Entradas

diy: antifaz de conejo

La semana pasada tenía una fiesta de antifaces, y como obviamente pasaba de ir con uno cutroso de los chinos (y también tengo todo el tiempo del mundo para hacer uno) quise ponerme manos a la obra y hacer algo mono y a mano. No hice fotos del paso a paso, pero una vez terminado dije… ¡vamos a sacarlo en el blog!

Es por eso que he hecho un A4 imprimible con las formas para recortar, así como las instrucciones que he dibujado. De todas formas, en el post os explicaré como lo hice. ¡Es muy sencillo!

Necesitamos:
– Fieltro
– Alambre
– Lana negra
– Un cordón o lazo para atar el antifaz
– Aguja, hilo, tijeras y unos alicates

¡Manos a la obra!
Recortamos la forma del antifaz dos veces, la parte interior de la oreja dos veces, y la naricita. Si no queréis un corazón, haced la forma que queráis 😉

Cogemos el alambre y atravesamos el fieltro trasero dos veces, de manera que queden los dos picos en una parte de la oreja, y, digamos, el doblez, en la otra (paso 1). Si los picos del alambre quedan muy abiertos, podemos enrollarlos un poco entre ellos. Es bueno que el doblez no quede justo en la oreja, sino que baje un poco por el antifaz, para darle más consistencia. También es bueno doblar el final del alambre para que no haya posibles agujeros indeseados.

Para descargar en tamaño A4 pincha aquí.

Ponemos el fieltro delantero delante de la cara y con un boli marcamos la altura de los ojos. Luego con unas tijeras hacemos el agujero, y lo colocamos sobre el fieltro trasero para marcar los ojos también en éste. Si queremos realizar un círculo perfecto, podemos usar la esfera de una barra de pegamento, el interior de un washi tape… (paso 2).

Cogemos de nuevo el fieltro trasero y vemos que por detrás están los dobleces de los alambres. Para evitar que se metan en los ojos y lo incómodo que es que rocen la cara, los taparemos con un trozo de fieltro del mismo color (paso 3).

Ahora toca colocar los adornos: cosemos la parte rosa de las orejas, y también la nariz. Para los bigotes, cortamos la lana en trozos pequeños, le hacemos un nudo en la punta a cada una de ellas, y con la ayuda de una aguja de crochet las vamos insertando en el fieltro (previamente perforado con unas tijeras). Así podemos colocar cada bigote donde queramos (paso 4).

Finalmente, cosemos los dos fieltros, asegurándonos de que el alambre queda entre ambos y que queda bien colocado. Ya solo queda perforar los extremos y pasar un cordel o un lazo cortado en dos, para poder luego colocarnos el antifaz.

¡Y listo! Es fácil, ¿verdad?

Al tener el alambre, luego podemos doblar una de las orejitas hacia delante, y queda más mono 😉

¡Espero que os haya gustado!

¡Feliz jueves! 🙂

diy: antifaz de conejo