para saber por qué gajo vamos

Los pasos son sencillísimos, pero a os adelanto que al menos mi elección tomó su tiempo:

Primero pinté las gotitas blancas. Como os decía no tengo absolutamente ninguna noción de dibujo y pintura, sólo sé lo que es la perspectiva caballera y porque me da risa el nombre, que sino, ni eso.

pintar las primeras gotitas en blanco paraguas pangala 3

Contaba con que al aplicar el azul en cada gota el blanco aún no hubiera secado y entonces se fusionaran ambos colores en perfecta y bella armonía. No fue asi.

No tenía mucha idea acerca de cómo combinar ambos colores, así que en unas gotitas ponía el azul en un lateral de la gota aún blanca en otros en la parte de abajo, en otras en el centro… Mientras lo iba haciendo no me convencían en exceso, pero mi constancia y tenacidad (ahora hago el gestito ese de quien se tira el aliento en las uñas y se saca brillo, la falsa modestia), eso , que mi constancia y tenacidad no me consintieron abandonar mientras reflexionaba sobre lo siguiente: por el precio de tres pares de zapatos innecesarios podría haber invertido en unas clases de pintura.

darle toques de azul paraguas pintado pangala 2

Superé la crisis de las gotas que no me gustaban, alguna quedó totalmente azul, pero vistas en su conjunto me encantaron. Sé que están faltamente coloreadas, ¿se llama colorear a esto? pero insisto, en conjunto me convencieron, unas despistan a otras.

todas las gotas paraguas pintado pangala

vista superior paraguas pintado pangala

¿Ves las arrugas de la tela?, una auténtica lástima

Las gotitas resultaban insuficientes para decorar este paraguas aburridote, y es que de manera simétrica, en dos gajos, aparecía el logo de la empresa. Me lo regaló una amiga, y querida, el día que yo haga reclamos pÁngala slow bags  espero que no me apliques venganza. Tengo miedo.

Para disimular el logo de esta magnífica empresa tracé unas nubes. Fueron necesarias dos capas cargaditas de pintura, y aún creo que me quedé corta. Para dibujar y pintar las nubes simplemente tracé su perímetro, a pelo, con el pincel fino en color blanco. A continuación apliqué con la brocha de espuma más pintura blanca, e insistí más aún con la azul. Me quedaron monas, pero tuve que repintarlas por aquello del fondo negro y de lo potentes que son las serigrafías industriales.

paraguas pintado pangala

Las pinturas textiles deben dejarse secar durante tres días, y a continuación plancharse para fijar el color. Ya que no podía planchar el paraguas le apliqué calor con el secador del pelo a plena potencia.

No sé si mi suerte va a cambiar desde que me he puesto con este proyecto, y es que lo tuve tres días abierto en la terraza, los vecinos debían alucinar conmigo y mis absurdas costumbres. Además, a ratos, estuvo abierto un par de días dentro de casa mientras le daba con el secador. Como me aburría soberanamente lo de aplicarle calor durante diez segundos a cada gota, y tres o cuatro minutos a cada nube, me lo tomé con tiempo y me costó tres o cuatro días dentro de casa a paraguas abierto. Y ya os digo, menos mal que no supersticiosa, que de lo contrario me veía llenando la casa de elefantes con la trompa hacia arriba, ahí queda eso.

Finalmente lo sometí a la prueba de fuego: una ducha fría para comprobar, y en su caso llorar/tirarme de los pelos, si chorreaba la pintura o si por el contrario había quedado bien fijada. Fui afortunada y superó el test sin ninguna pega. Ahora, ¡deseando y buscando la lluvia!

¿Te gusta la idea?, ¿te animas con ello?, si es así, te aconsejo utilizar pinturas acrílicas y no textiles, yo estas porque ya las tenía y sinceramente tampoco lo pensé, pero lo del secador del pelo es un poco rollo, y pudiéndolo evitar…

La entrada Cómo pintar un paraguas aburrido y animar un día de lluvia aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Lee el post original

Cose tu árbol de Navidad! Tutorial y patrón incluidos

Quedan menos de 10 días para Nochebuena y…
¿aun tienes pendiente hacer tus detalles navideños de casa?
Pues tienes tiempo de sobras para proyectos fáciles y vistosos…

Hoy vengo con un tutorial exprés de un árbol de navidad 100% handmade y…te doy el patrón!!!

Es una costura muy fácil y personalmente encuentro que el resultado es espectacular. Yo le llamo: ¡proyecto DIY con final feliz!

El patrón contiene el dibujo de la mitad del árbol y en la vertical donde he dibujado unas flechas hay que colocar el doblez de la tela (es decir, la tela doblada por la mitad) de manera que consigas arboles simétricos (igual en la derecha y en la izquierda).

Venga, te explico el paso a paso de cómo coser este abeto tridimensional:

PRIMERO:

He utilizado dos telas de motivos navideños compradas en tienda física francesa pero puedes utilizar la misma tela para las cuatro partes o incluso 4 telas diferentes. Tienes que colocarlos de 2 en 2, los derechos tocándose.

Importante: no tienen por qué ser telas con motivos navideños, tal vez tienes retales por casa alegres y el árbol ya tiene una forma de abeto muy particular. Y como verás, en el paso final, siempre puedes añadirle adornos navideños para darle un toque festivo sin necesidad de ir corriendo a comprar una tela con motivos navideños.

SEGUNDO:
Sujematos con alfileres para que no se mueva mientras cosemos y cosemos a 0,5 cm del borde todo alrededor excepto unos centímetros en la base del árbol. Yo siempre marco con dos alfileres juntos como aviso de que llega un trozo que no hay que coser.

Importante: hacer pequeños cortes por todos lados (excepto la base del árbol) y cortar las puntas antes de dar la vuelta del derecho. Si queréis picar las curvas y los ángulos correctamente, te muestro esta foto que estos días corre por las redes costuriles.
Fuente: Costura para todos

TERCERO:

Y nos acercamos al final: dar la vuelta a las dos partes cosidas sacando bien las puntas y colocarlas una sobre la otra, coser una linea vertical de arriba a bajo que unirá las dos piezas. A la hora de rellenarlo en importante empezar rellenando las esquinas (arriba y ramas) para que te quede bonito.
Cuando lo tengas bien rellenito, ya puedes cerrarlo cosiendo a mano la base. Te recuerdo mi truco (es el truco 4) para hacer la puntada invisible de la que de verdad no se ve, pero en este caso no hay que preocuparse demasiado porque el árbol se apoya por abajo y esa costura nunca se ve.
Y ya tienes un abeto alpino hecho y derecho pero falta algo, ¿no?


CUARTO Y ÚLTIMO: ¡la estrella!

Y para hacer de tu árbol todavía más especial puedes, como he hecho yo, añadirle la estrella cosiendo una bola gordita justo arriba.
Si, como te comentaba antes, has decidido usar retales que tienes por casa, que no necesariamente tienen motivos navideños, puedes no solo coserle la estrella sino también coserle botones de colores en las puntas de las ramas a modo de bolas y te quedará muy navideño.
Historia de este arbolito
Te quiero contar que fue una señora que trabaja en mi tienda de telas favorita francesa que me explicó que iba a decorar la tienda cosiendo abetos pequeños y me explicó como se cosía, me pareció tan sencillo que cuando lo probé en casa, supe inmediatamente que quería compartirlo con todo el mundo.
Tan feliz estaba con mi arbolito que lo compartí con las compañeras blogueras costureras y entonces me dijeron que Cal Joan y más también tiene un tutorial de un abeto. Su abeto es muy bonito, con 6 partes en lugar de 4 y otro estilo de árbol que tal vez te gusta más.
Patrón de mi abeto de navidad
El patrón que te doy es exactamente mi dibujo del abeto alpino navideño de mis fotos, que hice después de dibujar bastantes arboles diferentes y este es el que más me gustó. Pero tu mism@ puedes dibujar el árbol que más te guste (y en diferentes tamaños) o incluso pedirle a los más pequeños de la casa que los dibujen, ¿qué te parece?

¡e inunda tu casa del espíritu navideño!

Lee el post original

CARVA CONMIGO – Día 1 Elegimos dibujo y calcamos

Inauguramos el primer día del Carva Conmigo con dos tareas que a simple vista parecen fáciles, pero que van a ser muy importantes para el resultado del sello:

1.- Decidir qué dibujo escogeremos.

2.- Y calcarlos en la goma.

Para “facilitaros” esta tarea tenéis un tablero en Pinterest con el que os podéis inspirar.

Tablero Carva Conmigo

He pineado un poco de todo, sellos fáciles, de dificultad media y sellos increibles para manos prodigiosas… jejeje

Al elegir la imagen tenemos que tener muy en cuenta la dificultad, hay dibujos preciosos, pero también muy difíciles. Recomiendo a las que no han carvado todavía ningún sellos siluetas fáciles, sin mucho labrado interior y formas redondeadas.

Podemos hacer dos tipos de sellos: En positivo y negativo, os pongo un ejemplo visual que os será más fácil de entender:

Ejemplo de sello en positivo:

Se imprime sólo la silueta, lo que dejamos sin carvar es el dibujo que hemos hecho.

y los sellos en negativo:

Este tipo de sellos es a la inversa, sólo carvamos el dibujo y se imprime todo excepto la siguleta, letras o dibujo.

Cuál es más fácil? Por lo general en negativo mucho más fácil.

Si no has carvado nunca, te recomiendo que empieces por sellos más fáciles de este tipo:

Aunque veáis un sello fàcil, combinando sellos y tintas también puede quedar muy resultón.

Más cosas a tener en cuenta. Letras SI o NO.
Incluir letras complica la elaboración del sello, Si un dibujo no es idéntico a la que tenías pensado hacer, no echa por tierra el sello, pero al incluir letras, si que es importante que se lean bien.
Recomendaciones:
A las manos más inexpertas os recomiendo un tipo de letras no muy laboriosa, de este tipo: (Marcadas en rojo las no recomendadas)
O incluso letras en negativo, donde sólo hay que pasar la gubia perfilando la letra como este sello:

Hasta aquí mis recomendaciones para el tipo de sello y letra. Cualquier consulta o duda, podéis preguntar todo lo que queráis y más! ya sea por aquí o en mi face.

Ahora vamos a pasar la imagen a nuestra goma.
Para eso tenemos varias opciones:
La primera y la más fácil es dibujar directamente el dibujo sobre la goma, con cuidado y con un lápiz no muy afilado, si dibujas bien es una opción. Esta no os la recomiendo, te puedes equivocar y estropear la goma o que no te quede como te gustaría… ya habrá tiempo de estropear el dibujo con las gubias 😛 Total NO RECOMENDADA.
Cómo lo hago yo?
Dibujo la imagen o imprimo el dibujo en papel normal y repaso todo el dibujo con un grafito blando (un lápiz B). También es posible hacerlo con papel vegetal. Es importante no dejar de repasar ninguna línea, porque si no, no se calcará en la goma. Importante, repasar varias veces la imagen!
Si tenemos un dibujo que no queremos estropear dibujando encima, lo que podemos hacer es calcarlo con papel vegetal utilizando un lápiz B y realizar el mismo proceso que con un folio.
Una vez repasado todo el dibujo con lápiz, recortamos la imagen y la ponemos sobre la goma con la cara del dibujo tocando la goma. Lo que en costura se dice, derecho con derecho 😉 Ahora no veremos la imagen. Y lo fijamos con unos trocitos de celo para que no se nos mueva.
Qué hacemos ahora?
Tan solo nos queda presionar el papel a la goma por toda la superficie que ocupa el dibujo con un lápiz o con la parte trasera del propio mango de la gubia para así transferir el dibujo a la goma facilmente. No presionar con nada afilado, no vayas a estropear la superficie de la goma.

Qué pasa si no se ha calcado bien? Yo lavo la goma con agua y jabón intentando que no se raye ni rompa y vuelvo a repetir la operación de calco. Importante volver a repasar de nuevo el dibujo, porque si no, no tendrá suficiente grafito para traspasar a la goma.

Otra opción para calcar la imagen en la goma, que también os puede servir es utilizar un papel carbón. En este caso juntamos el dibujo boca arriba encima del papel carbón con el lado que mancha bocabajo hacia la goma y repasas toda la imagen con un lápiz o boli, presionando lo suficiente para que se calque pero teniendo en cuenta de no dañar la goma.

Y ahora a practicar trazos con todas las gubias y si tenéis punzón o palillo también.

FALTA FOTO

Si tenéis duda en la elección del sello, tamaño, letras, lo que sea, podéis dejar un comentario en esta entrada, en mi face, o por mail, os responderé cuanto antes.

Hasta aquí el primer día del Carva Conmigo, fácil no? venga que esto se anima…

Hasta el miércoles!

Lee el post original

Lámpara con hilo.

Empezaba a sentir frustración cada vez que intentaba hacer este tuneo.
Fueron 3 las veces que lo intenté y siempre fallaba algo, y ya estaba apunto de desistir, pero mi orgullo me lo impedía y necesitaba hacer una lámpara con hilo, además, le prometí a Luís un tutorial “perfecto”.
Así que si tienes ganas de una Random Light hecha por ti mismo aquí tienes el paso a paso que con el que he salido victorioso, es importante que sigas los puntos tal y como digo, ya iré matizando los porqués.
Al lío!
Estos son los materiales que emplearemos.
El hilo es del que puedes encontrar en Leroy Merlin o cualquier bazar.
El portalámparas, como no, lo conseguí después que la Roomba sacara a pasear mi lámpara FADO de Ikea.
Es MUY IMPORTANTE utilizar un balón de playa para este tuneo. Mi fallo en los anteriores intentos era utilizar globos, ya que enseguida empezaban a perder el aire y se arrugaba todo, un desastre. Con el balón te aseguras que eso no pase.
El primer paso es “apartar” el hilo que utilizaremos. Mi truco (cosa que no hice en otras ocasiones) es crear un rollo que quede bien impregnado de cola y facilite la labor. Es chungo de explicar, así que le hice fotos para ilustrarlo bien 😉
Empecé haciento un rollito con el cartón del papel higiénico y celo.
Enrollé en él una buena cantidad de hilo (más o menos la mitad del rollo original, ya que esta lámpara será pequeña). Si hubiera querido hacer una lámpara grande todo esto no habría sido necesario, ya que gastaría todo el rollo.
Entonces buscamos un recipiente donde quepa bien el nuevo rollo de hilo. En este caso es un tupper de esos que dan en el chino. La gracia es que nuestra bovina quede sumergida en la cola y podamos ir estirando sin que se enrede.
Por otro lado preparamos el balón.
Lo inflamos.
Y lo envolvemos con el film (Importante) así cuando tengamos que sacarlo saldrá sin problemas.
Ya casi estamos listos para empezar. En el tupper (el de los chinos, que ultimamente salen mucho por mi blog) mezclamos agua y cola blanca. Queda una especie de leche pero un poco más espeso.
Sumergimos nuestra bovina de hilo en la mezcla y le damos unas vueltas con los dedos para que se impregne bien.
Cogemos el extremo del hilo y vamos dando vueltas con él a la pelota. Si os fijáis la cola se va poniendo sola en el hilo mientras damos enrollamos el balón. Este es un trabajo de unos pocos minutos (no creo que más de 5). Al acabar el hilo enredamos el cabo final para que quede disimulado.
Buscamos donde está el tapón de hinchar y le dejamos hueco apartando un poco los hilos.
Es el momento de secar. Como soy impaciente lo he acercado a la chimenea y me he sentado a ver la tele, así lo vigilo. De vez en cuando le he dado alguna vuelta. Sabes que ya está listo cuando los hilos además de secos están “tiesos”. Es importantísimo que esté seco del todo, si no en el paso de sacar la pelota nos cargaremos el trabajo hecho.
Rompemos el film que tapa el tapón (que redundancia!) y lo abrimos. Aquí mis pulmones han hecho de máquina de vacío improvisada.
Y poco a poco vamos sacando el balón del interior de la nueva bola.
Esto ya casi está!
Así tal cual podría ser una lámpara de techo, cubriendo alguna bombilla desnuda, pero he querido aprovechar un portalámparas de mesa, así que lo he montado facilmente.
Y ale, ya tengo lámpara! a la cuarta va la vencida, y estoy taaaaaaaaaaaaaaan contento que ya me he hecho otra. Ahora buscaré algún balón más grande para hacer una de techo y así hacer un conjunto de lámparas para algún dormitorio… o regalar, quien sabe 😉


CONCLUSIÓN

-Al fín he ganado la batalla a un tuneo frustrado, si crees que he puesto demasiadas fotos solo te diré: ojalá hubiera encontrado este tutorial en su día!

-Poner un balón delante de la chimenea hace que el hilo se seque rápido, pero CAUTION, puede ser peligroso!
-Me empieza a preocupar que en todos mi últimos post aparezcan chinos, voy a empezar a pedirles comisión.
-He decidido perdonar la roomba y hoy la he dejado sola. Se ha portado muy bien.

Lámpara con hilo.

Washilhouette

Cada vez que viajo a otro país, me gusta comprar un periódico y traerlo de recuerdo. Cuando se me ocurrió esta manualidad, decidí utilizar uno de ellos, en concreto Le Monde, recuerdo de mi maravilloso viaje a París allá por 2010. Ya veréis como se trata de un DIY fácil, económico y vistoso, ¡nos ponemos manos a la obra!
Materiales para las Washilhouettes

Lo cierto es que las siluetas sobre periódico ofrecen gran variedad de colores, formas y diseños, yo he utilizado uno que encontré por la red hace tiempo y que siempre he querido realizarlo.
Elegidos los materiales y la idea de silueta que vamos a representar, procedemos a pegar el washi con cuidado. Importante ir dejando las esquinas sin pegar hasta que tengamos la forma deseada, porque hay que ir recortándolas y una vez que se pegan, si te has equivocado y tienes que despegar, se levantará el periódico.

Si quieres, puedes definir suavemente la silueta con lápiz sobre el periódico, para que te sirva como guía.

Conseguida la silueta me ha parecido que queda más vestido y desenfadado al añadirle un lazo.¡ Aquí podéis ver el resultado final!

Ahora sólo falta enmarcarlo y ya estará listo para lucir en la pared de casa que estoy empezando a decorar. Una pared con historia, llena de fotos, marcos y láminas (en próximas entregas…)
¿Qué os parece? Espero que os animéis y subáis vuestras Washilhouttes!

Visita la entrada original AQUÍ