Entradas

Materiales DIY: las Cajas sensoriales, Caja de la primavera

Hoy comenzamos con un nuevo especial dentro de la sección de Materiales DIY: Las Cajas sensoriales. A través de esta serie de entradas os iré presentando mes a mes diversas propuestas para crear Cajas sensoriales de diferentes temáticas y materiales. Pero antes de conocer la de este mes, me gustaría explicar un poco más sobre ellas, para quien no las conozca aún.


¿Qué son las Cajas sensoriales?

Las Cajas sensoriales son una experiencia sensitiva que se presenta en forma de caja o contenedor repleto de materiales manipulativos adaptados a las habilidades y necesidades de cada etapa. Estos contenedores se rellenan con una gran diversidad de materiales que invitan a los niños y niñas a explorarlos con sus manos a través de los cinco sentidos. Pero a la vez permiten trabajar otras capacidades y habilidades en función de los elementos que introduzcamos en la sesión.

Son un recurso magnifico y muy versátil, que favorece el acercamiento al entorno de forma activa y significativa, en la que el niño o la niña es el protagonista libre de la acción. Puede explorar, jugar, descubrir y crear usando habilidades prácticas. Fomenta tanto el juego social como el juego independiente, permitiendo que los niños y niñas jueguen en grupo cooperativamente o en paralelo.
Además es una fantástica herramienta para estimular el Desarrollo del lenguaje, psicomotriz, de habilidades sociales, el conocimiento de su cuerpo, …

¿Para qué edad esta recomendado?

Este recurso podemos comenzar a utilizarlo cuando el bebé sea capaz de sentarse autónomamente o con apoyo y tenga las manos libres para explorar, entre los 6 y 8 meses. Sólo tendremos que adaptar los materiales a los alimentos que tolera y los objetos a tamaños seguros para él y fáciles de agarrar. En una entrada próxima nos centraremos en las cajas sensoriales para bebés, y en que materiales son más adecuados para ellos.
Posteriormente la caja puede ir evolucionando y adaptándose a cualquier edad, incluso para Educación Primaria, ya que podemos anexar casi cualquier actividad a la sesión, siempre que la convirtamos en algo manipulativo. Podemos incluir actividades de lecto-escritura, lógica- matemática, o ciencia para acercarnos a diferentes conceptos de una forma más práctica y motivante para la niña o el niño.

¿Qué materiales necesitas?

Contenedor: Una caja, recipiente o contenedor que rellenaremos con los otros materiales, suele ser de plástico transparente para que los niños y niñas puedan observar mejor el contenido y por su sencilla limpieza, pero también se puede usar casi cualquier tipo de recipiente. El tamaño dependerá de los materiales que incluyamos, la edad del niño o niños, y la cantidad de personas que participen o usen el mismo recipiente.

Relleno: Para cada sesión o caja sensorial podemos escoger diferentes elementos para crear la base del relleno. Arroz, legumbres, semillas, algodón, papel, piedras,… cualquier cosa que puedas imaginar y que este adaptada a la edad de los niños y niñas. En las siguientes entradas os iré presentando diferentes bases de relleno para vuestras Cajas sensoriales.

Tema: Aunque no siempre se tiene que seguir una temática, si identificamos una idea, concepto o habilidad claro para trabajar con nuestra caja será más fácil escoger los elementos para rellenarla. Además favorece la motivación de la niña o el niño a conocer los diferentes elementos que presenta, y pueden seleccionarse temas significativos para ellos.

Materiales y herramientas: Para cada caja escogeremos diferentes materiales manipulables como piñas, hojas, ramas, pompones, pelotas, tapones juguetes pequeños, o cualquier otra cosa que quieras incluir. En la selección de materiales deben primar los materiales naturales, dentro de las posibilidades y recursos que dispongamos.
En la cesta que os voy a presentar hoy de la primavera, he añadido materiales naturales y otros sintéticos como las flores, debido a que los materiales se han limitado a los recursos de los que ya disponía. Esta propuesta pretende ser una actividad económica y que no requiera la compra de muchos materiales para crear cada caja, por eso lo principal es buscar que tenemos ya en casa y se adecua con la sesión que vamos a realizar.

Las herramientas son básicamente los utensilios que nos permitirán manipular e interactuar de diferentes formas con los materiales de la caja. Podemos añadir pinzas, rastrillos, palas, lupas, cucharas, cortadores de galletas, bolsitas y contenedores más pequeños en los que guardar elementos, etc. Cualquier herramienta que se nos ocurra y pueda añadir diversión a nuestra caja, a la vez que se trabajan diferentes habilidades como la motricidad fina o la coordinación óculo-manual.

Más adelante seguiremos conociendo en profundidad este recursos con tantas posibilidades. Si queréis conocer todas las entradas con ideas y propuestas para crear Cajas sensoriales o con más actividades y materiales sensoriales podéis conocerlas en este enlace.

Pero ahora le toca el turno a nuestra Caja sensorial de primavera, en este caso he creado una caja con los materiales que tenía por casa, incluyendo algunos elementos pequeños como, por esta razón la propuesta está destinada al Segundo Ciclo de Educación Infantil, es decir a partir de los tres años. Aunque la actividad sea autónoma por parte del niño o la niña el adulto siempre seleccionará los materiales y supervisará la sesión. Si queremos adaptar esta caja para el primer ciclo solo tendremos que sustituir estos pequeños elementos por otros como hojas, césped sintético, avena o maicena, pasta grande, u otros rellenos y materiales que os explicaré en una próxima entrada,

En este vídeo tutorial en colaboración con CriftCraft os explico qué elementos he usado yo y qué otros podéis usar, cómo preparar la Caja sensorial y cómo presentarla.

En las próximas entregas de este especial sobre Cajas sensoriales os explicaré diferentes actividades que se pueden realizar. Espero que os guste este tipo de entradas, que sean de utilidad y os invito a proponer diferentes temas para las futuras Cajas sensoriales y a sugerir otros recursos didácticos que crear en esta sección.

Lee el post original

Tutorial DIY – Decorando tarros de cristal

Hola!!
Para empezar esta semana y porque no quiero que pase mucho tiempo os quiero enseñar algo que hice para la noche de Halloween, y que no os he podido enseñar antes, ya que justamente lo pensé ese mismo día. Pero igualmente se puede utilizar con otros motivos en otras fiestas.
Empiezo explicando que se trata de un porta velas y que la primera parte ya la tenía preparada, con ayuda de los diferentes tutoriales que encontramos por la red.

A continuación os mostraré el paso a paso.

Como podéis ver, lo que hice para esta primera parte fue recortar las plantillas de las imágenes que yo quería poner en el tarro de cristal, las pegué y luego con pintura en spray, en este caso en color negro, pinté el bote de manera que cuando se secó y quité las plantillas quedó la silueta del dibujo que quería.
Pues en principio así es como quedarían, pero como los encontraba un poco sosos, empecé a pensar en como acabar de rematar un poco el trabajo.
Primero con un poco de Glitter de purpurina plateada rodeé la parte de arriba haciendo una línea más o menos fina. Y además, le puse rafia de la que se utiliza para envolver los regalos, alrededor del cuello del tarro. Pero aún así quería buscar algo para que destacasen las siluetas, y después de mirar en mi cajón de tintas y demás, por fin encontré la solución… Experimentar con la técnica del embossing en el contorno de las siluetas.
Para la segunda parte, éstos son los materiales que utilicé…
Tengo que aclarar que estos son los materiales para la segunda parte, y el tarro de cristal ya está pintado con las siluetas, estoy pensando que tengo que mejorar esta parte para el siguiente…jejeje supongo que son pequeños fallos de principiante.
Bueno, pues aprovechando que tenía el rotulador emboss, perfilé todo el contorno de la silueta y luego le puse los polvos plateados, con el pincel finito acabé de retirar el sobrante, además de intentar perfilar más la silueta, lo sequé y éste fue el resultado…
La verdad es que en la parte de repasar la silueta, a mi no se me da muy bien… y algunas quedaron mejor que otras…Pero para ser la primera vez, estoy más que feliz de ver lo que he conseguido.

Tengo que deciros que este paso no lo hice en los dos por igual, ya que la calabaza grande me gustaba como quedaba tal cual… y también hubo una pequeña calavera que sufrió un pequeño incidente, y es que sin querer arrastré el dibujo con el dedo y quedó un tanto borrosa… jajaja

Pero en general, no quedaron nada mal, y por la noche cuando los puse en la mesa, se veían así…
Y hasta aquí la entrada de hoy, espero como siempre que os haya gustado y si es así me hará feliz, pero por supuesto acepto críticas. Así que sea de una manera u otra espero vuestros comentarios!
Hasta luego y que tengáis una feliz semana!

Lee el post original