Entradas

Cómo marcar los libros y cuentos con étiquetas removibles y reutilizables DIY

Al cole de Bruno se pueden llevar cuentos, juguetes no, pero cuentos sí. Y a él es una cosa que le encanta. Claro está que hay que tener la precaución de marcar el libro no vaya a ser que se pierda. Por supuesto que la opción de escribir el nombre en la primera página no la contemplo, los libros cuanto más cuidados e intactos se conserven, mejor que mejor, así tendrán una vida útil más larga e incluso los podremos donar cuando ya no los queramos. Hay que cuidar los materiales y aprovechar los recursos al máximo.

Libro con etiqueta de Washi Tape con el nombre pegada en la portada
Libro con etiqueta removible y reutilizable DIY

Ponernos a marcar toda la biblioteca de nuestros hijos tal y como hacemos con los libros de texto, tampoco me parece una buena opción. Además los libros de texto van forrados y por lo tanto las etiquetas encima del forro, pero no sé qué tal se quitarían de la portada de un cuento, es posible que dejaran restos de pegamento o incluso de la propia etiqueta y eso es una auténtica guarrada. Para solucionar esto la alternativa no es forrar todos los cuentos, lógicamente, pues se trata de simplificar y tener poco trabajo, no más.

Así que ¿cómo marcar los libros y cuentos sin poner el nombre en la primera página? pues es muchísimo más fácil y sencillo de lo que imaginas y con hacerlo una vez será suficiente para todos los libros.

Materiales para una etiqueta removible y reutilizable hecha por nosotros mismos


Materiales para una etiqueta removible y reutilizable hecha por nosotros mismos
Lo primero que necesitas son los materiales que en este caso son mínimos:

  1. Boligrafo para escribir el nombre.
  2. Washi Tape con estampado o motivo decorativo que permita escribir encima y que se entienda o en su defecto la versión más rudimentaria que sería la cinta de carrocero o cinta de pintor.
  3. Taquito de hojas de papel en sucio (opcional).


Cómo hacer una etiqueta removible y reutilizable nosotros mismos
Pues el sistema no puede ser más sencillísimo que estoy tardando más en contarlo por aquí que lo que se tarda en hacer.

  1. Pegamos un trozo de Washi Tape en un taco de hojas en papel en sucio para que hagan mullido debajo y escribir mejor. Lo bueno es que para cortar el Washi Tape no necesitas ni tijeras, con los propios dedos se puede cortar.
  2. Escribimos el nombre del niño y curso o lo que queremos poner como identificación en el trocito de Washi Tape.
  3. Despegamos el trozo de Washi Tape del papel en sucio y lo pegamos en la portada del libro que queremos marcar.

Una vez que tengamos esta etiqueta la podremos ir cambiando de un cuento a otro, según cual sea el que se quiera llevar al cole.

Cómo hacer una etiqueta removible y retuilizable nosotros mismos

Este proceso podría ser más rápido aún si pegamos la cinta directamente en la portada del libro y sobre esta misma escribimos, pero dado que es muy fina estaremos marcando y haciendo muescas sobre el libro y de alguna manera lo estaremos dañando que justo es lo que queremos evitar.

Poner una etiqueta removible y reutilizable a un cuento de papel y digital
Puedes usar este método para marcar el cuento de Realidad Aumentada “Zapatos, zapatitos y zapatones” de la editorial Parramón perfecto para niños entre 3 y 6 años que todavía no saben leer, pues se tratará de una gran estimulación. Así en lugar de la clásica guerra entre el libro de papel o el digital, esta editorial ha encontrado la forma perfecta de fusionar las dos opciones en este primer cuento de la colección Cuentos Creativos.

Si se enfoca el libro con la tablet, mediante una app gratuita para Android o para Apple podremos darle continuidad a la historia con sonido, música, voces, elementos en 3D, profundidad, en definitiva un montón de elementos que permitirán al niño entender la historia aunque aún no sepa leer. Echa un vistazo al vídeo que muestra como funciona, ¡es chulísimo!

Si no te quieres perder este cuento, desde este enlace podrás hacer una compra con un 5% de descuento y sin gastos de envío. Yo me estoy pensando coger uno para Bruno, pues parece de lo más divertido, interactivo y estimulante.

Y a tu hijo ¿Crees que le gustaría un cuento de realidad aumentada como el de “Zapatos, zapatitos y zapatones”? ¿Suele llevar cuentos al colegio? ¿Los marcas de alguna manera?

Lee el post original