Entradas

Cómo sacar el patrón de una prenda confeccionada

Seguro que alguna vez os habéis encontrado con unos pantalones o una camisa que os sienta de fábula. La típica camiseta que no hay manera de que os saquéis de encima porque no encontráis otra que os queden tan bien…¿verdad?

Pues hoy os traigo la solución! ¿Qué os parece si sacamos la réplica del patrón de esa prenda que tanto os gusta para que la podáis reproducir tantas veces como os venga en gana?

Lo primero que se me pasó por la cabeza fué hacer el ejemplo con una camiseta, pero es demasiado fácil (solo hay que repasar el contorno, de la parte delantera y la trasera, como hicimos al principio de la camiseta con volantes) así que luego pensé en una camisa, para que veáis diferentes detalles a tener en cuenta.

El patrón, como ya os he comentado otras veces, lo haremos de la parte delantera por un lado y de la parte trasera por otro. De éstos dos patrones tan solo haremos la mitad para que sea lo más simétrico posible.

Reproducir el patrón es tan sencillo como repasar el contorno de la prenda, resiguiendo siempre por las costuras. La dificultad en este caso está en los detalles: pinzas, botonadura, canesú, tabla y…¡el cuello! Como es una pieza a parte, empecemos por ella:

El Cuello:

Este tipo de cuellos consta de dos piezas: el pie del cuello y la solapa.

Para ambas piezas marcamos el ancho de éstas, tanto en la parte delantera como en la trasera. Podemos retirar el patrón y unir las líneas, a mano o con la regla.

EN LA PARTE DE DELANTE…

Además de repasar el contorno, resiguiendo las costuras, en la parte delantera nos encontramos con dos trabas que es lo que le dan forma: la pinza de pecho y la botonadura.

Si repasaramos el contorno, evitando el cuello, sin tener en cuenta el cuello, nos quedaría una cosa así…

Y cuando le dibujemos las pinzas y la botonadura quedará algo así…

Para la Botonadura…



Es una de las partes más fáciles de reproducir en el patrón. Tan solo hay que reseguir el contorno hasta el extremo.
(Si decidiérais hacer la parte delantera de una pieza, para que os hagáis una idea, tendriais que eliminar únicamente la mitad de la botonadura, por donde pasan los ojales).

Para la pinza de pecho…

Ya habiendo dibujado la botonadura y las lineas del cuello, del hombro y de la sisa, continuamos bajando hasta que encontramos la costura de la pinza.

La tela de más de la pinza, la que queda doblada, es la que debemos de tener en cuenta para añadir en el patrón. Si nosotros vemos 3 centimetros en realidad serán 6, porque falta el otro lado (que casi no podemos ver porque está cosido con la costura del lateral).
Alargamos la línea dando esos centimetros de la pinza y hacemos otra marca.

Medimos el largo del lateral, des de la costura de la pinza hasta el bajo.

En este caso el bajo de la camisa hace una curba.
Lo que tenemos que conseguir es alargar el lateral sin modificar el largo de la botonadura y manteniendo la curba del bajo. (Si lo véis muy complicado podéis hacer una línea recta).
Para conseguirlo, primero de todo, colocaremos la regla con el cero justo en la segunda marca que hemos hecho a la pinza. Hemos de conseguir que el bajo de la camisa coincida, en sus extremos, con la botonadura y con la medida del largo que hay des de debajo de la pinza. Para ello podemos mover la regla (respetando el punto que tiene que coincidir con la pinza.

¡Y con esto ya hemos conseguir reproducir el patrón de la parte delantera!

EN LA PARTE DE DETRÁS…

En este caso tenemos que hacer el canesú y una tabla en el centro.
(A tener en cuenta que en este caso el patrón va a ir en el centro de la tela, doblada por la mitad, para cortar de una sola pieza, pero de momento solo hablamos del patrón).

Para el canesú…

El canesú no es más que la parte superior de la camisa, en este caso solamente trasera que a veces se diferencia usando una tela distinta.

Para hacer el patrón empezamos dibujando la parte del cuello, el hombro y la sisa.
Cuando llegamos a la costura (en la foto se diferencia porque, en el interior, se ve una tela lisa) hacemos una marca.
Por el otro lado marcamos una línea recta hacia abajo hasta la costura, donde haremos otra marca. Retiramos la tela y unimos las dos marcas.

Para la tabla…

La tabla no es más que un tipo de pliegue que se le llama así por la forma de doblar la tela que queda escondida (en vez de toda la tela hacia un lado queda repartida igual en ambos lados)

Medimos, en la parte interior, el ancho de la tabla que, igual que con la pinza, hay que doblarle la medida por la tela que queda doblada. Pero, al copiar solo la mitad del patrón solo debo ampliar la mitad, en este caso 3 centímetros (por si no os queda claro: si yo amplío 3 centímetros del patrón y pongo la tela dobla para que me salga entero tendré 3 centrímetros en cada lado, así pues 6 centímetros que es lo que vemos aquí).

Y no tiene más complicación que añadirle esa medida de punta a punta del patrón (al coserlo ya se le da la forma de tabla, pero sobre el papel es recto).

Y con esto ya tenemos nuestra réplica del patrón de, en este caso, la camisa de la temporada!

Y ahora….¿Lo cosemos?

Cómo sacar el patrón de una prenda confeccionada