Entradas

Disco Ball

Hace unos días preparé una fiesta temática de los años 70, y no puede haber una Disco Party sin una bola de discoteca. Así que me puse a ello, busqué por internet cómo hacerla de la manera más fácil y rápida, porque sólo tenía una semana para preparar la fiesta. Lo que encontré fue hacerla con trocitos de CD,  se veían muy auténticas pero, con la poca fuerza que tengo en las manos, no lo vi nada claro. Así que opté por hacerlo de una forma más sencilla, utilicé papel de regalo de color plateado y brillante.

2

Compré una bola de poliespan, la más grande que encontré y el papel de regalo y me dediqué a hacer los rectángulos de papel, la medida era de 2,5×1,5 cm. No puedo decir cuántos papelitos corté pero fueron muchos, muchísimos. Una vez recortados, los enganché en la bola de poliespan con pegamento de barra. Si os fijáis hay una línea que pasa por la mitad de la bola, yo la utilicé para guiarme.

Es una forma barata de hacerla, la bola me costó unos 5,00 euros y el papel de regalo no llegó al euro. Eso sí, se necesita muuucho tiempo y muuucha paciencia.

¡Espero que os haya gustado!

Tagged: bola discoteca, disco ball, disco party, diy

Lee el post original

Pulsera con disco Kumihiro cuadrado

Hola a todos,

Como lo prometido es deuda aquí tenéis la primera pulsera del fin de semana.
Para hacer esta pulsera he usado el disco cuadrado de Kumihiro.

Como todas estas cosas, al menos para mí, al principio son un poco liosas pero después te das cuenta de lo fácil que es. Por eso, os aconsejo que, aparte de leer el tutorial, veáis el video, que seguro que os ayuda a entenderlo mejor.

Materiales:

– 4 Tiras de 1 m de cola de ratón (yo las cogí de 2 colores)
– Disco cuadrado Kumihiro (para ver cómo hacerlo pica aquí)
– Tijeras
– Mechero

Procedimiento:

Ponemos al parejo las 4 tiras de cola de ratón y buscamos el centro. Cuando lo tengamos, anudamos dos tiras sobre las otras dos para que queden unidas por la mitad.

Pasamos el nudo por el agujero del disco y empezamos a colocar las tiras. 4 arriba (entre los puntos 3 y 6 o 4 y 7) y 4 abajo (entre el 14 y el 17).

Esta es nuestra posición inicial, ahora toca bailar las cuerdas.

1- Coloca la tira que está arriba más a la derecha (6 en mi caso) en la parte lateral izquierda, ranura F.

2- Pasa la tira de abajo a la izquierda (17) al hueco que ha dejado la anterior (6)

3- Toma la tira de la izquierda a la que acabas de colocar (5) y pásala al hueco que ha dejado la anterior (17)

4- Repite los pasos anteriores hasta haber cambiado todas las tiras de lado, es decir (ojo en el vídeo me salto el paso e por error):
a. 16 pasa a 5
b. 4 pasa a 16
c. 15 pasa a 4
d. 3 pasa a 15
e. 14 pasa a 3

5- Ahora solo nos queda la tira de la ranura F, que la pasamos a la 14.

Con estos pasos ya hemos vuelto a la situación inicial, pero con los colores cambiados de lado.
Repite estos pasos todas las veces que sean necesarias hasta conseguir la longitud de pulsera que quieras.

Cuando la tengas, saca la pulsera del disco y vamos a cerrarla. Anuda las cuatro tiras rosas entre sí y las dos negras exteriores entre sí. Deja las dos tiras interiores. Para que no se deshaga el nudo y el acabado sea mejor, quema con el mechero las puntas de los cordones tras córtalos.

Si les das unos toques con la carcasa del mechero mismo, quedaran prácticamente invisibles. Anuda los extremos de las dos tiras que nos han quedado dejando unos 6 cm final de la pulsera.

Toma una de las tiras que hemos cortado y afílale la punta con el mechero. Toma el extremo inicial de la pulsera y mete el cordón afilado por el pequeño ojal que nos quedó al principio.
Anuda los extremos del cordón afilado dejando uno 6 cm del inicio de la pulsera, mismo largo que dejamos en el otro extremo.

Ahora vamos a hacer el nudo corredizo. Junta las dos terminaciones. Con otra tira, haz una especie de lazo dejando un cabo mucho más largo que el otro y ponlo sobre las terminaciones. Enrolla el cabo largo alrededor de todas las tiras. Dale unas 5 o 6 vueltas y al final, mete el extremo por el lazo. Estira de los dos cabos bien fuerte.

Cuando lo tengas, corta los extremos y séllalos con el mechero.
Eso es todo.

¿A qué queda bonito? Y no os asustéis aunque así leído parece difícil, no lo es en absoluto. Como os suelo decir, si lo he hecho yo, lo puede hacer cualquiera.

Un beso y mañana os traeré otra idea con el Kumihiro.

Lee el post original