Entradas

Haz el árbol de Navidad de sobremesa más DIY, reciclado y ecológico

No hace falta siquiera mirar el calendario para saber qué día es hoy. Pasó la Lotería repartiendo euros y salud a partes iguales y de paso dio el pistoletazo de salida para meternos de cabeza en la Navidad. 
Quizás porque en estas fechas es todo excesivo y abundante y lo de que más es más se lleva al extremo (esta mañana la #buenaabuela me cantó por teléfono el menú de la comida de Navidad y me dejó empachada, y todavía nos queda pasar la cena de Nochebuena), hoy te traigo una idea muy sencilla pero a la vez muy bonita para adornar un espacio de una forma minimalista y con mucho simbolismo.
¿Qué te parecería hacer un árbol de Navidad de sobremesa DIY, reciclado y encima ecológico? 
Yo lo tengo en una mesilla en la entrada de mi casa y me encanta la sensación de limpieza, claridad y sencillez que transmite cuando abres la puerta:

Nosotros en casa el único adorno “grande” que ponemos es el árbol (de plástico, estoy en contra de que se corten naturales sólo para estos días y que luego se tiren a la basura), porque ya le tenemos sitio buscado en una esquina del salón y no entorpece mucho. 
Como el resto está invadido por juguetes y cosas de #laniña (incluido este Belén que no se recoge en todo el año porque a veces juega con él), intento no meter más por no agobiar el poco espacio que queda libre y me conformo con colgar guirnaldas (aquí), hacer el calendario de Adviento (aquí), poner mini árboles (aquí) y colgar una corona en la puerta (aquí). 
De ahí que me guste la decoración minimalista y con mucho simbolismo, como este árbol de Navidad que el esposo dice que es “conceptual” y #laniña ni siquiera se digna mirarlo porque no tiene una sola bola:
Aparte de todo eso, a mí me gusta porque cada vez que lo miro me recuerda un día de playa que pasamos con las mellizas y sus padres, que nos hizo un día espectacular y lo pasamos genial. Yo me las llevé a ellas y a la mía a dar un paseo por la playa para buscar piedras y conchas, y encontré esta rama que el mar había dejado en la orilla. 
Tengo que decir que la madera de arrastre me encanta porque queda tan blanquita y suave como si se le hubiese pasado una lija fina, y además no pesa nada.  
Solamente metido en un bote de conservas reciclado ya queda bonito, pero en honor a estas fechas decidí adornarlo un poco con la misma tela que utilicé para unas guirnaldas (aquí y aquí), haciéndola tiras y simplemente anudándolas a las ramas:
La base es igual de sencilla y reciclada, porque aproveché un bote de conservas de cristal. Para que se mantuviese erguido sin perder el equilibrio, lo rellené con los cristales de una lámpara vieja que están esperando desde hace mil años a que haga algo con ellos, y que le dan un toque luminoso y elegante:
No podría escoger uno solo, pero este adorno es uno de los que más más me gustan. Además, pienso dejarlo cuando pasen las fiestas, le quito las tiras de tela y quedará perfecto el resto del año. 
¿A tí también te gusta la decoración minimalista en Navidad? ¿Qué te parece la idea de adornar una rama?

Sólo me queda desearte que pases una Nochebuena tranquila y que tu Navidad sea muy bonita.
Yo voy a intentarlo con la mía, no es mi época preferida del año pero tengo que reconocer que desde que está #laniña la vivo con más intensidad.

Lee el post original

Reciclar latas: poner orden en el rincón de un manitas

Mi entrada de hoy participa en el XVII reto Diogenero. Quería haber participado con otra idea que tenía en mente pero no me ha salido bien, ni terminaba a tiempo, así que ayer decidí ponerme manos a la obra con una alternativa rápida, y sobre todo, útil.
Si recuerdas, hace tiempo te mostré una idea de reciclado de latas, usando papel decorado. Esta vez tenía una lata también, que guardé y limpié porque tenía buen tamaño (alta y de buen diámetro). Le pregunté a mi chico si quería usarla para guardar algo, y se le ocurrió que podía usarla para mantener herramientas un poco más ordenadas. Así que la lata ya tenía un destino y una función: poner un poco de orden en el rincón del manitas.
En un comienzo iba a usar el método del decoupage, pero los papeles que tengo ahora mismo me parecen demasiado delicados o femeninos, y esta lata debía tener un punto más masculino. Las flores o los estampados rosas no terminaban de encajar con las cajas de herramientas desgastadas, ¿no crees?
Entonces me decanté por una segunda vía: pintar la lata con acrílico. Tenía un bote de tono azul, que es un color que a él le gusta bastante, y le da ese punto masculino, pero sin ser exagerado. Le apliqué una capa de pintura, y fue suficiente. Cubría perfectamente. Lo dejé secar. Pero no terminaba de convencerme, así que busqué entre mis washitapes algo que le diese el toque que le faltaba. Así que me decanté por meter dos franjas en la gama de los azules, como si fuera un degradado.

Ahora la lata tiene un punto suficientemente masculino como para que él la pueda usar junto a sus herramientas, pero el azul tiene la ventaja de ser un color relajante, por lo que si él se cansa de la lata, me gusta para seguir dándole yo uso en otro lado.

Como ves, darle un lavado de cara a una lata es muy fácil y rápido. Y se pueden usar para muchas cosas ¿te gusta aprovechar las latas para decorar algo en tu casa? ¿cuál es el uso más raro que le has dado?

Lee el post original

Campanitas de Navidad

La Navidad se acerca, y yo ya he empezado a preparar la decoración “hecha a mano” de este año.

Esta idea la vi en internet, y me gustó. Por dos motivos: es fácil y rápida (y ahora mismo necesito cositas rápidas) y se hace con cápsulas de Nespresso. Y esto mola.
Mola porque mi madre, diogenera como yo (ya se sabe, de tal palo tal astilla) lleva tiempo guardando las cápsulas del café con intención de hacer cositas con ellas (le gustan los broches que hacen con ellas). Pero crece tan rápido el número de cápsulas que cuando la llamé para pedirle unas pocas, casi daba saltos de alegría.

Así que, ahí me encontré yo con una caja llena de cápsulas de colores. Para decorarlas, cogí rotuladores permanentes (de estos de los CDs) y un par dorado y plateado que compré hace tiempo en Tiger.
Hice varios de prueba, para ver qué tal o si algo me llamaba la atención, pero después de dos o tres pruebas, decidí dejarme llevar y usar un estilo libre: cualquier tipo de decoración que me inspirase.
Y salió una, dos, tres…. unos 15 modelos diferentes. En nada estaban todos pintados.

Luego, simplemente hay que poner un cordelito, haciéndolo pasar por los agujeros hechos por la cafetera, con un par de nudos por debajo, para poder colgarlos del árbol. Como yo todavía no lo he puesto, no os puedo mostrar cómo queda en el árbol, con los demás adornos y las luces.

Por cierto, esta es mi entrada para la #navidadiogenera. Si quieres ver todas las ideas, puedes ir aquí.

Visita la entrada original AQUÍ