Entradas

Amigurumis y Calaveras para Halloween

Este año me pilla sin muchas ganas de celebrar nuestra “Hallowiñada” en casa… y aunque en un principio no tenía nada previsto para este día, al final me animé y hoy te puedo enseñar un par de trabajos especiales de Halloween.

¿Te apetece verlos?

Primero acepté un reto que nos planteó a principios de mes en nuestro grupo de Facebook, Üka Marinüka, una de las chicas del #ClubDeLasCrocheteras,

En esta ocasión consistía en hacer un cojín de una Calavera dulce, y aquí tienes el enlace al patrón original.

Brenda K.B. Anderson

Estas Calaveras dulces son una tradición en México y forman parte de su peculiar manera de celebrar el día de los Muertos, me encantaría poder viajar allí un año para disfrutar de esta fiesta.
Aunque dudaba de si llegaría a tiempo y de hecho la acabé ayer por la noche… al final puedes ver como ha quedado mi versión.

calavera-dulce

Quería aprovechar los colores que tenía en casa, así que hice algunas modificaciones en la paleta de colores, pero por lo demás no he cambiado nada del patrón.

Y como el buenpadre quería este cojín desde que vio que me ponía a hacerlo, está custodiando su lado de la cama desde que lo acabé ayer…

catrina-varios-angulos

Mientras estaba liada con mi calavera de azúcar y en uno de esos momentos en que te falta ese color que quieres utilizar, pero sigues con muchas ganas de ganchillear me puse con otro de los tantos patrones que tengo pendientes y que también resultaba ideal para estas fechas.

Se trata de uno de los FREAKY EASTER BUNNIES de Armigurumi.

Estos conejos me gustan mucho y quedan muy resultones! ¿no te parece?

Pues como te contaba al empezar la entrada, este año no tenía muchas ganas porque yo acabo de volver a mi trabajo y este fin de semana no estamos todos en casa, pero a pesar de todo el buenpadre quería preparar algo especial para celebrar nuestra peculiar noche de “Hallowiñada”, así que el fin de semana pasado nos preparó un Menú especial de Halloween, sin panellets, pero con castañas de postre.

A pesar de que había un exceso de ketchup en casi todos los platos y descubrimos que las manzanas bañadas en chocolate no nos gustan mucho jajaja resultó una cena muy divertida!
Por otro lado también tengo que explicarte un extraño incidente que hemos tenido esta semana, y es que hemos sufrido los estragos de una invasión de Zombies… Núria, mi buenahija mayor quería practicar un maquillaje para llevar hoy a su clase te teatro y no se le ocurrió mejor manera que hacerlo con Alicia, su hermana pequeña..

Y lo que tenía previsto que fuera una entrada corta al final casi se convierte en la crónica de la semana, solo espero no haberte aburrido!
¿Y tú? ¿qué celebras? ¿Comes castañas, panellets o palomitas con pelis de terror? Estaré encantada de que me cuentes que harás mañana por la noche.

Lee el post original

DIY: Transforma un jersei en un vestido para tu bebé

Éste viernes en la guardería celebran la fiesta del color amarillo.
Cada poco los pequeñines de la guarde, entre los que está nuestra niña, experimentan con colores y objetos.
Esta semana toca el color amarillo y al final de la semana han de ir vestidos de amarillo.
Otras veces han ido vestidos de otros colores, pero esta vez no tenía nada de ese color….

Recordé que tenía un jersei que hacía tiempo que no me ponía porque no me siento cómoda con él, y no lo había tirado o regalado porque tenía en la mente transformarlo, aunque no sabía todavía muy bien en que, hasta que llegó la nota de la guardería recordando el tema, y se me encendió la bombilla.

¿Queréis saber como transformar uno de vuestros jerseis en un vestido de bebé?

Cojer como referencia para el largo alguna otra prenda de vuestro bebé y recortar desde el bajo del jersei hacia arriba una “piramide” como la de la foto. No importa si os queda algo diferente a la pieza que tengáis de referencia. Al ser un jersey de punto abierto es bastante elástico y se adaptará bien.

Cuando tengáis recortado el trozo de jersei darle la vuelta y coser los extremos (desde abajo hacía arriba) y dejar sin coser unos 10 o 12 cm que serán las mangas y el cuello del vestido.
Para que no se deshilache la parte que no habéis cosido hacer un dobladillo y coserlo a mano o a máquina. Nosotros lo hemos hecho a máquina y en zig-zag.

Para abrir y cerrar el vestido hemos pasado una cinta blanca de algodón por los agujeros del tejido. A la vez que sirve de cierre también decorará el diseño del vestidito.
Y ya está! No hemos tardado mas de 15 minutos en tener un vestido reciclado de un jersei!

¿Os ha gustado el resultado? ¿Os atrevéis a hacer uno vosotros también?
Si os ha gustado no dejéis de seguirnos! Estamos en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Edito: Si queréis ver como queda puesto el vestido que hemos hecho podéis visitar este otro post HACIENDO CLICK AQUÍ

Lee el post original

Cabezal con palets y mesitas con cajas de fruta

Hoy os traemos un diy sencillo, resultón y sobretodo low cost! Un cabecero hecho con maderas de palets, a juego con las cajas de fruta para las mesitas.
Teníamos claro que no queríamos comprar un cabecero y también que tenía que tener algo de aspecto rústico, de materiales naturales, como madera, tela, cuerda,… Busqué por Pinterest algunas ideas, se me ocurrieron otras tantas y finalmente me decidí por utilizar los palets que teníamos guardados para esto.
El sofá del salón también esta hecho con palets, pero no tiene demasiado misterio. Un palet al lado del otro y un colchón encima. Tachán, ya tenemos sofá! Pero esto iba a requerir bastante mas tiempo y estrujarnos un poco la cabeza haciendo un puzzle de piezas, así que aprovechamos una tarde de calor intenso en la que no se podía hacer nada en la piscina si no queríamos morir de insolación, y nos metimos bajo el porche a cortar, lijar, clavar…
Materiales
– 2 palets
– Palanca (o un destornillador plano largo)
– Martillo y clavos
– Cola de carpintero
– Sierra de calar
– Pulidora o papel de lija
– Protector o barniz
– Lápiz
Lo primero.. desmontar los palets. Algunas maderas salían fácilmente con un par de martillazos, con otras había que hacer palanca, y las que estaban clavadas a los tacos gordos me rendí acabé cortándolos con la sierra de calar..
Una vez teníamos todas las maderas lo primero que hicimos fue lijarlas bien para evitar hacernos daño con alguna astilla. Usamos la pulidora con el grano gordo y lijamos muy bien cada lado y sobretodo las esquinas hasta que quedó con una textura muy suave.
Una vez las tuvimos todas lijadas, separamos cuatro para la estructura trasera del cabezal, la que iba a aguantar todas las maderas unidas, y las cortamos a la altura que queríamos que quedase el cabezal.
Y cuando las tuvimos todas cortadas, empezamos con el puzzle. Había que hacer que las “juntas” entre una madera y otra siempre quedasen en la misma zona, encima de las maderas traseras, para poder unirlas. Estuvimos un buen rato poniendo y quitando, cortamos algunas para que quedasen del tamaño que queríamos, y cuando finalmente nos gustó el resultado las numeramos todas e hicimos una foto para acordarnos de como tenían que ir cuando las montásemos después.


Primero pusimos cola en las maderas traseras, para un mayor agarre, y luego fuimos clavandola para dejar la estructura totalmente fija.

Una vez tuvimos el cabezal de una pieza, le di un poco mas con la pulidora y una capa de protector de madera incoloro.

Y una vez seco, un par de ganchos y dos alcayatas en la pared, y ya tenemos cabezal!

Y para las mesitas, utilizamos cajas antiguas de fruta que nos trajimos de un viaje a Lleida hace ya meses, para decorar nuestra boda.

Seleccionamos las mas claritas para que quedaran bien con el cabezal, pues al ser antiguas y haber estado expuestas a todo tipo de inclemencias, cada una tiene una tonalidad distinta.

Luego le tocó de nuevo a la pulidora, dándole bien a cada lado, por dentro y por fuera. Eso también ayudó a que saliera el color de la madera mas claro.

A una de ellas le puse una balda con unos trozos del palet que habían sobrado. Simplemente corté tres trozos a medida que encajasen dentro de la caja, y uno a uno los fui uniendo con clavos a cada lado de la caja.

Luego un par de capas de protector de la madera para evitar que se deteriore o salgan bichitos, y listo!

Las decoramos con una damajuana antigua, otras botellas de colores a juego con la colcha y unos farolillos también en verde y amarillo.

Podríamos decir que el coste es cero, porque los palets me los trajo mi padre de su trabajo y las cajas ya las teníamos, pero bueno si calculamos lo que nos costaron, el barniz, clavos,… nos hemos dejado unos 15€… ¿No está mal no? 😀

Lee el post original

Oxidar materiales

Hace unas semanas os conté la afición de Julia Vicente a oxidar todo lo que encuentra. Ella se atreve y experimenta con todo: metal, madera, cristal… Me encanta ver cómo trabaja y las ganas de probar todo lo que va encontrando a su paso. En eso también se suma Rosario, la tercera pata del banco en esto de hacer cosas locas con los muebles. Nos hemos juntado un grupito!!!!! Nos encanta la mezcla de materiales, combinar todo lo que encontramos y la verdad es que creo que no tenemos ninguna regla: todo vale. Y como Julia es una maestra en lo de la oxidación, nos ha pegado esta fascinación por oxidar todo lo que cae en nuestras manos.

Botella oxidada

Creo que es una técnica llena de posibilidades y que puede dar mucho juego a la hora de personalizar todo tipo de objetos. Desde metales hasta madera o cristal pintado. Ya os iré contando cómo se hace, trucos y proyectos para inspiraros, pero os dejo un adelanto con varios objetos como muestra de lo que puede hacer el óxido por nosotros. Hace unos meses estuve en Zamora y compré una botella de cristal deformada por el calor.

Botella de cristal antigua
Botella deformada por el calor.
A mí me gustaba tal y como estaba, pero como tenía que experimentar con el óxido decidí pintarla de dorado.

DIY botella dorada
Botella pintada de dorado.
Y tras su paso por la oxidación he logrado que tenga unos tonos azules turquesa, que me encantan . Me vuelve loca ese contraste con el dorado. Parece que ha salido del Titanic. Y la caja de vino que tenía teñida de color humo, también ha pasado por la oxidación. Como se ve en la foto, la madera también puede conseguir unos tonos verdosos y azules.

Objetos vintage
Objetos oxidados.
Para oxidar podemos usar diversos productos que nos van a aportar diferentes efectos: tonos ocres, anaranjados, verdes o azulados. Según el producto y los tiempos del proceso vamos a conseguir cambiar el aspecto de nuestros muebles y objetos.

Caja de vinos oxidada
Decorar cajas de madera.
No nos podemos olvidar del metal. Si os enamoran los tonos turquesas como a mí, con esta técnica podemos aportar esos tonos a nuestras llaves antiguas, bandejas o botes.

Tonos turquesas en el metal
Llaves oxidadas.
Y como dice Julia, cuando empiezas no puedes parar. Otro experimento: una jarra de cerámica. Era blanca nuclear y ahora…

Jarra de cerámica blanca.
Jarra antes del tuneo.

Oxidar cerámica
Resultado tras la oxidación.

Y con la madera pintada también podemos usar esta técnica y jugar con diversos colores.

Madera pintada oxidada
Decorar madera con oxidación.
Como digo, hoy sólo os traigo algunas imágenes para que os hagáis una idea de cómo puede quedar y las posibilidades infinitas. Hace poco os enseñé un trabajo de Julia, donde hay más pistas sobre el proceso (AQUÍ) y si os interesa iré contando más detalles. ¿Qué os parece? ¿Os animáis a oxidar? ¿Quieres saber más sobre esta técnica?

Si te ha gustado toda la info, comparte en FACEBOOK y/o TWITTER.

http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=BaldosasAmarillasBlogDeDecoracinLowCost&loc=es_ES

Lee el post original

BOLSO DE TELA CON BOQUILLA METALICA

Seguimos con nuevos tutoriales tras la resaca del #DIYHuntersDay. Prometo contaros el resumen de todo lo vivido en el día de ayer donde me estrené con el primer taller de costura para diseñar un kimono Lo pasamos muy bien y espero repetir pronto!!! De momento como os decía vamos a seguir creando en este caso os propongo diseñar un bolso de tela utilizando una boquilla metálica.


INGREDIENTES
50×25 cm tela (2 tipos para exterior e interior)
50×25 cm guata
Boquilla metálica
Hilo de costura y de bordar
Costurero básico: Alfileres, jaboncillo, metro y tijeras
Herramientas: maquina coser/remalladora y plancha

Comienza dibujando el patrón según el tamaño de la boquilla siguiendo su contorno. Hay todo tipo de boquillas y tamaños, en mi caso he elegido una con forma cuadrada y con agujeritos para poder coser a mano. Pero existen otras opciones para fijar con pegamento por ejemplo, las podéis encontrar en Almacenes Pontejos que además acaban de estrenar tienda online.


Pasamos el patrón a la tela duplicando el mismo según veis en la foto, además no olvides cortar la guata siguiendo el mismo patrón.

Cose a maquina la tela exterior con la guata y dobla por la mitad dejando visible la parte de guata para volver a coser los laterales.

En la parte inferior del bolso doblamos los extremos en sentido contrario dejando unos triángulos de 1 cm que cortaremos para así dar forma y consistencia a la base.

Sigue los mismos pasos con la tela interior pero esta vez sin guata. Tendrás dos piezas a modo de saquitos como veis en la imagen.

Introduce la tela interior en el saquito de la tela con guata.
Deja la parte superior sin coser y sujeta ambas telas con alfilere. Une muy bien ambas partes para que no queden arrugas antes de coser a máquina.

Deja una abertura de unos 5 cm que necesitaremos después para voltear la tela dejando las costuras en el interior para que no se vean.
Este paso parece complicado pero en realidad es muy sencillo, primero saca la tela exterior y a través de la abertura da la vuelta a la tela interior de esta forma.

Cierra la abertura cosiendo a mano y con la ayuda de la plancha marca bien los bordes para que sea más fácil poner la boquilla.


Ya casi lo tenemos solo nos falta coser la boquilla metálica con hilo de bordar.


Este es el resultado 🙂 Espero que os haya gustado y lo pongáis en práctica. Para cualquier duda o sugerencia deja tu comentario más abajo.

Y sígueme en Facebook, Twitter o Instagram para estar al tanto de próximas publicaciones.

Lee el post original

Tutorial: cómo craquelar

Nunca ha sido una de las técnicas que más me han atraido. Y una vez más, los prejuicios se van con el conocimiento. Llevo un mes craquelando todo lo que encuentro: madera, DM, cristal… De hecho, ayer me preocupé al descubrirme a mí misma elegiendo en el super los yogures por el tarro de cristal en el que venían porque quería craquelarlos. Ya se sabe. En este vida del amor al odio hay un paso. Y yo dí ese paso, pero al revés, con el craquelado hace varias semanas. Lo bueno, es que he cometido todos los errores posibles y he hecho todas las mezclas habidas y por haber para evitaros fracasos innecesarios.
Como craquelar

Hay varias formas de usar la técnica del craquelado, pero para empezar hay que decir que el craquelado nace del paso del tiempo. Originariamente se denominado craquelado a las grietas que salen en la pintura por el deterioro que sufren con los años. Damos un efecto envejecido a nuestras piezas haciendo que la pintura se rompa. Para conseguirlo lo normal es emplear dos capas de secado distinto. Es decir, una base sintética, como puede ser la cola de carpintero o el alkil, y otra como la pintura acrílica que tiene una base acuosa. Los tiempos de secado son distintos y eso hace que se las tensiones que sufre la base sintética tire y rompa la pintura ya seca. Una vez explicado esto vamos a los que supongo importa:

¿Cómo hacemos un craquelado?

Como decía hay varias formas de hacer un craquelado en pintura. Ninguna es mejor que otra, pero sí es importante tener en cuenta cómo se hacen y los resultados que vamos a lograr para aplicar una u otra según el proyecto en el que estemos trabajando. Hoy empezamos por lo fácil. Un craquelado con dos pinturas acrílicas y liquido craquelador en DM.

Craquelar pintura
Caja de fresas de DM.

¿Qué necesitamos?

Para decorar nuestras cajas de fresas vamos a hacer un craquelado usando un líquido que ya viene preparado para craquelar. Si nos decidimos a comprar el craquelador, debemos saber que existen varios productos. Unos vienen en dos botes, que hay que aplicar sobre la superficie en momentos diferentes, y otras vienen ya preparados para dar simplemente una capa con un único producto.

Líquido craquelador
Craquelador.
Si queremos decorar un mueble, caja, botella o cualquier objeto con un craquelado es recomendable elegir dos colores que contrasten. Sé que esto parece muy evidente, pero tenemos que tener en cuenta que el color que va a predominar es el que ponemos encima. Para decorar esta caja de fresas de DM elegí un color rosa muy claro y el MARSALA, el color de 2015 según PANTONE. Ambas pinturas eran acrílicas al agua, lo que hace que el craquelado sea mucha más fácil de hacer en comparación con el esmalte, que tarda más en secar.

Rosa para nuestro craquelado
Rosa claro para la base de nuestro craquelado.

PASO 1: PINTAMOS CON EL COLOR BASE

Para empezar nuestro craquelado tenemos que pintar nuestra caja de ese rosa tan clarito que hemos elegido. Le damos un par de capas para lograr que la pintura cubra bien todo y conseguir una capa un pelín gruesa de pintura.

Pintura acrílica para craquelar
Pintura acrílica al agua.

PASO 2: APLICAMOS EL CRAQUELADOR

El craquelador tiene una textura parecida a la del barniz. Es denso y pegajoso lo que hace que pueda ser un poco engorroso aplicarlo con el pincel. Lo esencial es que cuando lo extendamos, logremos que la capa sea homogénea y que cubra toda la pieza. Según lo densa que sea esta capa, las grietas serán más grandes y anchas o más pequeñas y estrechas. Dejamos secar bien para poder pasar al siguiente paso.
caja craquelada
Craquelar muebles.

PASO 3: PINTAMOS CON EL SEGUNDO COLOR ELEGIDO

No nos apresuremos. El craquelador tiene que estar bien seco y no vamos a ver ninguna grieta hasta que pintemos con el segundo color. El craquelador rompe la pintura de arriba para que deje ver la de abajo.

Resultado del craquelado
Craquelado con dos colores.

PASO 4: PÁTINA CON CERA

¿Por qué dar cera teñida de blanco a nuestro craquelado? Tenemos que tener en cuenta que en muchos casos esas grietas que conseguimos son muy finas, casi imperceptibles. No es necesario, sólo una forma de acentuar ese efecto craquelado sobre la pintura. Si vemos que no se ve lo suficiente, todo tiene solución. Aplicamos cera teñida de blanco y sacamos a la luz todas esas pequeñas roturas que hemos provocado en nuestra superficie.

Caja de fresas craquelada a dos colores
Craquelado tras aplicar cera blanca.
El color de la pintura cambia un poco por la cera blanca, pero como siempre, si vemos que nos pasamos con el blanco, la cera con cera incolora se va. Podemos restar ese aspecto blanquecino aplicando más cera con un trapo.

Craquelados
Diferencia entre poner cera blanca (izquierda) y no ponerla (derecha).
De hecho, creo que voy a quitarle un poco de blanco en los bordes. Se me ha ido la mano. Y tengo que terminar el interior. Por ahora he colocado una cartulina y unos periódicos de 1953, que compré en nuestra última visita al RASTRO de Madrid. Si quieres ver todo lo que pudimos cotillear en los puestos, echa un ojo AQUÍ.
Decorar cajas de fresas con papel
Hojas de periódico de 1953.
Decorar caja fresas
Caja de fresas craquelada

Y ya os adelanto que esta semana seguiremos hablando de craquelado, pero en cristal. Un poco más complicado, pero creo que merece la pena intentarlo. Os dejo un pequeño adelanto:

Decorar botes de cristal con craquelado
Craquelado en cristal.
Decorar con servilletas cristal
Craquelado con servilletas.

No sé si os interesará un tutorial con todos los pasos para decorar vuestros botes de cristal con esta técnica. ¿Lo preparo?


Si te ha gustado toda la info, comparte en FACEBOOK y/o TWITTER.

http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=BaldosasAmarillasBlogDeDecoracinLowCost&loc=es_ES

Lee el post original

5 Manualidades de cerámica en frío

El post de hoy quiero dedicarlo a hablaros de algunos tutoriales y diy sobre cerámica en frío. Después de escribir el post sobre Barruntado Cerámica me entraron una ganas terribles de crear algo en cerámica por mi misma, así que me puse a recopilar algunas ideas que también me gustaría compartir con vosotras por si os queréis poner manos a la obra.

El material elegido es la cerámica en frío o lo que viene a ser lo mismo pasta que se seca al aire. Para otro tipo de pastas se necesita horno y como muchas de nosotros sólo disponemos del horno de casa me parece una gran idea utilizar este tipo de pasta para hacer nuestras creaciones.

Maceta para crasa.

Sí, me ha dado fuerte con las macetas hechas a mano pero es que le estoy cogiendo vicio a esto de las plantas.¡Engancha! Y poder crear una de cerámica donde poner una crasa o suculenta me parece una gran idea. ¡Lo haré pronto! Podéis seguir el diy en Fall for Diy.

Posavasos

En cuanto he visto esta maravilla de posavasos en thelovelydrawer, lo he guardado en favoritos. Me recuenda a mi viaje a Andalucia y su olor a azahar, tengo que volver pronto.

Imanes para la nevera

Qué gran idea hacer unos pequeños jarroncitos imantados donde poner alguna flor en el frigorífico. ¡Me gusta! Visto en Oh-Sopretty

Conos para velas

Otra manualidad muy fácil es crear unos conos para poner encima de las velas y poder crear un ambiente acogedor en alguna de nuestras estancias. Diy en A beautifull Mess.

Cuencos de cerámica

Este tutorial ya los enseñé en mi página de Facebook y os encantó. Por eso, no quería que faltara por aquí para que la gente que no sigue aún para allí pudiera verlo. Pasta de secar al aire, tinta y sellos y tenemos esta maravilla. Visto en Gatheringbeauty

TRES SONRISAS!!!

¿Quieres recibir los posts cómodamente en tu mail? Suscríbete aquí:


Lee el post original

Arte con plastilina

Me encanta hacer arte con materiales sencillos. Ya hicimos un imán cubista hace muy poco, un collage también y ahora nos hemos lanzado a más….

Tenía muchas ganas de hacer el reloj de Dalí y el #retoinfantil de Manualidades con mis hijas me abrió los ojos al ver que la plastilina es un material muy indicado para ello. De paso puede servirte para que los niños aprendan las horas.

El material es claro, plastilina blanca, marrón y negra.
Como ayuda, papel y lápiz.

El proceso es también fácil.

Si te ayudas del papel y lápiz. Dibujas una elipse como patrón. La plastilina blanca la moldeas y la vas colocando encima de la elipse.
Con la plastilina marrón moldeas los bordes y centro del reloj.

Otra vez te puedes ayudar de un patrón para los números del reloj y las agujas que las harás con la plastilina negra y haciendo “churritos” finos para que no queden muy gruesos.

Una vez tienes todos los números, vas montando el reloj. Primero los cuartos y luego el resto. Por último las agujas.

Puedes poner los números que quieras. Nosotras empezamos contando los minutos que tiene una hora y por eso en vez de las horas va por minutos, los pusimos mientras lo aprendíamos y queda muy chulo!

¿Te ha gustado? Es muy buena actividad para aprender y de paso, conocer un poco a Dalí y su maravilloso arte.

En el enlace de Manualidades con mis hijas tienes al resto de participantes. Hay cosas muy chulas! 🙂

NoTa: Sígueme por las redes: Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, Google+

Lee el post original