Entradas

100 cosas en 100 días

100 cosas menos en 100 días

Últimamente estoy en una crisis existencial con las cosas. Sí, con “las cosas”, así en general. No puedo decir que me sobren cosas ni haya desorden ni acumulación. Pero siento que siempre hay algo. No porque haya empleado mal el método Konmari o porque haya comprado lo que no debía, he llegado a la conclusión de que hay algo más profundo en todo este tema de deshacerse de lo que uno no necesita. Y es esto: como ser humano, siempre estarás en proceso de construcción, de cambio, y pretender que los objetos sean inamovibles cuando tú mismo no lo eres, es estúpido.

Las cosas que para mí son imprescindibles ahora puede que no lo sean dentro de dos años. Igualmente, lo que me parece que tiene su sitio, puede parecerme fuera de lugar dentro de unos meses. Porque yo cambio, y con ese cambio es necesario también un cambio de objetos (al cambiar mis necesidades). Y no me parece algo malo, es una parte de ese aprendizaje sobre uno mismo.

Desde hace unas semanas miro a mi alrededor y veo que sobran cosas. Confieso que de momento las he dejado estar mientras pensaba qué hacer al respecto, porque también tengo mucho trabajo y sé que si me pongo a sacarlo todo fuera puede que tenga que estar unos días trabajando en mitad del caos más absoluto (y eso no ayuda a mi mente organizada). Pero se me ha ocurrido una terapia de choque para este problema mío con “las cosas”, deshacerme de un objeto al día, todos los días durante 100 días. Eso quiere decir que al final de este período de tiempo habré eliminado 100 cosas que no necesito. Y voy a empezar el día 1 de noviembre.

¿Tengo 100 cosas de las que deshacerme? Mmmmm, no estoy segura, la verdad. ¿Entonces? ¿Por qué no hacer un repaso a lo que tengo y solo eliminar unas cuantas cosas? Porque necesito verlo como un reto, un reto personal. Varias veces he escuchado hablar sobre este experimento en otros blogs y me apetece mucho retarme a mí misma. Ponerme a pensar de verdad, un ratito cada día, sobre lo que se va. A ver si se me pasa esta locura de seguir deshaciéndome de cosas que me da de vez en cuando (o por lo menos que se me quiten las ganas durante una buena temporada).

No he querido ver qué clase de objetos son los que tira la gente que ha hecho este reto-experimento, porque quiero adaptarlo a mí. Y yo no voy a excluir nada, voy a contabilizarlo todo. Es decir, si uno de los días decido deshacerme de una prenda de ropa, la incluiré en la lista de objetos o cosas eliminados, aunque también pertenezca al armario cápsula. Todo lo que sea un objeto físico puede tener cabida en este reto.

Y ya tengo mi lista del 1 al 100 anotada en mi bullet journal, esperando a que llegue el día 1 para que empiece a llenarla. Por supuesto, lo apuntaré todo para luego contároslo por aquí, ¡aunque ya aviso que 100 días son muchos días y que hasta febrero no habré terminado el experimento! Además, como también tengo ese conflicto interno de que todo se aproveche, al lado de cada ítem de la lista apuntaré si ha ido a la basura (B), si lo he donado o regalado (D) o si lo he vendido (V), así tendré un indicador de a dónde ha ido a parar cada cosa. Mi primera idea fue la de fotografiar cada cosa que se iba, pero pensé que a lo mejor os aburría un poco…

¿Alguna ha hecho algo parecido? Porque a raíz de esto se me ocurren un montón de cosas, como 100 días sin comprar (excluyendo lo absolutamente necesario como comida o productos de higiene personal, claro), o 100 días sin opinar negativamente sobre los demás, o 100 días haciendo ejercicio, por ejemplo.

Estoy deseando empezar, porque lo veo como algo que puede ser divertido, que me va a poner a prueba, y no como algo que me vaya a hacer perder nada.

Entradas relacionadas:

Lee el post original

18 cosas para hacer en otoño + Moodboard de inspiración

Estos últimos posts están siendo un poco monotema… Espero que no te aburres demasiado pero si mi instinto no me falla, he podido comprobar que os ha gustado bastante que hablemos del otoño

Después de los DIY e ideas para decorar tu casa, hoy toca hablar de todas las cosas que puedes hacer durante las próximas semanas, tú solita o en familia, para disfrutar de este periodo del año.


Odio el frío, pero a estas alturas casi lo estoy echando de menos… Necesito un poco de cocooning

Con este buen tiempo, los niños quieren estar fuera todas las tardes. Resultado: la casa, regulín, regular; apenas cocino (menos los finde); y no nos da tiempo de hacer nada de nada.
Ya se lo que vas a pensar: siempre puedo quedarme en casa, o volver pronto. Pues no lo consigo. Y lo peor, cuando estoy fuera, me da pereza regresar…
Así que, por favor, necesito que llegué ya el otoño, con unos grados menos, para mi salud mental y física (y la de mis hijos, jajaja).

He preparado un moodboard o un collage, llámalo como quieras. Y un poquito más abajo verás mi lista de cosas por hacer.

Un poco de inspiración otoñal


Fuentes: hojastazalanascesta manzana tartascastañas salón mantabanco  – calabazascalcetinesoutfit.


To-do list para otoño:

 
1 – Ir a recoger hojas secas y piñas con los niños.
 

2Preparar una tarde de manualidades con ellos.
 

3Tejer algo para este invierno. Como una manta XXL de este estilo. Yo me he propuesto acabar el snood de lana que empecé el año pasado para Diego.
 

4Hacer chocolate caliente con churros una tarde de domingo.

5Ir de paseo por un bosque. Hacer una nueva escursión.

6Recoger frutas y verduras de temporada si podemos (como manzanas). O comprarlas de temporada.

7 Hacer fotografías de follajes.

8 – Preparar una tarde de ciné con manta y  palomitas.

9 – Comprar velas con olor a canela o hacer ambientadores caseros.

10 – Preparar un bizcocho de zanahorias, o plum cake de calabaza o una tarta de manzana.

11– Hacer una crema de calabaza (¡humm… qué rica!)

12Recoger setas.

13 – Empezar a leer un buen libro.

14 – Preparar los disfraces para Halloween.

15Decorar una calabaza.

16 – Engancharse a una nueva serie
 
17 – Probar el Pumpkin Spice Latte

18Prepararse una buena playlist para momentos de relajaciónn.


Y tú, ¿qué tienes planeado para las próximas semanas?

http://fdefifi.us8.list-manage.com/subscribe?u=90b0f53011b4e5bae36654df0&id=826aab5b65

Lee el post original

Empezar el curso rodeada de cosas bonitas.

¡Hola! Hoy os traigo un post muy especial. 
Supongo que conoceréis a May, dueña y señora de Creative Mindly; bloguera dedicada al diseño, excelente profesora y una mujer de 10. Yo la conozco desde hace varios años, a raíz de sus cursos de diseño fácil (si no los conocéis, os recomiendo que le echéis un ojo).
Hace unas semanas, May comunicaba en sus redes sociales que había diseñado una agenda perfecta para profes. En una de esas publicaciones solicitaba colaboraciones para trastear con la agenda más fetén para el profesorado. Tuve la suerte y el placer de colaborar en dicha aventura y en el post de hoy os explicare como he realizado mis dos agendas para el nuevo curso. (en este post solo os hablo de la agenda de profes, la agenda anual os la cuento aquí).


La agenda y todo lo que necesitas lo puedes conseguir en la Web de Creative Mindly a un precio francamente apetitoso (hay un gran trabajo detrás y se nota). Hay dos tipos de agenda. Una más especifica para el profesorado (con listas de alumnos, registros de notas, etc..) y otra que es una agenda anual de septiembre 2016 a diciembre 2017. 

Se pueden usar perfectamente unidas , en una sola encuadernación, pero yo he preferido hacerlas por separado, sobretodo porque la agenda anual la prefiero en medida Din-A5.

Os voy a mostrar paso a paso ambas encuadernaciones, pero por no hacer este post tan largo, empezaré por la agenda del profesor y en ésta entrada, os explicaré como he encuadernado la agenda anual.

Al tener todos los archivos descargados, lo primero que he hecho ha sido seguir las instrucciones donde con muy buen criterio, May, nos deja unas tablas para anotar las páginas que queremos imprimir, para así conseguir una agenda 100% personalizada.

Ésta ha sido mi selección según mis necesidades.


A partir de aquí, tan fácil como imprimir las páginas seleccionadas (el documento ya viene preparado en tamaño Din-A4), y elegir la portada entre los distintos modelos.

Llega el momento de la encuadernación. Pensé en algo útil, y creo que no soy la única que acaba amontonando papeles sueltos. Así que me decidí por una carpeta de plástico blanco translúcido. Para hacer los separadores de las distintas partes de la agenda (listas de alumnos, registro de notas, reuniones con padres, tutorías…)  he usado 6 papeles de scrapbooking básicos en distintos colores, unas láminas motivadoras y unos adornos impresos en plástico mágico. Hay que decir que tanto las láminas como los adornos están hechos desde 0 con todo lo aprendido en los cursos de diseño de May. Ya os digo yo que ésta chica vale un potosí.

Para la encuadernación, tan solo hay que colocar las páginas en el orden que queremos y ponerlas todas dentro de la carpeta. Yo he usado una encuadernadora conocida en el mundo del scrap (Bind it All) pero si no la tenéis podéis llevar vuestro trabajo a una copistería donde seguro os la podrán hacer (importante, debe ser espiral WireO, que es el adecuado para poder pasar bien las páginas y que queden sujetas a la carpeta de este modo).

Los adornos en plástico mágico están impresos en casa, teniendo en cuenta la medida, ya que luego el diseño suele encoger un 70%, y rematados con un par de mosquetones minis. Así tenemos un llavero personalizado que nos puede servir como decoración o para llevar el usb, llaves del aula…


Como último detalle, he realizado una regla que a su vez es un separador de hojas. Sirve para marcar la hoja en la que estás trabajando y la regla la he hecho con un washi tape milimetrado.

Hay que perforar el lateral del marca páginas con la máquina encuadernadora y cortar los agujeros de forma perpendicular, para que se pueda meter y sacar sin problema por los alambres del espiral.


Os dejo ahora con algunas fotos del interior, una vez acabada y lista para usar.



Las láminas motivadoras diseñadas por mi, sirven de separación trimestral en el apartado de planning mensual.


Por supuesto no podían faltar las súper pegatinas que ha diseñado May para la agenda y que podéis descargaros ya mismo en éste enlace.
 

Espero que os haya servido de ayuda y os haya dado ideas para encuadernar vuestras agendas o proyectos.

Cualquier duda o comentario, ¡¡ya sabéis!!

Hasta pronto!

PD: Os he preparado un vídeo tutorial explicando la encuadernación de la agenda. Espero que os sirva de ayuda! (clic en la foto).
 

https://www.youtube.com/watch?v=Vvm-I-TzWvo&feature=youtu.be

Lee el post original

5 cosas

¡Buenos días!

Cuando hace un par de meses desmonté una habitación juvenil que tenía para montar la nueva habitación de Sergio encontré cosas que tenía completamente olvidadas.

Hay que ver la cantidad de cosas que podemos llegar a acumular ¿verdad?

El caso es que son cosas que debería tirar a la basura porque no valen para nada pero me traen tantos recuerdos que me es imposible.

¿Tú has coleccionado algo alguna vez? Si es que si entenderás a lo que me refiero.

Hoy toca contar

5 cosas que he coleccionado

Empecé a coleccionar cosas muy pequeña, bueno en realidad creo que sólo coleccioné cosas de pequeña. Ahora ya no lo hago y por eso lo de la nostalgia (pensándolo mejor, tengo una colección importante de zapatos y bolsos pero eso no cuenta porque son cosas imprescindibles ¿no? :P)

1. Cajas metálicas

Me encantan las cajas de lata. Caja preciosa que veía, caja preciosa que guardaba.
Si me hacían un regalo y venía en una lata, era doble regalo 😀
Ahora también tengo pero las utilizo para llenarlas de cosas (no sé que será mejor…)

2. Gomas de borrar

De animalitos, de florecitas, de muñecas… de todos los tamaños, colores y formas.
Eran una monada pero no borraban nada de nada.

3. Cartas de cambiar

Imagino que con este nombre no sabrás ni de lo que te hablo ¿o quizá si? ¿las modas infantiles serán iguales en toda España?
Hubo una época en la que toooodas las niñas de mi cole llevaban una carpeta llena de hojas y sobres de colores que se cambiaban como los cromos.
Y yo, no iba a ser menos.


4. Postales

Las que yo misma compraba en mis viajes o las que me traían de sus viajes todo el que sabía de mi afición.
Deje de comprar postales hasta que conocí Postcrossing y me apunté para participar.
Ahora ya no lo hago pero la verdad es que es una iniciativa estupenda (tendría que replantearme unirme de nuevo… ummh…)

5. Etiquetas de ropa

Si, lo sé, no tiene mucho sentido ni vale para nada, pero a mi me gustaba guardarlas todas en una cajita (de esas metálicas que te contaba antes).
Una vez me forré las libretas del cole con las etiquetas que tenía ¡y quedó chula! ¿sería mi primer diy? Jajaja…

Bueno, seguro que alguna cosa más tengo pero ahora mi vena cotilla quiere conocer que coleccionas o has coleccionado tú alguna vez.

Enlaza tu post aquí y enseñanoslo.

Feliz fin de semana.

Lee el post original

DIY | Haz un bonito tablero de madera para colgar mil y una cosas

Ideas para decorar tu espacio de trabajo.
Hoy es el turno de los diy en el blog, y el de hoy me gusta especialmente, ya que llevo mucho tiempo detrás de algo así. No sé si conoces la tienda de Made With Lof, pero si no lo haces ya estás tardando en echarle un vistazo. Si eres de Sevilla estás de suerte porque tienen tienda física ahí, y es preciosa. 
La primera vez que vi las fotos que colgaba Noe de su nueva y preciosa tienda, me quedé encandilada con los tableros que tiene repartidos por toda la tienda. Y desde entonces que me rondaba la idea de hacer algo parecido, pero a pequeña escala por supuesto, para el despacho. Y hemos tenido la suerte de que he encontrado EL tutorial. Súper bien explicado y facilito de hacer con las herramientas adecuadas.

fuente

Para hacer tu tablero de madera vas a necesitar:

  • Tablero de madera. El tamaño dependerá de como lo quieras, y cuenta que necesitarás que tenga un grosor de 2,5/3 cm más o menos.
  • Taladro. Para hacer los agujeros en la madera. Si no tienes una broca especial para hacer los agujeros, puedes usar una normal y hacer los agujeros completos.
  • Regla y lápiz. Úsalos para hacer las marcas de donde hay que hacer los agujeros. Cuanto más precisa seas, mejor quedará.
  • Cilindros de madera. El diámetro tiene que coincidir con el de los agujeros.
  • Listón de madera. Sólo si quieres hacer una mini estantería para tu tablero.

El paso a paso es el siguiente:

Recuerda que tienes hasta las 16 horas de hoy para llevarte todas las láminas que quieras de La Chachitienda con un 15% de descuento. Sólo tienes que usar el código MAMA15 cuando estés en el carrito de compra, y te aplicará el descuento.


¿Qué te parece el tutorial de hoy?
 ¿Te animarás a hacer tu propio tablero de madera?

Lee el post original

10 cosas que no deberías decir a una tejedora

10 cosas que no deberías decirle a una tejedora

Si tejes o haces ganchillo, o cualquier otro tipo de trabajo artesanal, seguro que te habrás enfrentado a alguna de estas frases. Son esas cosas que suelen decirnos aquellos que no tienen ni idea de lo que hacemos, a veces con buena intención, otras no tanto… Pero siempre nos hacen sentir lo mismo: ganas de matar, jajaja.

1. ¿Eres tejedora? ¡Podrías hacerme un gorro/bufanda/jersey!

Sí, soy tejedora. NO, NO PIENSO TEJERTE NADA. Nunca. Decir esto a una tejedora es casi como herir su orgullo. No tejemos para desconocidos o gente que acabamos de conocer, porque sabemos bien que nuestro trabajo se valora muy poco. Y no, tú no lo vas a valorar. Da igual que te ofrezcas a pagarlo, a comprar la lana… A no ser que seas alguien muy especial para mí, no voy a tejerte nada. No entenderías el tiempo y el esfuerzo que significa, no sabrías apreciarlo. Lo mismo suena duro, pero es tal cual.

Sólo tejo cosas para unos pocos familiares y amigos, y todos ellos han pasado por un estricto control de calidad (del que no tienen ni idea, por supuesto), para saber si son aptos de mis regalos tejidos. Cuando tejo para alguien invierto tiempo en escoger el mejor material, el color adecuado, el patrón perfecto. Luego tejo el proyecto, cosa que me lleva horas de trabajo. Ya ni hablamos de lavarlo, preparar un paquete, etc. ¡Eso sólo lo merecen las mejores personas de mi lista!

Y por favor, no te molestes en usar el “pero si tú lo haces muy rápido porque sabes”. Nop.

2. ¿Pero eso no es de abuelas?

Posiblemente es la frase más manida de la historia. Escuchada por tejedoras alrededor de todo el mundo, durante años y años y años. Yo ya no me molesto ni en responder. Tejer ha sido una actividad que siempre ha existido, aunque en los últimos años hayamos vivido un boom con el craft y el DIY. Como digo siempre, las tejedoras ya estábamos aquí antes de todo eso. El problema es que uno no tiene ni idea de lo que hay tras una actividad que no conoce.

Entiendo que haya quien únicamente es capaz de relacionarlo con algo que hacían sus abuelas, pero nada más lejos de la realidad. Sólo hay que echar un vistazo a los patrones de punto que podemos encontrar en Ravelry, ¿cosa de abuelas? ¿Y qué me decís del yarn bombing?

3.¿Tienes que estar haciendo eso ahora?

Esto me lo dijeron en una ocasión, mientras estaba tejiendo durante una reunión familiar. Sí, tengo que estar haciendo esto (tejer) ahora. Porque me da la gana. Y porque tejer es completamente compatible con mantener una conversación, ver una película u otras actividades.

Cuando llevas un tiempo tejiendo eres capaz de hacerlo casi sin pensar, por lo que no interfiere con estar presente en una conversación. Yo no me quejo cuando estoy con alguien que no deja de mirar su móvil constantemente, o cuando comparto un café con un amigo al que le gusta dibujar. No tejo para pasar de lo que dices, es algo que puedo hacer mientras hablamos, un extra.

La vida es muy corta como para tener tiempo de tejer todos los proyectos que tengo pendientes, así que es primordial aprovechar todos los ratitos disponibles para avanzar un par de vueltas, no te molestes. Sigo ahí, conscientemente.

4. Yo no podría aprender a tejer

Si nunca te pones a ello, claro que no podrás aprender. Esta frase puede ir camuflada de mil formas: no tengo tiempo para aprender/tejer, no tengo paciencia, soy nula para las manualidades… Pero siento decirte que todo eso son excusas. Sólo me valdría que no tuvieras manos (y seguro que existen tejedoras sin ellas, segurísimo). Las tejedoras no tenemos más tiempo que el resto de mortales, ni somos seres con una capacidad excepcional por encima de los demás. ¡Hasta los niños pueden aprender rápidamente a tejer!

Antes, cuando me decían esto ponía cara de circunstancias, y decía: claro, te entiendo. Ahora digo: mejor di que no tienes ganas o interés suficiente en aprender a tejer 😀

5. ¿Por qué tejes si es más barato comprarlo ya hecho en una tienda?

¡¡Sacrilegio número uno!! JAMÁS DIGAS ESTO A UNA TEJEDORA. Entrarás en su lista negra de personas más odiadas.

No tejo porque sea más fácil, ni más barato (tejer es carísimo, ya te lo digo), ni más rápido que ir a comprar algo. Lo hago porque puedo escoger los materiales a mi gusto y de donde a mí me parezca más adecuado, porque es satisfactorio hacer algo con mis manos, porque cuando tejes estás creando una prenda completamente exclusiva y personalizada. Lo hago por el proceso, por el tacto de la lana, por el reto que supone hacer un proyecto nuevo.

¿Por qué cocinar cuando puedes comprarlo congelado? ¿Por qué escribir si puedes teclearlo? ¿Por qué cuidar de un jardín si puedes ver los árboles que hay en la calle? Pues eso.

6. Debes tener mucha paciencia

Qué va. Nunca he tenido paciencia en la vida, tejer es lo que me hace tenerla. Las mejores tejedoras del mundo no son personas súper pacientes y tranquilas. Tejer es como una especie de meditación, que te obliga a concentrarte, y de ahí viene la paciencia, pero no al revés. Te ayuda a poner orden en la mente y ser consciente de las cosas que te rodean. Y también te ayuda a no asesinar a los idiotas con los que te cruzas.

Tendrías que verme en mi casa cuando algún proyecto no me sale como debería y entonces decirme lo de que tengo muchísima paciencia, jajaja. Que se lo cuenten a todos esos proyectos deshechos y a los ovillos que han estado a punto de acabar en la basura.

7. ¡Deberías vender lo que haces, ganarías mucho dinero!

Partimos de la base de que casi ninguna tejedora quiere hacer un trabajo de su mayor afición, ¿vale? Pero consideremos que yo quisiera vender lo que tejo. ¿Sabes cuánto cuesta la lana con la que estoy tejiendo? ¿Sabes cuántas horas me llevará completar este proyecto? Si sumo el coste de los materiales, más el de las horas de trabajo, y encima quiero llevarme un beneficio… no sé cómo decírtelo, pero no me salen las cuentas. Si además tenemos en cuenta que sólo tengo dos manos y que no puedo tejer varias cosas al mismo tiempo, esto limita mucho mis posibilidades de producir en masa. Así que no, no ganaría mucho dinero, una pena.

Ojo, que no digo que no debamos vender lo que tejemos, lo que quiero decir es que no es tan fácil y en la mayoría de las ocasiones ni siquiera sale a cuenta.

8. ¿Y por qué no lo haces de esta otra forma que seguro sería mucho mejor?

Nada me molesta más que alguien opinando sin saber. Y más aún cuando no se le ha pedido una opinión. Curiosamente, la mayoría de veces en las que me han dicho algo así, provenía de alguna abuelita que tejía en sus tiempos mozos. Aprecio su consejo, de verdad que sí, pero me trae sin cuidado y preferiría que se lo guardara para usted.

Formas de tejer y técnicas hay cientos. Cada una tiene la suya, es hora de asumirlo. Puede que no sea la mejor ni la más eficiente, pero si la has elegido es por algo. Y no necesitas que nadie venga a decirte lo contrario. Por ejemplo, hay quién prefiere tejer calcetines de dos en dos, a la vez, pero a mí me encanta tejer cada uno individualmente. Disfruto con el proceso, me recreo. Y no por ello soy menos. Además, en el caso de las abuelitas tejedoras (a las que respeto), las técnicas de hoy en día no son las mismas que las que ellas usaban en sus tiempos.

9. ¿Y de verdad te pagan por hacer eso?

Sí, todavía hay gente que valora lo hecho a mano y está dispuesta a pagar por mi trabajo. Gente que respeta la artesanía, que es capaz de ver el valor de un producto tan exclusivo y lo prefiere antes que uno hecho en serie. Además, las tejedoras podemos ganarnos la vida diseñando patrones, dando clase, traduciendo libros de punto, trabajando y colaborando para empresas de lana… Increíble, ¿verdad? El mundo puede ser tan complejo de entender 😛

10. Creo que he perdido aquello que me tejiste…

Bueno, pues básicamente estás muerto para mí. Venga vale, casi muerto para mí.

O sea… Me molesto en tejer algo con lo que vayas abrigado, dedico mi tiempo, conocimiento y esfuerzos a hacer algo que te guste… Y tú lo pierdes o te lo olvidas por ahí. Es una de las peores ofensas que podrías hacer a una tejedora. Casi tan grave como no ponerte esa prenda que estuviste pidiendo que te tejieran durante tanto tiempo. En serio, esto puede ser motivo de enfado, pero de esos enfados que no consigues olvidar en años.

Si alguien teje algo para ti, asegúrate de dos cosas:

– No lo pierdas, porque te va la vida en ello. Demuestra que te importa el trabajo de la otra persona.

– Póntelo. No tengas miedo de que se estropee por el uso (la tejedora en tu vida estará dispuesta a tejer uno nuevo gustosamente, siempre que sea por esta causa), no lo regales o lo dones para los que no tienen recursos, no prefieras una prenda similar pero de una tienda. Es feo y una ofensa para quien lo tejió.


¿Te has sentido identificada en más de una frase? Seguro que te han dicho muchísimas otras cosas parecidas, o peores. Si consideras que hay algo más que pueda añadir a esta lista de ofensas tejeriles, cuéntamelo en los comentarios 🙂

Entradas relacionadas:

Lee el post original

5 cosas que hago / 5 cosas que no hago

5 cosas que hago & 5 cosas que no hago

Últimamente he estado pensando en esas pequeñas cosas que he dejado de hacer o que he empezado a hacer desde que me interesé por el minimalismo y por llevar un estilo de vida más saludable el año pasado. Por supuesto, hay muchas más, pero aquí tenéis algunas.

5 cosas que sí hago

ME ACUESTO MÁS PRONTO, Y MADRUGO

Realmente podría decirlo al revés, como madrugo bastante, me acuesto más pronto. Nunca he sido de las que se queda en la cama hasta tarde, pero ahora puedo decir que me levanto súper pronto. Los sábados es el día que más temprano me levanto, y aprovecho para hacer otra cosa que también ha mejorado mi calidad de vida: ir a comprar la fruta y la verdura al mercado (en serio, no hay color).

Solía quedarme despierta hasta las dos de la madrugada, y aunque igualmente me levantara pronto al día siguiente, no es lo mismo. Ahora estoy completamente lista para afrontar el día en cuanto salgo de la cama, tengo más energía y noto cómo dormir mis 7-8 horas diarias tiene un efecto directo en todo lo que hago. El sueño es súper importante, aunque pensemos que es una pérdida de tiempo.

UTILIZO JABÓN SÓLIDO

Hace años que me lavo la cara con jabón sólido, ahora también las manos, el cuerpo en la ducha… Siempre jabones artesanales y a poder ser ecológicos. Una pastilla de jabón rinde muchísimo más que el jabón líquido y suelen tener efectos que puedes ver y comprobar en la piel. Yo la tengo sensible, muchos productos convencionales me la irritan e incluso me producen alergia, así que este cambio ha sido maravilloso.

Para la piel del rostro uso un jabón artesanal de aloe vera y para el cuerpo voy variando. No todas las marcas me van bien, por ejemplo, soy fan de Lush, pero cierta marca conocidísima de jabones hechos a mano que seguro has comprado alguna vez, hace que me pique todo el cuerpo y que sea insoportable usarlos. Como todo, hay que probar antes.

BEBO LECHE VEGETAL

Nunca de soja (por tu bien hormonal, evítala como a la peste). Desde pequeña tenía problemas con la leche, porque no me gustaba y además me sentaba mal. A los 15 descubrimos que era intolerante, cosa que me libró de tener que seguir tomando algo que no está diseñado para nuestro cuerpo. No bebo leche de vaca porque está llena de porquería y me resulta tan extraño como si bebiera leche de gato. No quiero iniciar aquí un debate sobre la leche, creo que todos tenemos la suficiente información hoy en día y si no, podemos buscarla.

A cambio, bebo leche vegetal ecológica, principalmente de avena. Ya he dicho que no tomo soja porque tiene muchos efectos hormonales, pero no le hago ascos a la leche de arroz, de almendra, de quinoa… Por si no lo sabéis, hacer este tipo de bebidas vegetales en casa es muy fácil.

DOY UN PASEO LARGO CADA DÍA, USO LA BICI, CAMINO…

No me gusta el deporte, lo admito. Lo máximo a lo que llego es al senderismo y al yoga, todo lo que sea sacarme de ahí, uf. A cambio, sí puedo decir que camino muchísimo. Voy a todas partes andando, y me encanta. Si algo está a 40 minutos o menos andando, allá que voy. Para el resto de cosas utilizo la bici, y siempre que puedo me escapo con ella a hacer alguna ruta. Dicen que si mueves las piernas mueves el corazón y no puedo estar más de acuerdo.

BEBO AGUA ANTES DE ACOSTARME Y JUSTO AL LEVANTARME

Antes de ir a la cama bebo un vaso de agua, para que mi cuerpo tenga con qué funcionar mientras descanso (¿sabías que hacer esto previene los infartos cuando duermes?). Cuando me levanto, repito la operación, para ayudar al cuerpo a activarse y empezar bien el día. Parece una auténtica chorrada, pero se nota.

Y por si alguien tiene dudas, no me levanto en toda la noche para ir al baño.

5 cosas que no hago

NO TOMO AZÚCAR

De nuevo, no quiero hacer una guerra contra el azúcar aquí, pero es MUY MALO para tu salud. Hace un año y medio que dejé de tomar azúcar y la vida sin él no es un asco. Posiblemente ayuda que nunca haya sido de dulces, pero tengo que decir que consumo muchos más productos de ese tipo ahora que antes, eso sí, gracias a todo lo que existe hoy en día sin azúcar. Vivir con una persona diabética también ayuda, te hace más consciente de que está presente en casi cualquier alimento.

Además de que es malo, he llegado a la conclusión de que los alimentos tienen su sabor y punto, y si tengo que añadirles azúcar para hacerlos apetecibles, es que no me gustan. Lo mismo digo de los edulcorantes. Ahora me encanta el café sin azúcar ni endulzantes, cocino repostería sin él… Por supuesto, eso no quita que alguna vez si quiero comer algo y no lo hay sin azúcar, lo coma. Pero cuando dejas de comer azúcar, tu cuerpo cambia. Una semana después de dejarlo, ya no quieres mirar atrás.

NO USO MICROONDAS

Es más, no tenemos micro en casa. Cuando hicimos la obra, decidimos regalarlo. Y no es que sea una paranoica de las ondas radioactivas ni nada de eso, es simplemente que no calienta igual que los fuegos de la cocina. Además, tampoco me gusta por muchos motivos más, uno de ellos, que explica bien aquí, es que la comida necesita su tiempo para hacerse, para cocinarse, etc. No alimenta igual algo que has hecho en el microondas que algo cocinado a fuego lento, y eso después va a parar a tu cuerpo.

Si para hervir un vaso de agua y hacerme un té no puedo esperar dos minutos de mi vida, mal vamos.

NO TOMO BEBIDAS ALCOHÓLICAS DESTILADAS

Hace años que dejé de tomar bebidas destiladas (entre las que se incluyen ron, brandy, tequila, ginebra, etc.) y sólo tomo bebidas alcohólicas fermentadas (vino, cerveza y sidra). Para resumirlo, os diré que las bebidas fermentadas pasan por un proceso totalmente natural, mientras que las destiladas sufren un proceso artificial. A grandes rasgos, las fermentadas son sanas, las destiladas no.

Siempre digo que no bebo, pero lo que realmente quiero decir es que no salgo de esas tres bebidas: cerveza, vino, sidra. Es más, todos los días bebo una copa de vino, o tomo un vaso de cerveza o sidra con la comida.

Para que os hagáis una idea de las calorías vacías del alcohol: con el vino, el cava, la sidra o la cerveza no llegamos a 100 calorías por copa, mientras que con un combinado como gin tonic, etc. sobrepasamos las 500. Si eres de las que sale y se toma dos o tres copas, calcula.

NO COMPRO LIBROS EN PAPEL

Leo muchísimo y comprar libros en papel no es sostenible. Así que todos los compro en ebook. Por supuesto que no es la misma sensación, pero si al año leo unos veinte libros o más, que no voy a releer ni quiero conservar cogiendo polvo en una estantería, no es viable comprarlos en papel. También voy a la biblioteca cada semana.

Siempre hay excepciones, como los libros craft, que sí compro de vez en cuando si merecen mucho la pena.

NO USO EL MÓVIL EN LA CAMA NI ANTES DE ACOSTARME

Probado está de sobra que la luz que emite la pantalla del móvil impide a nuestro cerebro prepararse para dormir (o por lo menos, para dormir bien). Además, no es nada bueno acostarse y no dejar de mirar Instagram, Twitter, el correo… realmente pienso que los móviles se han entrometido en nuestras vidas de una forma brutal. La cama es sólo para dormir y para hacer cosas divertidas 😉

Una hora antes de acostarme, dejo el móvil de lado. Pongo el modo avión y me olvido de él. Y por la mañana lo mismo, nada de mirarlo recién levantada. Primero desayuno, planifico el día y cuando ha pasado casi una hora, entonces, desactivo el modo avión. Desconectar es muy necesario.


Otro día os hablaré más en profundidad de algunas cosas que he mencionado en esta lista, pero creo que os podéis hacer una idea de cómo implementar pequeñas rutinas saludables en vuestra vida, sin tener que hacer grandes cambios.

Feliz fin de semana 🙂

Entradas relacionadas:

Lee el post original

Cosas que me gustan (II)

Ftape

Mis queridos DIY´ers, vuelve otra entrega de las cosas que me gustan!!! (y que sé que os gustó también).  Estoy encantada de volver a compartir con vosotros todas esas imágenes relacionadas con este mundillo que me ayudan a inspirarme y me dan ideas en el día a día, me permiten asombrarme de la grandeza de la creatividad humana, y que me motivan y me hacen salivar con nuevos proyectos. 
¡Comencemos!

Este detalle de las mangas del desfile de Elie Saab. ¡Simplemente espectacular!
La esencia de este traje de flamenca (que fijo que alguna sevillana me dirá que ya está pasado de moda, porque no sé de que año es, pero de este no, fijo). Perfect.

El cuerpo bordado del vestido de Alexander McQueen en los premios Bafta de este año. Pura apoteosis. No quiero ni pensar la de horas de trabajo que habrá llevado…

 Esta conjuntazo sencillo e implacable, me gusta la blusa, la falda lápiz, los tejidos y lo bien que pegan juntos!!

El making off del vestido que llevó  Jennifer Lawrence a la gala de los Oscars. Pura artesanía (y magia, porque a mi me parece que ni el hada Madrina de Cenicienta sabe hacer una falda como esa).

Este modelo de la colección de Carolina Herrera (me parece la mujer más elegante del mundo, ala, ya lo he dicho). No me digáis que no es una pasada. Pura feminidad (y no porque sea rosa).

Este mono de Alexa Chung que me ha enamorado por lo femenino y práctico que es. Ya visualizo el patrón…

No sé vosotras, pero este cajón-estantería me pide un DIY a gritos.

Y para esta primavera-verano, que no falten los topitos blancos…Adoro esta tela y lo confieso: ya la estoy buscando para un DIY primaveral… No digo más.

A veces nos olvidamos del trabajo que hay detrás de las cosas, y por eso a mi me encanta encontrar estas fotazas que muestran el arte que hay que tener para bordar. Un aplauso.

Espero que os haya gustado esta segunda parte.
¡Nos vemos en el próximo DIY!

Fotos via Pinterest

Lee el post original

Cosas que me gustan (I)

Hola a DIY´ers! Tras algún tiempo de ausencia por fin hago acto de presencia (y como bien se  dice en mi tierra toledana, y sin haberlo planeado, me ha salido un pareado). No sé vosotras, pero yo cuando me propongo hacer algo de costura, o cualquier manualidad que se precie, me meto por todos los recovecos de Internet, y de las revistas en busca de inspiración.  Y la gran mayoría de veces, lo  hago por puro entretenimiento, por puro gusto y capricho.

Y en ocasiones, encuentras justo lo que estabas buscando, (y no sabías que buscabas) o lo  que necesitabas (y no sabías que te hacía falta). Por todas esas razones, he inaugurado este post, cosas que me gustan, para compartirlas con vosotras y si os sirven para esa inspiración que estáis buscando. ¡Fenomenal!

Y sin más dilación, demos comienzo.  Hoy me gusta….

 Esta espalda,del desfile de Yulia Yanina Haute Couture…Una pasada.
 

 La chaqueta de visón vintage  del desfile de vintage shop…

   Este momento a escondidas del backstage de Elie Saab. ¡Plagado de nervios, prisas y emoción!

Estas marque letters…Estoy deseando hacer una!!

 Este vestido boho de la bloguer Maritsa, de la que soy #fan…

 Estas botas de Dolce&Gabanna.  ¿Soy yo o son muy DIY?

Y por último, estas mantas de crochet tipo sirenita…Muero de amor, por favor, ¡qué ideaca!

Espero que os haya gustado todas  mis cosillas

¡Nos vemos en el  próximo post!

Imágenes via pinerest

Lee el post original

Sorteo de cosas bonitas


Sí, sí, habéis leído bien. Por fin el sorteo que os dije que haría hace algún tiempo y que por unas cosas u otras, se había retrasado.

¿Queréis saber todas las cosas bonitas que incluye?

_________________________________________________________

Una bolsa con etiquetas, para vestir regalos bonitos.

Incluye 2 etiquetas grandes (7 cm x 11.5 cm)) y 6 medianas (4 cm x 7.5 cm).
Son variadas, así que tendrás que descubrir cuáles vienen en tu bolsita.
_________________________________________________________

Unas letras tipo máquina de escribir en madera prensada.

 ¡¡196 preciosas letras para personalizar todo lo que quieras!!

_________________________________________________________

Un block de papeles de 15,2 cm x 15,2 cm de la colección Serendipity de Dear Lizzy  

 _
¡¡¡36 papeles!!! Y he de decir que me encantan y estoy preparando un taller con ellos.
__________________________________________________________

Una libreta

para llevar en el bolso y poder apuntar todas las cosas importantes.

_________________________________________________________

Un sello de maceta con flor

para decorar vuestros álbumes o tarjetas con un toque de primavera.
_________________________________________________________

Un sello de Cupcake

para vuestros recetarios de postres, para decorar unas invitaciones a una merienda,…

_________________________________________________________

Y si os parece poco, y pensando en la Navidad, también incluirá un pack de sellos navideños.

Incluye 3 sellos para que podáis personalizar vuestros papeles de regalo, tarjetas, y todo lo que se os ocurra.
_________________________________________________________


¿Qué os parece?
A cambio, solo os pido tres cosas para poder llegar a más gente:

1º  Que seáis fan de mi página de facebook, aquí.
2º Que comentéis la publicación, etiquetando a dos amigos.
3º Compartir publicamente.

El sorteo, se realizará entre todos los que cumpláis los tres requisitos. Y tenéis hasta el 31 de octubre a las 24:00  La mano inocente de mi peque, será el que elija el ganador.

Apenas tenga todo de nuevo instalado en el ordenador, me pongo al día con varios DIY´s que ya tienen ganas de ver la luz 🙂

Pasad un día genial.

Lee el post original