Entradas

DIY: Pintar Porcelana con Rotuladores – DIY: Porcelain Paint Pens

Cómo decorar porcelana usando únicamente rotuladores.

Hace meses que tenía ganas de experimentar con nuevos materiales… Sobretodo, con los rotuladores especiales para textil y cerámica. Pintar platos, tazas, vasos o cualquier otro elemento de menaje, está de moda. Los que os movéis por internet ya lo sabéis. Últimamente se ven muchos trabajos de este tipo, y yo, como buena adicto-crafter, me gusta probar muchas de las cosas que veo. Así que de mi última visita a Ikea, salí cargadita de platos y tazas para probar a pintar la porcelana. De hecho, ya os enseñé la taza personalizada que hice para el amigo invisible de San Valentín. Ahora, ¿Queréis ver lo que salió?
DIY: Pintar Porcelana con Rotuladores

Quería hacerle un regalo a una amiga, que hace poco comenzó una nueva vida… así que tenía la excusa perfecta… lo hice pensando en los protagonistas y personalizandolo para ellos. Era mi forma de mostrarle mi apoyo y, a la vez, desearle todo lo mejor.
MATERIALES QUE NECESITAS:
Este Diy es muy fácil. Solo necesitamos la pieza que queramos decorar (platos, tazas, vasos…) y un rotulador especial para cerámica o porcelana. Yo lo encontré en una tienda de venta de material de bellas artes, más económico que on-line y, aunque no conocía la marca, me ha gustado mucho porque es pintura en formato de rotulador, no es como un rotulador al uso. En concreto, he utilizado este rotulador que veis, de la marca Posca, color blanco de 0.7 mm.
Utilicé una plantilla para hacer la forma del corazón. Después, escribí los nombres a mano alzada. Podéis usar una plantilla, imprimiendo la palabra o frase que queráis y después pasarla a la cerámica. Si la pieza es de color claro, con el lápiz queda bien. En mi caso, al ser tan oscuro el color de la cerámica, el lápiz a penas se distinguía, así que el resto, lo hice directamente. De todos modos, me gusta hacerlo con mi letra, a mano… me parece que queda como más auténtico aún ¿no os parece?
Los trazos más gruesos los tuve que repasar varias veces, al menos dos, ya que el rotulador es bastante fino, pero es el modo de no tener que comprar de un mismo color varios anchos distintos.
El trazo discontinuo es muy fácil de hacer. Y, en caso de error, se limpia perfectamente con una toallita húmeda o con un poco de papel de cocina humedecido. Además, al tacto, se seca en pocos minutos.
Una vez terminado el dibujo que queramos hacer, lo dejamos secar varias horas. Aún mejor si es de un día para otro. Después, se hornea a 200º durante 45 minutos y ¡listo! No es resistente al lavavajillas, pero si aguanta el lavado a mano.
En la tienda me aseguraron que no era necesario el horneado. No obstante, yo preferí asegurarme, y miré la web de la marca del rotulador. Efectivamente, para fijar el dibujo había que hornearlo. Además, descubrí que este tipo de rotuladores son válidos en muchos tipos de superficies, entre ellas, la tela. ¡Estoy deseando probar!
¿Qué os parece la idea?, ¿Habéis probado ya este tipo de rotuladores?, ¿Os ha gustado el juego de desayuno que preparé?
 
Si os ha gustado, os pido un pequeño favor: Ayudadme a difundirlo: ¡Compartidlo! con los botoncitos sociales que hay justo debajo, o como tú quieras… ¡Te lo agradezco de corazón! 😉

Lee el post original