Entradas

Envejecer una caja de fruta

Llevo casi desde que nos prometimos intentando encontrar cajas de frutas de las antiguas, las de madera ancha y con ese aire añejo que tanto me gusta para la decoración de nuestra boda… pero no hay manera! Bueno, si.. pero a que precios o que lejos! Los que las venden por aquí me han pedido de 25€ a 50€ por caja, y por internet el problema son los gastos de envío que se disparan mucho debido al volumen y peso.

Así que mientras sigo buscando o a la espera de que coincida que tenga que ir a alguno de los sitios donde las he encontrado a buen precio me he apañado con una de las típicas finitas de fullola y madera sin tratar, que me las regalan en la frutería.

Que necesitarás?
· Caja de madera sin tratar y sin dibujos
· Betún de judea y aguarrás
· Pincel o brocha
· Vaso de plástico

Coge un poco de betún con el pincel o la brocha para ponerlo en el vaso y échale un buen chorro de aguarrás para que quede muy diluido y remueve bien. Cuando esté completamente líquido ya puedes ir mojando el pincel y aplicándolo sobre la madera. Verás como empiezan a aparecer las vetas naturales que antes ni se apreciaban.


Con una capa está bien, pero si quieres que coja mas color puedes darle una segunda o diluir menos el betún.
Sobretodo hazlo en una zona bien ventilada, que el aguarrás huele muy fuerte y puedes acabar grogi. Y la caja deberás dejarla airear también una vez pintada para que se le vaya el olor mientras se seca.
Este es el resultado, a mi me parece preciosa 🙂

Lee el post original

Lámpara de pie de hierro

Las lámparas de pie resultan bastante caras, y cuanto mas estilosas son más van aumentando las cifras..

Ya teníamos un par de estas simples y modernas, rectas, plateadas y con la pantalla de plástico, pero tenía ganas de un pie de estos de metal, con detalles y formas sinuosas, de las que rondan los 150€.. pero por la que no quería pagar más de 30€.

Así que nos fuimos al mercadillo de antiguedades y.. la encontramos! Sucia, de un color entre dorado y negro, sin enchufe ni pantalla.. pero el señor nos decía que funcionaba y no se cómo confiamos en su palabra. Turno de David, regatear el precio.. nos pedía 30€, acabamos en 15€, bien!

Llegamos a casa y empieza el trabajo, había que convertir ese horror en una lámpara preciosa para la entrada. Estos son los pasos que seguimos:

1. Limpiar bien la superficie con alcohol y lijarla con lana de acero.

Para limpiarla utilizamos alcohol porque se evapora y no deja rastro. Hay que ir pasando un algodón (o un paquete entero casi..) bien mojado por toda la superficie y los rincones hasta que no quede nada de polvo ni suciedad.

Para trabajar con la lana, hay que hacerlo con guantes, pues las pequeñas fibras pinchan y teniendo en cuenta que hay que ir lijando con algo de fuerza, acabarías con las manos llenas de heridas.

2. Dos capas de imprimación

De la todoterreno, cubriendo bien cada rincón. Nosotros lo hicimos con brocha redonda, pero creo que en otra ocasión probare con un minirodillo de estos de espuma, creo que el resultado puede ser aún mejor.

3. Una capa de pintura y el toque final

La pintura, igual que la imprimación, la utilizamos sintética. No soy precisamente fan de lo sintético, siempre prefiero pinturas al agua, pero para trabajar sobre el metal la diferencia del brillo y el acabado en si es considerable, así que por esta vez no tuve mas remedio que acabar con la casa apestando a aguarrás..

Buscamos pantallas que nos gustasen y aunque hay mil diseños, con formas, colores y estampados, nos decantamos por una simple blanca que le daba el toque que buscábamos.

Le añadimos también el enchufe, compramos la bombilla y llegó la hora de la verdad.. funcionará? Pues si, funciona! Así que ya no solo queda bonita, sino que nos ilumina al llegar a casa, que mas se puede pedir? Que cueste poco? Pues también! 🙂 Este fue el resultado!

Lee el post original