Entradas

Delantales DIY con paños de cocina

La niña me ha salido cocinitas. A día de hoy todavía no tengo claro si me ayuda porque realmente le gusta cocinar o sólo lo hace por la posibilidad de comer masa cruda, que si algun@ se quedó de niñ@ con la duda de si te dolía la tripa después le confirmo que no y si no me cree que venga a mi cocina y vea a la criatura zampar, que cuando toca echar la mezcla en el molde tengo que andar a cucharazo limpio si quiero que llegue algo al horno. Para que luego una vez cocido no se digne ni echarle una mirada y eso que incluso compré un expositor de tartas con tapa de cristal y todo en Ikea.

Cada vez que me oye armar jaleo en la cocina sacando los cacharos del horno allí se presenta ataviada con el gorro y el delantal que le hizo la #buenaabuela (aquí) y que después de tanto tiempo ya se le ha quedado pequeño. Buscando inspiración para uno nuevo encontré en el blog de Silvia Luján, Na Lua Dulce, esta fantástica idea para hacer uno a partir de un paño de cocina de Primark (aquí).

Reciclaje, baratismo y bonitismo a partes iguales porque los paños de Primark son preciosos y gigantes. Silvia hizo el suyo cortando uno por la mitad pero yo lo aproveché entero porque me daba pena cortarlo. El proceso es muy sencillo, se trata de hacer dos cortes paralelos en uno de los extremos y rematarlos y coser los lazos necesarios para anudar en la nuca y la cintura, como veis en la foto.
Este me gustó por el mensaje positivo y cómo no por el color.


El del perrito me enamoró nada más verlo y tuve que comprar dos, uno para hacer el delantal y otro para conservarlo tal cual porque me moría de pena si tenía que cortarlo, con esos ojitos tiernos que te pone.

Una vez puestos quedan preciosos, tanto que la niña no quiere estrenarlos porque dice que se pueden manchar. Yo en lugar de darme cabezazos contra la pared les he hecho para las niñas de mis amigas, ya os enseñaré qué bonitos han quedado.
¡Pasad un feliz día, cada vez más cerca del fin de semana!

Lee el post original