Entradas

CÓMO HACER UN TABLERO MAGNÉTICO BONITO

Hola gatetes, hoy os traigo el tutorial que publiqué la semana pasada en The Craftcake Mama. Ya os conté que iba a empezar a colaborar con tutoriales para su blog, algo que me hace muchísima ilusión.

Seguro que muchas ya lo habéis visto por allí pero no podía dejar de recoger esta idea también aquí en el blog, así que, allá va:

La idea es crear nuestro propio tablero de notas, como los típicos corchos, pero con un toque más especial, más personal y bonito, totalmente personalizable, y lo que es mejor, magnético, para olvidarnos de las típicas chinchetas y corchos sin gracia, clásicos y aburridos.

Un tablero digno de un espacio bonitista, de cualquier estudio creativo, o craftroom.

MATERIALES:
Los materiales son bastantes sencillos de encontrar para cualquier persona a la que le guste el mundo craft o disfrute con lo hecho a mano, probablemente tendráis que buscar un par de cosas más concretas pero en general son fáciles de conseguir también.
1. Lo más importante, una caja de lata de lápices de colores, para que podamos hacer magnético nuestro tablero. Yo esta la compré en un bazar, los lápices dejan mucho que desear porque son bastante malos, pero si tenéis peques seguro que les dan su uso. De precio también suelen estar muy bien así que no supondrán una gran inversión. También he visto que algunas veces las venden en conocidas tiendas de decoración y a precios muy asequibles.
2. Láminas de tela adhesiva, esta son las Mint Floral y la de Florecitas Rosas, que podéis encontrar en la tienda.
3. Un marquito que le vaya bien al tamaño de vuestra caja. Yo tenía este alargado por casa que había pintado de blanco y me venía perfecto para la ocasión.
4. Tijeras, por supuesto.
5. Washi o fabric tape.
6. Imanes, para empezar a dar uso a nuestro tablero.

Comenzamos a pegar la tela adhesiva a nuestra caja, previamente habremos medido el espacio que van a ocupar los dos estampados en el hueco que tenemos, yo hice mitad y mitad, pero podéis dividirlo por pequeños espacios o quizá dejar un hueco más grande que el otro, eso va en gustos; así que una vez cortado el hueco que necesitamos comenzamos a pegar, a mi me sobró muy poquito por los extremos.
Es recomendable doblar un poquito un extremo e ir pegando poco a poco mientras vamos tirando del plástico. Yo dejé poquito margen alrededor de la caja porque luego lo iba a tapar con el marco, pero podéis dejar un poco más a los lados además la tela se adapta muy bien a los huecos porque tiene algo de elasticidad.

Alisamos bien y comprobamos que está todo bien pegado antes de ponernos con la otra tela en el otro lado de la caja.

Repetimos la misma operación que antes con la tela rosa en este caso, yo la pequé a continuación de la mint, no quería montarlas y que se viera ese relieve.

Aquí podéis ver las dos hojas adhesivas pegadas en la caja.

Para aprovechar que nuestra caja se cierra con clip y engancha bastante bien se me ocurrió sujetar un trozo de cinta cerrando la caja, de este modo podemos cambiar la cinta cuando queramos. Y os preguntaréis ¿para qué colgar la cinta así de la caja?, pues para poder dejar colgados algunos washis o fabric tapes y tenerlos más a mano. Así que dejad un trocito largo de cinta para que sobresalga al marco y podamos colgar unos cuantos rollos, y si nos pasamos de larga siempre podremos recogerla en el interior de nuestra caja. Para esta parte utilicé la bonita cinta de Vichy Rosa, East of India.

Para ocultar la unión entre los dos lados estampados puse un poco de washi tape.

Una vez que hemos hecho todo lo anterior podemos poner el marquito que teníamos guardado para la ocasión. Yo en este caso lo pegué con cinta gruesa de doble cara, de esa que es un poco mullidita y se adapta bien a los huecos, pero si preferís también podéis asegurarlo con unos clavos.

Para separar los dos huecos que había dejado en mi tablero añadí dos rotulos, uno para las cosas que tengo que hacer y otro random para mis cositas. Podéis poner un trozo de washi y escribir encima, o lo que se os ocurra.

Y VOILÁ!!
Una vez hayáis seguido todo los pasos podéis llenarlo de vuestros quehaceres, vuestros gustos, o vuestros sueños. Y comenzar a pinear de verdad, jajaja.
Aquí os dejo unos cuantos ejemplos de cómo quedó el mío.
Una cosa que me encanta es que como mi marquito tenía bastante fondo puedo apoyar cosas en él y así tener más posibilidades como podéis comprobar.

Bueno, ¿qué os parece el resultado final? Espero que os haya gustado, os parezca útil y os animéis a probar. Yo estoy encantada con él.

Espero que os haya gustado. ¿Os animáis?

Y otra cosa que tenía ganas de contaros, que ya compartí por Twitter y Facebook, una de las cosas más guays que me pasó la semana pasada es que el blog Heart Handmade Uk me dedicó una entrada, bueno más que a mi a este blog.

Para mi significa muchísimo, y esto un subidón porque lo considero uno de los blogs de referencia, con buenísimas ideas y grandes imágenes, así que imaginad mi cara cuando de repente y casi a la vez vi los “referals” de ese día, y Begobolas me avisó por Twitter.
Aún estoy en una nube porque me parece increíble que Claire se fijara en este pequeño sitio del universo de los blogs.

GRACIAS Claire por esa preciosa entrada y por haberme hecho feliz 😉

Y gracias de nuevo a todos los que estáis ahí detrás.
Feliz semana. Besos gatunos.

Visita la entrada original AQUÍ