Entradas

Cumpliendo propósitos: cajonera renovada y mini estudio tour

Antes de que empezara el mogollón, el plato fuerte, el no parar, el súmmun, el clímax, la locura de la navidad, yo terminé una parte del estudio. Es lo que tiene llegar al final de año, empiezas a recortar flecos y a dejar todo de lo más perfiladito.

Estudio Tour, visto en

Este verano cuando me mudé, me propuse rehacer mi estudio para encajarlo en el nuevo espacio y poner solución a todo aquello que estaba demasiado viejo.

Ya os adelanto que no lo he conseguido. Todavía lo tengo a medias. También tengo a medias el dormitorio (que pinté aquí), el comedor, el salón, la cocina, el baño, la habitación de invitados, el recibidor y en general todo en mi vida. ¡A estas alturas, dudo que llegue el día en que me centre en un solo proyecto!

Mi estudio-taller DIY,

Lo que sí he conseguido, es que no parezca que me acabo de mudar. No está perfecto, no está divino, pero ya es un hogar. Lo mismo pasa con mi estudio taller. No está perfecto, pero es funcional y la parte del ordenador ya la doy por terminada. Al fin y al cabo ¡es la que más veo!

 

Aquí os dejo un video con un mini estudio tour

del que seguro que puedes sacar un montón de ideas DIY

 


Como puedes ver es casi todo DIY y con un presupuesto muy bajo. La última pincelada para completar la zona del ordenador fueron las patas de la mesa y la cajonera.

 

Materiales para renovar la cajonera

Acetona

Imprimación Ferro en Spray

Spray Evolution blanco y negro

Spray Azul Celeste

Cinta washi de Miarco

Pasos

La cajonera estaba ya muy trotada. Se trata del modelo anterior al Helmer de Ikea y en anteriores mudanzas se les ocurrió la brillante idea de ponerle cinta adhesiva para que no se abrieran los cajones.

Conclusión: manchas de cinta, además del desgaste de los años y el color sosaina.

Antes y después de la cajonera Helmer de Ikea, Ikea Hack visto en

Lo primero es desmontar todas las piezas (tiradores y cajones) y limpiarlas muy bien. Al pintar con spray salen a relucir todas las imperfecciones así que no puede quedar ningún resto.

Para eliminar los restos de pegamento de la cinta usa acetona, los disuelve de maravilla.

A continuación le di a todo una pasada fina con la imprimación en spray y lo dejé secar 24h. Al ser gris no se nota demasiado la diferencia, pero creo que le vendrá bien para dar más agarre a la pintura.

Imprimación en Spray

Al cabo de 24 horas ya podemos pintar con el spray EVOLUTION.

La gran ventaja del EVO es que se seca super rápido. En 15 minutos lo puedes poner en su sitio y la pieza prácticamente ya no huele. Si es una silla como esta  ya te puedes sentar perfectamente en ella. Aún así te recomiendo que si es algo a lo que le vas a dar mucha caña lo dejes reposar 24 horas, me da la sensación de que ahí es cuando la pintura está realmente “dura”.

Pintura en Spray EVOLUTION

Para toda la cajonera necesité dos botes de blanco. Probablemente si hubiera escogido negro, con uno me hubiera sobrado ¡cubre muchísimo!

Para pintar debes realizar pasadas arriba-abajo e izquierda-derecha a unos 20cm. Es mejor dar varias pasadas para prevenir que nos quede un goterón.

Si te decides a pintar con spray, ten en cuenta que la zona debe estar bien ventilada. Sobre todo si es tipo EVO.

A uno de los cajones vamos a darle un toque especial ¡y agregarle color! Primero reservé con cinta de pintor y le di una pasada de azul. Para que las líneas queden perfectas ya te conté el truco aquí, lo he vuelto a utilizar ¡y es increíble lo bien que funciona!

A continuación repetí el proceso con unas formas de líneas en diagonal formando un triángulo.

Cajon con cinta de pintor

Y aquí cometí un error de impaciencia. El Evolution blanco sí ha secado y las lineas negras están perfectísimas, pero el azul aunque está seco al tacto, todavía no había reposado las 24 horas que indica el fabricante. Le salió una textura similar al un craquelado. Os dejo la foto de cerca para que veáis a qué me refiero.

Motivo geometrico en cajón, visto en

No lo he repasado, la verdad es que a no ser que le hagas una foto súper de cerca y a mala idea, no se nota. Pero me pareció importante que lo sepas ¡En una pieza grande te ahorras un disgusto!

¡Y ya está! Sólo falta volver a montar todo y disfrutar. Las patas de la mesa también las pinté de blanco y después de tantos años ¡parecen nuevas! Estoy encantada con el resultado.

Antes y después de una cajonera de Ikea renovada con spray, Visto en

Antes y después de una cajonera de Ikea renovada con spray, Visto en

Aquí puedes ver cuando empecé por pintarlo todo y aquí está la mesa con el vinilo. Todos los demás detalles DIY: Flexo, botes para bolígrafo, corchos con ganchillo, telar mini, pins y cómo no, el Bullet Journal.

Con esta entrada me despido por unos días. Seguiré por las redes sociales y pendiente de vosotras ¡pero necesito unos días para comenzar 2018 con la fuerza que se merece!

Un beso chiquillas ¡os deseo que vuestro año sea fabuloso!

suscribete

 

La entrada Cumpliendo propósitos: cajonera renovada y mini estudio tour aparece primero en I am a Mess Blog.

Lee el post original

DIY- Lámpara de estudio de estilo nórdico

Cada vez que hago algún proyecto DIY acabo generando un montón de “desperdicios”, recortes y materiales que me cuesta mucho tirar. Intento darle siempre una utilidad para poder aprovechar todo lo máximo posible. Por eso, viendo que tenía unos cuantos listones de madera y un tiesto al que no le daba utilidad, se me ocurrió aprovechar estos materiales para hacer una lámpara de estudio de estilo nórdico.

Para ello, preparé los listones a la media deseada, lijé, perforé, pegué y fui uniendo cada listón entre sí para hacer la base de la lámpara. Con unos tornillos, tuercas, tirafondos y mariposas fui dándole el aspecto que buscaba.

Como quise reutilizar un tiesto de plástico a modo de pantalla de la lámpara, tuve que ser muy cuidadosa para hacer los agujeros en el tiesto de plástico –cuando la broca se calienta, si ejercemos mucha presión sobre el tiesto de plástico éste puede romperse o rajarse-. De esta manera, sin prisa y con poca fuerza hice los agujeros laterales y otro más grande en la base del tiesto.

Cuando terminé la estructura y coloqué el tiesto en su lugar, preparé el cable para colocar el interruptor, el enchufe y el casquillo. No tengas miedo para hacerlo, aquí te enseñé a conectar una lámpara a la corriente, poner un interruptor y un enchufe es un trabajo similar –y es más fácil de lo que parece, de verdad-.

TRUCO: si utilizas un cable con recubrimiento de tela, utiliza cinta aislante para cortar el cable a la media deseada, de esta manera evitarás que se deshilache.

Y de esta manera tan sencilla, utilizando materiales a los que no les daba utilidad, hice esta lámpara de estilo nórdico que ya luce –y nunca mejor dicho– en mi estudio.

¿Que otra utilidad le hubieras dado tú a estos “desperdicios”?

 

La entrada DIY- Lámpara de estudio de estilo nórdico aparece primero en Mi casa por el tejado.

Lee el post original

MINTHA ESTUDIO

MINTHA ESTUDIO

El paraíso Mint no está en Pinterest, está en La Roda de Andalucía en Mintha Estudio y sus creadores son Ana y Jesús.

 

¡ Hola chicos ! , muchas gracias por compartir un poco de vosotros en nuestro blog, así que contadnos…

¿ Quiénes sois ?

Jesús: Se me da fatal esto de definirme. Me da la sensación que cada vez digo una cosa diferente… Hoy, diría que soy una persona que intenta llegar a ganarse la vida con lo que ha ido aprendiendo a lo largo de los años. 

En un papel que aún no he recogido pone que soy arquitecto, y en otro que inicié mis estudios universitarios como estudiante de diseño industrial. En ningún sitio lo pone, pero mi padre tenía una imprenta y, desde que apareció por casa el ordenador, el diseño gráfico pasó a ser uno de mis hobbies para ayudar a sacar adelante el negocio familiar.

Hace algunos años, me encontré con Ana. Y creo que somos un gran equipo. Somos muy diferentes y eso hace que, lo que uno no se imagina, el otro lo tiene ya en la cabeza.

Ana: Mi nombre es Ana y soy la mitad más caótica del estudio. Estudié magisterio de educación especial y psicopedagogía y, una vez titulada, decidí que quería dedicarme a mis otras grandes pasiones: el diseño y el mundo 2.0. Me gustan los animales (seré la loca de los perros en un futuro), la tarta de zanahoria y descubrir marcas y proyectos interesantes.

Rediseño mentalmente casi todos los espacios en los que entro y el diseño de la carta de un restaurante me puede cautivar más que la comida.

Soy “Snow” lover (Cersei hater, of course) y puedo pasarme horas perdida en pinterest, viendo series sin pausa o en la sección de papelería de cualquier tienda.

Hay una cosa que me encanta de vosotros, y es el mix que formáis juntos. ¿ Cómo llegasteis a formar el paraíso menta ? Y ¿ qué roll tiene cada uno dentro de él ?

El paraíso menta comenzó a tomar fuerza sin darnos cuenta. Era ese proyecto con el que fantaseamos en el sofá, cuando dejábamos a un lado el camino establecido y nos dejabamos llevar por nuestra pasión.

Ambos coincidimos en los dos aspectos, que son los pilares fundamentales del estudio, queríamos ser nuestros propios jefes y tener un trabajo que nos exprimiese al máximo, que mantuviese siempre nuestra mente activa.

Jesús:  Mi papel en el estudio es el más técnico. Me encargo de darle la lata a Ana con los espesores, con el diseño vectorial, con alineaciones… Y cuando todo parece correcto, aparece alguna manía mía extraña con algún color o alguna tipografía.

Ana: Por mi parte, yo me dedico a la gestión de las RRSS, a hacer las fotografías (que luego Jesús retoca), buscar nuevas marcas que traer a nuestro pequeño showroom, a escribir en el blog y a plantearle a Jesús mil ideas que luego tiene que materializar.

Nos compenetramos muy bien porque somos muy diferentes. Yo soy de ojímetro y muy impulsiva, mientras que Jesús mide mil veces y cuida que todo esté perfecto.

 

¿Cómo ha sido vuestra evolución dentro del estudio ? ¿Teníais marcados los objetivos y los estáis cumpliendo uno a uno? o ha sido una ¡Al agua, pato!

Al principio fue un claro ¡al agua, pato!. Fuimos aprendiendo a marchas forzadas como gestionar este berenjenal en el que nos habíamos metido, pero con el paso del tiempo fuimos conscientes de que era necesario tener un plan para no ir de aquí para allá como pollo sin cabeza.

Así que cada cierto tiempo paramos y analizamos la situación, marcamos fechas y objetivos a corto y medio plazo y evaluamos si hemos conseguido los anteriores. Es una tarea que a veces se nos hace un tanto pesada, pero que nos ayuda a mejorar y a seguir creciendo por el camino que queremos.

¿ Cuales son vuestras pasiones y cómo la desarrolláis en el día a día ? ¿ tenéis una rutina de trabajo ?

Ana: Aunque no me guste reconocerlo, vivo unida a una tablet. En ella repaso los blogs que sigo y archivo aquellos posts que me interesa leer con tiempo. Repaso las RRSS, descubro lugares que algún día visitaré…Por la noche la abandono para devorar algún libro o revista (en papel, que para esto soy muy clásica). Y los viernes me marco junto a Jesús unas maratones nocturnas de series que están a la altura del oro olímpico.

Jesús: Leo bastante sobre todo lo que me interesa, y creo que todo es aplicable al diseño, de uno u otro modo. Desde la música a la política, pasando por el arte, la arquitectura, la sociología o el cine. Al fin y al cabo, creo que hoy te sientas a diseñar y el primer trazo que dibujas viene de lo que hiciste ayer y que, si haces lo mismo el mes que viene, no será igual.

Ana: En cuanto a la rutina de trabajo, es muy simple. Cada mañana desayunamos juntos en el estudio y planificamos las tareas para la jornada. Cada uno decide en qué orden y ritmo ir realizando su parte. Cuando tenemos que comenzar un proyecto, trabajamos juntos para marcar las directrices del mismo y luego repartimos tareas.

 

Hablando de interiorismo y decoración, y de vuestro proyecto estrella , El estudio Mintha. ¿ cómo llegásteis a él? Habladnos de vuestro espacio de trabajo – showrrom – wrokshop.  

Cuando comenzamos a trabajar en el proyecto de reforma del local, nos dimos cuenta de que había mucho que hacer y poco presupuesto.

El espacio era una antigua imprenta que regentaba el padre de Jesús. Contaba con varios tipos de suelos diferentes, paredes antiguas y poco uniformes, dos alturas de techo diferentes… En definitiva era una obra construida poco a poco con los recursos de los que se iban disponiendo.

Teníamos claro que queríamos que fuese un lugar en el que nos apeteciera estar, ya que sabíamos que pasaríamos largas jornadas allí.

Partimos de varios elementos para empezar a trabajar: la paleta de colores (escala de grises y mint), el material principal (madera natural) y el estilo (nórdico-industrial).

Después vino el turno de los espacios. Nuestra prioridad era conseguir compatibilizar el uso del estudio como zona de trabajo con el carácter abierto que queríamos dar al espacio. Queríamos también una zona en la que reunirnos con las visitas y los clientes, donde poder compartir un café, y una zona de showroom para llenarla hasta arriba de marcas bonitas. Además, debía ser un espacio funcional, que pudiese albergar un workshop, una exposición o una charla… Y todo esto dentro de 30 metros cuadrados.

Podemos decir que nuestro espacio es nuestro mejor DIY. Y aunque aún nos queda medio estudio por materializar, creemos que hemos conseguido crear un entorno con el carácter y la capacidad que necesitamos.

 

¿ Qué otros proyectos habéis desarrollado en este tiempo de inicio ??

En este primer año hemos realizado proyectos de diferente índole, desde diseños de papelería personalizados para eventos, al diseño de unas cartas-menú para un restaurante local.

Hemos tenido la suerte de trabajar para marcas que nos gustan, como es el caso del diseño de un stand expositor para El mono con Pajarita, o el packaging para los productos de Ibérico Southern.

También hemos diseñado marcas desde cero (que aún no han visto la luz, así que hasta aquí podemos leer…), mejorado elementos de diseño de negocios cercanos como diseño interior corporativo, proyectos de escaparatismo… Y muchas más cosas que me dejo en el tintero. La verdad, tenemos la suerte de haber disfrutado de todos y cada uno.

Si tenemos que poner un pero, es que aún no hemos podido trabajar en algún proyecto integral de creación de marca. Encargarnos de una reforma de un espacio, así como de la creación de la imagen de la marca… Por pedir que no quede.

Una de las cosas que me fascinó, al ver nacer vuestro proyecto, es vuestra localización. Todo el mundo sueña con estar en el centro de la ciudad, pero como en casa no se está en ningún lado, ¿ cómo es trabajar desde La Roda de Andalucía? Seguramente muchos tienen dudas de si comenzar desde su ciudad o pueblo natal, o invertir e irse a un lugar más céntrico. ¿Qué les recomendáis?

Ana: Nuestra ubicación es algo que siempre genera sorpresa. La idea de establecernos aquí fue algo que pensamos bastante, y que finalmente terminó teniendo muchos puntos a favor. Teníamos un local propio, no existía ningún estudio similar cerca y nos gustaba la idea de contribuir a dinamizar el tipo de negocios que existen por estas latitudes. Y aunque también tiene sus puntos negativos, como estar un poco aislados de los movimientos culturales que se generan en la ciudad y que nuestro público es más reducido, creemos que hicimos buena elección.

Jesús: Creo que hoy día no cuenta tanto dónde estés, sino cómo estés. Internet nos conecta con el mundo entero, así que tener una buena presencia online es más necesario que tener un local en el centro de tu ciudad.

Llegamos al momento inspiración,  ¿Qué os inspira a vosotros ? ¿Cuales son vuestros referentes?

Jesús: A nivel arquitectónico, me sigue impresionando la rotundidad de Mies van der Rohe, la plasticidad de Aalto o lo buenísimos que son Herzog & de Meuron. Sin embargo, un descubrimiento relativamente reciente fue el estudio malagueño OAM. Tienen trabajos sensacionales, nada pretenciosos, y me fliparon al descubrirlos.

También encuentro bastante inspiración en el cine, o en el mundo de las series. Mad Men, Utopía o True Detective tienen una carga gráfica que pone el vello de punta sólo con recordar algunas escenas.

Ana: Concretar aquello que me inspira se me hace muy complicado, pues mis gustos van desde la arquitectura hasta la fotografía, pasando por la ilustración, la papelería, la decoración… Por ejemplo, me encanta cómo Xabier López juega con la luz y los reflejos en sus fotografías, la mágnifica simpleza de los diseños de Carlos Jiménez y últimamente ando fascinada con el diseño en papel de Zim&Zou.

Ya habéis lanzado el blog y muy pronto vuestra web, ¡ Esto marcha ! ¿ qué proyectos tenéis en mente ?

Jesús: De momento, el lanzamiento de la web y su proyección es uno de nuestros principales objetivos.

También estamos trabajando en una nueva línea de papelería para eventos que verá la luz próximamente y tenemos como asignatura pendiente, comenzar a dar forma a nuestros propios productos de decoración. Va tocando mancharse las manos de nuevo…

Momento consejo, ¿qué le diríais a alguien que sigue tras la pantalla y no se atreve a lanzar sus ideas ?

Ana: No voy a caer en el típico “si te hace feliz, ve a por ello”, y no porque no lo crea, todo lo contrario, pero hay que hacerlo conociendo lo que implica. Saltar a la piscina es muy fácil, pero mantenerse a flote implica mucho trabajo. Y soy de las que piensan que, si vas a estar, tienes que estar bien, de una forma profesional, y ello implica tiempo y dinero. Pero, cuando lo haces, ya no hay marcha atrás, te das cuenta de que es lo único que quieres hacer.

Y por último hacednos tres recomendaciones ( seis en este caso ) de algo que os obsesione en este momento, un color, un libro, una ciudad, … lo que sea.

Ana:

– La cerámica de Andrea Zarraluqui. Con esos platos, hasta yo rebaño la salsa de espinacas.

– El perfil en IG de Funemstudio. Algún día aprenderé a hacer tapices así de bien.

– La papelería de Frank Stationery. Minimalista y delicada.

Jesús:

– Ignatius Farray, sus obras completas. O las de Pedro Vera

– Que NO veáis Juego de Tronos hasta que no esté completa, si no os pasará como a mí, que estoy en un sinvivir.

– El perfil de Facebook de Vaumm Arkitekturak. Una pasada.

Ha sido un viaje Mintha, muy inspirador y motivador. Seguro que muchos os sentís identificados con el roll de cada uno, yo soy más del estilo de Ana, caótica y de mil ideas, aunque con Jesús comparta profesión, seguro que en la escuela hubiésemos sido el tándem.  ¡¡¡¡ Muchas gracias, chicos!!!! 

Esta ha sido la entrevista “eres especial” del mes de Agosto, si te ha gustado no te pierdas las entradas  del mes de Septiembre, será genial.

La entrada MINTHA ESTUDIO aparece primero en INUK HOME blog.

Lee el post original

CÓMO HACER UN ESTUDIO FOTOGRÁFICO CASERO

fotografía-diy-estudio
Hoy venimos a recordar la importancia de las fotografías a la hora de mostrar algo, ya sean los productos de nuestra tiendina online, nuestros posts, nuestros vídeos… y es que una buena fotografía tiene esa varita mágica de embelesarnos y ¿Qué queremos cuando vendemos, enseñamos o compartimos? ¡Exacto! Que nos vean.

 Este es un método “megacasero” y “megaeconómico” que todos podéis fabricar para obtener imágenes decentes. En este ambiente digital, yo diría que “por el ojo muere el pez” y la diferencia de que vendas, tengas más seguidores, alguien ponga un pulgar arriba en tus redes sociales… es que se sienta atraído por una buena fotografía que le incite a saber muchas más cosas de ti. Aunque, ¡Ojo!, si no lo acompañas de un buen producto o contenido… tampoco saborearás las mieles del éxito. Comencemos:
Vas a necesitar unos materiales bien sencillos:
  • Una caja de cartón.
  • Papel de seda o cebolla.
  • Cutter.
  • Cinta adhesiva.
  • Cartulina.
  • Focos con luz potente.

Lo primero que tenemos que hacer es agenciarnos una caja. El tamaño variará dependiendo de lo que queréis mostrar, a objeto más grande, caja más grande.

Yo encontré esta en el contenedor de basuras y me gustó. Las naranjas también me gustan :)
El siguiente paso es hacer un marco alrededor de 3 caras de caja, de aproximadamente 2 centímetros de ancho.

Cortamos las “ventanas” resultantes con una cuchilla bien afilada y nos quedará así:

Como veis, es importante sólo cortar 3 lados de la caja y dejar su fondo y otro de los lados sin cortar. A continuación, pegamos con cinta adhesiva el papel de seda a ambos lados de nuestra caja.

Ya va cogiendo forma, ¿Podéis adivinar que es lo siguiente?
Metemos en el interior un trozo de cartulina blanca (o del color que queráis que sea el fondo de la fotografía) y ya tenemos nuestro mini estudio fotográfico casero casi terminado, ahora sólo queda que juguéis con las luces. Mejor con potencia y las más parecidas a la luz natural.
Os muestro mis resultados. Esta es la fotografía que he obtenido un día nublado y sin poner focos adicionales, sólo con la luz natural que entraba en la habitación. Imaginaros que podríamos hacer con unos retoques chachis en algún programa informático…

Espero que os sirva de ayuda y podáis sacarle provecho.Besos Mil.

Lee el post original

Estudio fi

Hoy es lunes de celebración! Por fin os abro las puertas de mi adorado Estudio fi. Como llevo anunciando desde hace tiempo, el cambio de imagen iba a ser por todo lo alto. No sólo iba a renovar la identidad corporativa y la web, sino que iba…

Estudio fi ha sido publicado originalmente en Fábrica de Imaginación · Moda y Diseño DIY. Puedes seguirme también en FacebookInstagram, y Pinterest.

Lee el post original

MIS CLAVES PARA UN ESTUDIO PERFECTO

Vivir en un piso de alquiler no tiene por qué ser un impedimento para hacer un hogar a nuestra medida y decorarlo a nuestro gusto, pero hay veces que esta tarea se ve un poco limitada. En mi caso, vivo en un piso de alquiler desde hace ya dos años, que por falta de tiempo, pereza o vete a saber qué, he dejado prácticamente igual que estaba cuando lo alquilamos. Últimamente he ido poniendo algunos detalles en el salón, que cada vez me agrada más, pero hay una habitación vacía, sin amueblar, que, por fin, he decidido convertir en mi pequeño estudio. Cansada de estar mucho tiempo con todos los trastos de tejer, pintar, papelería… de un lado a otro, ya me he decidido a preparar un lugar donde poder instalarme.
Quiero un espacio para mi, para pasar horas curioseando blogs, haciendo manualidades, tejiendo con el telar…. por eso, buscando la inspiración, hoy os doy mis claves para tener un estudio perfecto. Ya tengo algunas entradas medio preparadas en las que os enseñaré cómo voy a ir trabajando para dejar listo mi estudio. No quiero invertir mucho dinero, así que será todo muy low cost y DIY.
Cuando descubrí el estudio de la ceramista Lucile Sciallano (imagen inferior), sabía que quería algo muy parecido a ello. Así que estos son mis básicos para tener el espacio de trabajo ideal.

– Una mesa. Evidente, la mesa es el mueble que no puede faltar en cualquier estudio, una superficie amplia donde poder trabajar sin que nada nos estorbe nos facilitará de gran manera nuestras tareas.
– Acompañando a la mesa, una silla, también pieza indispensable en nuestro espacio de trabajo, ha de ser muy cómoda, pasaremos muchas horas sentados en ella.
Estanterías, donde tener herramientas o material perfectamente organizados y sobre todo, y muy importante, visibles, para encontrarlo a la primera. También son necesarias otras formas de almacenaje como cajoneras o pequeños armarios.
Plantas. Si, para mi, las plantas son muy importantes. Últimamente he colocado varias plantas en casa, me transmiten mucha energía y además me parecen un complemento ideal para decorar.
Moodboard o panel de inspiración. Se trata de un espacio en la pared donde colocar todo aquello que nos transmita ideas, inspiración, creatividad… Pueden ser fotos, láminas con frases, souvenirs… Para colocar todo esto solo tienes que dejar volar la imaginación y las ideas que te inspiren en ese momento, si queréis echar un vistazo, en Pinterest, hay miles de propuestas de moodboards.

Luz natural. La luz natural en un espacio de trabajo es un gran privilegio, también es algo que muchas veces se nos hace difícil de conseguir y tenemos que compensar con lámparas. Pero siempre que podamos, es clave, orientar nuestra mesa de trabajo hacía una fuente de luz natural.
Hasta aquí mis básicos para preparar un estudio ideal. Espero poder enseñaros pronto el paso a paso de cómo voy decorando mi zona de trabajo.

¡Feliz miércoles!

Lee el post original

DIY almacenaje

Como sabéis una de las zonas de mi casa que estoy arreglando es el estudio, os enseñé los últimos avances Aqui y pronto os enseñaré el resto. Hoy quería enseñaros cómo he resuelto el almacenaje de chinchetas, gomas elásticas, clips, etc.
Para empezar os diré los materiales, que en realidad son dos. Botes de cristal no muy grandes y pistola de pegamento caliente.
Yo cogí estos seis botecitos de paté que tenía guardados desde navidades.
Otra cosa que necesitamos es un estante o la parte de abajo de algún mueble que tengamos colgado en la pared. Los botes no irán encima sino debajo!
Yo utilizaré la parte de bajo de uno de los estantes que hice con cajas de vino que tengo colocado encima del escritorio.
Ahora viene el rato de más trabajo, no os asustéis es fácil, sólo es medir y señalar. Dependiendo del número de botes que coloquemos, la superficie que queramos cubrir y cómo los queramos colocar marcaremos dónde hay que pegar cada bote.
Yo quería colocar los 6 en la base de la caja-estante, y quería poner 3 delante y 3 detrás, fácil no? dividimos la base de la caja en 3 x 4 y en cada punto se coloca un bote.
Y a pegar!
Un poco de cola en la tapa del bote y presionamos un poco, así con todos los botes.
Yo dejé una media horita que secara todo bien y empecé a colocar el resto del bote.
Y ahí lo tenemos, las chinchetas, las pincitas, los clips,… cada uno en su bote y cómodos de coger. Cómo son cosas de poco peso con la cola basta, pero si vais a poner cosas que pesen más se pueden atornillar.
Y vosotras ¿ Cómo tenéis organizadas éstas pequeñas cosas?
*Irene*

Visita la entrada original AQUÍ