Entradas

Experimentos caseros DIY: volcán de lava


Otro de los experimentos que les ha gustado mucho a las Peques ha sido: hacer lava. Con éste he aprendido muchas cosas!

¿Qué hicimos? Vimos cómo reaccionan distintos líquidos cuando tienen diferentes densidades e intentas mezclarlos: aceite y agua, por ejemplo. 

¿Quién de nosotros no ha hecho alguna vez la prueba de ponerlos en un vaso juntos?

Resulta que estoy asomando la cabeza a los 40 y todavía me sorprende el efecto. Debe ser la niña que llevo dentro.

¡divertidísimo!, la verdad.
Lo encontré en YouTube, hay muchos ejemplos. También es el segundo experimento de clase de las chicas de instituto, que ya os he mencionado.

Las Peques estuvieron más concentradas con este experimento casero DIY, creo que ahora saben de qué va la actividady le están cogiendo el tranquillo.

Materiales para este experimento: bote, aceite, agua, colorante alimenticio, pastilla efervescente; ya, así de fácil igual de fácil que el anterior experimento.

Ahora estamos listos para ver probar:
Para evitar peleas sobre quién participa haciendo qué, fueron participando por turnos, una, otra, una, otra…
 Y… ¡listos para la erupción!

Eso sí, no nos libramos del ¡potingue!
Y es que, como ya he comentado, ahora es la época de potingues a todas horas, ¿qué tendrá eso de mezclar líquidos que les gusta tanto? ;), jeje
Hicimos otro, pero os lo enseño en otra entrega, para no aburriros.

Lee el post original

Decapados con Chalk Paint y otros experimentos

Volvemos con otro de nuestros post un poco atípicos. Para quien nos sigue, ya sabéis que de vez en cuando nos gusta hablar un poco de los materiales y las técnicas que podemos usar para decorar nuestros muebles. Más que un tutorial, es una forma de contaros algunos trucos y cuestiones, que creemos os pueden ayudar. Puede ser un poquito tostón, en el sentido de que no os vamos dando un paso a paso para crear cosas chulas, pero como siempre, el objetivo es animaros a dar un paso más y seguir experimentando en casa con nuevos proyectos. Sobre la pintura de tiza hemos hablando bastante, incluso os dejamos un post sobre las diferencias entre Chalk Paint, pintura acrílica y esmalte. Hoy queremos seguir avanzando abordando los decapados con Ckalk Paint, que hay muchas formas de hacerlos y que además nos permite algún que otro experimento.

decapado con papel

Decapado con dos colores diferentes de Chalk Paint.

Alternativas para hacer decapados con Chalk Paint

decorar cajones con chalk paint

Pintar con chalk paint.

1. Para que se vea la veta de la madera

Este truco me lo enseñó Rosa, de Decodanda, unos maestros en el trabajo con la madera capaces de hacer detalles sencillos, pero llenos de encanto y mimo. Y como buen amante de la madera es muy posible que te guste que se vea la veta, aunque esté pintada. Por eso, aunque uses la chalk paint puedes hacerlo de tal modo que consigas color, pero a la vez no pierdas de vista el maravilloso diseño natural de la superficie. Para conseguirlo es muy sencillo: simplemente pinta con brocha o rodillo y antes de que seque, pasa un paño para retirar gran parte de la pintura. Damos color, pero respetamos el origen. A esta técnica podemos sumarla aún otro color más. En el caso de la imagen:

1. Lijamos.

2. Limpiamos el polvo.

3. Dimos una capa de blanco de chak paint de Xylazel, que venden en Leroy Merlin.

4. Pasamos el paño antes de que secara para quitar gran parte de la pintura. En este punto paramos cuando llegamos al resultado que nos guste. No hay ni bueno, ni malo. Sólo el gusto de quien lo está haciendo.

5. Dejamos secar.

6. Dimos una capa de verde oliva, también de Xylazel.

7. Dejamos secar.

8. Retiramos con lija.

De esta forma estamos dando dos colores sobre la madera, pero la veta se intuye y se ven los nudos que tiene.

decapado dos colores

Efecto desgastado en la madera.

Luego, puedes darle cera con estopa para matizar el color, proteger y dar brillo. O también puedes barnizar. O más alternativas, puedes sacar brillo con la cera y una vez seco, dar un barniz incoloro, que nos permita proteger de forma más duradera nuestro trabajo.

efecto desgastado en madera

Decapados a dos colores

2. Decapados con chalk paint y esmalte

Pues sí, podemos tambiém hacer una pequeña combinación de colores y tipos de pintura. Como sabéis soy una gran admiradora de Isabel Vintage, su blog es una fuente de inspiración inagotable. Siempre me han gustado esos trabajos que hace pintando primero de color marrón la madera para posteriormente hacer decapados. Y hace unos días, no sólo ví, sino también puede tocar (se me fue la mano casi sin darme cuenta) una de las bandejas que había hecho y es que son tan bonitas!!!!!!!!! Así que dando vueltas en casa me puse a combinar pinturas y hacer mezclas tomando como punto de partida sus ideas (yo siempre cito el origen). Primero, pintamos de color chocolate intenso la madera de pino, que tiene un tono mucho más claro. Ojo con esto, hemos usado esmalte para dar esta primera capa. El esmalte es mucho más duro que la pintura acrílica y la pintura de tiza, pero también tarda más en secar. No sé si se aprecia bien a simple vista esa capa aceitosa que tiene en la superfie. Al agitar el bote y mezclarla podemos comprobar que es mucho más densa la pintura de tiza, pero también, una vez seca la chalk paint se levanta mucho más facilmente por esa base de yeso tan grande que tiene.

esmalte (FILEminimizer)

Esmalte marrón.

servilleta con decapado

El decapado se ve debajo de la servilleta.

¿Mejor o peor? Todo depende de lo que estemos buscando y el punto de partida. Nosotros vamos a usar ambos. Primero, ese esmalte marrón y una vez seco, una capa de pintura de tiza. La idea es pasar una lija fina para ir quitando pintura blanca y que salga el color de abajo. Hay un pequeño truco, pero permitidme que me lo guarde para el taller del día 14 de noviembre que vamos a dar. Ya sabéis que siempre lo cuento todo. En cuanto pase el taller os doy el paso a paso.

esmalte con chalk paint

Decapado con esmalte y chalk paint.

3. Decapados con Gesso

El Gesso básicamente es una mezcla de yeso y aglutinante (normalmente cola). Lo podemos encontrar en polvo o en pasta. En manualidades y bellas artes se usa como tapaporos. Es decir, se da una capa fina, se lija y sobre él se pinta. Nos va a facilitar la adherencia de la pintura (como digo es yeso) y también hace que logremos una superficie muy lisa. Si lo que queremos es dar tintes o resaltar la veta de la madera, no es recomendable su uso, ya que el objetivo del Gesso es tapar. Se emplea también para hacer estucos o pastas relieve. Podemos aplicarlo y sobre él dar chalk paint para crear unas texturas gruesas y con mucho relieve. Sólo hay que lijar una vez que la pintura se ha secado. También podemos pintar primero, dejar secar, y sobre la pintura dar el gesso para ir creando formas. Según lijemos o no el gesso vamos a conseguir que el acabado sea más fino o más irregular.

decorar con pintura de tiza

Decapados con Gesso.

4. Decapados con espátula

Sencillo, pero a la vez de moda. Esta temporada se llevan los decapados muy acentuados y casi extremos. Pintamos con chalk paint, dejamos secar, damos una capa de otro color y con una espátula para decapados vamos retirando pintura. Aquí entra el gusto de cada uno. Podemos quitar poco o llegar a sacar incluso la veta de la madera.

decapado con pintura chalk paint

Decapados con espátula y decorados con papel maché.

5. Experimentando con ceras

Estoy trabajando en una mesilla y según avanzo voy experimentando. Ya os dejaré el paso a paso (se me acumula el trabajo) porque en la parte de arriba hemos hecho un transfer con papel que está quedando muy chulo. Como digo está sin terminar, pero como avance os dejo una foto. El papel es de nuestra tienda online.

transfer

Tranfer sobre chlak paint.

Pintamos toda la mesilla de chalk paint blanco. Un blanco puro. Lijamos bien para que quede muy fina la superficie. Para levantar menos polvo y lograr otro efecto envejecido, humedecemos la lija (este truco me lo contó Esther del Grupo Pyma). Y tras pasar un paño húmedo para que quede bien limpio aplicamos cera teñida de color plata. Como lo nuestro son los acabados un poco vintage para que no quedara tan plata dimos una capa de esmalte marrón, el mismo del punto 2. Pero no de forma homogénea. Y antes de que seque vamos difuminando con un paño de algodón.

puerta pintada

Color plata sobre chalk paint.

Espero que os sirvan de inspiración y que podáis usar alguna de las técnicas o trucos para vuestros trabajos en casa.

 

Y como es jueves os invitamos a sumaros a Inventando el Finde. Ya sabéis, pincha en “An InLinkz Link-up” y déjanos algún contenido de tu blog que quieras compartir!

La entrada Decapados con Chalk Paint y otros experimentos aparece primero en Inventando baldosas amarillas.

Lee el post original

Experimentos gatunos- Experimental cat.

¡Que nadie se asuste! ¡No quiero que cunda el pánico!
No me he vuelto loca ni mucho menos y tampoco he montado un laboratorio clandestino en mi casa…
A este peluche diy le he llamado “experimento gatuno“, porque prácticamente es eso.
Me puse a hacer pruebas con la máquina de coser para ver como podía dibujar con ella y se me ocurrió usarla para hacer la cara de posibles peluches.
Las telas son totalmente recicladas. El cuerpo del gato está realizado con un pantalón de chándal que se le quedó pequeño a la peque, las orejas y la nariz son tela de polar (también de la peque).

Los ojos, son ojos de seguridad para peluches que compré en una tienda local.

Quería hacer un peluche de aspecto gracioso y bastante infantil.
El diseño lo hice totalmente a mano alzada aprovechando el ancho que me daba la tela (que no era mucho) y tiene algunas cosas que no me terminan de convencer, pero ya se irá mejorando.

El animalito, aunque deforme tiene su gracia ¿verdad? y la combinación de telas con el relleno suave, han hecho un peluche muy blandito y achuchable.
No hace falta que os diga, que cierta personita en cuanto vió este experimento de peluche me lo quitó de las manos…

Saludos,

Lee el post original

Experimentar con los colores: caja de luz

¿No sabéis que hacer con las guirnaldas de luces de Navidad? Hoy os enseño una idea bien fácil que os dará mucho juego… La caja de luz es una herramienta de experimentación de esas que encanta a los peques. Evidentemente, podéis hacerla tan sofisticada como queráis (me gusta añadirle espejos en 3 de los laterales pero como en casa son 4 peques… ¡necesitan poder acceder todos a la vez!) pero para empezar os diría que empezarais con algo simple como os muestro hoy.

El único requisito indispensable es encontrar una caja de plástico cuya tapa sea plana. Después únicamente tendréis que hacer un agujero en un lateral para dejar salir el enchufe de las luces y forrar por fuera con el adhesivo. También podéis tamizar la luz forrando la parte interior de la tapa con papel blanco. ¿Listo? ¡Pues a experimentar!

En las imágenes veis a los peques experimentando con papel de celofán de colores pero podéis usar cualquier material translúcido (o no… pues así también ven qué pasa). A los míos les encanta crear recetas de colores: 1 celofán azul + 1 celofán amarillo +… se han inventado su propio código donde combinan números, letras y colores para crear todas las variedades.

Lee el post original