Entradas

Tuneamos un taburete muy básico

Sigo con la resaca post Diy Show, quizás por ello veáis que llevo días sin publicar.

Para dar señales de vida os traigo un micro-post, en el que tuneo un pequeño taburete que tenía por casa y utilizaba como peana para una de mis miles de macetas.

En un rincón de la terraza tengo las aromáticas en macetas azules y para aprovechar más el espacio hace días compré un taburete básico para hacer 2 pisos.
Cantaba como Montserrat Caballé en el anuncio de la lotería de navidad, es decir, a grito pelao, así que pensé que un mini tuneo no le vendría nada mal.

Primero, reuní los materiales.
Aunque no se vea en el paso a paso lo primero que hice fue dar una suave lijada a toda la superficie para abrir poro en el barniz. Una imprimación en spray también me habría venido bien.
Lo siguiente fue pintar la parte que hace de “sobre” de nuestro taburete. La pinte en blanco para que el decoupage después luciera como es debido.
Recorté a medida una servilleta que me gusta mucho por lo divertido y sencillo de su estampado. Como siempre quité las capas que sobran, que son las 2 no impresas.
Con adhesivo en spray fijé la servilleta. Recordad que este tipo de adhesivos tienen 2 funciones:
-Aplicando una capa conseguiremos que sea removible, es decir, que se pueda retirar sin dejar restos.
-Aplicando 2, como en este caso, el adhesivo fija, y además con gran adherencia!.

Una vez listo la parte superior del taburete lo ponemos de cabeza abajo, para pintar las patas. Siempre digo que el mejor aliado del spray es la protección, así que no escatimamos en cinta de carrocero para evitar pintar el trabajo que hemos hecho con el decoupage.
En este caso opté por pintar las patas en azul, como las macetas de las cuales os hablaba antes.
Una vez dadas las 2 capas de rigor lo dejé secar y….
Tachán!!!!!


Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

El apartamento. 1. El dormitorio. (El armario empotrado)

Hoy toca otro “capítulo” de nuestro peculiar reto, en el que tuneamos un apartamento muy desfasado para adaptarlo a nuestro gusto, con un bajo presupuesto y muchas ganas de tunear.
Si recordáis llevamos hecho:

Así que hoy toca el punto 1.3, en el que tunearemos el armario empotrado.
Antes de meter mano a nada hice unas cuantas fotos de cómo estaba “antes” y aquí tenéis la pared del dormitorio que aún no había mostrado en el blog.
Además del armario empotrado tenía un tocador, y como habíamos optado por ganar espacio también hemos prescindido de él.
Además era un poco engorroso, ya que estaba justo nada más entrar en la habitación, disminuyendo el paso.

El armario… estoy seguro que en su día era precioso, tapizado con una especie de seda rosa, unos tiradores pintados con motivos florales y un remate granate ocultando las grapas del tapizado.
Si el acolchado hubiera estado bien quizás lo habría entelado de nuevo, pero al final opté por retirar el tapizado y pintar las puertas.
Fue un trabajo de chinos el retirar la espuma, que llevaría pegada décadas.
Además los tiradores tenía “huecos” a su alrededor, que tuvimos que tapar.
En la siguiente foto veréis un antes y después.
A la izquierda con solo imprimación.
A la derecha ya con 2 capas de esmalte.
Como con los cuadros del post anterior quedé tan satisfecho pensé que aplicar la misma técnica al armario podría ser algo divertido. Habéis visto nunca unos cuadros a juego de un armario? Pues en YONOLOTIRARIA cosas más raras se han visto, así que al lío:
Una vez seca la pintura blanca del armario encintamos “a saco” como hicimos con los cuadros.

Con la misma pintura que nos sobró lo pintamos. Al igual que hice con los cuadros solo le dí una capa, dejando adrede zonas más claras, ya que se busca un efecto “viejo”.
Antes de que seque la pintura azul retiramos con cuidado las cintas.
Cuando ya ha secado le damos sin piedad con la lijadora eléctrica (también se puede hacer a mano, pero requiere mucho más tiempo).
Dándole con la lijadora se envejece el resultado, y ya de paso se disimulan algunos pequeños errores.
El armario va tomando forma, y ya es una parte decorativa de la estancia, dándole un toque divertido a una pared que ahora está vacía.
Y aquí tenéis la nueva visión de la pared, con sus cortinas a juego.
Me quedo sin duda con el después del tuneo, ya que la seda rosa será muy bonita, pero la dejo para las galas de Miss España
Con este tuneo nuestro dormitorio, el principal, ya luce casi casi acabado.
Deciros que al final hemos movido de nuevo la cama de lugar y la hemos puesto donde estaba al principio, aprovechando así para poner un televisor (por el tema de las tomas de antena).
Me falta buscar detalles para las mesitas, quizás unas velas, marcos de fotos o algún detalle original. Intentaré que el próximo capítulo pueda ser una “conclusión” o “remember” de cómo tunear un dormitorio en un piso de alquiler, y dar por zanjada una estancia y atacar otra, como la entrada, el pasillo o el comedor.
Me siguen faltando las horas, así que iremos como siempre poco a poco, pero en buena dirección.

Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

El apartamento. 1. El dormitorio. (cuadros)

Tras mis crónicas en los eventos de Leroy y Reparalia es momento de retomar el apartamento.
En el último post de él os explicaba qué hacer con los muebles para darles un lavado de cara. El dormitorio cogió bastante forma con el simple hecho de redistribuirlo, prescindir del armario y pintar los muebles. Quedó algo así:


Como ya estamos instalados lo siguiente fue colocar el colchón, buscar ropa de cama y almohadas.
Además, como os digo en todos los post del apartamento lo que estoy haciendo es decorarlo todo bastante blanco, pero alguna nota de color no vendrá mal, así que de nuevo he recurrido a tunear unos cuadros.

Son estos:
Preciosos, eh???

Pues manos a la obra!
Empezamos pintándolos en su totalidad de blanco. Tanto el marco como la madera que contiene la lámina.
Aquí debo decir que no me maté pintando de blanco antes, ya que como el resto de los muebles buscaba un efecto “gastado”, así que aunque quedara algún brochazo daba igual, ya que el toque final sería un suave lijado.
Una vez seca la pintura (lo dejé al sol menos de media hora, ansias mías) encinté “a saco” las tablas con cinta de carrocero.




Con pintura Azul Atolón de leroy merlin pinté las tablas y dejé secar de nuevo.
El motivo de elegir este color fue una visita a la tienda de Tarragona, ya que vi que además de la pintura tenían también el mismo color en cortinas y cojines, así que me pillé el pack entero.
Antes de que seque la pintura azul retiramos las cintas con mucho cuidado. Nos quedará algo así:
Finalmente solo nos quedará desgastar un poco los marcos y ya de paso la nueva lámina decorativa, creando un conjunto con los muebles.
Mi talento como pintor de cuadros es nulo, pero al menos he conseguido hacerme unos decorativos reciclando unos bastante feuchos y el dormitorio ya empieza a ser dormitorio.

Esto ya va cogiendo forma, no?
Lo próximo será un armario tapizado y bastante chuchurrío…
Nos veremos?

Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original