Entradas

¡Especial Halloween!

Hola amigos,

A estas alturas es casi imposible que alguno de vosotros no sepa qué es Halloween. Yo no soy muy aficionada a esto de Halloween, pero es inevitable dejarse llevar por todas las ideas que nos llegan. Por eso hoy vamos a ver una recopilación de ideas para preparar un Halloween perfecto.

Muchos, entre en los que de vez en cuando me encuentro, decimos, Halloween ¡qué americanada! pero esta fiesta tiene origen celta. Y es que Halloween viene del inglés All Hallow’s Eve, la víspera de todos los santos y si nos remontamos un poco más, viene de la antigua fiesta celta Samhain, fin del verano.

Calabazas, manzanas, fantasmas, nos suenan un montón de cosas, pero ¿cómo mezclaron tantas cosas? Pues todo tiene su explicación y esta viene de Jack el Tacaño.

Pero seamos formales, esto va por invitaciones, como estas tan monas que nos enseñan a hacer en IdeandoArt.

Y es que este tal Jack era, aparte de tacaño, muy mala persona. Tanto tanto que, según la leyenda, el demonio tuvo que subir a la tierra disfrazado de hombre para conocerlo. Se lo llevó a un bar de copas y después de unas rondas, que a Jack se le soltó la lengua, el demonio quedó totalmente convencido de que era peor que él mismo, así que decidió llevárselo al infierno.

¡Qué mala es la bebida! No como estas ideas que nos trae Paulina de Paulina Cocina.

Son divertidísimas todas, ¿verdad? La muñeca da un poquito de yuyu, pero las ideas son geniales. ¿Qué me decís de la mano congelada? ¿Y los viales?

Jack, asustado, le enredó para seguir bebiendo, el demonio ya se hartó y le dijo que fuese pidiendo su último deseo que se iban ya para el infierno. Como habían seguido de copas, ya no les quedaba dinero para pagar, por lo que Jack le dijo al demonio que su último deseo era que se convirtiese en moneda pagar y ver su poder.

Cuando lo hizo, Jack se la metió en el bolsillo junto con un crucifijo de plata. El demonio se enfadó y le pidió que lo liberase, después de mucho negociar, Jack dejó libre al demonio con la condición de que lo le volviese a molestar hasta el año siguiente.

Y esto de las monedas se convirtió en una tradición. Se horneaban unos bizcochitos y se le metía dentro una moneda, a lo Roscón de Reyes. Ahora los bizcochos los rellenamos de mermelada de fresa y hacemos magdalenas sangrientas, como nos explican en el Blog de Eloweyn. ¡Me encantan las arañitas que le ha puesto!

Si os gustan las magdalenas o cupcakes, como hay que llamarlos ahora ;), en Sabrina’s sea of colors podemos encontrar otra versión de cupcakes. Esta vez ¡son de calabaza!

Pero no sólo de cupcakes vive el blogger, desde Sabrina’s sea of colors nos enseñan a hacer unas galletitas muy de Halloween con una pinta estupenda.

Después de un año, el demonio volvió a aparecérsele a Jack. Esta vez, Jack le pidió unas manzanas de la copa de un árbol como último deseo. El demonio subió a cogerlas y mientras tanto Jack, talló una cruz en el tronco que dejó al demonio atrapado de nuevo. Esta vez, como condición para liberarlo, Jack le pidió que en diez años no se le volviera a aparecer y que nunca reclamase su alma.

¡Manzanas! Aquí tenemos la primera referencia a este tópico de Halloween, pero seguro que estas manzanas con gusanos que nos enseñan en Reciclaje con Erika están mucho más buenas.

http://reciclajeconerika.blogspot.com

No os quejaréis, una idea sencilla, pero muy divertida. Pero sigamos con Jack.

El pobre Jack no duró tanto tiempo y acabó muriendo por otros motivos. Fue a entrar en el cielo, pero como no era nada ejemplar, lo mandaron al infierno. Y allí tampoco lo podían admitir porque tenía ese trato con el demonio.

No sé cómo sería la tumba de Jack, pero seguro, segurísima, que no era tan deliciosa como esta que nos cuentan en Chuchespops, Brownie de tumbra monstruosa. Qué me gustan todas estas ideas, ¡son todas tan originales y divertidas!

Y, ¿qué pasó? El demonio lo tuvo que echar de las puertas de los infiernos tirándole ascuas ardiendo. Para protegerse, Jack cogió unos nabos (¿¿quién sabia que en la puerta del infierno plantaban nabos??). Como los nabos estaban huecos (normal, normal), algunas ascuas se quedaron dentro, sirviéndole a Jack como linterna por su condena, vagar por un limbo entre el bien y el mal.

La leyenda dice que el fantasma de Jack quedó perdido sin un sitio donde poder parar, por lo que rondaba las casas de los vivos.

Mirad que representación de un fantasma atrapado más buena y deliciosa que nos muestran en Acocinate ,Bizcocho fantasma.

Los pobres y asustados lugareños, para ahuyentarlo, decoraban sus casas con figuras horripilantes.

Y en esta parte es donde mis compis de la +RED facilisimo.com más me han ayudado.

La increíble +Anna Llansa nos enseña cómo hacer estos ojos y arañas con material reciclado que nos servirán para decorar cualquier cosa.

+Papelisimo , como es tan apañada, nos trae dos ideas para decorar. Estas momias tan graciosas con papel higiénico.

Y estas calabazas de papel. ¿Calabazas? ¿En qué momento de la historia aparecen las calabazas? En ninguno, con el tiempo cambiaron nabo por calabaza…cosas de la evolución 😉

Oye y si ellos lo hacen, ¿por qué no nosotros? Que la calabaza es muy complicada de combinar (aunque ya os enseñé una receta estupenda), pues la cambiamos por una naranja. Por eso en Comer Especial, encontramos estas arañas de oreo con sus mandarinas de Halloween. Graciosísimas las arañas, ¿verdad?

Y como las arañas necesitan sus telarañas, en Comida Fácil y Elaborada, nos trae esta Tarta de telaraña que, no sé a vosotros, pero desde que la vi estoy antojada.

De ahí viene también la tradición de “Truco o trato”. Los pobres aldeanos le ofrecían tratos a Jack para, como le hizo él al demonio, los dejasen en paz durante un año más.

Actualmente, los niños llaman a las puertas de los vecinos para pedir caramelos (‘trato’).

Por donde yo vivo, no ha llegado todavía eso de pedir caramelos por las puertas, pero si lo hubiese, no me imagino mejor dulce que ofrecer que estos ojos de zombie de Chuchespops.

Y como los cupcakes son omnipresentes ultimamente, también habrá que vestirlos de Halloween. Por ejemplo estos de IdeandoArt. ¡Qué manitas tienen!

O estos otros de La Cocina de una Bancaria Estresada , mirad lo que hace con un poco de fondant.

Si las familias no les dan caramelos, se entiende que no aceptan el trato y los peques tienen derecho a pasar al truco (se tradujo como ‘truco’, pero es realidad es más ‘broma’).

Estos ‘trucos’ pueden ser tirar huevos a la fachada o rociar las puertas con espuma de afeitas, una alegría vamos. Pero ya que estamos ‘delinquiendo’ habrá que cubrirse un poco la cara, y mirad que máscara del Conde Draco tan propia nos enseñan desde Shooting star manualidades.

Y hasta aquí nuestro repaso a la historia de Halloween. ¿Qué os ha parecido? ¿Conocíais la historia?

¿Cómo pasáis Halloween? ¿Lo celebráis? ¿Cuáles son vuestras recetas y decoraciones favoritas?

Un beso y a ser terriblemente felices 😉




Lee el post original