Entradas

Nos hacemos un vestido espectacular en una hora

Hasta ahora, siempre que pensaba en vestidos de fiesta me venían a la cabeza prendas muy elaboradas, con muchas costuras, entretelas, vuelos, corpiños, lentejuelas y bordados

Y digo hasta ahora porque después de coser el vestido que os traigo hoy mi pensamiento ha cambiado, ya veréis el porqué.

detalle

Para este vestido sólo necesitamos una tela con caída, como por ejemplo un crepé o un raso, un adorno de perlas, lentejuelas o strass, y una hora.

El modelo, con un hombro al aire y mucha caída, apareció en el coleccionable “Coser es fácil” que publicaron en la revista Burda Style hace dos veranos.

dibujo tecnico Burda

Desde el primer momento que lo vi lo guardé en la lista de favoritos y el otro día encontré el momento perfecto para confeccionarlo: una fiesta ibicenca al ladito de la playa.

Así que cogí una pieza de crepè blanco de 3 m. x 1,5 m, que tenía guardado, hice unas cuentas modificaciones al modelo de Burda y me puse manos a la obra.

dibujo tecnico

Entre las modificaciones, como veis en la foto de mi cuaderno de anotaciones, reduje el ancho y añadí un pieza al bajo.

La idea es trabajar con dos capas de tela, para que no necesitemos forro y hacer el menor número de costuras posibles.

Trabajando por el revés, lo primero que hacemos es doblar la tela por la mitad a lo largo y luego por la mitad a lo ancho, de forma que nos quede un cuadrado de 75 cm. x 75 cm. con un doblez grande en el lateral, dos dobleces en la parte superior y la tela abierta en el otro lateral.

A continuación sacaremos la parte inferior del vestido, cortando una pieza a todo lo largo de la parte abierta de 16 cm. de ancho.

4

Con la tela así doblada, cortamos el triángulo del hombro y unimos las dos telas por el corte. Luego nos vamos al lateral abierto y cosemos las dos telas juntas enfrentadas sólo 31 cm., a modo de que será la apertura de la manga. De esta forma tanto el escote como la manga nos quedarán pulidas y perfectas.

A continuación, hacemos una costura uniendo los dos pequeños dobleces de la parte superior, a modo de hombre y unimos desde la manga hasta el bajo, el forro con el forro y la tela exterior con la tela exterior. Será la única parte donde ambas telas vayan separadas.

3
1

De la pieza de 15 cm. de ancho cortamos dos piezas de 1,2 m. las unimos a lo largo y planchamos. Luego enfrentamos por el derecho al bajo exterior del vestido y cosemos, como cuando ponemos un bies o una cinturilla. Luego doblamos por la costura y cosemos por el revés y los laterales, para que nos quede la apertura lateral como en la foto.

Ya solo nos queda adornar con una aplicación que nos guste, yo elegí esta de strass que le iba al pelo.

wp-1467960383490.jpg
detalle

Os voy a confesar que con el vestido en la mano, después de coser y planchar, me dio la impresión de que mis expectativas habían sido superiores al resultado, pero ese pensamiento sólo me duró el tiempo que tardé en pintarme, vestirme y calzarme.

Es impresionante como sienta, lo bien que combina con todo y lo comodísimo que es. Hasta sin pintar y descalza queda bien?

Además, los piropos que recibí al llegar a la fiesta compensaron todas las impresiones.

2

5

¿Quién se anima?

¡Nos vemos muy pronto con más tutoriales facilitos!

 Un abrazo

Tagged: blanco, Burda, costura, DIY, fácil, fiesta ibicenca, verano

Lee el post original

Punto de cruz en decoración + Patrón mapamundi

Hoy vengo a hablaros de una tendencia que se lleva viendo desde hace un tiempo y que cada vez la podemos encontrar en más y más tipos de objetos diferentes: el punto de cruz.

Se acabó eso de sólo hacer punto de cruz con tela específica para bordado,ahora la cosa va más allá. Se puede ver cómo se usa para decorar, pero no sólo en cojines, mantelería, etc, sino que incluso se puede llegar a simular con pintura sobre una pared, hacer grandes alfombras o hacer un maxi bordado sobre alguna rejilla, cualquier material perforado es válido para ello, dejando atrás el bastidor. Ahora lo maxi se lleva, y sobretodo en tejido, el tamaño exagerado de la lana o el hilo está completamente a la última.

Son varias las técnicas tradicionales que apenas se utilizaban ya que resultaban anticuadas, pero como al final todo vuelve, esas mismas labores cada vez las vemos resurgir con más fuerza, eso sí, renovándose en ese sentido. ¿Quién dijo que el punto o el ganchillo era sólo para la gente mayor? Ahora ya no hay diferencia de edades para realizar esas labores, de hecho cada vez esas técnicas están ganando más adeptos entre la gente joven , así como el punto de cruz, consiguiendo una decoración completamente contemporánea.

Todo ello aparte de renovarse en el tema del tamaño, también lo vemos renovado en cuanto a la utilidad, todo va ligado. Mientras que antes se hacían colchas con el ganchillo más fino que había, ahora todo lo contrario, podemos tejer una manta con lana gordísima o trapillo en un tiempo record. Es una ventaja y además, a mí personalmente, me encanta cómo queda este tejido mucho más “basto”.

Como en este post me quiero centrar en el punto de cruz os dejo unas imágenes en las que se puede ver cómo este tipo de bordado ha avanzado consiguiendo cada vez ser más polivalente aportando una característica decorativa bastante atrayente y peculiar.

En este ejemplo vemos cómo con una tela de fieltro perforado y tiras de cuero o ante se va realizando una alfombra,
Se trata de una colección diseñada por Charlotte Lancelot para Gan Rugs, en la que además de alfombras podemos encontrar cojines o tapetes de este mismo estilo.

stich-wall-art001 (1)
En estas imágenes se ve cómo se ha simulado la técnica del punto de cruz pintando cruces en la pared para crear el mismo dibujo que haríamos bordado, solo que en tamaño maxi y mucho más actual.
¿Qué os parece esta nueva utilidad?
A mí me llama mucho la atención, y creo que si no tuviera el dichoso gotelé en casa, incluso me animaría en alguna pared!
En este ejemplo vemos cómo La diseñadora Marlo Onilla ha utilizado el maxi punto de cruz para revestir las paredes compuestas con paneles del restaurante Patria de Toronto. Muchas horas de trabajo dan lugar a esta espectacular pared tan decorativa, hasta cubrir la superficie de 47 m2.
¡Espectacular! Me habría encantado participar en el bordado de estas paredes!
Por otro lado, si lo que nos gusta es crear a nosotros mismos o al menos personalizar los productos, esta idea de la empresa sueca LampGustaf seguro que os gusta. En ella podemos comprar la pantalla ya perforada completamente vacía para que tú mismo puedas bordar el diseño que más te guste.
Corazón de punto de cruz sobre madera
Por último y para seguir con la tendencia DIY también podemos crear nuestros propios cuadros decorativos agujereando una madera con el dibujo ya pensado y bordando con un hilo llamativo.
¡Esto lo tengo pendiente desde hace tiempo!
¿Qué os parece esta tendencia?

Yo, dejando lo grande a un lado, y como fan de los mapas que soy, me he creado un patrón para tener un mapamundi bordado a punto de cruz.
Me apetecía tejerlo en tela arpillera y elegí el color amarillo.
Me ha encantado esta combinación, pero nunca me acuerdo de la paciencia que conlleva bordar hasta que me pongo a ello, así que ratito a ratito, ya está terminado!
Para hacer el patrón cogí una imagen de mapamundi y la cuadriculé con una rejilla situada encima.
Aquí os dejo el patrón con la descarga bajo la imagen, y un par de fotos de mi cuadro bordado, espero que os guste.

Descarga el archivo
Nos leemos en el próximo post.

Lee el post original