Entradas

Guía completa sobre champús secos (y cómo hacerlo en casa)

Cómo usar champús secos y hacer el tuyo en casa

Bien, tenía un montón de ganas de hablaros sobre los champús secos. Hace tres meses que los descubrí y han supuesto un cambio radical en mi rutina capilar, y eso que yo era bastante escéptica con el tema, ya que aunque se llamen “champús”, no limpian exactamente el cabello. Es uno de esos productos desconocidos para la mayoría de las personas y creo que podría cambiar la vida a más de una (como me ha pasado a mí).

La existencia del champú seco no era completamente desconocida para mí, porque en mi casa mi madre y mi tía solían comentar mucho que ellas los usaban cuando eran jóvenes, porque estaba de moda, etc. Pero nunca había visto champú seco en tiendas y por supuesto, tampoco los había usado. Así que un día me encontré con el de Batiste y decidí probar 😛

¿Qué es un champú seco?

Es un producto en spray o en polvo que se aplica sobre el cabello para eliminar la grasa de las raíces (haciendo que el pelo quede limpio) y aportar volumen al pelo, dejándolo suelto y fresco. Suelen dejar el cabello perfumado. Dependiendo de cada una y del champú que usemos, el resultado puede ser mejor o peor. Está pensado para utilizarlo entre lavados, cuando estamos fuera de casa y no tenemos acceso a agua (festivales, vacaciones, acampadas…) o cuando tenemos prisa y no nos da tiempo a lavar y secar el cabello.

Salvo excepciones, la mayoría funcionan igual: se aplica sobre la raíz, se masajea suavemente, se deja actuar unos minutos y a continuación se cepilla para eliminar cualquier resto de producto. El resultado puede ser muy variable como os he dicho, dependiendo sobre todo de nuestro tipo de cabello y del champú seco que utilicemos. Lo mejor es probar varios hasta dar con el nuestro.

Dependiendo del producto, el efecto de limpieza puede durar desde horas hasta días.

¿Dónde los venden? ¿Qué tipos hay?

Casi todas las marcas de productos capilares tienen un champú seco entre su gama de productos. En Europa los champús secos son muy populares y se utilizan bastante, pero aquí no, por eso puede ser complicado encontrarlos en las tiendas. Aún así, algunos como el de Batiste se pueden comprar en tiendas físicas, y si no, online podemos comprar casi cualquier marca. Los precios van desde los 2€ y pico hasta los 40€ que pueden costarnos los de marcas como Klorane, etc.

Aquí el precio no es un indicador de calidad, ya os aviso. No penséis que por comprar el más caro vais a obtener un resultado mejor. Sorprendentemente los mejores resultados se obtienen en la gama baja-media de precios. Por supuesto, hay diferencias entre ingredientes (naturales, sintéticos).

Cómo y por qué lo utilizo

Primero de todo, quiero dejar claro que el champú seco no es una guarrería. A pesar de no lavar el pelo, puesto que no hay agua ni jabón en el proceso, funciona de una manera muy inteligente. Yo no sé vosotras, pero no suelo ensuciarme el pelo. Al menos, suciedad como tal (polvo, tierra, etc.). Lo habitual es que lo que “ensucia” el cabello sea la propia grasa que se produce en el cuero cabelludo. Lo que hace este champú es absorber esa grasa. Además, supongo que todas estáis al día de lo malo que puede llegar a ser lavar el pelo a diario con agua y jabón, aunque siempre hay excepciones, este proceso de lavado puede resecar el cabello, irritar el cuero cabelludo y producir más grasa. Por no hablar de todos los residuos y siliconas que llevan la gran mayoría de champús, que es otro tema.

Mi pelo no es ni demasiado graso ni demasiado seco, podría decir que es normal. Con agua y champú tenía que lavarlo cada dos/tres días. Al tenerlo corto, no uso suavizantes ni mascarillas, y como os podéis imaginar para mí es un proceso súper rápido que hago en menos de 15 minutos. Así que no he empezado a utilizar champú seco para ahorrar tiempo, si no por otro motivo: el color.

Desde hace seis meses llevo el pelo teñido con un color de fantasía, y mantener este color durante el máximo tiempo posible es complicado. ¡Si alguna vez te has teñido el pelo con un color poco convencional sabes de lo que hablo! Estos colores no aguantan demasiado a no ser que te laves el pelo con agua helada (que también lo hago) y un champú especial para color. Pero aún así, su duración sigue siendo muy limitada. Y aunque mi tinte no tiene amoniaco me gustaría poder espaciar todo lo posible la coloración. Es aquí donde entra en juego el champú seco. El cambio que he notado en la duración del color ha sido brutal. Utilizo el champú seco entre lavados y eso ha reducido el uso de agua y champú en mi pelo casi a una tercera parte. Dependiendo de la semana, puedo aguantar con uno o dos lavados, y mi pelo siempre está limpio 😀

Es más, si tienes el pelo muy liso, como me pasa a mí, es posible que te guste más después de haber usado champú seco que recién lavado, porque el pelo coge volumen y cuerpo.


Dejando claro todo lo anterior y los usos que podéis darle al champú seco, os quiero hablar de los champús secos que más me gustan y también enseñaros a hacer el vuestro en casa, con sólo tres ingredientes y completamente natural, ¡y nada que envidiar al que venden! Además, podéis usarlo para vosotras y también para vuestras mascotas, así que es un plus.

Guía completa sobre champús secos (y cómo hacerlo tú misma en casa)

Mi primera experiencia con estos champús fue utilizando uno en spray, el champú seco de Batiste. Esta marca británica se dedica a la producción de champús secos y ofrecen una amplia variedad de aromas, siete en total, más champús secos especiales para rubias, castañas y morenas (ligeramente coloreados para que el producto no se note en el cabello). Sus champús vienen en sprays de diferentes tamaños para escoger el que más se adapte al uso que le queramos dar. Se encuentra en la gama de precios baja-media del mercado, pudiendo encontrarlo desde unos 3€. Basta hacer una búsqueda en Google para encontrar donde comprarlo online, aunque yo lo he comprado sin problema en una droguería.

Guía completa sobre champús secos (y cómo hacerlo tú misma en casa)

Las instrucciones de uso son sencillísimas: basta con pulverizarlo sobre el cabello a unos 30 cm de distancia, masajear, dejar actuar 1 min. y luego cepillar para eliminar cualquier resto de producto. El polvo de este champú seco es blanco, por eso aunque se elimina fácilmente, recomiendo aplicarlo poco a poco.

¡Deja el pelo increíble! Suelto, con brillo y cuerpo. Y huele fenomenal (mi favorito es el Tropical, que huele a coco y a vacaciones). El efecto de pelo limpio dura días.

PROS: barato, efectivo, con variedad de fragancias y productos específicos según el color del cabello, fácil de usar, se elimina bien, efecto duradero, no testado en animales, apto para veganos.

CONTRAS: formato en spray (contaminante y puede resecar el cabello debido al gas), puede ser difícil encontrarlo en tienda física.

Champús secos: Batiste y No Drought de Lush

El siguiente que tuve ocasión de probar es el champú seco No Drought de Lush. Lo pedí como muestra cuando compré el desodorante sólido y la pasta de dientes en polvo. Venía en un botecito pequeño que os enseñé en el post.

Este champú seco se comercializa en formato polvo, dentro de un frasco de plástico. Ya conocéis la marca Lush, así que me ahorraré contaros todo lo guay que tienen 😛

Aunque el formato sea distinto, se utiliza igual que todos los champús secos: poniendo una pequeña cantidad en la raíz del cabello, masajeando y eliminando los restos con el cepillo. Aquí la aplicación de una pequeña cantidad es clave, y el formato polvo con ese envase es una pésima elección. Aplicarlo en el pelo sin que se te caiga por todas partes es MUY complicado. Aplicar sólo la cantidad justa, también. Por eso se me ocurrió algo mejor: ponerlo dentro de un salero, jajaja. En serio, este pequeño gesto me hizo poder utilizarlo correctamente y ver cómo de bien funcionaba. Directamente del bote sólo conseguía llenarme las manos de polvo. En cuanto al precio, es bastante elevado si tenemos en cuenta los ingredientes y la cantidad, 50 g salen por 5,50€.

La lista de ingredientes la podéis encontrar en el enlace al producto que os he puesto arriba, pero me gusta mucho que sólo contenga un ingrediente sintético. Eso sí, se supone que huele a lima, y lo hace, pero sólo antes de aplicarlo. Después el pelo no huele a nada y eso me decepcionó un poco. El efecto limpio tampoco dura tanto, cosa de que hayan utilizado harina de maíz como ingrediente absorbe grasa (luego os hablo sobre esto).

PROS: ingredientes casi 100% naturales, apto para veganos, formato polvo no contaminante (sin gas, sin spray).

CONTRAS: no tan duradero, aplicación más complicada, no deja perfume en el cabello, sólo se puede comprar online, precio elevado.


¡Y ahora la parte divertida! ¿Sabías que puedes hacer champú seco en casa con sólo tres ingredientes súper simples? Es natural y económico, y puedes personalizar el aroma del champú. Y sí, funciona exactamente igual que los champús secos que os he enseñado, puedo asegurarlo 😉

Cómo hacer champú seco en casa. Natural, económico y efectivo.

Para hacer champú seco en casa en formato polvo (así evitas contaminar con un spray), necesitas:

Arrow root. Hay que ver la de usos en cosmética DIY que tiene este producto… ¿recordáis los polvos faciales?

Bicarbonato sódico.

Aceite esencial en el aroma que más os guste.

Cuchara medidora y recipiente para mezclar.

Envase para guardar el champú seco (os recomiendo encarecidamente un salero).

Mezclaremos una parte de arrow root con otra de bicarbonato sódico. Después añadiremos unas gotas de aceite esencial, la cantidad dependerá de la cantidad de mezcla en polvo que hayamos hecho, pero 2 gotas por cada dos partes de producto está bien. Mezcla bien el aceite con el polvo y deja que la mezcla se seque completamente antes de envasarla. ¡Más simple imposible!

Cómo hacer champú seco en casa. Natural, económico y efectivo.

El arrow root funciona como absorbe grasa mucho mejor que la harina de maíz, ya que no deja ese efecto opaco en el cabello (y queda más limpio y brillante) y el bicarbonato sódico absorbe la suciedad y cualquier olor refrescando el pelo. El aceite esencial aporta el perfume, por eso puedes hacer champú seco con olor a menta, a limón… como más te guste 🙂

Para aplicarlo seguiremos el mismo proceso que con los champús secos comerciales. Lo mejor es ir separando el pelo en secciones y aplicando el producto en la raíz, para asegurarnos de que no nos dejamos ninguna zona sin champú seco.

Por el precio de 50 g de champú seco en polvo de Lush tenéis todos los ingredientes necesarios para hacer más de 500 g de champú seco en casa (y funciona mejor), con eso lo digo todo.

Un truco simple para aplicar el champú seco en polvo.
Un truco simple para aplicar el champú seco en polvo.

Un truco que ayuda mucho con el champú seco en polvo, además de guardarlo en un salero para poder aplicarlo fácilmente, es aplicarlo con una brocha de colorete. Así es súper fácil repartirlo por la raíz sin pasarse con la cantidad. Además, si quieres que el resultado sea perfecto:

– Si usas uno en spray respeta la distancia recomendada. Y hazlo por secciones, POCO A POCO.

– Deja actuar el champú seco entre 1 y 2 minutos.

– Para eliminarlo y que no quede ni rastro, utiliza el aire frío del secador (también te dará más volumen).

Guía completa sobre champús secos y cómo hacerlo tu misma en casa.

El champú seco no es un sustitutivo del agua y el champú tradicional, pero merece la pena darle una oportunidad. A mí me ha hecho tener el pelo mucho más sano (debido a que no tengo que lavarlo tanto con agua y jabón) y ha permitido conservar el color de mi pelo el triple de tiempo (antes tenía que teñirlo cada dos semanas como mucho, incluso lavándolo con agua fría. Ahora me aguanta bien un mes y medio más o menos). Por supuesto, hay mil marcas distintas, y cada cabello tiene unas condiciones diferentes, todo es probar y encontrar la que mejor se adapte a ti.

Si tenéis cualquier duda que no haya quedado resuelta en el post, sobre cómo hacer vuestro propio champú seco, o como aplicarlo, dejad vuestro comentario 😉

Entradas relacionadas:

Lee el post original

CÓMO HACER UN POMPON DE PAPEL DE SEDA (Y HACERLO BIEN)


 ¡¡Buenos días a todos!!
Hoy venimos con un post festivalero porque si… porque hay que empezar a prepararnos para las fiestecillas de carnaval y porque no he parado de ver,  desde hace un par de meses,  fiestas infantiles ¿Qué digo? Preciosas fiestas infantiles que ponen  estos bonitos pompones para darle otro aire a la reunión.
El caso es que con los pompones pasa una cosa y es que parecen fáciles (y lo son) pero hay que saber hacerlos.
Hoy os traigo algunas técnicas sencillas y me encantaría que, si lo hacéis, me lo contéis para ver qué tal se os ha dado.
Ya en el blog, hemos hablado sobre los pompones en otras ocasiones (AQUÍ y AQUÍ) pero nunca de cómo hacer estos de seda tan bonitos para que queden bien.
La verdad, es que aquí la PROFESIONAL DE LOS POMPONES es mi amiga Flavia. Flavia, es una persona de esas que no tiene blog porque se iba a forrar y no nos quiere dejar a los demás en ridículo pero ella si que mola, hace todo bien y tiene un gusto exquisito por las cosas bonitas (hale, Flavia ahora invítame a un café)

 Y es que quedan tan bonitos y son tan fáciles que no podemos desde www.MeSalenAlas.es no hacer un post DIY sobre estos pompones tan tan guays.
¿Te vienes a ver como se hacen? 

 Os leo en esos comentarios tan bonitos que me ponéis por ahí abajo. Si, si, ahí donde pone CO-MEN-TA-RI-OS
Anímate que es gratis.

Via de las imágenes tan bellas utilizadas en este post

¿Tienes ya los calendarios imantados 2016 ME SALEN ALAS?
¿A que estas esperando? Mira en nuestra tienda y no te vayas sin el tuyo.

Lee el post original

Receta de la pasta de sal e inspiración

¡Buenos días [email protected]! ¡Parece que este fin de semana nos toca quedarnos en casita…! Por aquí está lloviendo como sino hubiera un mañana, así que estamos preparando manualidades guapas para hacer con los enanos, empezando por la masa de sal ¿La conocéis? ¡Nos encanta!
Todos los años solemos hacer decoraciones para la navidad con esta masa y es tan sencillo, y queda tan bonito ¡¡¡que tenéis que hacerlo en familia, si aun no lo habéis hecho!! Es así de fácil… 😉

Receta de la pasta de sal

  • 1 medida de sal fina
  • 1 medida de agua
  • 2 medidas de harina
  • una cucharadita de aceite (opcional)

Colorear la masa de sal

Podéis colorear la masa de sal con colorantes alimentarios; o podéis usar temperas para colorear las figuras que ya estén secas bien al aire libre, o bien en el horno a fuego suave que es como solemos hacerlo nosotros… ¡Si al final le dais una manita de barniz incoloro protegeréis la pieza!

Inspiración para hacer bonituras con la masa de sal

Ya os hemos enseñado muchas cosas inspiradas en la naturaleza… Desde el trabajo que admiramos de Lee Bothwick, hasta nuestro joyero-rama, las flechas de madera o la misma habitación del explorador de la casa entre otros… ¡Como nos gusta todo lo natural!
Ya os enseñamos como envolver regalos podía ser muy creativo ¿Os acordáis? Y es que unas etiquetas personalizadas hechas con pasta de sal como estas, hacen que el packaging sea más molón ¿No os parece? Hacerlo es fácil con un sello de letras para repostería como os enseñamos con las galletas de mantequilla.
¿Qué tal unas medallas handmade para los campeones de la casa? ¡Menuda idea para cumpleaños y fiestas! ¡Aquí todos ganan!
¿Y qué me decís de estos imanes molones? con un agujerito también podrían ser unos adornos guapos para vuestro árbol de navidad no?
¿Apetece una tarde de manualidades? ¿Qué otras cosas se os ocurre que podemos hacer? ¡Feliz finde!
¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!

DEF Deco en Twitter DEF deco en facebook DEF deco en Pinterest DEF deco en Google Plus DEF deco en Instagram

Lee el post original

Guirnalda para Halloween DIY con tubos de cartón

Hoy llego a publicar por los pelos. Si me descuido tengo que dejarlo para el año que viene pero me consuelo pensando que este DIY puede servirle para [email protected] que celebren Halloween mañana porque se hace en un momento y con cosas que se tienen por casa sin necesidad de padecer ningún trastorno mental que te obligue a acumular cosas como le pasa a servidora.
Me ha pasado lo mismo que contaba Beatriz Gaspar de Con Botas de Agua en el Punto Mom, el encuentro de bloggers que se celebró en Oviedo el mayo pasado. Decía que a ella le gustaría haber estudiado bellas artes y que incluso llegó a preparar el exámen de ingreso pero lo dejó en el último momento porque viendo las creaciones de sus compañeros pensaba que ella no tenía el nivel suficiente para entrar y menos para acabar la carrera.
Igualito me sucedió esta semana a mí. Llevaba varios días mirando cosas por internet para inspirarme con el tema de Halloween y me agobié viendo las cosas tan bonitas y tan curradas y tan originales que hacían por ahí. Empecé a compararlo con lo que se me había ocurrido para hacer yo y claramente salió perdiendo lo mío así que decidí no hacer nada porque no iba a estar a la altura.
Luego esta tarde cuando recogí a la niña en el colegio me preguntó qué había hecho Pica Pecosa para Halloween y eso hizo que se me removiese algo por dentro, como cuando en las películas el protagonista está hecho polvo y ya no puede más y va a morirse dentro de tres minutos y en ese momento su hijo o un niño cualquiera que pasaba por ahí le hace una pregunta trascendental que le llega a lo más hondo y entonces saca fuerzas de donde ni sabe y logra vencer a la adversidad y llegar vivo a los títulos de crédito, así yo pero sin cámara lenta ni musiquita de esa que te pone la carne de pollito.
Total que cuando llegamos a media tarde a casa me obligué a pensar en dos minutos y solamente en dos minutos lo que iba a hacer y así me salió una guirnalda con los personajes típicos de esta celebración hechos con tubos de cartón, cartulina, papel y papel higiénico porque ni tiempo me daba ya para acercarme al chino de guardia si quería publicar ya.
Así que si os veis en las mismas que yo aquí tenéis un tutorial para hacer esta guirnalda en cualquier momento del día o de la noche porque los materiales los tenéis por casa seguro salvo que uséis toallitas para el wc y recicléis absolutamente todo el papel que cae en vuestras manos.
Hela aquí:
La calabaza tiene que darle las gracias a la niña de estar en este mundo porque yo iba a despachar el tema con dos fantasmas y dos murciélagos pero ella dijo que sin calabaza esto no era Halloween ni era nada.
Los materiales que utilicé son: tubos de cartón del papel higiénico o si no el tubo del papel de cocina cortado a la medida que más os guste, tantos como personajes penséis poner en la guirnalda, cartulina negra para los murciélagos (yo tenía del birrete de la graduación), papel naranja y una tela o servilleta de papel verde para la calabaza (no sale en la foto lo sé pero el alegato del abogado defensor llegó en el último momento) y papel higiénico o pañuelos de papel para los fantasmas. Yo usé del primero porque ya viene cortado y así ahorraba tiempo. Rotulador negro para dibujar ojos y plastidecor blanco para marcar en la cartulina:
El murciélago que puede ser chupador de sangre o no:
Hacerlo es muy fácil y más rápido de lo que parece, sobre todo el segundo porque ya le has cogido el tranquillo. En primer lugar marcáis los dos diámetros del tubo en la cartulina negra y los recortáis dejando espacio de tal forma que quede un sobrante, como se ve en la foto:
Estas dos piezas van a ser las que cierren el tubo por arriba y por abajo. Para que no se formen arrugas y se adapten al contorno vais dando pequeños cortes hasta llegar a la marca del diámetro. Estas pestañas son las que luego se cerrarán alrededor del tubo:
Este es el aspecto que tendrá después de ponerle las dos tapas. Yo las pegué con celo porque es más rápido que el pegamento y porque las pestañas van a quedar ocultas con una tira de cartulina:
A continuación tomáis la medida del tubo para cortar una tira que lo cubra por completo:
La pegáis y por último sólo tenéis que marcar y recortar las alas y las orejas también en cartulina. Yo hice una plantilla a ojo pero por la red hay muchísimas páginas con patrones para descargarlos:
El toque final se lo dí dibujando los ojos y la boca con colmillos con un plastidecor blanco:
El fantasma lleva el mismo proceso que el murciélago pero en lugar de cartulina utilizando papel blanco:
Para hacer las sábanas que lo cubren utilicé papel higiénico. La ventaja que tiene es que viene precortado al tamaño justo. Yo separé las dos capas y luego las pegué alrededor del tubo para que quedase más tupido:
Lo acabé con los ojos, que pueden ser recortados de papel y pintados con el rotulador negro o si no ojos de estos que se compran y que se les mueve la pupila y llevan pegatina por detrás. Lo que también hice fue arrugar el papel e incluso romperlo por algunas partes para dar una apariencia más tétrica:
La calabaza se hace igual que los dos anteriores sólo que usando papel naranja. Para las hojas yo usé un trozo de tela pero serviría igual una servilleta o papel de seda. Cuando la acabé la niña dijo que parecía más una zanahoria que una calabaza así que le hice unas rayas verticales que por suerte para la hortaliza pasaron el exámen porque si no no estaría aquí:
Os aseguro que en cuanto hacéis el primero los demás van como churros, yo porque no tenía tiempo que si no hago una momia y un monstruo y hasta una bruja con escoba y todo.
Para sujetarlos al cordón utilicé la tanza que tengo para las pulseras, lo pegué con celo en la parte superior de los personajes e hice un nudo en el otro extremo. Lo de la tanza fue por requerimiento del cliente pero si no tenéis lo mismo vale un hilo o un trozo de lana:
Si os animáis a hacerla contadme qué tal os ha ido. Queda bien bonita aunque la niña dice que muy de Halloween no es porque no da miedo.
Pasad una feliz noche y muchas felicidades para mi amiga Susana que hoy es su cumple.

Lee el post original

DIY…PERSONALIZANDO UN CORCHO PARA EL ESTUDIO

Lo prometido es deuda, y como os dije en el post de mi estudio, hoy hay nuevo DIY. ¿Quieres saber como decorar un corcho para darle personalidad a tu estudio? Pues sigue leyendo porque te voy a enseñar TRES opciones muy divertidas y originales.

  • MATERIALES:
  • FORMA DE HACERLO:

Primero tenemos que elegir la forma que queremos y el color, yo elegí con forma de rombo. Con cinta de carrocero y una regla para medir las distancias vamos haciendo la forma de cada línea, una vez hechas todas las líneas quitamos la cinta de forma alternativa, para tener un hueco con cinta y otro no. Solo queda pintar el hueco donde no hay cinta y dejar secar, una vez seco retiramos la cinta y ¡Listo!

  • MATERIALES:
  • FORMA DE HACERLO:

Tomamos la medida del corcho, cortamos las medidas en el papel Craft y pegamos al corcho con cola (si no lo quieres de forma permanente, puedes poner una chincheta a cada lado del corcho para sostener el papel) Con el whasi tape que mas te guste, formaremos cinco columnas horizontales, que corresponderán a las semanas del mes, y ocho columnas verticales, que corresponderán a los días de la semana, más la ultima que no uniremos a las casillas horizontales para darle un uso general. Como cada mes cambia el día de la semana tendríamos que usar números que pudiésemos mover, pero yo en este caso los he pintado.

  • MATERIALES:
  • FORMA DE HACERLO:

Esta es la forma más sencilla y rápido de hacer, y la que más me gusta, y hago uso de ella, y es, como con el papel Craft, tomar las medidas y colocar papel de regalo, yo no lo he pegado porque quiero ir cambiándolo a gusto.

¿Qué os han parecido estas ideas? Como veis Rocco estuvo ayudándome durante todo el proceso como siempre, jeje, menos mal que cuando pinte el corcho lo puse en alto, porque ya me lo veo de color verde!! Un besito y nos vemos en el próximo post!!

Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original