Entradas

RAINBOW WIRE WINDER DIY

Yo soy de las que tiene todos los cables enredados, bueno, era, por que desde que hice este DIY ya los tengo todos muy bien ordenados.

Este DIY es muy sencillo, de esos perfectos para hacer con niños ya que tan solo se necesita goma eva, tijeras y pegamento. Por si hay alguno que le cueste un poco dibujar, también he hecho una plantilla para descargar de forma gratuita.

Lo bueno de este enrollador de cables DIY es que sirve para cascos, cargadores, cables USB, etc.. la única condición es que el extremo más fino quepa por el lazo.

Si quieres que el resultado te quede espectacular, puedes hacerlo con piel o polipiel, incluso añadirle algún adorno!

Esta claro que este enrollador es un poco “lady” pero si quieres hacer uno para tu chico, puedes transformar el lazo en una pajarita, simplemente tienes que cortar lo que sería los extremos del lazo y listo!

I am this kind of person who has all tangled wires, well, I have been, because since I made this DIY I have all my wires very well organized.
This DIY is very simple, perfect for make with children because you only need eva rubber, glue and scissors. If you don”t draw well, I made a template to download for free 😉
You can use this DIY to wind headphones, chargers, USB wires, etc ..

If you want an amazing result, you can make it with leather or PU.

This winder is a little “lady” but if you want to make one for a boy, you can transform the rainbow winder into a bowtie winder, you simply have to cut what would be the ends of the bow and go!

Materiales/ Materials

Goma eva / Eva rubber
Tijeras / Scissors
Plantilla / Pattern
Bolígrafo / Pen
Pegamento / Glue

Espero que os guste y gracias por los comentarios!

I hope you like it and thanks for the comments!

Lee el post original

La lámpara de mamá

Tenía en la mesita una lampara clásica, la compró mi madre cuando se casó, y no pegaba nada en el diseño que tenía pensado para la habitación, le sobraba brillo y le faltaba color…

Desmonté todos los cristalitos y dejé solo la estructura de la lámpara. Tapé el cableado y en un principio también la “bola” de la base porque pensé dejarla así, pero enseguida vi que no quedaba bien así que acabé pintándolo todo con spray.
Luego el turno de los cristalitos, que coloqué de nuevo bien limpios en la lámpara y fuí pintando uno a uno con pintura especial para cristales. Es algo cara, creo que me costó unos 8€ el botecito, pero cunde muchisimo, no gasté prácticamente nada en pintar toda la lámpara, seguro que podría pintar otras 100 con lo que queda aún, así que habrá que seguir dándole uso.
Este es el resultado, me encanta y queda totalmente integrada al diseño que tengo ahora en la habitación, pero eso ya os lo enseñaré mas adelante 😉

Lee el post original

#zafarranchoooo: a por mi taller!

Hoy abandonamos por un rato ese “nosotras!” que compartimos en el blog Elena y yo (Coralia) para escribir y compartir un post muy especial (por personal) con todos. Hace unos meses os mostrábamos contentas y felices (yo la mar de feliz!!!) un antes&después muy particular: el de mi rincón de trabajo. La verdad es que quedó chulo, no??? Con unas cuantas cajas de fruta y la mesa de caballetes, cuatro cosas de adorno y dos DIY, lo hicimos así de fácil… Pero… Fue así de fácil de verdad…??? Vosotras que creéis???
Hoy vengo dispuesta a confesar que no puedo más con mi casa!! En serio que no. Sin dramas. Es que no puedo! Las que nos seguís en las redes, pudisteis ver ayer que compré unas cositas en Zara Home en las terceras rebajas… (jeje), y hoy cómo estrenaba uno de los platos con unas fresas… (Son de esas gangas que te dejan con la sonrisa de oreja a oreja todo el día…).
El caso es que llegué, abri las bolsas, miré alrededor, busqué hueco (en serio, es literal) y aluciné con la realidad aplastante…!!! No hay donde meter-guardar-colocar-dejar nada en mi casa. Ahora pensaréis… “qué exagerada!”, pero no… No-No!! Por qué??? Pues porque si ya antes de tener el blog, hacer DIY, cacharrear de aquí para allá, cambiar la decoración y chorradas de la casa por temporadas (etc-etc), tenía mil cosas (cacharros y trastos que he ido acumulando), ahora se suman los materiales, pijaditas (para atrezzo de las MAXI-sesiones fotográficas… Jajaja!), auxiliares, objetos que rescatamos de la basura (tal cual) y demás cosas que vamos acumulando y acumulando sin fin. No hay rincón sin trasto. Os lo aseguro. Y estoy hartaaaaaaaaaaaaa!!!!
Así que hoy, vengo dispuesta a hacer un auténtico #zafarrancho de combate! Exacto! Lo que estáis pensando! A poner la casa patas arriba (una vez más) y reclamar “mi espacio”!

Mi peque y yo compartíamos espacio: él tenía su cuarto de juegos y yo mi mesa de trabajo…
Muy mala idea, porque muchas veces nos “molestábamos” el uno al otro, así que cambiar mi espacio a otra habitación en aquel momento me pareció una idea genial!
(lo hubiera sido si no hubiera puesto de paso un blog en mi vida!!!)
Manos a la obra!
(sorry por la calidad de las fotos, pero no tenía otras!)
Como mi habitación tiene buen tamaño, allá que decidimos llevarnos los trastos!
Desmonté la mesa y lo que parecía una cosa de cambiar 2 baldas y cuatro chorradas, acabó en lío padre!
El presupuesto lo teníamos claro: loscost total! (coche hasta la bola de cajas de fruta)
Y como soy de esas que se dispersa, pues ya que estamos… que si limpio ésto… Ya que estamos, coloco lo otro… Ya que estamos, pinto aquí… (casa empantanada 4 días!).
Por supuesto, cuando un proyecto va tomando forma, y empiezas a ver que quedará bien, te sientes la mar de contenta. Pero en este caso, debo añadir, que cuando haces un DIY con tus propias manos, con tus problemas, con tu falta de experiencia con las manualidades, y ves que funciona, que lo consigues… Es una pequeña satisfacción de esas que no tienen precio :).
Pues eso. Así lo mostramos en el blog y así lo compartimos con vosotros! 🙂
(click aquí para recordarlo!)
Satisfechas y orgullosas!
Colocando cada detallito en su sitio hasta darle el carácter que va conmigo y con los espacios donde me siento bien y cómoda para trabajar!
Ahora a volver a empezar, porque la decoración y las casas no deben ser algo estático. Deben adaptarse al momento vital por el que uno pasa y cubrir nuestras necesidades.
Así que, como yo soy de esas que… “si se lo piensa mucho no lo hace…” Y de esas otras que…”dicho y hecho” y más aún de las que “se les mete una cosa en la cabeza, ahí van”, pues eso…
que mañana viernes, por la mañanita, comenzará la operación #zafarrancho!!!

Supongo que el proceso durará varios días, pero estoy muuuuuy concienciada!!
(de momento, mañana empezaré por “guardar” los juguetes que ya no utiliza mientras él está en el cole… Lo sé, de “malamadre” total, pero es que si me ve querrá quedárselos todos!!!).
La idea es compartir la experiencia con vosotros, que me acompañéis, que sepáis lo que vamos haciendo (porque Elena aún no lo sabe, pero le toca currar el finde en mi casa!), que veáis TODO EL PROCESO y que si se os ocurre algo, nos lo hagáis llegar a través de las redes!!!

En fin… Qué la parte de sentirnos acompañadas por todos vosotros, es casi la única que motiva!
(bueno, el ver el resultado también, eh?)
Os esperamos sí o sí! Os necesitamos!!! (jeje)
Y sabemos que estaréis ahí cuando ya no podamos con el alma!!! :).

Compartid y +1 y #zafarrancho a tope!!!
(esta noche, otra ración de #zafarrancho!)

síguenos en.. / follow us…

* facebook * twitter * pinterest * bloglovin *

Visita la entrada original AQUÍ