Entradas

sillón de escritorio giratorio

No sólo de madera vive Telas, Cajas y Tinajas, ¡nos atrevemos con todo!. Y la prueba es este fantástico sillón giratorio…

Tapizado con un horrible sky marrón, y en unas conciciones más lamentables de lo que esperábamos, lleno de óxido y con la goma de los pies y reposabrazos deteriorada…

Pero no hay cosas imposibles…… Así que probamos suerte


  1. Quitamos el sky
  2. Desatornillamos el sillón
  3. Quitamos los millones de grapas del asiento y el respaldo
  4. Tapizamos el sillón con una funda de cojín grande super retro que encontramos en una liquidación
  5. Para el respaldo tuvimos que utilizar hilo y aguja… Nada fácil, la verdad…
  6. Metimos los tornillos en coca-cola para quitarle el óxido (¡qué tendra!)
  7. Limpiamos bien todas las piezas y dimos hasta el infinito con lana de acero para quitarle el óxido
  8. Con goma de zapatero y fieltro cubrimos las patas del sillón para no rayar el suelo con el uso.

¡Y ya está listo! Pudimos quitar todo el óxido, aunque no las picaduras del cromado ni el desgaste de la goma. Apenas se notan y le dan el toque justo de un mueble usado. ¡Vuelve a brillar!

sillón de escritorio giratorio