Entradas

Forrar maniquí de costura

¿Reconocéis este maniquí?

Sí, es el mismo que os enseñé el post anterior, os cuento a qué se debe esta transformación…


Como es normal, antes de empezar a usarlo tienes que ajustarlo a tus medidas, y aquí me encontré con un problema…. El maniquí es plano, completamente plano.

La medida del pecho es ajustable, pero lo que hace es ensanchar la espalda, si tienes la espalda estrecha y lo que necesitas es aumentar la “copa” no te queda más remedio que usar este apaño.

Como veréis queda bastante cutre… el único sitio que tengo en casa para poner el maniquí es el dormitorio, pero no podía ponerlo con estas pintas… así que se me ocurrió una idea, tapizarlo.

Elegí esta loneta estampada de flores para darle un aire romántico. Lo primero es doblar la tela por la mitad y dibujar una forma curva como esta.

Esto lo hacemos dos veces, una para la parte delantera y otra para la trasera. Para los laterales cortamos dos rectángulos y lo colocamos todo sobre el maniquí con la tela del revés.

Con ayuda de muchísimos algunos alfileres le vamos dando forma.

Con un lápiz para textil o tiza, marcamos las líneas finales y recortamos el sobrante. Después cosemos a máquina dejando la última costura sin cerrar, esta la tendremos que coser a mano con la funda puesta y haciendo presión para que la funda quede tirante.

Para rematar la parte de abajo, hacemos un dobladillo y metemos una goma.

Ya lo tengo decorando mi habitación.

Visita la entrada original AQUÍ